Ciudadanos y consumidores: Le Village en Antony

Un nuevo concepto de supermercado solidario abierto a todos se está desarrollando en Antony al sur de París con la colaboración de ANDES, asociación nacional de tiendas solidarias, por un acceso a la alimentación digno y sin distinciones.

La antigua tienda Le Village acoge a los beneficiarios de la ayuda social para la alimentación. Pero una nueva organización en las ONGs del barrio obliga a la veintena de voluntarios de Cáritas de Le Village a ocuparse también del reparto de paquetes gratuitos del Banco de alimentos y a continuar con la venta de la tienda social. Para compaginar estas dos actividades, han evolucionado hacia un supermercado solidario. Los responsables decidieron seguir el ejemplo de las tiendas de Grenoble y Burdeos, donde se paga discretamente con una tarjeta de adhesión, ya sea sólo 1 euro, o lo correspondiente según las ayudas sociales en cada caso, o el 100% para el público en general. Los precios más baratos atraen a estudiantes, jubilados, desempleados y también a vecinos por la proximidad o el trato más directo. Además, se evita el despilfarro y las ganancias se invierten directamente.

Le Village abrió sus puertas en el 2004, vendiendo productos de primera necesidad que se compraban con donativos. Más tarde se amplió el surtido gracias a una plataforma de excedentes, donde además trabajan casos de inserción social. Los medios materiales son pocos. Desde hace unos meses dos cámaras frigoríficas han sustituido a los frigoríficos domésticos, y el lector de código de barras a las calculadoras escolares. Tres congeladores y unas estanterías completan el equipo en el sótano de una antigua capilla. A cambio cuentan con una buena organización administrativa y un gran espíritu de superación. Es un un lugar de encuentro y de intercambios. Para algunas personas el salir a hacer la compra supone el romper su aislamiento. Mientras se toma un café en la cocina de la tienda, se proponen charlas, asistencia social para hacer trámites o ideas para mejorar la situación. Cada semana unas 75 familias de los cinco continentes de Nueva Caledonia a Chile, vienen por aquí. Me cuentan que el poder elegir los productos y pagarlos como en una tienda les hace no sentirse excluidos del sistema.

En el 2016 apuestan por la economía solidaria y se unen a las más de 600 tiendas de ANDES para actuar en red. Ya han contratado a un director de proyecto, cuya primera propuesta es ofrecer productos biológicos y regionales y completarán el equipo con asalariados. Una mamá clienta y en el paro se ha ofrecido para colaborar en la caja. Quizás sea la próxima contratada, lo que demuestra que la economía solidaria da trabajo. Están a la espera de que el ayuntamiento les ceda otro local más apropiado probablemente en un vecindario desfavorecido para dinamizarlo con más actividades, talleres, etc. La moneda local comienza a circula en Sceaux, el barrio colindante.

Una alimentación equilibrada no está al alcance de todos. La pobreza y la mala salud van de la mano. Este tipo de economía es también una salida para los productos de agricultores locales. Así la asociación Les Jardins de Cocagne prepara al año unas 30.000 cestas solidarias de frutas y verduras biológicas y regionales.

Asalariados, voluntarios, clientes, acogidos, todos han pasado a ser ya actores de Le Village, ofreciendo pan para hoy y soluciones para mañana.

Contenido relacionado

Greenpeace reta a diez ciudades españolas a conver... Albacete, Barcelona, Madrid, Palma, Pamplona, Santiago de Compostela, Sevilla, Soria, Valencia y Zaragoza, han sido elegidas por la organización para ...
Bajo el Asfalto está la Huerta Una experiencia de productores y consumidores diferente en la que están demostrando una gran responsabilidad a la hora de cultivar huertas okupadas. ...
La UCM y OCU presentan un estudio sobre Consumo Co... La Universidad Complutense de Madrid ha presentado el estudio '¿Colaboración o negocio? Consumo colaborativo: Del valor de los usuarios a una sociedad...
bool(true)

One thought on “Ciudadanos y consumidores: Le Village en Antony

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *