Declaración Ambiental del Producto. El Análisis del Ciclo de Vida aplicado a la bioconstrucción

ladrilloHace décadas que se viene utilizando esta completa metodología con el fin de evaluar el impacto ambiental de productos y servicios en cada una de las etapas de su ciclo de vida. Esta evaluación ayuda a la mejora de los procesos industriales -centrando el objetivo en las partes más sensibles-, y a la toma de decisiones, -aportando información fiable y útil sobre la huella ambiental de aquellos productos o servicios-.

En una primera etapa, el ACV era utilizado por grandes corporaciones y por la administración, en estudios que raramente llegaban a hacerse públicos. Poco a poco esta tendencia ha ido invirtiéndose y son cada vez más las empresas que utilizan los resultados de los ACV de sus productos como herramienta de marketing, y también por parte de la administración es más común publicar estos estudios como una información de interés general. En los últimos años el uso del ACV ha experimentado un gran crecimiento a nivel internacional debido, entre otras razones, a que las normativas ISO 14025:2006 exigen su uso a la hora de obtener una ecoetiqueta tipo III.

La metodología de la que hablamos está descrita minuciosamente en las normativas ISO 14040:2006 y 14044:2006, donde se detallan cada una de sus cuatro fases: definición de objetivos y alcance, análisis de inventario, evaluación del impacto e interpretación de los resultados. Como se puede observar en el esquema, se trata de un proceso de carácter iterativo, es decir, los resultados obtenidos en una primera aproximación sirven para rediseñar el estudio, centrándose en los puntos más importantes o estableciendo nuevas hipótesis, y así sucesivamente.

bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *