El oficio de carpintero en peligro de extinción

 

La sociedad actual de los países donde la economía es lo más importante se está encargando de sustituir los carpinteros por informáticos y montadores.

Desde el comienzo de la revolución industrial hasta la actualidad, en el año 2015, los procesos de trabajo han ido cambiando constantemente de forma proporcional y potencialmente. Hemos pasado de trabajar con las manos, empleando madera natural, herramientas y maquinaria tradicional a un proceso tan mecanizado y artificial en el que las maderas que se usan en carpintería son sintéticas e imitaciones, ya no existen las virutas en el suelo, ni huele a madera en el taller, los aserraderos han desaparecido, el operario que trabaja en la carpintería sabe más de informática que de madera y apenas dispone de un mínimo contacto con el artículo que se está construyendo.

Si continuamos así, llegará el día en el que no sabremos usar nuestras manos ni nuestra inteligencia, se confía más en las máquinas que en el ser humano, se está informatizando la mayor cantidad de tareas posible, sustituimos el pensar, el observar, el tocar y el sentir por los teclados y las pantallas, donde el aprendizaje del oficio de hoy en día se basa en formarse para darle órdenes a un ordenador para que la máquina corte, cantee, escuadre, cajee, atornille, etc. y a montar lo que las máquinas fabriquen.

Esta época tecnológica que vivimos es cómoda, no requiere esfuerzos físicos, consigues productos perfectos y rápidos, pero es un beneficio engañoso para las personas. Como seres humanos necesitamos desarrollar nuestros sentidos y nuestro cuerpo y tener un contacto directo con lo que hacemos; necesitamos más humanidad y menos máquinas.

Transformarse e ir adaptándose a los tiempos y al mercado de la globalización es positivo y necesario, pero no hay que olvidarse de donde venimos y ahí es donde radica el problema. Hoy en día no hay espacio para el artesano, cada vez está más infravalorado y la tecnología impera en nuestros trabajos. La tecnología es necesaria y hay que acompañarla pero sin ser sus esclavos y sin olvidarnos de nuestros orígenes, combinando la práctica de las técnicas del carpintero de siempre que nos hicieron llegar a donde estamos con la práctica de tecnología. Son pocos los carpinteros de hoy en día capaces de trabajar con una gubia para hacer un ensamble, sacar un escuadro con el metro o emplear una sierra para hacer un inglete o clavar con un martillo y se hace imprescindible invertir esta tendencia.

Para luchar contra esta práctica claramente mayoritaria hay que encontrar el equilibrio, entre la mayoría tecnológica y la minoría artesana, compartir las tareas de forma natural y sin presiones. Las máquinas tienen y pueden coincidir con el hombre pero en su justa medida.

Conseguirlo es complicado, hay que fomentarlo desde las escuelas, las empresas y sobre todo nosotros mismos debemos tomar conciencia de ello. Tenemos que ser conscientes de las dificultades y el tiempo que conlleva obtener resultados pero no podemos ceder en el intento.

Si no conseguimos limitar la tecnología, no evolucionaremos, nos convertiremos en cyborgs.

Por Agustín Álvarez. ISMO

bool(true)

2 thoughts on “El oficio de carpintero en peligro de extinción

  1. Estamos corriendo el riesgo de perder el saber hacer en la madera. He visitado empresas que transforman este material acá en Nantes (Francia) – lugares vacíos donde las máquinas son las amas y dueñas de inmensos hangares silenciosos – y los carpinteros son simples operarios que manipulan un teclado y un archivo CAD. Desafortunadamente todo se debe a la reducción de costos de mano de obra. Se por experiencia que “los compagnones de devoir” o carpinteros tradicionales anhelan ir a repara un techo tradicional de una iglesia o hacer un ensamble en “cola de milano” calculada a la mano…

  2. No estoy de acuerdo con el articulo, la automatización de todo el sistema productivo, más halla del sistema capitalista y basado en el dinero, es necesario, tenemos que ser hombres libres, donde podamos dedicar todo nuestro tiempo a la creatividad y por que no, a lo artesanal, pero no desde un punto de vista productivo, sino como una expresión de nuestro ser. Esa es la meta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *