Confort y ecología

proyectosSituado en una urbanización de viviendas unifamiliares aisladas salteadas, en una zona rica en vegetación, este edificio de forma prismática pasa inadvertido gracias a la serenidad de sus líneas.

Su emplazamiento retirado del vial principal que comunica la urbanización con el núcleo urbano, le confiere una tranquilidad que se refleja en la estaticidad de su imagen. Sin embargo, ésta primera apreciación, se desvanece al acercarse al acceso de la vivienda, donde el apoyo del gran alero de la cubierta le proporciona la tensión necesaria para que el conjunto no entre en desequilibrio.

El proyecto se desarrolló a partir de unos principios que pueden resumirse en los siguientes puntos:

  1. Máxima eficiencia energética: Realizando un diseño de edificio adaptado a las condiciones medioambientales del entorno, para conceder a la vivienda la máxima eficiencia energética. (Arquitectura solar pasiva o bioclimática).
  2. Ahorro energético: Integrando equipos de energía renovable Solar Térmica para el abastecimiento de agua caliente sanitaria (ACS).
  3. Materiales con bajo impacto medioambiental y respetuosos con la salud: La elección de los materiales de construcción seleccionados a partir de su Ciclo de Vida (extracción, transformación, fabricación, transporte, etc), su composición lo más natural posible y su durabilidad. (Arquitectura Ecológica).
  4. Gestión de aguas residuales-ahorro de agua: Diseñando un sistema natural de gestión de agua para su depuración y reutilización en el propio terreno.

En el diseño de la vivienda y contando con las necesidades vitales de los usuarios, se siguen unos parámetros que influyen directamente en el confort global. Estos parámetros afectan a varios aspectos del mismo, entendido como la suma de muchos factores: el confort térmico, el acústico, el ambiental, el lumínico y visual.

El primero lo conseguimos mediante la limitación de sistemas de apoyo gracias a las pocas pérdidas energéticas que se generan; en invierno, en nuestro caso, sólo se necesita una estufa de biomasa. En verano la protección que concederá la vegetación y los sistemas de protección solar que se integran en el edificio, como el porche y las contraventanas, además de la ventilación cruzada este/oeste, garantizan esta limitación que buscábamos.

El segundo se consigue mediante la utilización de aislantes y materiales absorbentes en la envolvente del edificio, así como la elección de una cuidada carpintería exterior.

En cuanto al factor ambiental, el confort se consigue con la utilización de materiales que ayudan a conseguir una  atmósfera con equilibrio iónico y un regulado porcentaje de humedad.

La vivienda goza de un aporte de iluminación natural elevado y las visuales que se generan contribuyen al bienestar de sus ocupantes.

 

bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *