El bosque comestible

bosquecomestibleEn la Península Ibérica antes de la llegada del Imperio Romano, los moradores de estas tierras (los pueblos Iberos) basaban su dieta prácticamente en productos silvestres del bosque, o bien recolectados y/o cazados.

Hay datos antropológicos e históricos, que confirman que el 70% de la dieta de los pueblos iberos del interior de la península era a base de una harina que hacían a partir del aprovechamiento de las bellotas de los diferentes Quercus (encina, alcornoque, roble etc.), con el complemento de avellanas, endrinas, moras, madroños y múltiples plantas comestibles.

El bosque comestible en permacultura

Desde hace una década más o menos, ha tomado fuerza entre las corrientes Permacultureras la idea originaria de Bill Mollison, de intentar copiar al ecosistema bosque, para generar agrosistemas con el mínimo impacto ambiental generando el máximo de alimentos.
El concepto  de desarrollar el “Forest Garden” o como se le suele llamar en castellano el “Bosque Frutal o Bosque Comestible” viene siendo una necesidad, desde el punto de vista ético, ecologista y ante todo ambientalista, dado los impactos que causan el desarrollo de la agricultura convencional y la simpleza en biodiversidad que realmente contempla un agrosistema de producción ecológica.

El diseño  

Para desarrollarlo y que un bosque frutal dé el máximo rendimiento alimenticio, tendremos que cumplir unas premisas y cumplir una serie de requisitos como son: conocer la legislación vigente y el uso del suelo, y las características fisiológicas y climáticas de las especies elegidas.
Fuera de los núcleos urbanos, el suelo rústico suele tener dos tipos de uso, uno es el agrícola y el otro el forestal. Por lo tanto en fincas o parcelas que estén ubicadas en zona de uso forestal, para poder ser diseñada y transformada,  se tendrá que redactar un plan de reforestación o un plan técnico, y tendrá que ser aprobado por la administración correspondiente, haciéndose complicado la corta de especies forestales de crecimiento lento (Quercineas) y la plantación de especies no catalogadas como forestales, así que si se tiene en mente desarrollar especies foráneas de uso agrícola en este tipo de uso de suelo, será imposible excepto que sea el jardín de una casa. Para las fincas de uso agrario, este no es un problema y en ellas podremos desarrollar el proyecto y/o diseño que nos facilite la mejor adaptabilidad de especies frutales.

bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *