El sol en la cocina

Actualmente se calcula que un tercio de la población mundial depende de la leña y de restos agrícolas como combustible doméstico y más de 2.000 millones de personas cocinan usando fuegos de leña. La energía solar aporta vatios suficientes para preparar los alimentos y disponemos de una tecnología madura para ahorrar emisiones y contribuir a la conservación del entorno.

Existen fundamentalmente dos principios básicos que caracterizan los métodos de cocción solar: la acumulación y la concentración. Las típicas cocinas solares de caja, deben su funcionamiento a la acumulación de energía calorífica en su interior, debido al efecto “invernadero” que retiene parte de la energía de la radiación solar a través del vidrio. Actúan como hornos domésticos y existen múltiples modelos con diferentes inclinaciones hacia el Sol según la estación del año y materiales de aislamiento diferentes según los recursos locales. Son modelos sencillos de construir y que no requieren de atención permanente durante la cocción. La temperatura de trabajo oscila entre los 80ºC y los 160ºC según los materiales, el diseño y la radiación solar del momento.

El segundo esquema básico de cocinas solares son las que se basan en el principio de concentración. Las cocinas solares parabólicas alcanzan temperaturas de trabajo de más de 200ºC permitiendo una cocción tan rápida casi como la del gas o la electricidad convencional. Su diseño se basa en un disco cóncavo reflector que concentra los rayos solares en un punto focal que coincide con la base de la olla. El alemán Dr. Dieter Seifert ha invertido más de 20 años en desarrollar sus eficientes cocinas parabólicas KSOL de 140 cm de diámetro, que rinden a una potencia nominal de 600 W.

Combinando los principios de acumulación y concentración, a finales de los años 70 el investigador francés Roger Bernard junto con la estounidense Barbara Kerr diseñaron unos paneles reflectores de cartón que han sido extensamente usados en países en desarrollo. Uno de los modelos más populares de esta hibridación de principios, es el Cookit con un coste de menos de 2 US$ y que ha sido ampliamente difundido por la ONG estadounidense Solar Cookers International.

Salteado de verduras 2La integración de la cocina solar en la vivienda

El primer diseño de la cocina solar parabólica comunitaria de Wolfgang Scheffler data de 1986, y desde entonces la tecnología ha sido sometida a continuos desarrollos y se han probado múltiples aplicaciones. Los reflectores Scheffler constituyen un buen ejemplo de cómo el sol puede convertirse en un fogón alternativo al de los combustibles tradicionales. Una comunidad rural tipo de un país no desarrollado destina el 89% de su consumo energético a la cocción de alimentos cuando, sorprendentemente, en muchos de estos lugares la radiación solar es del orden de los 5,5 kWh/m2. Usando el Sol como “combustible de cocción” se puede ahorrar tiempo y dinero, además de evitar la deforestación, la contaminación por combustión y prevenir problemas de salud causados por el humo del fuego acumulado en el interior de los hogares. El tradicional fuego en el suelo rinde cerca del 5%, el resto de energía se disipa, y el típico horno de leña aprovecha un máximo del 25% del calor generado por la combustión de la madera seca para cocinar. Las cocinas de gas natural actuales permiten aprovechar hasta un 30%. Con una cocina solar, se pueden conseguir eficiencias de hasta el 50% con un combustible inagotable y

no contaminante.

Contenido relacionado

Exposición a campos electromagnéticos artificiales... La electro contaminación es un tema que hace correr cada vez más tinta. Todos estamos expuestos a ella, producto de la “modernización” y electrificaci...
Energía solar fotovoltaica: una vía para neutraliz... Cuando caminamos por la arena o por la tierra húmeda, dejamos impresa la huella de nuestras pisadas, es algo inevitable. Pero estas huellas no son igu...
Viktor Schauberger el gurú del agua En distintas épocas surgen personas adelantadas a su tiempo que nos dejan una huella perdurable. El agua ha sido un elemento muy apreciado por la huma...
Una nueva técnica mejora la sostenibilidad de las ... La última investigación del denominado grupo IT 781-13 de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), que lleva diez años investigando estructuras y mate...
bool(true)

One thought on “El sol en la cocina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *