Despertar a una civilización que defiende la vida. Ecología profunda

ines_imag1La ecología profunda nos abre un camino para conectar con nuestras fuerzas internas y actuar en bien de la vida. Vivimos momentos graves. Es muy doloroso ver cómo nos dirigimos hacia la destrucción de la vida en la Tierra, ya que estamos interconectados con esa trama viva.

El concepto de poder como dominio, junto con la idea antropocéntrica de que estamos por encima de la naturaleza, nos hizo creer que nuestro papel era demostrar que somos más listos que ella.

La visión analítica y mecanicista dio alas a esa creencia conduciéndonos a la sociedad industrial, con increíbles descubrimientos científicos, y a la economía de crecimiento.

Así, el dominio de la Tierra y de unos sobre otros se elevó a cotas nunca vistas.

También tomamos, por primera vez, conciencia de que la “feraz Natura” está amenazada.

Entretanto, una revolución cognitiva y espiritual se está produciendo:

El enfoque de sistemas derivados de las nuevas teorías científicas (ver recuadro), y su aplicación a diferentes campos, el resurgir de las visiones holísticas y de las enseñanzas de las antiguas tradiciones espirituales, nos están llevando a un momento histórico.

Lo que bulle en la mente es un cambio profundo en la conciencia, algo así como un salto evolutivo…

A pesar de que el poder-dominio está instalado en nuestras mentes, ya que es el modelo en el que la mayoría de nosotros hemos sido socializados; en cada uno de nosotros como sistema vivo arraigado en la trama viva de la Tierra, podemos tener la certeza de que existen las capacidades para encontrar las respuestas a esta crisis.

Porque seguro que lo hicimos antes muchas veces, a lo largo de nuestro viaje evolutivo, hasta llegar aquí.

Dominio y sinergia

Consideremos el ejemplo de la neurona de una red nerviosa, y supongamos que considera que su poder es una propiedad personal que desea retener, y al mismo tiempo ejercer este poder sobre las otras neuronas impidiendo su desarrollo.

Esta neurona anómala acaba atrapada en su propia coraza defensiva, atrofiada en sus capacidades y creando un bloqueo en el sistema más amplio, al que puede llegar a destruir.

Incluso, neuronas que actuasen así, no habrían llegado a organizarse como red nerviosa.

bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *