Foro para un Zorrozaurre sostenible

zorro2

Desde enero del 2000, vivimos en la península de Zorrozaurre: un paisaje post-industrial en el corazón de Gran Bilbao. A quince minutos andando del Museo Guggenheim, hay un pueblo urbano de 500 personas, que viven junto a fábricas en ruinas con tejados verdes naturales, donde lagartijas zigzaguean entre musgo e hinojo marino, y los martines pescadores y cormoranes pescan en la Ría. Aquí estamos intentando crear un barrio sostenible, ante los intereses financieros y políticos que ven la zona como un paraíso para el desarrollo especulativo.

Acabamos en Zorrozaurre por casualidad, buscando un piso barato y céntrico. Pronto nos sentimos a gusto en la atmósfera bohemia de la península, con una mezcla de gente trabajadora, ocupas, inmigrantes y algún artista que otro.. Nos enamoramos de la luz sobre el río, la belleza decaída del patrimonio industrial, la diversidad de plantas y animales. Los problemas de la zona – tráfico, contaminación del aire, carencia de servicios, graffiti y suciedad – no nos parecían un precio muy alto por vivir en un lugar tan único.

Pero pronto nos dimos cuenta de que nuestro pequeño mundo estaba en peligro. La reurbanización a las orillas de la Ría – con pisos de lujo y centros comerciales, “anclados” por grandes edificios como el Guggenheim y el palacio Euskalduna – se extendía río abajo como un eccema carísimo. La mayor parte de los vecinos miraban al futuro con temor a perder su lugar y su comunidad.

Al contrario, otros vimos la península como una gran oportunidad. Hay muchos sitios en el mundo donde se ha logrado crear asentamientos y modos de vivir más sostenibles, desde Village Homes en California a Las Gaviotas en Colombia, de Curitiba en Brasil a BedZED en Londres … Si hiciéramos lo mismo aquí, tendría un impacto enorme. Además de ser una comunidad que se identifica fuertemente con un lugar único y hermoso, Zorrozaurre también es un área significativa de terreno (57 hectáreas) en un lugar de alta visibilidad en el corazón de una ciudad capital, que es motor económico de la región. Soñábamos con un barrio ecológico: donde la gente viviría entre la naturaleza, árboles frutales y tejados verdes, donde las calles no pertenecerían a los coches sino a las personas, donde las mejores ideas en el diseño sostenible se pondrían en práctica.

¿Pero cómo llegar desde aquí hasta allí? Se nos ocurrió la idea de un foro, un espacio para el diálogo abierto. Invitaríamos a todos los distintos actores interesados en la zona, los residentes podrían expresar sus preocupaciones, y vendrían expertos para hablar de ciudades sostenibles

 
bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *