El Gobierno elude reconocer la peligrosidad del radón

  • Pese a estar reconocido por la OMS como cancerígeno de tipo 1, Fomento emplea eufemismos como “concentraciones inadecuadas” en lugar de “peligrosas para la salud” y evita referirse a su radiactividad
  • El borrador contempla niveles de referencia de 300 Bq/m3, cuando tanto la OMS como el Consejo de Seguridad Nuclear español sitúan estos niveles en 100 Bq/m3
  • Siete meses después de agotarse el plazo impuesto por la UE a los estados miembro, España continúa sin un Plan Nacional contra el radón

El Ministerio de Fomento ha elaborado una propuesta de reforma del Código Técnico de la Edificación (CTE), que ha remitido a los distintos sectores implicados para que presentaran alegaciones al texto antes del 31 de julio. La Fundación para la Salud Geoambiental ha presentado distintas sugerencias de modificación en lo referente a las normas constructivas que deben proteger a la población de la exposición al radón en las viviendas de nueva construcción. La Fundación para la Salud Geoambiental alega que los nuevos límites que se contemplan para las concentraciones de radón en interiores, de 300 Bq/m3, son insuficientes para proteger la salud de las personas y que incluso podrían ser inconstitucionales.

Según el director de la Fundación para la Salud Geoambiental, José Miguel Rodríguez, el texto presentado por el Gobierno contiene “eufemismos inadmisibles para evitar reconocer la peligrosidad del radón, un gas radiactivo que, a día de hoy, constituye la segunda causa de cáncer de pulmón por detrás del tabaco”. El proyecto de Real Decreto presentado por Fomento, que modificará el Real Decreto 314/2006 de 17 de marzo, hace referencia a “concentraciones inadecuadas” de radón, cuando según la Fundación para la Salud Geoambiental en realidad debería decir “concentraciones peligrosas para la salud”. “Es como si en los paquetes de tabaco pusieran fumar es inadecuado para la salud”, explica Rodríguez.

No en vano la Organización Mundial para la Salud clasifica el radón como cancerígeno de tipo 1 y, en su publicación de 2015 Manual sobre el radón en interiores, recomienda entre sus principales conclusiones fijar niveles de referencia de 100 Bq/m3, bastante inferiores a lo que contempla el borrador de CTE. Según la OMS, no hay un valor umbral por debajo del cual no haya riesgo, y por cada 100 Bq/m3 que se incremente el nivel de referencia, el riesgo de cáncer de pulmón aumenta un 16%. “Por lo tanto, el borrador de CTE supone un nivel de riesgo 32% mayor que lo que recomienda la OMS”, subraya Rodríguez. El Consejo de Seguridad Nuclear español, en su Guía de Seguridad 11.2  publicada en enero de 2012, recoge también un nivel objetivo de 100 Bq/m3 en su punto 6, para viviendas de nueva construcción.

Norma contraria a derecho

Para Rodríguez, “si no cambian los criterios sobre radón incluidos en el borrador de CTE, podría considerarse como una norma contraria a derecho, puesto que la propia Constitución española reconoce el derecho a la salud y obliga a los poderes públicos a organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas”. Además, el director de la Fundación para la Salud Geoambiental considera que las medidas preventivas llegan tarde: “Hemos perdido la oportunidad de unas cuantas burbujas inmobiliarias donde se ha construido a diestro y siniestro sin la más mínima seguridad de las casas en cuanto al radón. Así, miles de personas han adquirido, en todos estos años, y aún hoy día, sus viviendas donde podrán estar respirando, sin saberlo, concentraciones cancerígenas de un gas radiactivo”, señala.

A esta situación se añade el hecho de que España continúe sin un Plan Nacional contra el radón, pese a que la Directiva 59/2103 EURATOM establecía como límite de plazo para ponerlo en marcha el 6 de febrero de 2018. Según José Miguel Rodríguez, “es una señal más de la poca consciencia que tiene el Gobierno sobre la nocividad de este gas radiactivo, pese a que es muy fácil de detectar, y minimizar las concentraciones en los espacios interiores es relativamente fácil y barato”. Seis meses después de transcurrir el plazo de la UE, el Ministerio de Sanidad todavía no ha presentado una propuesta o borrador de dicho plan, “ni se sabe cuándo lo hará”, zanja este experto.


Te puede interesar:

Europa exige leyes para controlar el radón en hogares y oficinas pero España hace oídos sordos

Contenido relacionado

Dime donde duermes y te diré dónde te duele El ser humano es sensible a los campos magnéticos terrestres. Científicos han encontrado en los tejidos humanos partículas (magnetita) que serían resp...
Europa exige leyes para controlar el radón en hoga... El pasado 6 de febrero venció el plazo para trasponer a la legislación española la Directiva europea 2013/59/EURATOM que obliga a los países miembros ...
Dos millones de muertes al año por estufas Las estufas de cocina y calefacción ineficaces y que humean, utilizadas comúnmente por personas en los países en desarrollo, contribuyen a dos millone...
Radioactividad natural de la tierra Riesgos para la salud al construir con tierra. Un aspecto de la casa natural, que los expertos solemos olvidar con facilidad. Decir que Todo lo...
bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *