Construción con tierra en Uruguay

Desde hace 25 años en Uruguay se comenzó a ‘re-pensar’ la arquitectura con tierra como una respuesta válida a las necesidades de vivienda. Después de ser, la tierra, el material básico para el desarrollo de las viviendas rurales durante los siglos XVIII y XIX, fue estigmatizada y prácticamente olvidada. Hoy en día, ante una nueva conciencia de la arquitectura como hecho que consume recursos y altera fuertemente el medio en el que se inserta, se posiciona tímida pero segura, frente a otros materiales.

Para hacer un pequeño repaso de cual fue el derrotero de este tipo de construcciones en Uruguay hasta la actualidad, hay que remontarse casi 300 años atrás. Los primeros colonos y criollos que poblaron esta parte de América, utilizaron para sus construcciones rurales y urbanas los materiales que se encontraban en el lugar, es decir, troncos y ramas de árboles cercanos a los ríos para armar la estructura, piedras, terrones y adobes para los muros y la paja brava para el quinchado de los techos. De una forma quizás un poco romántica, describe esto Daniel Vidart en su libro “La vida rural uruguaya”: “(…) Hay una secreta afinidad entre la contextura del rancho y la  fisonomía geográfica de nuestro territorio. La humilde vivienda rural de los campos uruguayos traduce el encuentro y la fusión de dos mundos, el natural que impone los materiales y el humano que impone las formas (…). El criollo oriental prefirió el terrón, la paja y la madera (…). Y aprendió de los pájaros, del hornero y del boyero, las artes de una vivienda efímera, sobrepuesta al paisaje como la tienda del nómada (…)”.

bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *