Construcción bio Vs Construcción sostenible. EcoHabitar nº 59

Construcción bio Vs Construcción sostenible

¿Construcción bio Vs Construcción sostenible? Más de una vez, tanto en editoriales, artículos, charlas y seminarios, así como en conversaciones con profesionales del sector, hemos hablado sobre lo difícil que es cuantificar qué porcentaje de edificación corresponde, hoy, a la bioconstrucción (BC) en comparación con la arquitectura convencional. Una pregunta, además, muy habitual de periodistas y empresas de marketing que se nos acercan, de vez en cuando, para intentar recabar datos sobre lo que hacemos.

No tenemos datos de la venta de los materiales ecológicos ni de los aislantes: celulosa, fibra de madera, corcho…, tampoco tenemos datos de las ventas de pinturas ecológicas, de morteros de cal, de arcillas, de madera, de tratamientos. ¿Alguien sabe cuántos estudios geoambientales se realizan en los proyectos de construcción?

Es cierto que con tiempo y dinero se podría emprender una encuesta a gran escala; para ser sinceros no tengo ni idea de cómo se hacen esas cosas, pero sabiendo como sabemos que el mundo del marketing sabe hasta qué tipo de pasta de dientes utilizamos, no creo que sea muy difícil.

Hace unos días hablaba con un profesional de la BC que me preguntaba sobre lo mismo: ¿hay datos sobre qué porcentaje ocupa la construcción bio? Estuvimos charlando largo rato y aunque la respuesta a la pregunta es que no tenemos datos, sí tuvimos la ocasión de llegar a algunas conclusiones

La convergencia entre entre bio y sostenible

Es evidente que la distancia entre los planteamientos de la construcción convencional, ahora denominada arquitectura sostenible, y la bio se va acortando y estoy convencido de que algún día convergerán. La mayoría de los parámetros y criterios que, desde la bioconstrucción venimos planteando y aplicando, poco a poco se van implementando en el sector “convencional”, y aunque veo difícil la aceptación de los estudios geoambientales (o no, quién sabe), el resto de planteamientos BIO, en aras de un ahorro energético, de ahorro de recursos, de ahorro de gasto médico, etc. se van teniendo en cuenta, aunque no con la celeridad que nos gustaría. Aquel eslogan, que no recuerdo quien dijo, de “a la ecología por la economía” (me pongo a buscar en Internet para saber quién dijo esa frase y me encuentro que según mi buen amigo y mejor periodista Carlos Fresneda esa frase la dije yo, ver aquí). ¡Pues vaya!, se hace patente. Intuyo que alguna vez la BC desaparecerá, se diluirá.

Cuando la sociedad, al completo (o casi) sea consciente de la importancia de tomar medidas para parar el desenfreno del gasto y despilfarro de recursos, de energía, de infelicidad, de falta de salud, estoy convencido de que todas las luchas y reivindicaciones del mundo ecologista serán asumidas por toda la sociedad (o casi).

Es difícil saber en cuántos proyectos y en qué nivel se aplican los criterios de BC. En algunos casos se llama BC a proyectos que no lo son, porque les falta algún criterio (casi siempre es el estudio geoambiental el criterio olvidado); aunque sinceramente no me preocupa si, poco a poco, se va cumpliendo la “profecía” de la que hablábamos en párrafos anteriores.

Supongo que habrá formas científicas de elaborar estadísticas y supongo que con dinero y esfuerzo es posible confeccionarlas, pero sabiendo el final de la película, sinceramente no me preocupa.

Puedes conseguir la revista aquí.

bool(true)

One thought on “Construcción bio Vs Construcción sostenible. EcoHabitar nº 59

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *