La casita octogonal

casamateuA primeros de 2004 decidimos construir esta casita de apenas 30 m2. Era lo que teníamos: tiempo y dinero para hacer.  Teníamos, además, mucho material acumulado, baldosas, vigas de sabina, adobes, etc. y queríamos aprovecharlo ya.

Decidimos construir un octógono porque era la forma que más se acercaba al círculo y se podía hacer con los adobes que nos habían regalado los vecinos.

Los cimientos fueron sencillos porque el terreno era una era y el firme estaba a apenas 15 cms. Le echamos el hormigón con perlón y lo vibramos. El zócalo lo hicimos con ladrillo de tejera para aberturas y esquinas y piedra para el resto. Las paredes las hicimos con adobes cogidos con mortero de cal y arena. Fuimos dejando los huecos para las estanterias metidas en el muro a medida que íbamos construyendo. Un armario para ropa, una pila pequeñita, dos armarios para vituallas y aparejos y hasta una librería en que íbamos dejando los estantes metidos en el barro. Para el suelo pusimos una lámina de plástico de invernadero y rellenamos con trozos de teja  que habíamos ido guardando. Sobre eso echamos un suelo de hormigón de arlita y termita de unos 5 cms. Una vez seco colocamos la “alfombra” de baldosa hidráulica recuperada, en el centro de la estancia, con cemento cola de Technokolla, alrededor de la cual echamos un suelo de arena, serrín, cal y cemento blanco (9:3:3:2) al que no pusimos fibra porque queríamos conseguir un efecto de “viejo”. Una vez echado hizo unas grietas feas que tapamos con cuidado en fresco y a continuación dejamos el suelo inundado, con dos dedos de agua, los siguientes dos días. Las grietas que salieron (pequeñas) nos dieron el efecto buscado. Muchos meses después pulimos el suelo con una pulidora de muelas y lo tratamos con aceites naturales de Biofa. El resultado ha sido un suelo bonito y fácil de fregar. El color no agarra bien y muestra el desgaste y hay que ir manteniendo, pero el resultado nos ha valido la pena. Para la baldosa hidráulica probamos todo tipo de productos, en general: caros y tóxicos. Al final el mejor fue uno también de Biofa en teoría no apto para suelos alcalinos.

bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *