El retorno del hombre de las cabañas

torreEl pasado año 2002 dedicamos unas páginas a ”El hombre de las torres y las cabañas”, con la tristeza de que el parque construído desaparecería. Pero el talento de Josep Pujiula ha regresado igual que el Ave Fénix reconstruyendo de nuevo el parque por el que tantas personas, sin importar la edad, siguen ahora explorando alrededor de 1 km2 de laberinto construído.

Entonces Joan nos dedicó unas palabras de agradecimiento por haberle comprado el libro, “L’home de les cabanes”, diciendo que “no hay nada en este mundo que dure siempre”. En la dedicatoria reciente en el mismo libro, se sorprende de que hayamos vuelto a visitarle y agradece que valoremos lo que él hace, y pone la esperanza en que tengamos otra ocasión de volver en unos años.

Su infatigable genio sigue explicando su periplo por el parque, le visitan, intermitentemente los medios de comunicación: las televisiónes y radios locales; nos comenta que a las 12h. del mediodía sale en un programa en TV3.

Y es que este espacio sorprende. Te anima y guía de forma didáctica y práctica de como andar por desniveles sin resbalarse, y zigzagueando, igual que si lleváramos los esquíes puestos; nos lleva por túneles y pasadizos cubiertos de la exuberante vegetación que él teje día a día. Con la antropológica finalidad, de estimular el sentido de la orientación del visitante, y de retar al desafìo de la verticalidad haciéndonos subir por encima de los árboles, para percibir, a vista de pájaro, y conseguir llegar a la cima, con la recompensa de poder hacer sonar la campana (que no es otra cosa que una sartén con una maza de mortero, que suena como un gong).

Josep Pujiula observa la evolución y transformación de la naturaleza que integra y devuelve a su origen natural reciclable. Procesos de acumulación de residuos algunos orgánicos y construye sabia y concienzudamente con el apoyo incondicional de los elementos del Mediterráneo, agua, tierra, aire, sol, que junto con su empuje de Aracne, teje y desteje este entramado laberinto.

Todo lo que recicla tiene un connotador símbolo de nuestra contemporaneidad y un valor añadido de “objet trouvé” que reinterpreta y le da un nuevo valor simbólico recordándonos nuestra procedencia despertando nuestra memoria colectiva.

 
bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *