El abrazo de la Montaña

Huesca3 004Una vivienda unifamiliar, realizada con materiales naturales.

San Juan de Plan, donde Roberto y Elena han construido su vivienda, es un pequeño pueblo de alta montaña del Pirineo aragonés con un clima extremo, un paisaje de ensueño y no más de 160 habitantes, de los cuales, 7 son niños. La economía rural esta basada en el turismo de montaña. De hecho las gentes del valle de Cristan, donde se encuentra el pueblo, fueron pioneros en este cambio en la fuente de la economía local, hace ahora 30 años.

En el 97, Roberto y Elena comenzaron a pensar en construirse una vivienda familiar y decidieron que tendría que ser con criterios ecológicos. Para ello se pusieron en manos de la arquitecta Petra Jebens, experta en bioconstrucción y colaboradora de esta revista, quien, tras interpretar las necesidades, desarrolló una propuesta.

La vivienda está construida en la zona alta del pueblo, sobre unas antiguas ruinas que les han proporcionado parte de la piedra utilizada en la obra. La integración del edifício en el pueblo es total. El solar de 365 m2 les costó 2 millones de ptas.

Sólo se emplearon materiales y sistemas constructivos tradicionales, utilizando materiales nobles: piedra, madera, ladrillo, …

Es un edificio compacto, igual que las edificaciones de la zona, con dos voladizos o miradores, así como dos terrazas bajo cubierta en los laterales este y oeste de la vivienda. En la fachada, tiene un inverdadero, todavía sin acabar, que cuando esté terminado aumentará la capacidad bioclimática de la vivienda. Cuenta con planta semisótano con garaje, planta baja, primera planta y buhardilla: un precioso y acogedor espacio reservado, por sus propietarios, para trabajar.

El proyecto, en su totalidad, ha prestado especial atención al cuidado del medio ambiente, utilizando materiales no tóxicos ni durante su producción ni después, instalando sistemas de ahorro de agua y energías.

La estructura es de muros de carga zunchados de termoarcilla de 24 cm. y 30 cm. de piedra colocada con cal hidráulica, además en la pared norte hay 3 cm. de aislamiento de corcho natural.

La Madera

Uno de los aspectos más interesantes de esta construcción es el proceso de obtención de la madera, para ello se presentó una solicitud de tala al ayuntamiento, algo sólo permitido a los empadronados en San Juan de Plan. Con este sistema se ahorró cerca de 4 millones de las antiguas pesetas en madera, aunque el proceso ha sido trabajoso y arduo. 40 pinos negros de la comarca fueron talados en las menguas de invierno por una brigada experta, que costó encontrar. Posteriormente, ya con los troncos en el suelo, Roberto se preocupó de ir girando los troncos media vuelta, cada dos semanas, para que la madera expulsase el resto de savia por las “fensieyas” (pequeños cortes transversales realizados con la hachuela). En septiembre la madera se llevó hacia las pistas para transportarla al aserradero, donde los troncos reposaron todo un año, para, posteriormente, pelarlos con la hachuela y hacerles una cara.

Toda la madera que se ha utilizado fue tratada, por inmersión, con sal de borax y con linaza a la que se añadió aceite de enebro. Toda la carpintería de estructura es de madera de la zona y los suelos son de castaño.

bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *