Geosanix lanza el análisis sanitario geoambiental

Se trata de 
un estudio específico de radiaciones y tóxicos ambientales centrado en el dormitorio.

  • El objetivo de este estudio es el análisis exhaustivo del entorno más inmediato de una persona, donde más horas pasa al día, para descubrir y eliminar posibles factores de riesgo que puedan suponer una amenaza para la salud
  • Expertos en salud geoambiental explican el círculo vicioso de la enfermedad geoambiental: el paciente acude al médico y mejora con el tratamiento, pero pronto vuelve a recaer, dado que no se ha atajado la raíz de su problema

Muchas enfermedades son el resultado de determinadas agresiones del entorno o de factores de riesgo ambiental que tenemos dentro de nuestras propias casas sin saberlo. Sin embargo este concepto, que resulta familiar a cualquiera que haya visto la serie de House, no parece haber calado aún en la práctica médica en España. La realidad es que convivimos con múltiples factores de origen geológico y electromagnético, así como numerosos tóxicos ambientales, y en muchos casos la recuperación de una persona enferma pasa no sólo por tratar sus síntomas, algo en lo que la medicina contemporánea es muy diligente y eficaz, sino por eliminar la causa que los provoca y a la que estamos expuestos inconscientemente durante muchas horas al día. Para poner solución a este problema, Geosanix lanza el ‘análisis sanitario geoambiental’, un estudio exhaustivo de las radiaciones naturales y artificiales y de los tóxicos ambientales centrado exclusivamente en el dormitorio, el lugar donde pasamos más horas al día.

La propia Organización Mundial de la Salud admite que el 80% de los cánceres y el 20% de la mortalidad mundial se deben a factores ambientales. Las radiaciones naturales y artificiales se cuentan entre los más desconocidos por la población general. Según expertos de la empresa Geosanix, especializada en detectar, analizar y eliminar o minimizar los diversos factores de riesgo geoambiental, “la exposición a campos eléctricos es uno de los problemas que encontramos con más frecuencia en los hogares que visitamos en el curso de nuestro trabajo. Hemos llegado a detectar campos eléctricos del orden de 180 V/m en el dormitorio, un valor muy alto y más teniendo en cuenta que se trata de la zona donde más horas pasamos. También localizamos más veces de las que quisiéramos variaciones intensas del campo magnético terrestre justo en la zona de la cama, con lo que al final resulta que estamos expuestos de forma cotidiana y sostenida a situaciones nada acordes con nuestra biología, con los consiguientes efectos acumulativos sobre nuestra salud”, explica José Miguel Rodríguez, director de Geosanix.

Rodríguez insiste en la importancia de lo que él llama “el círculo vicioso geoambiental”, que se produce cuando una persona está sometida en su vida diaria a un factor de riesgo y no logra recuperar la salud porque, al no ser consciente de ese riesgo, sigue expuesta a él. “Lo vemos muchas veces en nuestro trabajo, con personas que van al médico una y otra vez, y lógicamente suelen mejorar, porque el tratamiento que les ponen ataca eficazmente sus síntomas. Pero al cabo del tiempo tienen que volver a consulta porque, por desconocimiento, no han eliminado la causa que los provoca”, explica.

Los factores de riesgo geoambiental que analiza Geosanix pueden ser de distinto origen. Entre los tóxicos físicos están las radiaciones naturales y artificiales. Las naturales son las que proceden de la radiactividad del entorno, de alteraciones geológicas del subsuelo, las cuales provocan variaciones locales del campo magnético terrestre, o de redes Hartmann y Curry. Según José Miguel Rodríguez, una de las hipótesis que más peso tiene es que las redes naturales tienen un origen electromagnético. La explicación es que las líneas de fuerza del campo magnético y eléctrico de la tierra pueden tener una forma más o menos reticular, existiendo zonas con mayor o menor densidad en las líneas de fuerza de dichos campos, que serían las zonas llamadas geopatógenas. Así mismo en las zonas donde existen cursos de agua subterránea o acuíferos también se producirían alteraciones de dichos campos, resultando ser zonas que pueden afectar a nuestra salud.

Las radiaciones artificiales son las que emiten las antenas de telefonía, los aparatos inalámbricos como teléfonos, móviles o routers, las instalaciones eléctricas defectuosas de los hogares, los electrodomésticos mal instalados o sin toma de tierra, etc. Los tóxicos ambientales, por su parte, comprenden desde sustancias químicas como los formaldehidos, CO2, NO2, SO2, que se relacionan con múltiples enfermedades, como el síndrome químico múltiple, el párkinson y otros procesos neurodegenerativos, hasta el material particulado, que puede causar múltiples enfermedades del sistema respiratorio, nervioso y cardiovascular incluso con breves exposiciones. Geosanix analiza todos estos factores, en colaboración con profesionales de la salud, para ayudar de forma más eficaz a personas con problemas de salud persistentes o para los que no encuentran explicación.

Más info: www.geosanix.com

bool(true)

One thought on “Geosanix lanza el análisis sanitario geoambiental

  1. Hola Sifaka. Nos encantan las críticas, nos encanta que las personas discrepen y debatan pero lo que no nos encanta es la falta de respeto. Estoy seguro que puedes opinar y discrepar de una forma mucho más educada. En ese caso si que incluiría tu comentario en el post.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *