El abrazo de la montaña

Una vivienda unifamiliar, realizada con materiales naturales.

San Juan de Plan, donde Roberto y Elena han construido su vivienda, es un pequeño pueblo de alta montaña del Pirineo aragonés con un clima extremo, un paisaje de ensueño y no más de 160 habitantes, de los cuales, 7 son niños. La economía rural esta basada en el turismo de montaña. De hecho las gentes del valle de Cristan, donde se encuentra el pueblo, fueron pioneros en este cambio en la fuente de la economía local, hace ahora 30 años.

En el 97, Roberto y Elena comenzaron a pensar en construirse una vivienda familiar y decidieron que tendría que ser con criterios ecológicos. Para ello se pusieron en manos de la arquitecta Petra Jebens, experta en bioconstrucción y colaboradora de esta revista, quien, tras interpretar las necesidades, desarrolló una propuesta.

bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *