Jofemar presenta el primer prototipo de sus baterías de flujo ZnBr.

Equipos de cicladoRepresentantes de Jofemar y del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial, CDTI, se reunieron el pasado martes para mantener la reunión técnica de seguimiento del primer hito del proyecto Flow Grid ‘Baterías de Flujo ZnBr para Smart Grids’. Esta iniciativa, que tiene como objetivo desarrollar baterías de flujo redox Zn-Br para almacenamiento energético y su posterior integración en Smart Grids y aplicaciones estacionarias, ha supuesto una inversión de 1,2 millones de euros y la creación de 12 nuevos puestos de trabajo. Flow Grid cuenta, además, con una subvención de alrededor de 175.000 euros del Mecanismo Financiero del Espacio Económico Europeo (EEA Grants) y se enmarca dentro de la estrategia de diversificación del Grupo hacia sectores de gran crecimiento como el de la eficiencia y el almacenamiento energético.

El acto tuvo lugar en las instalaciones de Jofemar en Peralta, donde se ha llevado a cabo el diseño, desarrollo y testeo de las baterías, que incorporan las últimas mejoras obtenidas gracias, entre otros, al empleo de nanotecnología y al desarrollo específico de los principales componentes para el par electroquímico. Durante la jornada se presentaron los desarrollos y avances realizados hasta la fecha y se mostró el funcionamiento del primer prototipo de 6 kWh, que se encuentra operativo en el laboratorio de Jofemar. Los participantes coincidieron en que la marcha del proyecto y el avance de los trabajos se ajustan a lo previsto. Además, en esta primera fase de ejecución se ha puesto en marcha una nueva planta piloto de producción del departamento de Electroquímica de Jofemar, que tiene una superficie de más de 170 metros cuadrados.

 Como explica Beatriz Ruiz, Responsable del departamento de I+D Electroquímica de Jofemar, “una vez cumplido el primer hito del proyecto, Jofemar continuará optimizado los componentes de las baterías, sus procesos de fabricación y montaje, así como las configuraciones, buscando mejorar la eficiencia tanto en capacidad de almacenamiento como en costes”. El Grupo prevé conseguir un sistema de almacenamiento energético de 60 kWh con un coste estimado de 200 euros/kWh, lo que se traduce en una reducción del coste de la energía renovable y, por tanto, en una posible generalización del uso de estos sistemas. Serán totalmente configurables y adaptables a la demanda o especificaciones de los clientes, reciclables y medioambientalmente favorables, además de fácilmente integrables en el entorno.

Los sistemas de almacenamiento energético actuarán como estabilizadores de la red, garantizando la calidad y la fiabilidad en el suministro y proporcionando un soporte a la operación de la red. Además, podrán evitar problemas de sobrecargas y compensar la variabilidad de los recursos renovables y su integración en la red. Las baterías de flujo redox son dispositivos de almacenamiento electroquímicos que permiten convertir la energía eléctrica y almacenarla como energía química, e invertir el proceso de forma controlada cuando sea necesario. Estas baterías funcionan por la reacción que se produce al aplicar una corriente eléctrica a dos especies químicamente activas que se oxidan y reducen, respectivamente, formando el sistema redox (reducción-oxidación) en una celda de flujo. A diferencia de las convencionales, almacenan la energía en tanques externos que contienen dichos líquidos y las especies activas (electrolitos). Son baterías de bajo coste y emplean materiales reciclables y respetuosos con el medioambiente. Además, en función del diseño de los sistemas, permiten desacoplar el factor de potencia de la capacidad de la batería.

El desarrollo de este tipo de tecnologías es clave tanto para la gestión energética a nivel mundial, como para la integración de recursos renovables y la gestión eléctrica. Con esta línea de I+D+i Jofemar pretende posicionarse como un fabricante y suministrador de sistemas de almacenamiento energético de primer nivel, con soluciones de almacenamiento electroquímico de altas prestaciones, bajo coste y facilidad de uso.

Más información del proyecto en: www.flow-grid.com


 Corporación Jofemar 1971

Es un grupo empresarial familiar con sede en Peralta (Navarra) y fuerte base industrial que diseña, fabrica y comercializa, a través de sus distintas divisiones, una amplia e innovadora gama de soluciones tecnológicas para máquinas vending, sistemas de pago y telemetría (Jofemar); puntos de venta en restauración colectiva y canal Horeca (Futura), además de vehículos eléctricos y battery packs (Hidronew XXII). Integra otras dos marcas, Sentil y V2C, con las que opera máquinas de vending y de dispensación de EPIs en España. La compañía ha puesto en marcha, además, un nuevo departamento exclusivamente dedicado al desarrollo de baterías de flujo REDOX para aplicaciones estacionarias.

 Con más de 270 empleados y presencia en más de 60 países de los cinco continentes, el Grupo se posiciona como un referente tecnológico a nivel mundial gracias a la constante inversión en I+D, la firme apuesta por la calidad y el know-how de todo su equipo humano. Seis delegaciones nacionales, tres filiales comerciales en Estados Unidos, Francia e Inglaterra y una red oficial de más de 60 distribuidores, garantizan el mejor apoyo técnico y soporte en cualquier lugar. www.jofemar.com


 EEA GRANTS

A través de las subvenciones de los programas EEA Grants y Norway Grants, Islandia, Liechtenstein y Noruega contribuyen a reducir las disparidades sociales y económicas y a fortalecer las relaciones bilaterales con los países europeos beneficiarios. Los tres países cooperan estrechamente con la UE a través del Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo (EEE).

Para el período 2009-14, las subvenciones de EEA Grants y Norway Grants ascienden a 1.790 millones de euros. Noruega aporta alrededor del 97% de la financiación total. Las ayudas están disponibles para ONG, instituciones académicas y de investigación y tanto para el sector público como el privado en los 12 estados miembros de la UE, Grecia, Portugal y España. Existe una amplia cooperación con las entidades estatales de los donantes, y las actividades se pueden implementar hasta 2016.

 Las principales áreas de soporte son la protección del medio ambiente y el cambio climático, la investigación y becas, la sociedad civil, la salud y la infancia, la igualdad de género, la justicia y el patrimonio cultural.

 

bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *