La Ecología Profunda como camino hacia el bienestar

Earth boyLos medios de comunicación nos bombardean con noticias sobre desastres ecológicos, índices de contaminación extremos y cambios climáticos preocupantes. La mayoría, al escuchar o leer estas noticias, no puede evitar sentir impotencia y  frustración ante la imposibilidad de hacer frente a los gigantes corporativos o a la maquinaria económica, que a todas luces, parecen ser los causantes del desastre. La frustración conduce primero a la desesperanza y a la rabia; y más tarde, a la apatía y al pesimismo.

Curiosamente, estos sentimientos ante la destrucción del planeta resuenan con lo que les está ocurriendo a muchas personas en el ámbito personal.

En la clase media, constatamos cada vez más una sensación de vacío e insatisfacción. El número de dolencias psicológicas se está duplicando. Según la Organización Médica Colegial, en la actualidad existen 6 millones de personas en España con depresión1. En los últimos diez años, la venta de ansiolíticos y antidepresivos se ha triplicado en nuestro país y cuadruplicado en los EE.UU. Las bajas laborales por depresión y crisis nerviosas se están haciendo cotidianas. Las empresas empiezan a hablar de una epidemia, que les ocasiona “pérdidas” millonarias. Por otra parte, los profesores están horrorizados ante los brotes de violencia y las actitudes reaccionarias de sus alumnos. Personas de cuarenta y cincuenta años atraviesan crisis de identidad tan tremendas que tienen que recurrir a la medicación. La familia, la pareja, los hijos o la carrera no han aportado mucho  y se sienten tristes y vacías.

Ante este panorama, el yoga y la meditación han dejado de ser prácticas esotéricas para convertirse en estrategias necesarias para mantener la cordura y sobrevivir en una sociedad local y contradictoria que nos exige trabajar mucho y divertirnos aún más.

En cierta manera, somos presa de la destrucción externa del planeta y de la interna de la persona. El planeta está enfermo y el individuo está enfermo.

¿Podemos establecer alguna relación entre ambas? ¿Podemos curar al individuo “sanando” el planeta?

 

Contenido relacionado

¿Por qué la Encíclica del Papa es tan importante?... Por Elizabeth May Es cada vez más extraño darse cuenta que las voces del orden establecido, fuentes de control jerárquico y con estructuras anticua...
La Carta Magna de la ecología integral: grito de l... Por: Leonardo Boff,  teólogo y ecólogo Antes de hacer cualquier comentario vale la pena resaltar algunas singularidades de la encíclica Laudato sí ...
Laudato Si’ — La Ética Ecológica y el Pensamiento ... El título de la nueva encíclica del Papa, Laudato Si '("Alabado Seas"), del 24 de mayo de 2015 y publicado en ocho idiomas el 18 de junio, es una fras...
Madrid alternativo Vivimos una crisis alimentaria y ecológica que se manifiesta a través del denominado “mal de las vacas locas”, los pollos con dioxinas, el mercurio y ...
bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *