Consejos para mejorar la configuración del puesto de trabajo en oficinas

Solemos concentrarnos en la prevención de accidentes en áreas productivas, en detrimento de las administrativas, pero allí también pueden producirse lesiones relevantes y que terminan generando ausentismo. Vale la pena dedicarle la debida atención.

La correcta colocación de los elementos que configuran una oficina da lugar a un entorno de trabajo ordenado, cómodo y agradable, que a la vez se traduce también en una reducción de los riesgos laborales potenciales

Distribución de espacios en el entorno de trabajo

El objetivo a conseguir es disponer del espacio necesario que nos permita movernos con comodidad y sin realizar esfuerzos innecesarios. Es conveniente dejar libre la mayor parte posible del perímetro en contacto con el usuario, tal como refleja el siguiente gráfico.

Siempre que sea posible, se dejará el espacio de debajo de la mesa libre de obstáculos. Es aconsejable colocar las cajoneras fuera del perímetro de la mesa y de nuestra zona de mayor movimiento. En este caso, las mesas de cajones móviles resultan más funcionales que las que los tienen fijos.

Si es necesario la utilización de energía eléctrica, se evitan riesgos de accidentes y se consigue una mayor comodidad y espacio, al usar una caja de conexiones adecuada a la potencia que se vaya a utilizar y, preferiblemente, con toma de tierra para evitar así riesgos de contacto eléctrico.

Ajuste de la silla de trabajo

Las regulaciones más frecuentes de una silla típica de oficina son: la altura del asiento y del respaldo, y la inclinación del respaldo, entre otras muchas.
Es importante que el trabajador conozca la forma de manipular su silla, así como la correcta postura que debe adoptar para evitar molestias o dolores que, en el tiempo puedan llegar a generar lesiones.

Regulación de la altura del asiento

Se acciona mediante una palanca que suele estar situada debajo del asiento, generalmente a la derecha. La norma general a seguir es ajustar su altura no teniendo en cuenta el suelo, sino el plano de la mesa de trabajo:

  1. Siéntese en la silla, apoyando la zona lumbar firmemente en el respaldo.
  2. Acerque su silla a la mesa y ajuste la altura hasta que los brazos adopten una posición cómoda para trabajar sobre la mesa. Como mínimo, la mesa debe quedar a la altura de los codos o un poco más alta.
  3. En el caso de no llegar firmemente con los pies al suelo o notar una presión en los muslos es conveniente solicitar un apoyapiés.

 

Regulación de la altura del respaldo

Es conveniente que las sillas dispongan de esta opción en tareas en las que se permanezca sentado usando la PC de forma intensiva (más de 4 horas al día). La altura del respaldo debe ajustarse hasta conseguir un apoyo cómodo en la zona lumbar de la espalda.

Regulación de la inclinación del respaldo

La inclinación óptima para el respaldo depende en parte del tipo de tarea que realicemos de forma común. Para las tareas de trabajo sobre la mesa o la atención de visitas es preferible adoptar una posición erguida, disponiendo el respaldo de forma más vertical. Para desarrollar tareas informáticas se suele preferir una posición ligeramente inclinada hacia atrás, con el respaldo un poco abatido.

Contacto permanente

Mediante este mecanismo, que permite liberar el respaldo, éste se mueve acompañando los movimientos de la espalda. Para que sea efectivo, se ha de regular adecuadamente la fuerza de los muelles que controlan el respaldo, de modo que no quede ni muy rígido ni muy flojo. Esta tensión será proporcional al peso de cada usuario.

Si su silla dispone de respaldo con contacto permanente, busque el mecanismo de regulación (generalmente un tornillo debajo de la parte delantera del asiento) y apriételo o aflójelo hasta que el respaldo quede a su perfecta comodidad, según sus preferencias.

Otras regulaciones

Algunas sillas de trabajo disponen de otros sistemas. En el caso de poderse regular la altura del apoyabrazos, ésta deberá hacerse hasta conseguir una posición con un apoyo cómodo, pero sin estorbar al acercarse a la mesa.

Si su silla dispone de regulación de profundidad del asiento, ésta se efectuará según preferencias personales, pero teniendo siempre en cuenta que la espalda quede completamente apoyada.

Disposición de los elementos de trabajo sobre la superficie de la mesa

Analizaremos ahora la colocación de la PC (pantalla, CPU, teclado, ratón.) y los elementos accesorios (teléfono, fax, bandejas portadocumentos, etc.). La distribución de los elementos de trabajo sobre la mesa se realizará en función de las tareas más frecuentes que realizamos para adoptar el mayor tiempo posible las posturas más cómodas.

El ordenador

En el caso de realizar funciones básicamente informáticas, la PC tiene que ocupar el sitio más privilegiado de la mesa, es decir, colocarse frente al usuario. No obstante, debe disponerse de espacio libre a los lados para poder colocar cómodamente otros elementos. Para la realización de trabajos informáticos intensivos no es conveniente recurrir a mesas informáticas de pequeñas dimensiones.

Para una adecuada colocación del ordenador y sus periféricos debe seguirse estas recomendaciones:
La distancia entre los ojos y la pantalla no debería ser inferior a 55 cm.
En el caso de realizar varias tareas (escribir, manipular documentos, atender visitas.), puede colocarse el ordenador hacia un lado, pero siempre de modo que se eviten forzados giros del cuello (superiores a un ángulo de 35º).
Colocar el teclado de forma que entre él y el borde de la mesa haya una distancia mínima de 10 cm., para permitir un correcto apoyo de las muñecas.
El borde superior de la pantalla debería quedar aproximadamente a la altura de los ojos.
Es desaconsejable colocar la CPU bajo el monitor.
En el caso de que la pantalla esté baja, es mejor colocar debajo un soporte firme que se adecue a nuestras exigencias.
Para leer documentos e introducir los datos en el ordenador, se recomienda el uso de un atril o soporte de documentos, con el objetivo de evitar continuas flexiones del cuello.
En el caso de apreciar reflejos o deslumbramientos en la pantalla no intentar solucionar el problema cambiando erróneamente de ubicación el monitor, obligándonos a adoptar malas posturas que confluirán en molestias en el cuello y la espalda. Basta con arreglar la fuente del problema, la excesiva o directa luz, con la ayuda de cortinas, persianas, pantallas difusoras o focos de iluminación de contraste en el techo.
En el caso de disponer de mesas pequeñas (hay un tamaño mínimo establecido de 180×60) o de usar monitores de gran formato se aconseja utilizar sistemas como las bases o bandejas giratorias para el monitor, que permitan quitar la pantalla de en frente de la PC cuando queramos desarrollar otro tipo de tareas.
En el caso de que el teclado sea alto, corregir este problema colocando una almohadilla de apoyo para mejorar la posición y el descanso de las muñecas.
El ratón debe estar ubicado sobre una pequeña zona despejada, sin elementos que interfieran su libertad de movimiento.

© EcoHabitar/Primavera 2003. Prohibida la reprodución sin autorización expresa.

bool(true)

One thought on “Consejos para mejorar la configuración del puesto de trabajo en oficinas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *