Las normas de la UE dictamina que el impuesto al sol es ilegal

La Comisión de Energía del Parlamento Europeo ha aprobado este 28 de noviembre una serie de enmiendas a las normas que regulan las energías renovables en la Unión Europea. El resultado, según destaca la Alianza por el Autoconsumo, supone el reconocimiento de mayores derechos a la ciudadanía para producir, vender e intercambiar su propia electricidad renovable.

Con la aprobación de estas enmiendas, que liberan la electricidad autoconsumida de todo tipo de penalizaciones e impuestos, según esta plataforma formada por 40 organizaciones ecologistas y sociales, “el polémico ‘impuesto al sol’ actualmente vigente en España pasará a ser ilegal según las normas de la UE”.

El llamado ‘impuesto al sol’, aprobado en 2015 por el Gobierno de Mariano Rajoy, obliga a las instalaciones de autoconsumo con potencia instalada de más de 10kW a pagar un cargo sobre la electricidad autoproducida y consumida de forma instantánea.

Para Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción y otros integrantes de la Alianza por el Autoconsumo, la importancia de esta votación es que el Parlamento Europeo reconoce que la ciudadanía europea debe “tener derecho a producir, consumir y vender energía renovable”, pero subestima el potencial de generación de las energías renovables. “Reconocer el valor de la energía impulsada por los ciudadanos es fundamental, pero tiene que ir acompañado de ambición y señales claras para que las energías renovables puedan alcanzar todo su potencial”, señalan.

Según el informe CE Delft, la mitad de los ciudadanos de la Unión Europea podría producir su propia electricidad sobre el año 2050 y cubrir el 45% de la demanda eléctrica de la UE. Eso sí, siempre con el “apoyo adecuado” y sin leyes que directamente hacen imposible esta posibilidad.

La Alianza por el Autoconsumo recuerda que para limitar el aumento de la temperatura global a 1,5ºC, como se acordó en la Cumbre del Clima de París, la UE debe aumentar su objetivo de energía renovable al 45% como mínimo para 2030, y aprobar medidas efectivas y objetivos vinculantes para lograrlo.

 

Fuente: El Salto

Level(s), nuevo Marco de la UE para mejorar la Sostenibilidad de los Edificios

La Comisión Europea ha puesto en marcha el 28 de septiembre la fase de prueba de Level(s), un nuevo marco de la UE para la sostenibilidad de los edificios que ayudará a transformar el sector de la construcción y que, además, es el primer instrumento de este tipo desarrollado para su uso en toda Europa.

Level(s) es el resultado de una amplia consulta con la industria y el sector público, y se centra en una serie de indicadores de rendimiento en diferentes ámbitos como las emisiones de gases de efecto invernadero, la eficiencia en el uso de los recursos y el agua, y la salud y el bienestar. El objetivo es establecer un “lenguaje común” sobre lo que implica la construcción sostenible en la práctica, llevando el debate más allá del rendimiento energético.

Un lenguaje ecológico común

Level(s) es un marco de evaluación de código abierto elaborado por la Comisión Europea en estrecha colaboración con agentes clave como Skanska, Saint-Gobain, la Sustainable Building Alliance y los Green Building Councils.

Se han publicado dos informes técnicos orientativos como material de apoyo para la fase de prueba. El primer informe técnico ofrece una introducción a Level(s) y su funcionamiento, mientras que el segundo informe técnico contiene unas orientaciones detalladas sobre cómo hacer evaluaciones del rendimiento con Level(s). Asimismo, la Comisión organizará un taller sobre la fase de prueba de Level(s) en Bruselas el 4 de diciembre de 2017 para las organizaciones interesadas en participar.

Antecedentes

Level(s) se centra en los principales aspectos del rendimiento de un edificio y facilita el acceso a este campo para quienes deseen construir edificios más sostenibles. Entre tales aspectos se incluyen los siguientes: emisiones de gases de efecto invernadero a lo largo del ciclo de vida del edificio, ciclos de vida de los materiales que sean circulares y eficientes desde el punto de vista de los recursos, uso eficiente de los recursos hídricos, espacios sanos y confortables, adaptación y resiliencia al cambio climático, y coste y valor del ciclo de vida completo del edificio. Cada uno de los indicadores de Level(s) se ha diseñado con el objetivo de vincular el impacto ambiental de un edificio a las prioridades de la UE en el ámbito de la economía circular. Además, el marco supone la ampliación efectiva de la agenda para el sector de la construcción con miras al refuerzo de la consecución de los objetivo de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas.

¿En qué consiste Level(s)?

Level(s) es un marco voluntario de información para mejorar la sostenibilidad de los edificios. Utilizando las normas existentes, Level(s) proporciona un enfoque de la UE para la evaluación del comportamiento medioambiental en el entorno construido.

El sector de la construcción es un gran consumidor de recursos en Europa. Utiliza alrededor de la mitad de todos los materiales extraídos, la mitad de toda la energía consumida y un tercio de toda el agua que se utiliza, y genera un tercio del total de residuos. Esta es la razón por la que la construcción es un objetivo clave de la política de la Comisión Europea para una economía circular, que consiste en un sistema económico regenerativo que reduce al mínimo el consumo de recursos y de energía.

Level(s) contribuye a la economía circular, ofreciendo un procedimiento por etapas para la evaluación del ciclo de vida.

El marco de Level(s) con sus indicadores tiene por objeto:

  • Sensibilizar al público en general, a los promotores y a los servicios de contratación pública ante la necesidad de disponer de edificios mejores y aumentar la demanda de estos.
  • Incrementar los conocimientos sobre la eficiencia del uso de los recursos en el entorno construido con el fin de apoyar una mejor toma de decisiones por parte de los diseñadores, arquitectos, promotores, empresas de construcción, fabricantes de productos de construcción, inversores y propietarios inmobiliarios.

Para cada indicador es posible un planteamiento «gradual», que permite a los usuarios pasar de unos métodos de cálculo más simples a otros más precisos y complejos, y ampliar la información.

¿A qué se refieren los indicadores?

Cada indicador se ha concebido para vincular el impacto de un edificio con las prioridades de sostenibilidad de la UE.

Cada indicador puede utilizarse para distintos tipos de evaluación del comportamiento, desde un nivel de base hasta un análisis del ciclo de vida (ACV) completo.

El punto de entrada a Level(s) son los indicadores de comportamiento comunes: el uso más sencillo y accesible de cada indicador. Level(s) establece unidades comunes de medida y metodologías básicas de cálculo, que pueden ser utilizadas por los profesionales de la construcción o en los sistemas de evaluación de edificios, las herramientas de notificación de los inversores y las iniciativas del sector público.

Para comparar el comportamiento ambiental de los edificios, a nivel de cartera o nacional, Level(s) ofrece la opción de una evaluación comparativa del comportamiento. Esta opción es adecuada para los profesionales de la construcción y para los propietarios de carteras inmobiliarias.

Para que los profesionales de la construcción que trabajan a un nivel más detallado mejoren el comportamiento y optimicen el comportamiento de diseño y el comportamiento del edificio según la construcción, la optimización del comportamiento de diseño representa la utilización más sutil de cada indicador. Con objeto de suprimir las diferencias entre el comportamiento de diseño, el comportamiento del edificio según la construcción y el comportamiento del edificio ocupado, los usuarios pueden informar sobre los indicadores en distintas fases de un proyecto:

  • fase de diseño (sobre la base de los cálculos),
  • fase de finalización (sobre la base de los planos según la construcción),
  • fase de finalización (sobre la base de los planos según la construcción),
  • fase posterior a la ocupación (sobre la base del comportamiento medido).

¿Por qué usar Level(s)?

Level(s) ayuda a los profesionales de la construcción y a sus clientes a identificar los ámbitos clave para la mejora del rendimiento ambiental. A fin de colmar las lagunas de rendimiento en materia de sostenibilidad entre el diseño, la obra definitiva y el edificio tras su ocupación, los indicadores de Level(s) pueden aplicarse en diferentes fases de un proyecto de construcción: diseño, ejecución, puesta en servicio y fase posterior a la ocupación. Por otra parte, Level(s) permite comparar el rendimiento de los edificios entre distintas carteras y emplazamientos.

Level(s) también puede utilizarse en el marco de los sistemas de evaluación y certificación a fin de:

  • garantizar que sus criterios reflejan las principales prioridades de la economía circular en Europa,
  • facilitar la comparación entre los datos y resultados de diferentes sistemas para la calificación del rendimiento de los edificios en materia de sostenibilidad.

Finalmente, Level(s) puede servir de instrumento informativo básico, con un enfoque por niveles para la evaluación del ciclo de vida.

Level(s) se centra en los aspectos más importantes del rendimiento de un edificio en materia de sostenibilidad y ofrece un punto de entrada sencillo a un ámbito que puede resultar muy complejo. Asimismo, Level(s) puede servir de base para que los usuarios hagan uso de sistemas e instrumentos de evaluación del rendimiento más sofisticados.

Inscripción para probar Level(s)

Tras más de dos años de trabajo, Level(s) está listo para someterse a ensayo desde el otoño de 2017. Las empresas, las asociaciones y las autoridades públicas están cordialmente invitadas a participar.

El período de ensayo durará dos años, y la Comisión Europea prestará apoyo técnico durante este proceso.

Level(s) se centra en los principales aspectos del comportamiento de los edificios, aportando un sencillo punto de entrada a lo que puede ser una tarea muy compleja. Al utilizar Level(s), los profesionales de la construcción y sus clientes pueden mejorar su comprensión de cómo afectan sus edificios al medio ambiente. Level(s) muestra cómo reducir el impacto ambiental y puede preparar a los usuarios para aplicar sistemas y herramientas de evaluación del comportamiento más exigentes.

Los participantes pueden optar por someter a ensayo el marco completo de Level(s), o solo determinadas partes de él. La información que arrojan los resultados de los ensayos ayudará a mejorar Level(s) antes de su publicación definitiva, a fin de garantizar que los indicadores y las directrices de utilización sean sólidos y puedan empezar a aplicarse.

Por último, si quiere asistir al taller sobre la fase de prueba que tendrá lugar en Bruselas en diciembre, envíe un correo electrónico a europe@worldgbc.org

El Ayuntamiento de Madrid aprueba el Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático

La Junta de Gobierno ha aprobado definitivamente el Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático, tras estudiar 244 alegaciones. El Plan A recoge 30 medidas enfocadas a conseguir una ciudad sostenible, que garantice la salud de la ciudadanía frente al reto de la contaminación atmosférica, reduzca las emisiones de gases de efecto invernadero y fortalezca a la ciudad frente a los impactos del cambio climático. Ayer jueves, 21 de septiembre, fue presentado por la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés.

Las 30 medidas del Plan A, que cuenta con un presupuesto de 543,9 millones de euros, se encuadran en cuatro ejes: movilidad sostenible, gestión urbana baja en emisiones, adaptación al cambio climático, y sensibilización ciudadana y colaboración con otras administraciones, y pueden consultarse en la web del Ayuntamiento.

El Ayuntamiento de Madrid ha aprobado Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático. 

El Ayuntamiento de Madrid ha aprobado Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático.

El Plan A incorpora algunos cambios en su versión definitiva respecto al borrador inicial, aprobado en abril de 2017. Uno de los aspectos que se han modificado y que ha sido objeto de más alegaciones, es el de la distribución urbana de mercancías, en el que se ha modificado el calendario de acceso al Área Central Cero Emisiones para ampliar el necesario período de transformación de flotas.

También se le ha dado un enfoque más general y estratégico al apartado de Adaptación al Cambio Climático, de tal forma que se profundice en una respuesta integrada al reto de la adaptación, ahondando en el estudio de los impactos climáticos y desarrollando herramientas para su seguimiento. Además, se ha incorporado la reforestación de zonas colindantes con grandes infraestructuras viarias, como M-30 o vías de acceso a Madrid.

Por último, se ha incorporado una ampliación de la red de puntos de recarga para vehículos eléctricos sobre la prevista inicialmente.

Efectos del plan

El plan se acompaña de un estudio de modelización de las emisiones elaborado por la Universidad Politécnica de Madrid (UPM). El estudio determina que la principal fuente de contaminación para los contaminantes más relevantes, que son el dióxido de nitrógeno (NO2) y las partículas en suspensión (PM2,5), con gran diferencia sobre las demás, es el tráfico de vehículos motorizados. Además, el 28 % del NO2 y el 53 % de PM 2.5 corresponden a contribución externa, es decir, de fuera del municipio de Madrid.

Según el estudio de la UPM, en 2020 la reducción de concentración de NO2 será del 23 por ciento respecto a 2012 (año del último inventario nacional de emisiones), mientras que las PM10 se reducirán un 8 por ciento; y las de PM2,5, un 9 por ciento.

El estudio concluye que el cumplimiento del Plan A supondrá un avance significativo en la reducción de los efectos negativos de la contaminación atmosférica y acercará a Madrid a los objetivos planteados en NO2. En cuanto a las partículas, Madrid cumplirá con margen la normativa y se aproximará a los valores recomendados por la Organización Mundial de la Salud.

Área Central Cero Emisiones, en junio

Entre estas medidas en las que ya se está trabajando, destaca la creación de un Área Central Cero Emisiones en junio de 2018, con un perímetro delimitado por Alberto Aguilera, Carranza, Sagasta, Génova, Paseo de Recoletos, Paseo del Prado, Ronda de Atocha, Ronda de Valencia, Ronda de Toledo, Gran Vía de San Francisco, Bailén, Plaza de España, Princesa y Serrano Jover.

Los límites del nuevo ámbito contemplan las actuales APR y serán elementos continuos y estructurantes de la red viaria, de manera que conformen un perímetro fácilmente reconocible para los usuarios del automóvil. Esto evitará el acceso involuntario al área y hará posible una racionalización de los puntos de acceso y su control. En la configuración de la futura ACCE no habrá calles abiertas al tráfico, incluyendo la Gran Vía dentro de los mismos criterios de accesos que el resto del ámbito.

Al interior podrán acceder vehículos de residentes e invitados, propietarios de plazas de aparcamiento y usuarios de aparcamiento de uso público, servicios y transporte público, VTC, motos en horario diurno, vehículos cero emisiones, vehículos para personas con movilidad reducida, transporte colectivo y vehículos industriales, comerciales y de mercancías, con horario extendido para los menos contaminantes.

De manera global, esta medida eliminará el tráfico de paso e impulsará la regeneración del centro urbano mediante la implantación de un nuevo modelo de movilidad que priorice al peatón, a la bicicleta, al transporte público y en general a los vehículos menos contaminantes, mejorando la calidad de vida de residentes, facilitando sus desplazamientos y disminuyendo los niveles de contaminación acústica y atmosférica. Sus efectos, además de mejorar la calidad del aire de una de las zonas más contaminadas, también beneficiarán al resto de la ciudad con menos emisiones e impulsando un cambio de hábitos en la movilidad.

Dentro de la ACCE están previstas varias reformas de calles para favorecer la movilidad peatonal. Algunas de ellas ya están en marcha, como 11 calles en el barrio de Chueca; o en proyecto o redacción, como la remodelación de Gran Vía, calle Atocha y el efe formado por las calles Magdalena, Duque de Alba, San Millán, plaza de la Cebada, Puerta de Moros y carrera de San Francisco.

Espacio público

El plan A también contempla la remodelación de las calles de acceso al centro para promover un reparto más racional del espacio destinado a los diferentes modos de transporte. Para 2018, el Área de Desarrollo Urbano Sostenible ha proyectado la de la calle Alcalá, que dotará de más espacio a peatones, ciclistas y transporte público. Asimismo, están en marcha las áreas de regeneración urbana de Manoteras, Nicolás Aravechavaleta y polígonos A y C de Moratalaz.

José Manuel Calvo en la rueda de prensa presentación Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático.
José Manuel Calvo en la rueda de prensa presentación Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático.

El Área de Desarrollo Urbano Sostenible también reformará 11 plazas de los distritos y está trabajando en el itinerario de Miradores (Puente de Vallecas) y los itinerarios verdes que irán del río a Pradolongo (Usera) y el de San Isidro (Carabanchel).

Además, el Ayuntamiento ha creado 42 nuevos kilómetros de itinerarios ciclistas, a los que se irán sumando 30 nuevos cada año.

Flotas de bajas emisiones

El Ayuntamiento, además de favorecer los medios de transporte sostenible, también trabaja en la renovación tecnológica de algunas de las flotas más importantes de la ciudad. Así, a partir de 2018 todos los nuevos vehículos para taxis, excepto los eurotaxi, tendrán que ser CERO o ECO, según los distintivos ambientales de la DGT.

Por su parte, la Empresa Municipal de Transportes (EMT) tiene un plan de renovación para que su flota sea de bajas emisiones a final de 2019. En el periodo 2016-2018 la EMT va a adquirir 689 autobuses y 18 minibuses, de los que 644 serán de GNC, 30 híbridos y 33 eléctricos (15 autobuses y 18 minibuses). En 2019, se prevé la compra de otros 250 autobuses, incrementando anualmente la presencia de flota eléctrica.

En 2020, la flota eléctrica de la EMT tendrá 73 vehículos. Los primeros modelos de tamaño estándar se incorporarán a principios de 2018. La estrategia de electrificación de la empresa pública también contempla la electrificación del Centro de Operaciones de la Elipa y, en 2017, la implantación de una línea de propulsión eléctrica.

Renovación del parque móvil y otras medidas

El Área de Medio Ambiente y Movilidad está realizando estudios para la ampliación del horario del SER en zonas saturadas en horario de ocio, así como la realización de pruebas piloto para implantar estacionamiento regulado, sin coste para los residentes, en zonas exteriores a la M-30.

A más largo plazo, en 2020, los vehículos sin distintivo ambiental no podrán aparcar en la zona SER (interior de la M-30) y a partir de 2025 se limitará su circulación por el término municipal. Estas medidas se han diseñado de forma progresiva para que la ciudad y sus habitantes puedan adaptarse al cambio hacia una movilidad sostenible.

Movilidad compartida

Otra de las medidas del Plan A es el fomento de la movilidad compartida en la ciudad, donde ya hay varias compañías de alquiler de coches y motos que utilizan vehículos eléctricos. Para contribuir a este nuevo paradigma en la forma de moverse, la EMT va a desarrollar una propuesta para la creación de una plataforma de integración de servicios de movilidad  en la ciudad que pretende ofrecer información a los ciudadanos a través de una sola plataforma de toda la oferta de servicios existente a través de una aplicación móvil, que permitirá ver la mejores rutas combinando modos de desplazamiento y proceder a la contratación de los servicios.

Álvaro Fernández Heredia en la rueda de prensa presentación Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático.
Álvaro Fernández Heredia en la rueda de prensa presentación Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático.

El sistema público de bicicletas BiciMad contribuirá también a una movilidad sostenible con las futuras ampliaciones previstas, que comenzarán a finales de este año, con 468 bicicletas y unas 35-40 estaciones. En 2019, la red duplicará su número actual de bicicletas, hasta llegar a 4.000.

Reducción del consumo energético y apuesta por las renovables

El Plan A contempla la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, para combatir el cambio climático, en los edificios e instalaciones municipales, que consumen a diario el equivalente a 50.000 hogares medios. Para ello, el Área de Economía y Hacienda ha elaborado un contrato de energía para edificios municipales a partir de 2018, que exige que toda la energía eléctrica sea de origen 100% renovable. Además, está aplicando medidas de eficiencia energética, que en 2016 supusieron una reducción del consumo del 3,8 por ciento.

Además, el Ayuntamiento va a realizar 45 instalaciones de placas solares en edificios municipales durante 2017, con un presupuesto de 4,1 millones de euros. En estos momentos los proyectos ya se encuentran prácticamente en su totalidad redactados e iniciada su tramitación, teniendo previsto iniciar su montaje en el mes de octubre de tal forma que se finalice la instalación de todos ellos en el presente año.

Para mejorar la eficiencia energética de los edificios residenciales, el Área de Desarrollo Urbano Sostenible ha puesto en marcha el plan MAD-RE en 17 distritos de la ciudad, con ayudas a la rehabilitación. En 2016 se acogieron 24.552 viviendas, lo que supone una reducción de 25 toneladas de CO2 cada año. En la convocatoria de 2017 ya se han recibido solicitudes para 800 viviendas.

Adaptación del cambio climático

El Ayuntamiento de Madrid también ha incluido una estrategia de adaptación, para hacer la ciudad más resiliente frente a los efectos climáticos. Dentro de esta estrategia destaca la instalación de una red de seguimiento de variables climáticas y la aplicación de soluciones basadas en la naturaleza, como la renaturalización del Manzanares, cuyos trabajos ya han comenzado y la creación de itinerarios verdes o la rehabilitación de edificios. Además, a raíz de las alegaciones, la estrategia ‘Madrid + Natural’ también incorpora la reforestación de zonas aledañas a grandes infraestructuras viarias.

Colaboración con otras Administraciones

El Plan A también establece mecanismos de cooperación con las Administraciones, algo fundamental para reducir la contaminación, pues el 28% del NO2 y el 53% de PM 2.5 en Madrid son aportaciones externas a la ciudad.  Por este motivo, la Medida 30 del Plan A recoge el establecimiento de instrumentos efectivos de colaboración entre diferentes administraciones para desarrollar medidas que consigan una fiscalidad que penalice los combustibles más contaminantes, la eliminación de barreras administrativas de acceso a energías renovables, la creación de carriles bus-VAO a la entrada de la ciudad, el establecimiento del carácter obligatorio del distintivo ambiental de la DGT, la puesta en marcha de una línea de ayudas para la adquisición de vehículos CERO o ECO, especialmente la distribución urbana de mercancías, o la aplicación de requisitos ambientales obligatorios para los vehículos de turismo con conductor (VTC).

Requerimiento de la UE

Madrid incumple la legislación europea y nacional de calidad del aire desde que entró en vigor en 2010, por superar los niveles de NO2. Por este motivo, tiene abierto un procedimiento de infracción. La respuesta del Ayuntamiento de Madrid es este Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático, del que se está informando a la Comisión Europea y del que ya están aplicando medidas para conseguir cuanto antes una ciudad saludable.

Investigadores españoles impulsan una declaración científica internacional para adoptar medidas de protección de la salud frente a la contaminación electromagnética

Electro y Químico Sensibles por el Derecho a la Salud EQSDS asistió al acto, celebrado el pasado jueves 28 de septiembre en la Real Academia Nacional de Medicina, que presentó la pionera Declaración Científica Internacional de Madrid enfocada a proteger la salud de la población frente a la contaminación electromagnética. En la jornada, expertos en Bioelectromagnetismo denunciaron que “la exposición a altas y bajas frecuencias generadas por aparatos eléctricos e inalámbricos y dispositivos por radiofrecuencia como móviles, wifis, antenas y otros sistemas generan una situación indiscutible e insoslayable de impacto en la salud pública” que hay que legislar, proteger y dar a conocer a la opinión pública sin más demora.

Por este motivo se pidió bajar los niveles de exposición ciudadana a 0,1 µW/cm2,-e ir reduciéndolos consecutivamente a 0,01 µW/cm2–  niveles considerados más seguros y suficientes para garantizar una buena calidad de cobertura de redes ya que ciudades como San Sebastián y varias europeas funcionan a esta potencia eficazmente. Para ello la Declaración de Madrid pide aplicar la Resolución 1815 de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, viable en nuestro país, ya que además, “España es un miembro activo de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa y no se entendería que la haya votado y apoyado para no aplicarla”, expuso el abogado Alberto Arrate.

Asimismo, los ponentes exhortaron a las administraciones a acogerse a los actuales estudios científicos y a los llamamientos científicos sobre los riesgos documentados en un momento además en que “la sociedad cada vez es más consciente de estos riesgos y exige más medidas de prevención y protección”, señaló el ingeniero en telecomunicaciones y sociólogo Pedro Costa, Premio Nacional de Medioambiente quien defendió el derecho de las personas informadas a protegerse. Además aseveró que “es técnicamente posible la reducción de niveles de exposición” pero que la respuesta de la industria ante la preocupación ciudadana ha sido el camuflaje de las antenas.

Por su parte, Elizabeth Kelley MA, directora de la comunidad científica EMFscientist.org, autora del llamamiento  realizado en 2015 por 240 científicos a la ONU y la OMS, señaló que miles de estudios documentan que los dispositivos inalámbricos pueden producir stress celular, aumento de radicales libres, cambios en el sistema reproductivo, daños en la memoria y el aprendizaje, trastornos neurológicos y del bienestar humano, daños genéticos y  cáncer. Todos estos daños, que ya han convertido a un 3% de la población en electrosensible, síndrome que sigue en aumento, pueden hacer que otras patologías se cronifiquen ya que los campos electromagnéticos pueden deteriorar el buen funcionamiento del reloj biológico alterando el sueño y a medio/largo plazo contribuir a desarrollar trastornos severos como alteraciones metabólicas, diabetes tipo II, alzheimer, parkinson y cáncer, apuntó el catedrático en Fisiología D. Darío Acuña en su ponencia “Melatonina y campos electromagnéticos” en base a los hallazgos sobre ritmos circadianos de los recientes galardonados con el premio nobel de medicina.

El notable neurocientífico del Instituto Karolinska de Suecia, Olle Johansson, que acudió a la jornada para apoyar la Declaración de Madrid,  habló del efecto pernicioso de los campos magnéticos en la glándula pineal para realizar con normalidad la secreción de melatonina, alterando así los ritmos circadianos, tema documentado extensamente por D. José Luis Bardasano, presidente de la Fundación Europea de Biolectromagnetismo que inauguró la jornada.

Emilio Mayayo, catedrático de anatomía patológica, destacó que los campos electromagnéticos no son inocuos y sus efectos son acumulativos, lo que junto a la variabilidad individual hace que las personas respondan de manera diferente. Esta razón, añadió, justifica hoy la existencia de personas electrosensibles que necesitan protegerse porque muestran una respuesta particular debido a una mayor sensibilidad, pero que en otras personas puede dar lugar a trastornos cardiopulmonares, dermatológicos, mentales y de distinta índole.

El ingeniero José Manuel Amaya disertó sobre el concepto de tecnoentropía y la necesidad de humanizar el desarrollo tecnológico, para “no generar más problemas de los que resuelve” ya que, como mostró el físico Alvarez-Ude, los campos electromagnéticos pueden modificar y alterar las cualidades de las moléculas de nuestro cuerpo.

Para finalizar, el abogado Alberto Arrate, experto en contaminación electromagnética, instó a los gobiernos y administraciones a aplicar la Resolución 1815 “ya que tienen competencias para ello y no interfiere ni dificulta el normal funcionamiento del servicio de telecomunicaciones”,  en un contexto en el que el 73% de los europeos comparte su preocupación por este tema y “el poder judicial es sensible, lo cual es favorable para poder implantar esta resolución en España.”  También Arrate abogó por crear zonas blancas para los afectados de la electrosensibilidad que la exposición no controlada ha generado en estas personas.

La Declaración de Madrid se encuentra en la misma línea que el reciente llamamiento realizado  a la UE por más de 180 científicos solicitando una moratoria para el despliegue de redes 5G hasta que científicos independientes evalúen su impacto en el medioambiente y la salud. También en febrero de este año se produjo el llamamiento de Reykiavik en el que un largo número de científicos constataron los riesgos en la salud de los niños por la masiva instalación en las aulas de tecnologías inalámbricas pidiendo que el acceso a internet en las escuelas fuera por cable.

Fuente: www.electroyquimicosensibles.org

La arquitecta Àngels Castellarnau gana el accésit de sostenibilidad y medio ambiente de los Premios de Arquitectura García Mercadal

La arquitecta está trabajando en nuevos proyectos pioneros con tierra: dos alojamientos de turismo rural, una residencia con estructura enterrada y varias viviendas

La apuesta cada vez mayor por la arquitectura sostenible y respetuosa con el medio ambiente se ha mostrado de nuevo esta mañana en Zaragoza en la entrega del Premio de Arquitectura Fernando García Mercadal. La arquitecta Àngels Castellarnau, fundadora de Edra Arquitectura km 0 y una de las pocas especialistas en arquitectura en tierra en España, ha recibido el Accésit de Sostenibilidad y Medio Ambiente con su casa de tapial ubicada en Ayerbe (Huesca). Tal como ha señalado el jurado, han valorado especialmente “las estrategias pasivas de diseño, la sensibilidad a los valores medioambientales en la utilización de materiales y el proceso constructivo”.

Este proyecto único de arquitectura bioclimática llevada al máximo ya resultó galardonado en 2016 con el Terra Award, el Premio Internacional de Arquitectura Contemporánea en Tierra Cruda, entre los más de 350 presentados de todo el mundo. Y a principios de este año también recibió los Premios de Construcción Sostenible de Castilla y León, galardones de referencia en el sector a nivel nacional, en la categoría de residencial unifamiliar.

La arquitecta afincada en Ayerbe (Huesca) ha agradecido el premio, “que nos anima a seguir trabajando en esta línea”, y ha valorado “que con este accésit relacionado con el impacto ambiental de la arquitectura se amplíe el prisma desde el que se calibra la excelencia en nuestro sector, más allá del compromiso estético y poético de los espacios y edificios, adquiriendo un compromiso con el medio ambiente y nuestras comunidades”.

La casa de tapial ubicada en Ayerbe (Huesca) está inspirada en las construcciones locales antiguas de tierra de la zona en lo que respecta a orientación, morfología y materiales locales. El análisis del ciclo de vida realizado por la arquitecta ha demostrado la reducción del 50% de las emisiones de CO2. En su construcción se utilizaron materiales km 0 como piedra, tierra y paja de la zona, que representan el 80% del peso del edificio. También se usaron tejas, cal hidráulica, madera y lana de oveja que proceden de un radio de 150 km. Con su propia vivienda, Castellarnau ha llevado al límite todas las técnicas y materiales posibles de bioconstrucción para lograr una casa natural, sostenible, con la mayor eficiencia energética y comprometida socialmente con su entorno. Ventanas diseñadas especialmente para un mayor aprovechamiento de la luz, contraventanas correderas termoprotectoras, aljibe para el reutilización de agua de lluvia, revocos interiores de arcilla que acumulan la temperatura, caldera de biomasa, etc.

Àngels Castellarnau lleva más de diez años investigando, recuperando, reinterpretando y difundiendo la arquitectura tradicional, renovando las técnicas y depurando los sistemas constructivos utilizados en cada zona. La arquitecta está inmersa en dos interesantes proyectos, pioneros en tierra, que están a punto de empezar a construirse: un hotel bioclimático de cinco estrellas en la turística zona del Matarraña (Teruel), de tapial, que prevé finalizar en 2019; y otro alojamiento turístico, la rehabilitación de una masía del siglo XIX en Collbató (Barcelona), con bloques de tierra comprimida (BTC), que a su vez contará con un muro trombe. En ambos casos se trata de proyectos globales que buscan recuperar el vínculo del hombre con el territorio, interviniendo también con huertos, campos de olivos o viñedos.

Su apuesta por la arquitectura sostenible le ha hecho comprometerse con la exposición itineranteArquitectura en tierra de hoy” del Premio Terra Award, que exhibe las obras de los 40 finalistas de la edición de 2016. Edra Arquitectura km 0 será la empresa responsable de que esta interesante exposición, que ha viajado por todo el mundo, sea exhibida en distintas ciudades españolas, acompañada de actividades paralelas que fomenten la difusión de la arquitectura respetuosa con el medio ambiente.

Castellarnau y su equipo también están trabajando en el anteproyecto de una residencia para artistas plásticos en los Mallos de Riglos (Huesca), zona famosa por su relieve único para amantes de la escalada que ha sido recientemente declarada Monumento Natural para su especial protección. El proyecto del edificio en tierra, promovido por CQTC Branding Talent para Riglos Creative Nest, consiste en una estructura enterrada que se inspira en la técnica local de construcción en cueva. Propone aprovechar el desnivel de la zona para lograr su integración en el paisaje, usar materiales km 0 y técnicas de biocontrucción, como emplear la misma inercia de la tierra para su control higrotérmico, para lograr la reducción de un 40 % de consumo de energía.

Además, la arquitecta está ejecutando varios proyectos tanto de obra nueva como de rehabilitación de viviendas en el Pirineo y pre Pirineo aragonés. Se trata de edificaciones tradicionales o nuevas que han sido diseñadas bajo estándares de casa pasiva. Además, en estas edificaciones se han empleado materiales de proximidad como tierra, paja, cal, piedra, lana de oveja y madera pirenaica. También comenzará en 2018 con la construcción de una casa de tapial, madera y paja en Almudévar (Huesca).

Edra Arquitectura km 0 forma parte de Edra Cultura y Natura junto con la empresa vinícola Edra Bodega, abordando proyectos que aúnan agricultura y arquitectura con criterios ecológicos.

FOTOS DE LA CASA: Xavier d’Arquer (Doblestudio)

La Bioconstrucción comienza a abrirse camino en la Formación Profesional en la Comunidad Valenciana

En la localidad castellonense de Almassora, el Instituto de Educación Secundaria Álvaro Falomir ha cerrado un acuerdo con okambuva, la cooperativa valenciana especializada en formación para la bioconstrucción para actuar dentro de un programa para la mejora de la oferta educativa, una propuesta que responde a una reciente resolución de la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deportes de la Comunidad Valenciana con el completo apoyo del Ayuntamiento local y de la Regidoría de Juventud y por supuesto el entusiasmo y predisposición de los profesores.

El objetivo de dicho programa es ofrecer a los alumnos la posibilidad de adquirir las competencias básicas y una orientación al mundo laboral con una metodología motivadora, busca reforzar la confianza de los alumnos con posibilidades de éxito por vías diferentes a las tradicionales, buscar una reintegración al sistema educativo y evitar el abandono escolar.

Los talleres prácticos serán la base de este programa.

Okambuva ha presentado una propuesta que permitirá a los alumnos descubrir el mundo de la bioconstrucción a través de una serie de talleres prácticos, con los materiales naturales, la tierra, la paja, las cañas. La idea es que construyan elementos de mobiliario exterior, sombrajes, espacios, etc, desarrollando sus propias habilidades manuales, abriendo el debate sobre el uso de los recursos, temas ecológicos, la capacidad creativa, las posibilidades y necesidades reales de nuestra época. Se fomentará el trabajo en equipo, el desarrollo de la responsabilidad, el empoderamiento y la motivación por la formación profesional en el ámbito de esta disciplina.

Okambuva refuerza así su apuesta por la integración de la bioconstrucción en la formación reglada, la comunidad productiva asentada en Valencia, trabaja en toda Europa por una formación profesional de calidad y ha desarrollado y participa de diversos programas tanto académicos como de formación libre a diferentes niveles.

más información: www.okambuva.coop, formacion.okambuva.coop

‘El Hombre Bosque’: El héroe que plantó un árbol cada día durante casi 40 años para salvar su isla

La isla de Majuli, localizada en el río Brahmaputra (India), es una de las islas fluviales -masa de tierra en medio de un curso fluvial- más grandes del mundo. Sin embargo, la fuerte erosión de la que es víctima desde hace décadas, ha provocado que su tamaño se haya reducido significativamente. Es por esa razón que uno de sus habitantes, decidió evitar la desaparición de la isla y transformó el desierto en un oasis.

Desde 1979, Jadav Payeng ha plantado un árbol cada día y se ha encargado de combatir el desgaste forestal como resultado de las inundaciones. Cada año durante la época de mozones, el río destruye viviendas y erosiona cientos de kilómetros de tierra.

Una reserva natural de la nada

Según relata Jadav, en un documental de National Geographic, cuando tenía 17 años encontró decenas de reptiles muertos en el banco de arena del río Brahmaputra por la falta de sombra. Para el chico la experiencia resultó muy impactante. Advirtió del asunto a los servicios oficiales, que le aconsejaron tratar de plantar bambú y le ayudaron dándole los plantones.

Fue desde entonces que inició su labor y continuó plantando y cuidando de los árboles por más de 37 años. Asegura que cuando los árboles crecieron, le era cada vez más difícil protegerlos. “La mayor amenaza eran los hombres. Ellos habrían destruido el bosque por fines económicos”, relata.

Es así como este humilde poblador creó un bosque entero de 1.400 acres, casi dos veces mayor que el Parque Central de Manhattan (EE.UU.).

Esta reserva natural, llamada ‘Molai’ -según el apodo de Payeng-, no solo detuvo la terrible erosión, sino también se convirtió en un refugio para aves, rinocerontes, tigres, elefantes y otras especies.

Un solo hombre puede cambiar el mundo

Su historia le ha valido el reconocimiento de su país y ha servido para documentales y películas. Ha inspirado a muchos ambientalistas a seguir sus pasos, demostrando que un solo hombre puede cambiar el mundo.

En el 2014, el cortometraje ‘Forest Man’ (‘El Hombre Bosque’) sobre su hazaña, ganó como mejor documental en el Festival de Cine de Cannes.

Por Medios CC/CL vía Iniciativa Debate

Abierto plazo solicitud Ayudas IDAE para proyectos municipales de Ahorro y Eficiencia Energética en Edificación

A partir de hoy, 18 de julio, los ayuntamientos de menos de 20.000 habitantes ya pueden solicitar las ayudas acogidas al Real Decreto 616/2017, de 16 de junio, por el que se regula la concesión directa de subvenciones a proyectos singulares de entidades locales que favorezcan el paso a una economía baja en carbono.

Estas subvenciones, por importe total de 336 millones de euros, se concederán por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) en el marco del Programa operativo FEDER de crecimiento sostenible 2014-2020. Podrán ser beneficiarios de las ayudas los municipios o agrupaciones de municipios cuya población sea inferior a 20.000 habitantes, así como Ceuta y Melilla.

Para obtener la ayuda, los municipios deberán reducir las emisiones de dióxido de carbono mediante la ejecución de proyectos singulares de ahorro y eficiencia energética (en edificación y en infraestructuras y servicios públicos), movilidad urbana sostenible (transporte urbano limpio, transporte colectivo,conexión urbana-rural, mejoras de red viaria, transporte ciclista y desarrollo de sistemas de suministro de energías limpias) y uso de energías renovables (para producción de electricidad y usos térmicos en edificación y en infraestructuras públicas).

Light &Life pone a la venta la bombilla solidaria ACTUA VIDA E27 sin obsolescencia programa y la primera reparable del mundo

La bombilla solidaria ACTUA VIDA E27, una lámpara que permite un ahorro del 90% en la factura de la luz y que tiene fines solidarios, ya está a la venta a través de la web www.sicomproahorro.com.

Light &Life, fabricante de la bombilla, ha elegido esta web como plataforma de venta por ser un proyecto en el que beneficia a miles de personas. En esta web podemos encontrar hasta 11.000 productos de todo tipo y de máxima calidad, con descuentos de entre el 30 y el 50%, además de productos sin obsolescencia programada que ya están y los que se irán incorporando.

ACTUA VIDA E27, que tendrá un precio de 23 euros a través de esta plataforma, reduce un 90% el consumo respecto a la incandescencia, un 72% frente a la fluorescencia compacta de bajo consumo y un 20% respecto al LED convencional, siendo la primera bombilla LED que emite luz a 300 grados.

La bombilla ha nacido con el objetivo de financiar proyectos humanitarios en África a través de la ONG proyecto Amber Kenya y de ayudar en España trabajando con una causa local.

“Ante la gran envergadura de este proyecto, desde Light &Life no dudamos en poner nuestro granito de arena donando el 2,5% de los ingresos obtenidos en la venta de esta bombilla para apoyar la iniciativa de esta ONG en África y también aportar nuestra ayuda a las distintas iniciativas de Caritas en España. Además, hemos elegido sicomproahorro.com como canal de venta por ser una plataforma integradora y que lucha contra la obsolescencia programada”, explica un portavoz de la compañía que añade que los electrodomésticos que se fabriquen con esta característica también podrán adquirirse a través de esta web.

Pero esta no es sólo la iniciativa en la que participa ACTUA VIDA E27, que ha sido elegida para formar parte de la iluminación de TheLoft Town. Este edificio biosostenible es más que una residencia de estudiantes. Todo ha sido creado para satisfacer las necesidades de alojamiento y ofrecer múltiples espacios y servicios, respetando el medio ambiente con una cuidada iluminación y luchando contra la obsolescencia programada, por lo que ha obtenido el sello ISSOP de la fundación Feniss.

La bombilla ACTUA VIDA E27 tiene una vida media de 90 años y todos sus componentes son reparables: si se estropea, ¡no se tira! Se puede arreglar o actualizar para adaptarse a las nuevas tecnologías, por lo que no genera ningún residuo.

Para la fabricación de la bombilla se ha priorizado la contratación de personas en riesgo de exclusión social, e íntegramente sin obsolescencia programada, es decir, sus componentes no están programados para fallar y tienen la máxima vida útil que la tecnología permite actualmente.

Así ha quedado demostrado ya que han recibido la certificación y la garantía del sello ISSOP (Innovación Sostenible Sin Obsolescencia Programada) de la Fundación Feniss, además de un premio económico de la agencia catalana de residuos, por sus características innovadoras de ahorro de energía y la no generación de ningún tipo de residuos que ha servido para financiar su desarrollo y fabricación.

Acerca de Light &Life.– http://www.lightandlife.es/

ISOBIO, Proyecto Europeo para desarrollar materiales de Construcción naturales a gran escala

ISOBIO da nombre al proyecto de Desarrollo de Materiales de Aislamiento de Altas Prestaciones a partir de Agregados Bio-derivados. El proyecto europeo, que empezó en febrero de 2015 y dura 4 años, pretende desarrollar nuevos materiales aislantes y revocos a partir de la combinación de agregados de materiales naturales, como fibras vegetales y residuos agrícolas, y aglomerantes biológicos.

El proyecto ISOBIO tiene una duración de cuatro años.

El proyecto se engloba dentro del contexto de Horizon2020, programa de investigación de la Unión Europea, en el apartado de Materiales para la Envolvente de los Edificios. Y este plantea:

  • Reducción de la energía y el CO2 embebido a nivel de producto de la construcción.
  • Mejora de las prestaciones aislantes de los aislamientos desarrollados.
  • Reducción de costes de producción.

El proyecto abarca desde el estudio y elección de los materiales de origen biológico hasta la implantación en el mercado europeo, pasando por el desarrollo, la industrialización y el análisis de los productos resultantes. Este proceso se ha dividido en paquetes de trabajo, que se desarrollan a lo largo de estos 4 años de duración y que implican unos resultados concretos para cada uno.

Desarrollo de los Paquetes de trabajo

Los primeros paquetes de trabajo se han centrado en la caracterización de bio-agregados, materiales biológicos que actúen como aglomerante y la compatibilización de componentes para crear materiales estables, con propiedades aislantes que puedan conformar productos fiables y durables en el tiempo. Desde el inicio del proyecto y durante todo el proceso, hay un equipo de trabajo encargado de realizar el análisis de ciclo de vida y de costes, desde el material base hasta los productos aislantes y de revoco resultantes del proyecto.

Una vez desarrollados los materiales, hay otros paquetes de trabajo donde se desarrollan los productos concretos, definiendo el formato, sistemas de instalación, usabilidad del producto,… Además se definirá el proceso de producción e industrialización de los productos.

El proyecto tiene una fase de ensayos, en el que se testearán prototipos en diversos climas y se realizarán simulaciones dinámicas con software especializado como DesignBuilder-EnergyPlus y WUFI Pro para comprobar y optimizar las propiedades térmicas e higrotérmicas.

Durante todo el proyecto también hay un paquete de trabajo dedicado a la explotación y difusión del trabajo y de los productos resultantes, que estudia y planifica su inclusión en el mercado de la construcción actual.