Ante la necesidad de reducir la dependencia energética y minimizar el impacto del cambio climático, la producción de electricidad con energías renovables debería ser una obligación ciudadana, un compromiso ineludible […]

El derecho a producir la propia electricidad

Ante la necesidad de reducir la dependencia energética y minimizar el impacto del cambio climático, la producción de electricidad con energías renovables debería ser una obligación ciudadana, un compromiso ineludible para con las futuras generaciones.

Existen actualmente tecnologías de producción eléctrica como la fotovoltaica, la minieólica y la microcogeneración con biomasa cuyas condiciones las hacen adecuadas para cubrir las necesidades domésticas ya que son modulables y fácilmente integrables en los edificios.

¿Por qué no se han extendido?

Aunque teóricamente es posible para un ciudadano instalar en su edificio alguna de estas tecnologías,  la normativa lo hace imposible en la práctica, entre otras cosas, porque la producción de electricidad para autoconsumo no se considera en la actual legislación.

En España, toda la política de promoción de las renovables se basa en un único patrón: que sea una actividad lucrativa mediante la venta de electricidad a la red. Para ello existe un sistema de primas que se sustenta sobre el sistema tarifario que pagamos entre todos.

La producción eléctrica renovable (da lo mismo que la instalación sea de 1kW o de 100.000 kW) se considera una actividad económica tipificada como “fábrica de electricidad”. De este epígrafe se derivan condiciones inasumibles y absurdas para los usuarios domésticos, comunidades de vecinos, pequeñas empresas, etc. que, hasta el momento, han visto completamente frustrada la posibilidad de realizar una instalación para autoconsumo.

Existen las condiciones técnicas, socioeconómicas y ambientales para impulsar un desarrollo ordenado de las renovables en el ámbito doméstico y dar opción al ciudadano a participar en la reducción de la dependencia energética del país y la carga que supone el consumo energético sobre el cambio climático.

Si los españoles tenemos derecho de forma fácil a ser abonados a la electricidad, para lo cual el Estado regula tarifas y condiciones del sistema, también debemos tener el derecho de forma fácil a producir nuestra energía con tecnologías renovables que ahorren emisiones de efecto invernadero.

Este texto es solo un resumen del articulo completo publicado en "nº 28 EcoHabitar".
Compartir :Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInShare on StumbleUponEmail this to someone