Contaminación mental

Contaminacion Mental.400En la actual cultura occidental consumista, difícilmente existe un concepto más multifacético que el de “contaminación”. Estamos cada vez más habituados a referirnos a la contaminación de la tierra, del aire, del agua o de los seres vivos y junto a éstas, en mayor o menor medida, hemos oído hablar de la polución acústica y lumínica. Pero hay otras formas de contaminación de las que apenas se habla, y no precisamente por su falta de repercusiones reales o potenciales; en este sentido, podríamos mencionar la contaminación “genética”, la “semiótica-semántica” o la “mental”. Este artículo se referirá justamente a ésta última.

¿Pero, tiene sentido hablar de la mente del ser humano como ámbito específico que es susceptible de ser “contaminado”? Intentaremos argumentar esta idea a pesar del hecho de que reconocemos que se trata de un territorio resbaladizo en extremo.

La mente constituye un sistema inherentemente permeable, cuyo contacto con el mundo exterior se produce a través de un cuerpo dotado de unos sentidos determinados. La llegada de estímulos sensoriales a ese “interior”, genera todo tipo de pensamientos, emociones y sentimientos, en base a los cuales se desencadenan (o no) sendas reacciones físicas concretas destinadas a transformar el orden exterior existente.

Dicha permeabilidad, implica que en cada momento histórico y contexto cultural concretos, se produce una íntima relación entre, por un lado la estructura de la mente y el sistema sensorial del hombre, y por otro el sistema de valores y las tecnologías disponibles. Dicho de otro modo, uno y otro se modelan mutuamente, de manera que un valor determinado puede llevar a desarrollar determinada tecnología, pero también en el sentido opuesto, la aparición de una tecnología dada termina modificando la estructura mental de las personas así como su equilibrio sensorial.

Entonces, si el sistema de valores y la tecnología han ido siempre estrechamente asociados a la estructura de la mente ¿en base a qué podríamos realizar una visión crítica capaz de conducirnos a la idea de “contaminación mental”? A nuestro entender existe un argumento que trasciende cualquier opinión individual, y nos indicaría que el modelo cultural que representamos está en crisis y debe ser revisado estructuralmente: su insostenibilidad. Parece claro que es justamente nuestro particular modelo de sociedad el que nos conduciría (tal y cómo los científicos no cesan de diagnosticar), a un “no futuro” como especie, a causa de sus repercusiones negativas sobre la vida en el planeta.

Vamos a sugerir doce caminos de análisis crítico, basándonos en la supuesta “contaminación” mental que iría asociada a una serie de valores o tecnologías característicos de las sociedades consumistas.

1. Mecanicismo e industrialismo

En las sociedades herederas del espíritu industrial, la vida entendida como una dimensión mágica ha sido sustituida por la “magia” de la máquina, sufriendo la lógica de la vida una radical reorientación hacia la lógica mecanicista. Por un lado, el mecanicismo nos propone una lectura fragmentada de la realidad (2/3), del cuerpo y de la mente, cuando ellos funcionan sinérgica y holísticamente, por otro, el industrialismo instituye un “modo de estar en el mundo” basado en su “transformación”, según los intereses del ser humano y sin tener en cuenta la existencia de límites. Pareciera que todo lo que es técnica y materialmente factible es, al mismo tiempo, legítimo. Pero esta idea del mundo, hoy en día debe ser revisada para evolucionar hacia una idea alternativa en la que el mundo constituiría una dimensión que debería ser “preservada”. La vigente utopía suicida de la transformación y el crecimiento “ilimitado” más allá de las reglas biológicas, representa un residuo de la historia que impide la lúcida y legítima aspiración del respeto por la dinámica de la vida.

 

bool(true)

3 thoughts on “Contaminación mental

  1. Pienso que la contaminación mental es materia de los psicólogos, sin embargo no duro que el ambiente guarde una relación con los cambios de nuestra mente, basta con saber cuando nos sentimos en invierno y en verano.

  2. Es dificil explicar sobre el tema de la contaminación mental de la humanidad hay cosaso que se habla de la genetica y nuestro sistema sensorial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *