El arte de la colocación

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERAEl origen de Feng Shui se remonta al siglo III, cuando se escribe el primer libro al respecto. Lo escribió Guo Pu, quien era un erudito observador de los astros. 

Este libro estuvo plenamente orientado a la construcción de las casas Yin (tumbas), ya que para entonces la suerte y el destino de las futuras generaciones dependería de la buena ubicación y orientación donde estuvieran enterrados los restos de sus ancestros.

El Feng Shui se practicó en todas las dinastías y se adecuó con el paso del tiempo, a las casas Yang (casas de los vivos), y con esto se desarrollaron varias técnicas, todas con el fin de estudiar el entorno y con ello decidir cuál era el mejor sitio para la construcción de las casas y edificios imperiales.

Elegir el sitio donde se concentra la energía ha sido tema de estudio de observadores y astrólogos, y continúa siendo objeto de los análisis del Feng Shui. Practicantes y profesores trabajan hoy en día para preservar esta doctrina, que fue prohibida en China durante la revolución cultural, cuando los grandes maestros tuvieron que emigrar a otros países como Malasia, Singapur, Corea o Hong Kong que para entonces ya era colonia británica. Maestros como Raymond Lo, Howard Choy, Yap Cheng Hai, Joseph Yu entre otros, han traído estos conocimientos a occidente venciendo la barrera del idioma original de esta doctrina.

En la actualidad se habla mucho de la parte menos significativa del Feng Shui, de las curas y de los objetos que ligados a una intención se convertirían en símbolos de prosperidad o de salud, pero se ha dejado de lado la parte de mayor impacto y relevancia de la práctica, la que fue menester de astrólogos y eruditos convertir en teoría.

bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *