Forestería análoga en el Mediterráneo

Años desenfrenados de tala y deforestación, han hecho que muchos de nuestros ecosistemas boscosos se encuentren amenazados. Según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), en el mundo se pierde una extensión de bosque y jungla del tamaño de Costa Rica al año, es decir unos 13 millones de hectáreas, lo que equivale a unas 35.000 ha/día, 1.500 ha/hora o 250 ha en los 10 minutos en que podrían necesitar para leer este artículo.
(FAO: http://www.fao.org/news/story/es/item/40893/icode/).

Estas son las conclusiones principales del estudio más completo realizado por la FAO hasta la fecha: ¨Evaluación de los recursos forestales mundiales 2010¨, con base en el estudio de 233 países y territorios.

Por lo general, cuando oímos hablar de un ecosistema amenazado, es habitual pensar en la destrucción o degradación de los bosques tropicales de Suramérica, Asia y África. Sin embargo, sorprendentemente y sin tener que mirar muy lejos, en España, es muy posible que estemos presenciando, con sólo mirar a través de la ventana de nuestro hogar u oficina, la degradación de un ecosistema que es parte integral de un ¨bioma mediterráneo¨.

El bioma mediterráneo en peligro

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), organización líder en la caracterización de especies y ambientes amenazados, el bioma del mediterráneo, es uno de los más amenazados del mundo. Las áreas con clima mediterráneo son raras y ocupan solamente el 2% de la superficie terrestre; sin embargo, su importancia deriva, en que albergan una elevada biodiversidad, alrededor del 20% de la flora mundial. Se ubican en los hemisferios norte y sur; en gran parte de California, centro de Chile, región del Cabo en Sudáfrica, suroeste de Australia y gran parte de la Península Ibérica y de Marruecos. Los biomas mediterráneos comparten un clima común semiárido, de veranos cálidos y secos, e inviernos templados y húmedos, y una de sus riquezas es la diversidad de sus ecosistemas: marino-costeros, de montaña, bosques, desierto, humedales, etc.
La Cuenca Mediterránea es reconocida como un punto caliente de biodiversidad: su extraordinaria flora alberga unas 15.000-25.000 especies, el 60% de las cuales son exclusivas de la región; cerca de un tercio de la fauna mediterránea es endémica. Las amenazas principales en el Mediterráneo incluyen la pérdida y la degradación de los hábitats, la polución, las sequías, la invasión por especies exóticas y  otras amenazas asociadas al hombre1. De aquí que sean necesarias medidas urgentes de conservación para desacelerar la pérdida de las especies nativas y recuperar la estabilidad de los ecosistemas.

Contenido relacionado

Trailer Documental “La Voz del Viento”... Excelente documental Jean Luc Danneyrolles, agricultor de la provenza francesa y Carlos Pons, documentalista español, en el que organizan un viaje par...
Masanobu Fukuoka. De la “agricultura natural... Sensei Fukuoka en un momento de tranquilidad en su visita a Mallorca en 1999 (Foto © Toni Marín) ENTREVISTA Sesenta años cerca de la naturaleza...
La agricultura sostenible y la conservación de los... En 2011 se celebró el Año Internacional de los Bosques, lo que es una importante iniciativa mundial, y muy positiva, hacia la conservación de las área...
El bosque comestible En la Península Ibérica antes de la llegada del Imperio Romano, los moradores de estas tierras (los pueblos Iberos) basaban su dieta prácticamente en ...
bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *