Nº 46 de EcoHabitar. Editorial

portada46_72dpiLa industria de los materiales de bioconstrucción crece cada año a un ritmo que nuestra percepción nos indica más que aceptable, habida cuenta lo difícil que es disponer de datos concretos y estadísticos. Es como una carrera, que sabemos cómo va a terminar pero no cuándo. Ahí está la cuestión: ¿cuándo se van a aceptar sin ningún tipo de prejuicios, en el sector de la construcción, los materiales de bajo impacto ambiental y saludables que se encuentran en el mercado?

Ilusiona observar cómo la arquitectura y la construcción bio cogen fuerza año tras año. Recién llegado del III Congreso de Arquitectura y Salud, que se celebró los días 21 y 22 de mayo en Barcelona, y que organizó la asociación Bioarquitectura del Mediterráneo (BaM), vemos que cada año el listón está más alto y observamos un mayor interés, tanto entre los jóvenes como en veteranos profesionales con ánimo de reciclarse. Una buena noticia que ilusiona y vislumbra un futuro optimista.

Una experiencia muy interesante en la que este año han participado expertos del calibre de Paulino Pastor, gran conocedor de los temas relacionados con la calidad de aire interior y síndrome del edificio enfermo; Sergio Díaz, investigador del Cenner, María Figols, arquitecta técnica y vicepresidenta del IEB, ambos colaboradores de esta revista. Representantes de La Col, un colectivo de arquitectos que trabajan en Can Batlló, todo un referente en cuanto a la ocupación de espacios por la ciudadanía; Toni Quirantes de Ressó, quien presentó, junto a otros compañeros, el proyecto de vivienda para el Solar Decathlon de la ESTAV; Jorgen Hempel especialista en los sistemas de muros con cáñamo y persona muy concienciada en la salud el hábitat; Xavier Botet, Ángela G. Casas y Ana Altemir del colectivo Base-A que mostraron el trabajo de cooperación que están realizando en Senegal, construyendo escuelas y hospitales; y Alex Puig, experto en paredes y techos verdes, que promueve un sistema tipo pradera con el que crear una mayor biodiversidad en este tipo de cubiertas .

La intervención más esperada fue la de Anupama Kundoo, la afamada arquitecta india que recientemente ha sido fichada por la Universidad Camilo José Cela y que se ha instalado en nuestro país, quien expuso su concepto de la arquitectura, desarrollado en estos últimos años y difundido por todo el mundo desde su estudio en Auroville (India). Inspirada en el entorno natural y con unas amplias raíces técnicas y ofreciendo soluciones novedosas, imaginativas y audaces.

Sin duda, una de las intervenciones más emotivas fue la de los miembros del BaM que presentaron todo el proceso del Espai Txema (Biobuilt). Una experiencia participativa que ha llevado a una idea consensuada de un edificio, construido frente al MACBA, en Barcelona, y en el que lo más importante ha sido el proceso en sí. Emotiva porque el recordatorio al fallecido Txema de Miguel, uno de los inspiradores del proyecto, hizo soltar alguna lágrima que otra.

Aunque, donde quizás existió más debate fue en la mesa sobre la divulgación de las buenas prácticas en la arquitectura, donde las diferencias de cómo se entiende la ecología entre Cèlia Galera, de Hábitat Futura, Jordi Martí, de la Agenda de la Construcción Sostenible y quien suscribe este editorial, crearon una interesante discusión de conceptos.

Toni Marín
Director de EcoHabitar

boton_contenido2

 

 


 

bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *