Arcilla en la Construcción. Proteger la arcilla del agua y pinturas decorativas. 4ª parte

¿Como proteger la arcilla? En la Parte I de Arcilla en la Construcción hablamos de qué es la arcilla, sus características principales, cómo encontrarla y cómo saber si te sirve para construir, qué clase de cosas se puede hacer con ella, y cómo reacciona en comparación con la Cal y el Cemento. En las Partes II y III aprendimos a preparar el muro para revocar con arcilla, ambos encima de muros “normales” y de muros de balas de paja. También expliqué cómo preparar los ingredientes para el revoco, y cómo hacer y aplicar las mezclas principales. Muchas veces, si se consigue una mezcla fuerte y resistente no hará falta pintar el muro.

Una vez establecida una mezcla base, hay muchos ingredientes que podéis añadir a la mezcla para cambiar sus propiedades, textura y aspecto. En el caso de que tengas acceso gratuito a alguno de los aditivos, puedes elaborar una mezcla basada en ello (boñiga de vaca o viruta de madera, por ejemplo). A veces se añaden ingredientes para “reforzar” la mezcla, y a veces simplemente para conseguir un efecto diferente. No olvidéis que uno de los placeres de un revoco de tierra es su aspecto y tacto “natural.” Jugando con tintes, minerales, texturas y pinturas se pueden conseguir efectos espectaculares. ¡Cómo refleja con la luz una pintura de acabado o revoco fino con trocitos de mica añadida!

Si la “protección” es para el interior de la casa, su función suele ser estética o para que se pueda limpiar más fácilmente. En este caso cualquier material transpirable sirve. Sin embargo si el revoco o pared da al exterior o está en el baño, es posible necesitar una protección extra contra lluvia, agua o granizo.

Hay mucha gente que se echa atrás a la hora de revocar con tierra en el exterior de la casa, por miedo a que se deshaga con la lluvia. Según la tierra que tengas, será más o menos resistente al agua. Hay tierras que no necesitan apenas protección, y otras para las cuales es imprescindible. Por eso hay que hacer pruebas. Si decides que tu tierra elegida necesita protección, hay variedad de pinturas impermeables, transpirables, y naturales que sirven para este fin. Estas mismas protecciones se pueden usar con muros de tapial, de ladrillos de adobe, o cualquier pared hecha o acabada con Tierra.

Aditivos para reforzar la masa

Si tus pruebas te han dado buenos resultados, no hace falta añadir nada a la mezcla. Cuanto más sencillo mejor. Los aditivos te dan muchas posibilidades para rectifi car una tierra poco adecuada, pero su uso complica o encarece el proceso de revocado.

  • Aceite de linaza, oliva o girasol. Dentro de la masa se puede agregar hasta un 3% de aceite. No añadas más, porque el aceite en cantidades mayores impide que sea transpirable el revoco, oscurece la masa y lo hace más resistente al agua.
  • Boñiga de caballo o vaca. En realidad la boñiga es básicamente paja/hierba picada con pegamento natural. Se suele usar “el producto” ya seco. Ponlo a remojo antes de usar. Añade tanto como gustes; en algunos países lo usan como revoco sin más. Hace que la masa sea más resistente al agua y más fuerte.
  • Usar agua con un 2-5% de cal añadida, en vez de agua normal, para hacer la masa. Ten en cuenta que la cal es algo cáustica y siempre hay que manejarla con guantes, gafas y ropa larga. Si te queda en la piel y no la limpias rápidamente te puede dejar quemaduras. Añadir cal hace que el revoco sea más resistente al agua y más duro, también hace que claree el color.
  • Cal en Pasta o Cal hidráulica. Se añade directamente a la masa. Si usas mucha cal puede que tengas que añadir más arena para evitar grietas y aplicar la masa en menor grosor. Hay que hacer pruebas. Encima de muros de paja es preferible usar cal en pasta. La cal mezclada con la masa hace que el revoco sea prácticamente impermeable y más duro. Normalmente cuando se hace una mezcla “Arci-Cal”, se usa menos cal que arcilla.
  • Fibras diversas. Pelo de animales, cáñamo picado, caña triturada, cuerdas de esparto troceadas. Cualquier fi bra da más fuerza a la masa y el revoco se agrieta menos.
  • “Nopal”. Se trocean las hojas del nopal (cactus chumbera) y se dejan en un bidón de metal cubiertas con agua. Se tapa (¡deja respiraderos o puede explotar!) y lo dejas fermentar. Forma un tipo de mucílago espeso que se puede añadir a la mezcla o usar como pintura. Tiene efectos impermeabilizantes.
  • Pasta de Almidón (harina blanca). Es como un pegamento. Actúa como un aglutinante, endurece el revoco y lo hace algo más resistente al agua (para zonas con algo de humedad o dentro de casa, pero no directamente bajo la lluvia). También ayuda a que sea más fácil limpiar (con un trapo húmedo). Se hace mezclando harina blanca (1 parte) con agua fría (2 partes). Hierves 1 parte de agua por cada 1 de la mezcla de harina y agua fría. Cuando está hirviendo el agua, añades la mezcla de agua fría con harina. Deja a fuego lento hasta que se espese. Esta pasta se puede añadir a la mezcla o rebajada con agua sirve de pintura transparente.
  • Viruta de Madera. Es aislante y se forman menos grietas. Hace que la masa se pueda aplicar en capas más gordas (como la paja) por ser muy ligera.
  • Minerales. Arlita, perlita, piedra volcánica (este aditivo se suele usar más en suelos y tabiques que en revocos). Es aislante y pesa poco.
  • Arena de Colores o minerales que reflejan la luz.

Pinturas y protecciones

Impermeabilizantes

  • Lechada de cal. Se hace la lechada de Cal, rebajando Cal en Pasta (Cal áerea o Cal Viva apagada) con agua. Se puede teñir de colores con tintes o minerales naturales. Hace falta reaplicarla de vez en cuando. La primera vez es mejor aplicarla en varias capas muy líquidas (consistencia y color de leche desnatada; debería ser casi transparente a la hora de aplicarla) en vez de una gorda. Se aplica con brocha con un movimiento circular. Esto evita que se hagan escamas. Se puede añadir un 3% de Caseína para que sea más fácil de limpiar y suelta menos polvo. Si dudas de su capacidad protectora, haz unas pruebas. Si vas a teñirla de colores también es importante hacer pruebas porque el color no se aprecia hasta que se seca.
  • Pinturas de Silicato de Potasio (hechos por ti o comprados).
  • Aceite de Linaza, Oliva o Girasol. Aplícala en caliente en varias capas: primero 100% aceite; luego 75% aceite y 25% esencia de trementina; y más tarde 50% de cada producto. Cuantas más capas aplicas, más dura e impermeable se hace. Oscurece el color. Ventaja: Es transparente, si te gusta el aspecto de la arcilla natural esta pintura te permite verla. Problema: El aceite no transpira, así que si hay humedad detrás del revoco no puede salir. Por eso, no es recomendable en climas muy húmedos. Es mejor usarla únicamente en sitios muy castigados por el agua (como la zona donde el agua salpica la pared la base del muro, o en el baño).

Para proteger la arcilla o dar color (interiores):

  • Caseína. En su forma natural, la caseína es el suero que sobra del proceso de hacer queso. Si tienes acceso a ello puedes pintar con el suero tal cual. Si no, se puede comprar en forma de polvo, o cómo Quark (un tipo de queso fresco desnatado); se diluye hasta que tenga la consistencia de leche desnatada (1 Caseína: 8-10 partes agua). Esta pintura “sella” las paredes para que no suelten polvo al tocarlas. Tiene la ventaja de ser barata, natural y transparente. Únicamente para interiores.
  • Pinturas “Alis” (de arcilla). Se puede utilizar Caolín (arcilla blanca) mezclado con tintes naturales o arcilla natural (de colores bonitos). Se mezcla la arcilla con pasta de Almidón (ver Aditivos) y agua en la proporción: 1 de pasta por 2 de agua. A esta mezcla se añade sufi ciente arcilla para que coja la consistencia de pintura, como nata espesa.
  • Pinturas con caseína. La caseína se usa como base de muchas pinturas. Se puede mezclar con sales de bórax, arcilla, cal, polvo de mármol, tiza, tintes naturales u otros ingredientes. Hay mucha variedad de pinturas con caseína.
  • Otras pinturas naturales y transpirables que se pueden comprar en el mercado.
  • Pintar con clara de huevo.

Riki es autoconstructora con balas de paja y artesana, cofundadora de la Red de Construcción con Balas de Paja, www.casasdepaja.com.  Está disponible para asesoramiento y talleres sobre construcción con Balas de Paja y acabados de Arcilla.  Email: rnitzkin@hotmail.com


Articulo aparecido en el nº 10 de EcoHabitar.

Extracto del libro “Casas de paja. Una guía para autoconstructores”  de Rikki Nitkin y Maren Termens.
Puedes encontrarlo en este enlace.


Arcilla: uso en la construcción. Qué es, cómo encontrarla y para qué se puede usar. 1º parte

Revocos de arcilla. Ingredientes y preparación: 2ª parte

Arcilla en la construcción: cómo mezclar y aplicar revocos de arcilla. 3ª parte

Arcilla en la construcción: cómo mezclar y aplicar revocos de arcilla. 3ª parte

En partes 1ª y 2ª de “Arcilla en la Construcción”, hablamos de qué es la arcilla, cómo encontrarla, y cómo preparar los ingredientes para hacer revocos de arcilla.  En esta 3ª entrega se pretende enseñar como mezclar y aplicar tres clases distintas de revoco: arcilla con paja, arcilla con arena, y arcilla con paja y arena.  También hablaremos de pinturas adecuadas para proteger los revocos del agua, y posibles aditivos a las mezclas, si necesitan algún refuerzo (dependiendo de la clase de arcilla estés utilizando).

Con todos los revocos es imprescindible hacer pruebas (revocar un trozo de pared de unos 40 x 40 cm.) para ver cual es el resultado cuando se seca: hay que observar si se agrieta,  probar a rasgarlo o romperlo para ver si es fuerte, y mojarlo con agua a presión a ver hasta que punto es resistente.

Si ves que el revoco se agrieta hay que añadir más paja o arena, si ves que se deshace fácilmente hay que usar menos arena o más arcilla. Si se va rápidamente cuando lo mojas,  sabrás que tienes que protegerlo con una pintura o probar alguno de los aditivos que recomendaré.

Nota importante: Hay que recordar que no se puede revocar fuera de casa en tiempo de heladas. Si el revoco se hiela antes de secarse, el agua que hay dentro se expande, agrietando y debilitando el revoco.

Cómo elegir que revoco deseas

Elige tus ingredientes según lo que tengas más a mano. Si la arena es gratis y tienes que comprar la paja, utiliza revocos con más arena, si tienes que comprar o cribar la arena, es lógico utilizar revocos con más paja, teniendo en cuenta el efecto (pulido o rústico) que desees lograr. Si quieres revocar con alguna máquina que proyecta el revoco, tendrás que usar poca o nada de paja en la mezcla, para que la máquina no se tapone.

Reglas para aplicar un revoco

En “Arcilla en la Construcción” (Parte 2º), os expliqué como preparar la pared para el revoco. El último paso de esta preparación era pintar la pared con una masilla de arcilla, rebajada con agua hasta que se pueda aplicar con una brocha.

Si la pintura de arcilla está seca, tendrás que mojar la pared con una brocha gorda y agua o una botella de spray para agua. Es importante que apliques el revoco encima de una superficie húmeda. Si no, no se pegará bien.  Si vas a usar varias capas de revoco, debes dejar la superficie de la capa anterior irregular, o marcada, para enganchar mejor la siguiente capa. 

Si la pared es de paja:

  • Trabajando con las puntas de los dedos, empuja una primera capa fina de revoco dentro de la bala. Ésta hace que agarre bien la masa y refuerza la pared, en vez de quedar colgada encima cómo una sábana. 
  • También se puede aplicar la masa con la palma de la mano, apretando fuerte, con todo el peso de tu cuerpo detrás. Masajea la pared, deslizando las manos hacía arriba para repartir el revoco y meterlo dentro de la bala. 

En Todas la Paredes:

  • Ahora aplica una capa más generosa. Normalmente se aplica con las manos o con la llana; si quieres usar la llana, deja la masa un poco más suelta.
  • No intentes alisar cada trocito mientras trabajas. Se trabaja más rápidamente si cubres toda la zona que esté al alcance de tus brazos (sin moverte), y luego la alisas toda a la vez.
  • Ten cuidado en los sitios dónde se junta el revoco con otros materiales, como la madera. Donde la arcilla toca la madera no pega bien; si se encoge demasiado cuando se seca y no tienes cuidado, se formará una grieta en la junta. Si eres muy cuidadoso puedes repasar la junta, empujando la arcilla hacía la madera cada cierto tiempo hasta que se seca, no permitiendo que se separe de la madera. Si no puedes estar tan vigilante, es más fácil tapar la madera o junta con tela de saco o cañizo (grapada). Eso hará que se agarre mejor. 
  • Si va a ser un revoco de “acabado,”  hay que tomar en cuenta que dónde dejas de revocar un día, y empiezas a revocar el siguiente casi siempre queda una marca o grieta.  Para evitar marcas muy notables, tendrás que repasar la junta con una brocha con agua o una esponja para fundir los dos revocos. Funciona bastante bien si no te importa un acabado más rústico. Otra opción es pintar el revoco posteriormente, lo cual disimula las marcas bajo la pintura.  Si quieres un efecto muy pulido, y dejar ver la arcilla posteriormente, es mejor intentar acabar toda la pared en un día.   Personalmente a mi no me gusta un acabado demasiado liso, el efecto rústico me parece más acogedor.  Para conseguir un acabado realmente pulido y liso es necesario tener bastante habilidad con la llana, lo que se consigue practicando mucho.
  • Para solucionar lo de las posibles grietas donde se juntan dos revocos, hay que ser muy cuidadoso a la hora de unirlos.  Ayuda dejar unas marcas profundas en el revoco más viejo, para que agarre mejor el nuevo.  Lo mismo que haces encima de las primeras capas de revoco para enganchar las siguientes.

En paredes y sitios en que se usa cañizo para enganchar el revoco: Es muy importante apretar bien la masa alrededor de los cañizos.  Debería acabar cubierta por delante y detrás con mezcla para que agarre bien.

Las Mezclas

Arcilla con Paja: El revoco de arcilla con paja es bueno para aplicar en capas gordas y para rellenar huecos.  Si contiene mucha paja puedes aplicarla en grosores de hasta 10 cm., aunque lo más normal es aplicarla en grosores de 2 a 5 cm. Se suele utilizar como revoco base en vez de acabado porque su textura es algo basta, aunque si eso no te importa lo puedes usar cómo capa única y aplicarle una pintura para que parezca más uniforme. Cuanto más fina picas la paja, más fino el acabado. 

La variedad básica de revoco de Arcilla con Paja contiene únicamente Masilla de Arcilla (ver parte 2º) y paja picada.  Casi siempre utilizas más paja que arcilla.  Si quieres jugar con la masa puedes probar añadiendo otros ingredientes cómo viruta de madera, arena, celulosa, etc., aunque siempre debes mantener la proporción de paja más alta que cualquier otro aditivo. 

Cómo Hacerlo: Lo primero que tienes que hacer son pruebas.  Mezclas cantidades pequeñas empezando con: 1 parte masilla de arcilla y 2 partes paja picada.  Luego probar 1:2  y 1:3. . .  Elije lo que más te guste.  En realidad, lo más fácil es añadir la paja a ojo; sigues echando paja poco a poco hasta que sientes que la masa no “acepta” más; la cantidad variará según el espesor de tu masilla.  Una vez elegida la proporción mezclarás los ingrediente en cantidades razonables (Ej. un cubo tamaño vendimia). 

  • Toma un cubo (10-20 litros) de masilla de arcilla y lo vacías en un cubo por lo menos 4 veces este tamaño.
  • Añade tantos cubos de paja picada cómo indicaba en tus pruebas.  Es más fácil si añades los cubos de paja poco a poco, mezclando después de cada adición. 
  • Mezcla bien con una mezcladora de mortero manual, tus manos, tus pies, ¡lo que tengas a mano!
  1. Si estás utilizando una mezcladora de mortero manual, puedes intentar encontrar una broca especial que tiene 3 varillas de hierro en forma de L.  Normalmente se utiliza esta broca para mezclar yeso.  Es mejor, porque la paja no se queda enganchada en la broca.  Si utilizas una broca normal, en forma espiral, tendrás que parar de vez en cuando para limpiarla.
  2. ¡Si estás mezclando con los pies, pon buena música!
  • Según el espesor de tu masilla, es posible que tengas que añadir más agua, arcilla o paja.  La textura es difícil de describir, por eso es mejor hacer varias pruebas.  La paja debería estar cubierta totalmente con arcilla, siendo la mezcla algo pegajosa, pero no demasiado pesada; debería ser fácil de manejar.
  1. Si no te parece suficientemente pegajosa no te preocupes.  Si dejas que la masa repose unas horas, la paja irá chupando el agua; lo cual hará que la paja se reblandezca, la masa se seque un poco, y se haga más flexible y pegajosa.  Si puede ser, deja la masa hecha de un día para otro.
  2. Si quieres aplicar la masa en seguida, tendrás que usar una masilla de arcilla más espesa para que se quede más pegajosa.  Lo malo de eso es que es más trabajosa para mezclar.  También en este caso puedes dejar la paja a remojo durante media hora o más para que se reblandezca, y escurrirla antes de añadirla a la arcilla.  Si la remojas en agua con un 3% de cal, inhibirá que crezcan esporas de moho que puede haber en la paja. 
  • La mezcla final se debería pegar más a si misma y a la pared, que a tus manos.

Grosor de aplicación: Normalmente de 2 a 5 cm por capa, hasta 10 cm para rellenar huecos o irregularidades.

Secado: Según el grosor de la capa y la época del año este revoco puede tardar desde 3 días a 3 meses en secarse.  Por eso, en climas húmedos es recomendable aplicarla en capas de menos de 5 cm. de grosor.  Si ves que durante el proceso de secado aparecen brotes verdes de trigo, o moho en la pared, ¡NO TE ASUSTES!  Cuando el revoco haya secado, las plantas y el moho se secan y se mueren. 

Procesos artísticos con arcilla

Procesos artísticos. Foto: © Rikki Nizkkin , Maren Termens y EcoHabitar

Revocos de Arcilla Con Arena

Este revoco es muy duro y duradero si tienes buena arcilla.  A veces se hace tan duro que no puedes ni hincar una uña en el revoco acabado.  Si cribas la masilla de arcilla y la arena antes de mezclarlas, puedes conseguir un acabado muy liso y pulido, aunque para conseguirlo hay que practicar mucho las técnicas de revoco.  Se suele usar cómo revoco de acabado, porque se aplica en capas finas y es más liso el acabado (si cribas los materiales).  Si revoco por razones estéticas (encima de ladrillo,  por ejemplo) con una capa debe bastar.  Este revoco tiene la ventaja de que se puede aplicar con máquina.  Una máquina de proyectar hormigón es capaz de proyectar arcilla también, si puedes convencer al dueño de la máquina para hacerlo.  Aquí trataré de técnicas de aplicación con las manos.

Hacer la mezcla: Cómo siempre, hay que empezar con pruebas.  Es mucho más importante con esta mezcla, porque al carecer de paja la mezcla tiende a agrietarse más fácilmente. 

  • Si tu tierra tiene poca arcilla (observa tu “prueba de bote”) empieza a probar con 1 arcilla: 1 arena.  Luego 1:2, 1:2 /2, . . .
  • Si tienes una tierra muy arcillosa empieza tus pruebas con un ratio de 1:2 o 1:3
  • En general se usa un ratio de 1:1 hasta 1:5.   

Si lo que quieres es una mezcla que tenga suficiente arena para no agrietarse, pero nada más; debes usar la mínima proporción de arena posible. 

  • Si no hay suficiente arena, el revoco se agrieta.
  • Si hay demasiada arena, el revoco se debilita y se deshace más fácilmente.
  • La máxima proporción de arcilla en la mezcla lo hace más fuerte. 

Técnica:

  • Cuando la mezclas, es mejor echar la masilla de arcilla encima de la arena, para que no se quede pegada al fondo. 
  • Se mezcla bien con cualquiera de los métodos mencionados antes. 
  • Si es necesario, puedes añadir agua para hacer la mezcla más manejable.  Echa el agua muy poco a poco, no hace falta mucha para que surta efecto.  Si vas a aplicar el revoco con las manos, la querrás más espesa que si lo vas a aplicar con llana o máquina.

Grosor: Se aplica en capas de grosor máximo de 10 mm.

Secado: Tarda entre 2 días y 2 semanas en secarse.

Si es un Revoco de Acabado: Cuando el revoco se ha sentado un poco, pero aún está fresco (desde 20 minutos hasta unas horas, según el tiempo) se puede pulir, para conseguir un efecto estético diferente, si lo deseas.  Se puede pasar con llanas de acero flexibles, con trozos de plástico (tapas de yogurt de 500 g van bien) para alisarlo y pulirlo.  También se puede pasar con un trozo de corcho o una esponja; se alisan la juntas e irregularidades, pero tienen un efecto estético más rústico.

Revocos de Arcilla con Paja y Arena

¿Cómo difiere este revoco de los otros dos?  Esta mezcla puede ser, estéticamente, más fina (lisa), y añade más masa térmica a la pared, que un revoco de Arcilla con Paja.  Se puede aplicar más gordo, y tiende a agrietarse menos, que uno de Arcilla con Arena.  Sus desventajas son que usa más arena (más cara y más trabajo de criba) y que la arena también la hace un poco más dura en las manos desnudas y más pesada para manejar.  Si usas más paja que arena en la mezcla, no suele ser un problema.

Los métodos de hacer pruebas y mezclar el revoco son iguales que los anteriores.  En general recomiendo que utilices más paja que arena en la mezcla si lo quieres aplicar gordo, y más arena que paja si deseas un efecto más fino.

Se puede añadir más agua a la masa si es demasiado espesa.  No te olvides de que si vas a aplicar la masa con llana, tiene que ser más suelta la mezcla que si lo vas a aplicar con las manos.

Grosor: Se pueden aplicar hasta 5 cm de grosor, así que si quieres usar un revoco de “capa única” ésta es tu mejor opción. Si te gusta un efecto fino pero algo rústico, puedes cribar los ingredientes antes de mezclarlos,  y picar la paja más fina (no más de 5 cm de larga).

Secado: Tarda de 3 días a 2 meses para secar, según el clima del sitio y grosor de aplicación.

Otras cosas que puedes hacer con arcilla y paja:

  • Puedes hacer esculturas en relieve en la pared, con una masa espesa de arcilla con paja.  Si el relieve es muy gordo, puedes reforzarlo con clavos o palos metidos en la pared. Con la misma mezcla puedes hacer estanterías pequeñas que salgan de la pared. 
  • Si estás trabajando con un muro de paja, puedes clavar estacas de cañas o bambú en las paredes, amarrarlas juntas, y revocar encima, haciendo unas estanterías fuertes y bonitas.  En la paja se puede excavar nichos para hacer estanterías dentro de la pared.
  • Se pueden hacer hornos, o forrar estufas para darle más masa térmica.

Para concluir, quiero recordaros que trabajar con arcilla puede ser divertido y creativo, e incluso meditativo.  Si tomas el trabajo con buena actitud la alegría y el cariño se impregnan en las paredes.  Yo nunca trabajo en mi casa si estoy de mal humor, prefiero ponerme a cavar agujeros o cortar leña esos días.  Cuando revocas con las manos desnudas, lo que estás haciendo es masajear cada centímetro cuadrado de la pared de tu vivienda.  Para mi eso tiene un gran valor. 

Espero que con esta información os atreváis a meter vuestras manos en el barro y disfrutar dando alegría, calor y belleza a vuestros hogares.  ¡Manos a la obra! 


Riki es autoconstructora con balas de paja y artesana, cofundadora de la Red de Construcción con Balas de Paja, www.casasdepaja.com.  Está disponible para asesoramiento y talleres sobre construcción con Balas de Paja y acabados de Arcilla.  Email: rnitzkin@hotmail.com


Articulo aparecido en el nº 9 de EcoHabitar.

Extracto del libro “Casas de paja. Una guía para autoconstructores”  de Rikki Nitkin y Maren Termens.
Puedes encontrarlo en este enlace.

También te puede interesar

Arcilla: uso en la construcción. Qué es, cómo encontrarla y para qué se puede usar. 1º parte

Revocos de arcilla. Ingredientes y preparación: 2ª parte

Arcilla en la Construcción. Proteger la arcilla del agua y pinturas decorativas. 4ª parte


Articulo aparecido en el nº 9 de EcoHabitar.

Extracto del libro “Casas de paja. Una guía para autoconstructores”  de Rikki Nitkin y Maren Termens.
Puedes encontrarlo en este enlace.

 

Revocos de arcilla. Ingredientes y preparación: 2ª parte

Os proponemos introduciros a los revocos de arcilla. Los revocos de arcilla son adecuados para usar en exteriores (con la debida protección) e interiores.

Se puede aplicar sobre cualquier material, dando un aspecto natural y acogedor.  Tienen muchas ventajas, y alguna desventaja (que se puede vencer si trabajas con conciencia).

Ventajas de Revocos de Arcilla

  • La arcilla es un material producido por la Madre Naturaleza.  No hace falta ningún procesamiento químico ni energía en su producción. En consecuencia es, probablemente, el material de construcción más renovable, sostenible y ecológico que existe en todo el mundo. Además es reciclable 100%. Como no es tóxico (es bueno para ti), se puede aplicar con las manos desnudas, permitiéndote un contacto integral y grato con el material.
  • Es fácil conseguir los materiales en casi cualquier sitio.
  • Es resistente y adaptable cuando se mezcla con la cantidad correcta de paja y/o arcilla. Cuando se seca se puede obtener una dureza parecida a la del cemento, haciéndola adecuada para recibir mucho peso y reforzar paredes ligeras.
  • Es hermoso para ver.
  • Se seca lentamente, dándote tiempo para trabajar con ella, añadiendo o rectificando tranquilamente.
  • La arcilla añade masa térmica a tu casa, permitiéndote mantener una temperatura más constante.

Desventajas de Revocos de Arcilla

  • Cuando el revoco se moja mucho se reblandece, haciendo que sea más fácil de erosionar. La solución es protegerlo debidamente del agua con aleros grandes y pinturas  impermeables y transpirables. También hay muchos ingredientes que puedes añadir a la mezcla para hacerla más resistente.  Si no lo proteges, tendrás que retocarlo de vez en cuando.
  • A veces suelta mucho polvo. La solución es pintarlo con algún material natural para sellarla, lo más sencillo (en interiores) es con pintura de caseína.
  • No se pueden dar “recetas” para revocos de arcilla, porque las proporciones de los ingredientes dependen de la arcilla que vas a usar.  La solución es hacer pruebas uno mismo.
  • Si encuentras la arcilla en forma de terrones duros puede ser difícil de procesar. La solución: hay que remojarla primero y utilizar mucho esfuerzo físico o algo de maquinaria.
  • Es difícil encontrar profesionales con experiencia para consultar o contratar.  Lo más probable es que tengas que hacerlo tú con tus amigos.

¿De qué se hace la mezcla?

  • Arcilla, arena y paja (en cantidades, calidades y tamaños variados) son  los ingredientes más comunes en los revocos de arcilla.
  • El pegamento de la mezcla es la arcilla. La arena evita que la mezcla se encoja y la endurece. La paja añade resistencia a la tensión.  Se podría decir, comparándola con el hormigón, que la arcilla es el cemento, la arena es arena y la paja es el hierro.
  • La arcilla es pegajosa, cumpliendo la función de unir todos los ingredientes.
  • La arena es extremadamente dura e inerte. La función de la arena en la mezcla es darle dureza.  Además, la arena no cambia de tamaño con diferencias de humedad o temperatura, así actúa como estabilizador. Es mejor usar arena que sea irregular (de cantera o viva), con los cantos afilados. La arena que se encuentra en la playa o los ríos está redondeada por el viento y el agua. La de ríos se puede usar en ciertos revocos decorativos en el interior, pero para construir con ella o reforzar un muro es necesario usar arena de cantera.

La paja

La paja da integridad estructural a la mezcla, creando un tejido tridimensional de refuerzo flexible.  Permite que la mezcla sea flexible (capaz de mover y doblar sin romper y resistir seismos y vientos) y fuerte a la vez. Es la “estructura de hierro” de la mezcla, con la ventaja de que está distribuida por igual en toda la masa, en vez de proporcionar un refuerzo irregular. Si el revoco se encoge al secar, la paja distribuye las fuerzas, haciendo que aparezcan muchas grietas diminutas en vez de una grande.

Se puede pensar que la paja dentro de un revoco de arcilla se pudrirá con el tiempo. No es así. Una vez seco, el revoco de arcilla mantiene una humedad relativamente baja (regulado por la arcilla). Hay muy poco oxígeno dentro del revoco seco, haciendo un hábitat desfavorable para los micro-organismos que producen la putrefacción.  La paja “se momifica” dentro de la arcilla.

Ingredientes para los revocos de arcilla: paja triturada, arena, arcilla, celulosa. Foto © Rikki Nitzkin, Maren Termens y EcoHabitar

Ingredientes para los revocos de arcilla: paja triturada, arena, arcilla, celulosa. Foto © Rikki Nitzkin, Maren Termens y EcoHabitar

Como preparar los ingredientes

Hay tres variedades generales de revocos de arcilla: arcilla con paja, arcilla con arena y arcilla con arena y paja. Para hacer estos revocos necesitarás preparar masilla de arcilla y paja picada.

Masilla de arcilla:

Si tienes suerte puedes encontrar la arcilla en la naturaleza, en forma de masilla. Eso ocurre en  las orillas de ríos, lagos o pantanos. Si la compras en forma de polvo sólo hay que añadir agua y mezclarla. Si la encuentras en forma de terrones duros (lo más común) tendrás que procesarla para convertirla en masilla. La masilla consiste en arcilla disuelta en agua.

En primer lugar tendrás que picar los trozos lo mejor que puedas con una azada o martillo grande. Según la arcilla  puede ser poco o mucho trabajo. Si compras o encuentras arcilla en forma de polvo o masilla, no hace falta picarla. Una vez picada, déjala en un recipiente grande, cubierta con unos 5 cms. de agua. No llenes el recipiente más de dos tercios y tendrás espacio para añadir más tierra o agua si es necesario. Déjala al menos unas horas si vas a batirla con maquinaria. Si lo vas a hacer a mano, cuanto más tiempo esté en remojo, más fácil  será batirla después.

Herramientas

Recomiendo utilizar algunas herramientas sencillas, que hacen menos trabajoso lo de mezclar.  La mejor herramienta que he encontrada para ello es una mezcladora de mortero con broca de batir.  Introduces la batidora dentro de un recipiente grande y mezclas. Tendrás que limpiar la broca de vez en cuando. Verás que las piedras grandes se caen al fondo del recipiente y al cabo de un rato tendrás una masilla uniforme y untuosa. La consistencia final debe ser como yogurt cremoso o masa de bizcocho. ¡Tendrá una consistencia con un aspecto apetecible!  Si has hecho mayonesa casera alguna vez, busca el momento en que “cuaja”, la sensación es muy parecida.

Si es muy espesa añade agua y si es muy líquida añade más arcilla. Si es muy espesa es difícil añadir la paja y la arena, pero es más pegajosa. Si es muy líquida, es más fácil hacer la mezcla pero tendrás que dejarla más tiempo en reposo antes de usarla, para que se haga pegajosa.

La arena:

Se suele usar arena de tamaño mediano en las capas más gruesas o bastas, y arena fina cribada o de colores bonitos en las capas decorativas o de acabado.

Paja picada:

La paja para el revoco debería tener alrededor de 5-10 cm de largo para trabajarlo bien. Se puede usar paja más larga para rellenar huecos grandes, pero el resultado es menos fino. En revocos decorativos y de acabado, cuanto más fina se pique la paja, más fino será el resultado.

Hay muchas maneras de picar paja. La puedes picar a mano con un machete, o con una segadora, con una motosierra, una máquina de picar restos del jardín, o mi preferido, una desbrozadora dentro de un barril. No olvides tapar los orificios de respiración de las máquinas con gasa y limpiarlas con frecuencia para que no se caliente la máquina, ni se llene de polvo.

Si vas a usar paja en la mezcla, conviene dejar la masa en reposo entre varias horas y varios días (según el calor que haga) antes de usarla. Durante este tiempo de reposo, el agua descompone la película de cera que lleva la paja encima, permitiendo que la paja se reblandezca, haciéndola más manejable. También se evapora algo de agua de la mezcla, haciendo la arcilla más pegajosa. Mucha gente tiene prisa y aplica la mezcla en seguida, pero es más difícil de aplicar. Haz una prueba si acaso, para ver la diferencia. Vale la pena esperar, si puedes.

Cuando trabajo sola, suelo revocar por la mañana y por la tarde preparo el trabajo para el día siguiente.  Mezclo los ingredientes que preparé el día anterior en una nueva masa y pongo a remojo más arcilla y pico paja para el día siguiente. Así es cómo el tiempo me cunde más. Si estás trabajando en equipo, puede ser más práctico alternar trabajos todo el día, para que no se canse la gente.

Herramientas para hacer la mezcla

Deberás tener a mano la mayoría de estas herramientas:

  • Recipientes grandes o bañeras viejas para hacer la mezcla y remojar la arcilla.
  • Plástico para tapar la mezcla y almacenarla.
  • Una mezcladora de mortero (¡lo mejor!) o una hormigonera en que se mueven las aspas.
  • Varios cubos más pequeños del mismo tamaño para medir los ingredientes.
  • Brochas anchas para mojar las paredes y aplicar la masilla, o mejor aún una Tirolesa (máquina usada para hacer “gotelé”), para proyectarla manualmente.
  • Una botella de spray para agua, para remojar la arcilla y la pared.
  • Llanas de distintos tamaños y formas (cuanto más flexibles mejor); o se puede aplicar a mano con guantes de goma fuertes.
  • Una carretilla.
  • Una pala.
  • Una azada para romper terrones de arcilla.
  • Una criba fina para la arena (si vas a hacer un revoco fino) o comprar arena fina.
  • Una criba mediana para la arcilla (para revocos finos).

La mayoría de gente hace dos capas de revocos de arcilla, uno basto y grueso de base y relleno, y otro delgado y fino encima. Es muy recomendable si vas a revocar una superficie muy irregular. Sin embargo, según lo que vas a revocar y el efecto que deseas, a veces con una sola capa ya basta. Si vas a usar pintura encima, para que te quede bien no hace falta que sea tan fina.

Cuando usas el revoco en el exterior de la casa, conviene probar las muestras, con agua a presión para ver que tal resiste. Algunas arcillas son más resistentes que otras. Por ejemplo, la arcilla de colores muy vivos suele ser menos resistente que las arcillas grises, que muchas veces también contienen cal. Si no estás satisfecho con el resultado puedes añadir ingredientes, a la mezcla, para hacerla más resistente o pintarla con algo impermeable y transpirable. HAY QUE HACER PRUEBAS. Es la única manera de asegurarte que vas a tener una mezcla adecuada para tus necesidades.

Preparación de la pared para el revoco

Si vas a revocar sobre ladrillo, algunas clases de piedra o paja, basta con pintar la pared con masilla de arcilla para hacerla pegajosa y revocar directamente encima. En el caso de piedra hay que hacer pruebas para ver si se cae o no, depende de la clase de piedra que sea.

Sobre otros materiales (madera, cemento, superficies lisas o resbaladizas) hay que cubrirla con algún material al cual se pueda pegar la arcilla. Lo más sencillo es grapar, clavar o atornillar cañizo de jardín sobre la pared; hay que estirarla lo máximo posible para que queden aperturas entre caña y caña. Hay que pintar este cañizo con masilla de arcilla (rebajada un poco en agua para que tenga consistencia de pintura espesa en vez de yogurt). Encima de maderos estrechos (ej. marcos de puertas o ventanas) basta con taparlos con tela de saco a alguna rejilla de plástico.

Afeitado

Si vas a revocar sobre una pared de balas de paja hay que afeitar las paredes antes de revocar, para eliminar paja larga que sobresale y hacer la superficie más uniforme. Esto se puede hacer con una desbrozadora, motosierra o cuchillo de paja. También deberías rellenar los agujeros que se forman donde se juntan dos balas con paja larga, doblada para caber dentro o paja larga mezclada con un poco de masilla de arcilla. A esta pared alisada, aplica una capa de masilla de arcilla rebajada a la consistencia de pintura o nata espesa. Se puede aplicar con una brocha grande, pero penetra mejor en la paja si la proyectas con una Tirolesa (disponible un tiendas de pintura).

Untado francés

Otra opción que tienen los que van a revocar balas de paja es el “Untado Francés”, creación del Holandés Tom Rijven (“Hábitat Vegetal”, Francia) (ver entrevista con Tom en el nº 58 de EcoHabitar). Consiste en mojar la cara interior y exterior en masilla de arcilla líquida antes de colocarla en el muro. Dispón de la arcilla en una bañera, descansa la bala encima de la masilla (flotará) y empuja hasta que se hunda unos 5cm, da la vuelta a la bala y haz lo mismo por el otro lado. Déjala escurrir un poco y colócala en la pared.  Este sistema tiene varias ventajas: no hay que afeitar las paredes, haces un pre-revoco que protege y refuerza la paja hasta que tengas tiempo para revocarla, para aplicar la primera capa de revoco sólo hay que remojarla y revocar. Hace que la pared se comprima menos en el caso de muros portantes. Su mayor desventaja es que es un proceso muy pringoso.

Así, ya sabemos preparar los ingredientes y las paredes. En Arcilla III explicaré cómo mezclar, aplicar, proteger y decorar Revocos de Arcilla.


Riki es autoconstructora con balas de paja y artesana, cofundadora de la Red de Construcción con Balas de Paja, www.casasdepaja.com.  Está disponible para asesoramiento y talleres sobre construcción con Balas de Paja y acabados de Arcilla.  Email: rnitzkin@hotmail.com


Articulo aparecido en el nº 8 de EcoHabitar (pendiente de reedición).

Extracto del libro “Casas de paja. Una guía para autoconstructores”  de Rikki Nitkin y Maren Termens.
Puedes encontrarlo en este enlace.


Te puede interesar

Arcilla: uso en la construcción. Qué es, cómo encontrarla y para qué se puede usar. 1º parte

Arcilla en la construcción: cómo mezclar y aplicar revocos de arcilla. 3ª parte

Arcilla en la Construcción. Proteger la arcilla del agua y pinturas decorativas. 4ª parte

Arcilla. Cómo encontrarla y para qué se puede usar. 1º parte

La arcilla, tierra arcillosa o tierra cruda (sin cocer) ha sido utilizada para construir en todos los continentes y en todas las edades de la humanidad, desde que los hombres primitivos decidieron juntarse en asentamientos permanentes.  ¡Lo que quiere decir que tiene unos 10.000 años de historia! En la edad moderna, se ha estimado que entre un tercio y la mitad de la población del mundo vive en casas hechas de tierra.

En el Yemen (África), hoy en día sigue habiendo edificios de más de 12 pisos de altura, hechos de arcilla no-cocida. En Taos, New Mexico (EEUU) hay edificaciones de más de 900 años que aún se están utilizando. La Alambra de Granada está construida con tierra.

Aquí, en la península, se ha trabajado con el tapial, el adobe (una mezcla de arcilla, arena y paja), y la paja. No deberíamos perder estas técnicas naturales y eficaces.

¿Para qué se puede usar en la construcción?

La arcilla (mezclada con arena, paja u otros ingredientes) se puede usar en muchos aspectos de la construcción: revocos o enlucidos, hacer particiones interiores (con paja), suelos de adobe vertido, ladrillos de adobe, “cob”,  “pisé” (Francia), ladrillos comprimidos de tierra, tapial…  se pueden hacer desde muros de carga hasta relieves esculturales y pinturas.

¿Qué es la arcilla?

La arcilla es el producto del desgaste químico de “feldespato,” uno de los minerales más comunes en la corteza de la tierra. Las moléculas de la arcilla son planas, como platos. Así, cuando se adhieren entre sí, forman “copos” más largos (aunque aún microscópicos). También combinan con el agua.

Tiende a ser maleable cuando está mojada, y dura y quebradiza cuando está seca. Hay muchas clases de arcilla, cada una con características ligeramente variadas. Algunas combinan con óxidos minerales y pueden adquirir un arco iris de colores. Para la construcción su característica más interesante es la adherencia. Es el pegamento de la mezcla.

Se expande cuando está mojada, contrayéndose cuando se seca. Esta tendencia puede hacer que aparezcan muchas grietas. Sin embargo, cuando se mezcla con arena, mientras se seca la arcilla, se encoge y en los huecos quedan los granos afilados de arena, produciéndose una unión fuerte al juntarse estos dos materiales.

¿Cómo encontrar y reconocerla?

Solemos hablar de “arcilla”, refiriéndonos a “tierra con un alto contenido de arcilla” o “tierra arcillosa”, no a arcilla “pura”. La tierra está compuesta de muchos materiales, la arcilla es sólo uno de ellos. La mayoría de tierras están compuestas de distintas cantidades de piedras, grava, arena, limo, agua, materia orgánica y arcilla. Muchas veces, la tierra que tenemos disponible para trabajar deberá ser “corregida” con la adición de más arcilla, arena o paja, dependerá de su composición. Para construir, lo que buscamos es una tierra o mezcla que tenga entre un 10-35% de arcilla.

¿Cómo encontrarla?

  • Si ves tierra con colores fuertes o interesantes, seguramente tendrá un alto contenido de arcilla; puedes coger unas muestras para hacer pinturas o enlucidos decorativos.
  • Muchas veces, la arcilla se encuentra justo por debajo de la primera capa de tierra, en el subsuelo. En zonas donde se hacen obras y se mueve mucha tierra se encuentra fácilmente.
  • En zonas pantanosas y en los lechos de los ríos es muy común. Muchas veces la arcilla es la responsable del pobre drenaje que hay en los pantanos naturales.
  • Si en una pista hay una zona muy resbaladiza cuando se moja, o donde se forma primero el charco y se seca el último cuando llueve, allí está la arcilla. Cuando se seca se suelen ver grietas y fisuras en el suelo.

Si no tienes tierra suficientemente arcillosa cerca de ti, cabe la posibilidad de encontrarla en una obra cercana o comprándola en alguna fábrica de cerámica, tejas o ladrillos.

Cuando se busca en la naturaleza, hay que tener cuidado de distinguir la arcilla del limo. El limo, cuando está mojado, se parece mucho a la arcilla pero no es fuerte. La arcilla tiene unos características especiales: es Pegajosa, Maleable, y se forman pedruscos duros cuando se seca. Estas son algunas pruebas que puedes hacer para asegurarte que una muestra es arcilla:

Adherencia: Haz una pasta con la tierra, añadiéndole agua. Pon un poquito de la pasta entre los dedos pulgar e índice y aprieta. Si cuando intentas separar los dedos se pegan, aunque sea un poquito, tu tierra tiene arcilla. Ahora, haz una bola del tamaño de una pelota de golf y aplástala contra la palma de tu mano. Si sigue pegada a tu mano cuando la giras con la palma hacia abajo, y la puedes abrir y cerrar varias veces sin que se caiga, hay suficiente arcilla en tu muestra. Si al lavarte las manos se ven blanquecinas cuando se secan, es arcilla.

Maleabilidad: Haz con tu muestra una masa de la consistencia de arcilla “de modelar”. Pon un poco entre las palmas de tus manos e intenta hacer una “serpiente” del grosor de un lápiz. Enrosca la serpiente alrededor de un dedo. La tierra más arcillosa se doblará sin romperse.

Dureza: Forma pelotas con la tierra y espera a que se sequen, si la tierra se deshace fácilmente entre tus dedos, probablemente tiene poca arcilla. Las tierras arcillosas son duras para cavar; la arcilla se rompe en trozos que, a veces, parecen tan duros como piedras. Sin embargo, siempre reblandece cuando se remoja. Si estás trabajando con una tierra dura, es necesario remojarla en un hoyo o bañera vieja para hidratarla antes de usarla.

La Prueba del Bote

Una vez localizada e identificada como tierra arcillosa, querrás tener una idea de cuánta arcilla hay  un tu muestra (recuerda que queremos entre un 10-35% de arcilla para construir). La prueba del Bote  nos puede dar una idea aproximada de qué cantidad de arcilla, arena, limo, etc. hay en nuestra muestra.

La prueba del bote

  • Encuentra un bote de cristal de medio litro con una buena tapa. Coge tu muestra de tierra y quita las ramas, hojas y piedras grandes. Si está hecha terrones, machácalos para hacerlos polvo. Llena un tercio del bote con la tierra y hasta arriba con agua limpia.
  • Añade una cucharadita de sal, ayuda a separar la arcilla del agua.
  • Sacude vigorosamente el bote hasta que la tierra se quede totalmente disuelta en el agua. Es posible que tengas que dejar la muestra varias horas en remojo antes de que se pueda disolver bien. Cuando está bien mezclada, sacude el bote una última vez y colócalo en una superficie plana donde pueda quedarse varios días sin tocar.
  • Mira el bote con atención.  Dentro de los primeros tres segundos caerán la grava y la arena gorda al fondo. Marca el nivel de deposición en el bote.
  • Después empezarán a caer la arena fina y el limo. Ambos se depositarán en unos diez minutos. Marca el nivel en el bote. Lo que queda será el sedimento de piedra, graduado por tamaño, y el limo al fondo del bote. Sobre ésta habrá un líquido nubloso y la materia orgánica flotando arriba. Si a los diez minutos el líquido se ve transparente no hay arcilla en tu muestra. Tendrás que buscar otra tierra.
  • Si el agua del bote es opaca o nublada, déjalo sin tocar hasta que se aclare. Puede tardar desde unas horas hasta varios días, dependiendo del tipo y cantidad de arcilla presente.

Recuerda que cuando está mojada se expande. Así que la cantidad “real” de arcilla en la muestra hidratada será algo menos de lo que aparenta. Sin embargo, no necesitamos ser tan exactos. Con esta prueba sabemos si hemos confundido la arcilla con el limo, y también tenemos una idea aproximada de cuanta arcilla hay en nuestra muestra. Así podemos empezar a probar mezclas con las que trabajar.

Tabla comparativa del uso de la arcilla

En la 2ª Parte de Arcilla en la Construcción, explicaremos las ventajas y desventajas de los revocos de arcilla y cómo mezclarlas. En la 3ª parte trataremos de técnicas de aplicación de revocos de arcilla y sus posibilidades esculturales y decorativas. 

1. En la construcción siempre se debe usar arena “afilada” o viva (de cantera), no arena redondeada por el agua. La arena redondeada puede ser utilizada para acabados decorativos, pero no es lo suficientemente fuerte para construir.


Riki es autoconstructora con balas de paja y artesana, cofundadora de la Red de Construcción con Balas de Paja, www.casasdepaja.com.  Está disponible para asesoramiento y talleres sobre construcción con Balas de Paja y acabados de Arcilla.  Email: rnitzkin@hotmail.com


Articulo aparecido en el nº 7 de EcoHabitar.

Extracto del libro «Casas de paja. Una guía para autoconstructores»  de Rikki Nitkin y Maren Termens.
Puedes encontrarlo en este enlace.


Revocos de arcilla. Ingredientes y preparación: 2ª parte

Arcilla en la construcción: cómo mezclar y aplicar revocos de arcilla. 3ª parte

Arcilla en la Construcción. Proteger la arcilla del agua y pinturas decorativas. 4ª parte