El crecimiento de los árboles viejos

Muchos técnicos forestales han supuesto durante largo tiempo que los árboles pierden gradualmente su vigor a medida que maduran, pero un nuevo análisis sugiere que cuanto mayor es el tamaño de un árbol, más kilos de carbono retiene al año.

Los bosques constituyen un componente principal del ciclo global del carbono e influyen en la concentración atmosférica de gases de efecto invernadero. Según un estudio reciente liderado por Nathan Stephenson, ecólogo del Servicio Geológico de EE.UU. en California, los árboles que acumulan más biomasa (y, por consiguiente, más carbono) son los más grandes, un hecho que han comprobado en distintas zonas del planeta.

En la literatura científica abundan los estudios que se centran en el rápido crecimiento inicial de los bosques y la cantidad de carbono atmosférico que fijan, proceso que alcanza una meseta a medida que alcanzan la madurez. También se sabe los árboles de mayor edad presentan un menor crecimiento (productividad) de las hojas.

En su estudio, Stephenson y sus colaboradores analizaron los datos de 673.046 árboles de 403 especies en parcelas forestales experimentales situadas en zonas tropicales y templadas de todo el mundo. Demostraron que, en el 97 por ciento de las especies, los árboles de mayor tamaño eran los que más biomasa ganaban cada año, gracias al aumento de la cantidad de hojas y de la circunferencia del tronco.

Así, en una parcela de bosque maduro del oeste de Estados Unidos, los individuos de más de 100 centímetros de diámetro representaban solo el 6 por ciento de los árboles, pero contribuían al 33 por ciento del crecimiento de la masa forestal.

 

Menor eficiencia

Los resultados confirmaron una reducción del crecimiento de las hojas a medida que los árboles maduran. Pero aunque las hojas individuales resulten menos eficientes, los árboles viejos poseen una mayor cantidad de ellas.

Así, los individuos grandes y viejos no solo actúan como reservorios de carbono senescentes, sino que fijan activamente grandes cantidades de carbono en comparación con los árboles más pequeños. En casos extremos, un solo árbol grande puede acumular la misma cantidad de carbono en un año en el bosque que el contenido en un árbol de tamaño mediano.

El estudio tiene amplias implicaciones para la gestión forestal, ya sea para maximizar el rendimiento de la extracción de madera o aumentar las reservas de carbono. En términos más generales, la investigación podría ayudar a los científicos a desarrollar mejores modelos sobre el funcionamiento de los bosques y su papel en la regulación del clima.

Más información en Nature

Fuente: Nature

bool(true)

One thought on “El crecimiento de los árboles viejos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *