House Habitat muestra su modelo de casa biopasiva en Castelldefels

House Habitat (www.househabitat.es) ha organizado una jornada técnica de puertas abiertas el sábado 30 marzo en la vivienda biopasiva que está construyendo en Castelldefels (Barcelona) con el objetivo de difundir su modelo de edificación sostenible, saludable y energéticamente eficiente.

La vivienda unifamiliar de Castelldefels, con estructura de madera, dispone de una superficie de 270 metros cuadrados distribuidos en sótano más dos plantas.

Como es habitual en los proyectos de House Habitat, en su diseño y ejecución se han seguido los criterios del estándar Passivhaus, lo que le ha llevado a conseguir la calificación ‘A’ en el certificado de eficiencia energética. Según las estimaciones realizadas, los propietarios de la vivienda disfrutarán de una temperatura de entre 21º en invierno y 25º en los meses cálidos con un gasto en energía medio de 60 euros al mes.

Unos resultados de ahorro de energía que se han logrado mediante la utilización de materiales naturales o de origen sostenible, libres de tóxicos, que además de reducir el impacto ambiental del proyecto, cuidan la salud y proporcionan un espacio confortable a las personas que habitarán la casa.

La jornada técnica constará de dos sesiones (una a las 10:00 y otra a las 12:00 horas) y en ella intervendrán distintos profesionales involucrados en la construcción de la vivienda biopasiva de Castelldefels: Eva Jordá y Xavier Sicart (arquitectura), John Kregel (Ingeniería), Santiago Pascual (Ventilación Siber), Joan Vila (sistemas en madera estructural) así como Pere Linares y Jaime Llamas, socios de House Habitat. Para asistir a la misma es necesario solicitar inscripción previa, lo que puede hacerse a través del correo electrónico (montse@househabitat.es) o vía telefónica (661 540 007). El aforo es limitado.

Passivhaus Castelldefels

No es el primer proyecto de estas características que House Habitat ejecuta  en Castelldefels. En 2016, la vivienda “Esencia Mediterránea”, situada en la misma localidad de la costa barcelonesa, se convirtió en la primera casa con certificación Passivhaus a pie de playa en Catalunya. Sus propietarios están ahorrando  el 70% de energía (2.200€ al año) comparado con una vivienda similar de construcción tradicional, y disfrutando de un hogar que cuida de su salud, como sucederá pronto con una nueva familia.

Cohousing en Europa, convivir compartiendo espacios

Un palacio en el centro de Milán, una modesta granja del Báltico o una antigua guardería en Metzingen y con capital privado, se transforman en co-viviendas adaptadas a las necesidades de sus habitantes para ganar calidad de vida.

La idea surgió en Dinamarca a mediados de los años 60 con el arquitecto Jan Gudmand-Høyer. Es una alternativa cada vez más demandada que consigue ofrecer pisos asequibles en buenas zonas porque se reducen los metros de vivienda privada pero se complementan con zonas comunes. Estas casas están planificadas para reducir los gastos de energía y agua. Comparten además jardín, coches y bicicletas. Suelen ser edificios en desuso que contribuyen a dinamizar la zona. Read more

EcoHabitar medio colaborador de NESI Global Forum 2019

EcoHabitar, publicación de referencia en el mundo de la construcción sostenible, será medio colaborador de NESI Global Forum 2019, el ‘Foro Global de la Nueva Economía e Innovación Social’, que celebrará su segunda edición del 24 al 26 de abril en Málaga.

De este modo, EcoHabitar difundirá la actualidad de NESI Global Forum 2019, que tratará de dar respuesta a tres necesidades básicas (alimentación, vivienda y vestido) y tres recursos que las hacen posibles (energía, finanzas y trabajo). El Foro está co-organizado por el Ayuntamiento de Málaga, la Diputación de Málaga y la Universidad de Málaga. Además, estará respaldado por CIFAL Málaga, dependiente del Instituto de las Naciones Unidas para Formación Profesional e Investigaciones (UNITAR), y cuenta con la colaboración de la Wellbeing Economy Alliance (WEAll), una iniciativa global que conecta movimientos que trabajan para crear una economía al servicio de las personas y el Planeta.

El Foro de la nueva economía desde 2017

Considerado como el ‘Davos’ de la nueva economía y la innovación social, en su primera edición celebrada en la capital de la Costa del Sol en 2017, reunió a más de 700 personas de más de 40 países, incluyendo referentes empresariales, académicos y del activismo social que trabajan para construir una nueva economía al servicio de las personas y el Planeta. De cara a la segunda edición, NESI Global Forum quiere superar el número de asistentes de 2017.

El NESI Global Forum 2019 se centrará en cómo alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas y cumplir con el Acuerdo de París y la Agenda del Cambio Climático, a través de la acción local. De este modo, el Foro se establecerá en el año 2030 para crear un ambiente especial. Los participantes serán invitados, durante el Pre-Foro (febrero-marzo), a descubrir soluciones que ya existen en diferentes sectores clave como la comida, la vivienda y el urbanismo, la moda sostenible, la energía, el trabajo y las finanzas. Durante el Foro NESI (del 24 al 26 de abril), ‘Soñar’ será la Ciudad perfecta 2030 y tratará de diseñar cómo pasar de la visión actual a la visión colectiva mediante la acción colaborativa para cada sector clave. Finalmente, habrá una llamada a la acción, al igual que en la edición de 2017 en la que se lanzó la Carta de NESI.

Hasta la fecha han confirmado asistencia ponentes como Peter Hoolbork, CEO de Social Enterprise UK; Marcos Eguiguren, CEO de la Global Alliance for Banking on Values; Pedro Tarak, cofundador de Sistema B; Stewart Wallis, presidente de la Wellbeing Economy Alliance (WEAll); Rajiv Joshi, director general y miembro fundador del B Team; o Amaya Apesteguía, especialista en consumo ético y colaborativo de OCU.

Sobre NESO Global Forum

NESI Global Forum 2019 es una iniciativa impulsada por la Fundación Global Hub por el Bien Común en 2017 para co-crear una nueva economía más sostenible, justa, democrática y centrada en las personas. La Comunidad NESI (New Economy and Social Innovation) cuenta con una secretaría técnica que coordina toda su actividad, con una red de expertos que apoyan su desarrollo, con grupos que promueven proyectos a nivel local (NESI Local Hubs) y una comunidad NESI. En 2017, se celebró la primera edición de NESI Global Forum 2017 en Málaga, que tiene carácter bianual, y del 24 al 26 de abril tendrá lugar la segunda edición en la capital de la Costa del Sol.

www.http://neweconomyforum.org

Vídeo: https://neweconomyforum.org/es/nesi-global-forum-2019-ES/

Sobre EcoHabitar

Revista referente en el sector de la bioarquitectura, la bioconstrucción y la biología del hábitat desde una perspectiva de la ecología profunda. Fundada en el año 2004, es pionera en la divulgación de una nueva forma de edificar desde la sostenibilidad real, la eficiencia energética, la salud y el respeto al entorno.

http://www.ecohabitar.org/


 

Más información y contacto:

Álvaro Sánchez Serrano. Coordinador de Comunicación del NESI Forum
Tfno: + 34 606 098 558
Email: alvaro@neweconomyforum.org
www.neweconomyforum.org
www.facebook.com/nesiforum

Reciclaje de biosólidos para hacer ladrillos sostenibles

¿Cómo puede reciclar las reservas mundiales de lodos de aguas residuales tratadas e impulsar la sostenibilidad en la industria de la construcción, todo al mismo tiempo? Convierte esos biosólidos en ladrillos sostenibles.

Los biosólidos son un subproducto del proceso de tratamiento de aguas residuales que se puede utilizar como fertilizante, en la rehabilitación de tierras o como material de construcción. Alrededor del 30 por ciento de los biosólidos del mundo se almacenan o envían a vertederos, usando tierras valiosas y potencialmente emitiendo gases de efecto invernadero, lo que crea un desafío ambiental.

Ahora, un equipo de la Universidad RMIT ha demostrado que los ladrillos de arcilla cocida que incorporan biosólidos podrían ser una solución sostenible para las industrias de tratamiento de aguas residuales y de fabricación de ladrillos. Publicado este mes en la revista  Buildings , la investigación mostró que la fabricación de ladrillos de biosólidos solo requería alrededor de la mitad de la energía que los ladrillos convencionales.

Además de ser más baratos de producir, los ladrillos de biosólidos también tenían una conductividad térmica más baja, transfiriendo menos calor para dar a los edificios un mayor rendimiento ambiental. La UE produce más de 9 millones de toneladas de biosólidos al año, mientras que los Estados Unidos producen alrededor de 7,1 millones de toneladas. En Australia, 327 000 toneladas de biosólidos se producen anualmente. El estudio descubrió que había una oportunidad importante para crear un nuevo mercado de reutilización beneficioso: los ladrillos. Alrededor de 5 millones de toneladas de los biosólidos producidos en Australia, Nueva Zelanda, la UE, los EE. UU. Y Canadá actualmente se envían a vertederos o reservas cada año. El uso de un mínimo de 15 por ciento de contenido de biosólidos en el 15 por ciento de los ladrillos producidos podría agotar estos 5 millones de toneladas.

Reciclar biosólidos de los vertederos del mundo

El investigador principal, Profesor Asociado Abbas Mohajerani, dijo que la investigación buscaba abordar dos problemas ambientales: las reservas de biosólidos y la excavación del suelo requerido para la producción de ladrillos. «Más de 3 mil millones de metros cúbicos de tierra arcillosa se desentierran cada año para que la industria global de ladrillos produzca aproximadamente 1,5 billones de ladrillos«, dijo Mohajerani, ingeniero civil de la Escuela de Ingeniería de RMIT. «El uso de biosólidos en ladrillos podría ser la solución a estos grandes desafíos ambientales». «Es una propuesta práctica y sostenible para reciclar los biosólidos almacenados actualmente o en vertederos en todo el mundo».

La investigación examinó las propiedades físicas, químicas y mecánicas de los ladrillos de arcilla cocida que incorporan diferentes proporciones de biosólidos, del 10 al 25 por ciento.

Los ladrillos reforzados con biosólidos pasaron las pruebas de resistencia a la compresión y el análisis demostró que los metales pesados ​​están en gran parte atrapados dentro del ladrillo. Los biosólidos pueden tener características químicas significativamente diferentes, por lo que los investigadores recomiendan pruebas adicionales antes de la producción a gran escala.

Los ladrillos de biosólidos son más porosos que los ladrillos estándar, lo que les otorga una conductividad térmica más baja

La investigación también mostró que la demanda de energía para la cocción de ladrillos se redujo hasta en un 48,6 por ciento para los ladrillos que incorporaban un 25 por ciento de biosólidos. Esto se debe al contenido orgánico de los biosólidos y podría reducir considerablemente la huella de carbono de las empresas de fabricación de ladrillos.

Los resultados de una evaluación comparativa del  ciclo de vida  y un  estudio de emisiones  realizado como parte de la investigación confirmaron que los ladrillos de biosólidos ofrecían un enfoque alternativo sostenible para abordar los impactos ambientales de la gestión de los biosólidos y la fabricación de ladrillos.

La investigación, financiada por las becas RMIT University, Melbourne Water y Australian Government Research Training Program, se publica en el «Número especial de materiales de construcción ecológicos» de  la revista Building  (enero de 2019, DOI: 10.3390 / buildings9010014).

Agricultura urbana. Laboratorio para cultivar la ciudad del mañana

Un proyecto innovador, abierto a la ciudad, es este edificio de agricultura urbana diseñado por la firma de arquitectura Ilimelgo. Un edificio responsable del desarrollo de un sector de producción de alimentos, que ofrece a los residentes locales productos frescos con una huella ecológica baja, reduciendo el uso del transporte por carretera a la vez que genera puestos de trabajo y formación.

Es la unión del invernadero hortícola y el edificio industrial, el proyecto está organizado en volúmenes  racionales y flexibles, lo que facilita la organización de los flujos y las áreas de producción.

Las plantas se benefician del sol natural optimizado gracias a la exposición favorable de las fachadas del edificio. Diseñado como un entorno bioclimático controlado, el edificio combina sistemas para la producción de calor, ventilación e iluminación en envolturas térmicas eficientes  adaptadas a las plantas.

Este futuro edificio de agricultura urbana tiene como objetivo participar en  la vida del vecindario y transmitir valores y  principios de economía circular. El edificio también es un espacio abierto a residentes y visitantes locales  para desarrollar el conocimiento y la práctica de la  cultura en la ciudad.

Un edificio innovador

El diseño, los volúmenes y los materiales se han diseñado para maximizar la cantidad de luz natural. Las instalaciones interiores, técnicas y de almacenamiento satisfarán las necesidades de los operadores, lo que garantiza unas condiciones de trabajo óptimas.

Para garantizar la producción ecológica, el proyecto proporciona ventilación natural, recolección de agua de lluvia y el uso de compost.

Finalmente, ansiosos por llevar a cabo un proyecto sostenible, los diseñadores del proyecto han ideado una envoltura reforzada para un mejor aislamiento del edificio, pantallas móviles y térmicas para limitar la pérdida de calor en invierno y luchar contra el sobrecalentamiento en verano. La gestión y el control de las instalaciones técnicas se optimizarán para permitir una regulación fina del riego. Finalmente, se ha favorecido el uso de materiales de origen biológico (aislamiento en balas de paja y fibra de madera).

Ficha:
Costo de las obras :  5.138.678 € HT.
Superficie útil: 2184m².
Fase: Obra en curso, entrega primavera 2019.
Cliente: Ciudad de Romainville
Ubicación: Romainville (Francia)
Dominio del trabajo: Secousses architectes en colaboración con Ilimelgo architectes (agente)

Estructura BET / Economista: Alcance
BET HQE: Estambre; Agrónomo: Terre’eau Ciel
Paisajista: LAND’ACT

Perspectiva: Poltred

EH 60. Otra vez el cambio climático

Es desalentador ver que, a estas alturas y ante los titulares que estamos viendo estos últimos días en los que los científicos alertan de que los efectos del cambio climático son más graves y extensos de lo que se creía y que las consecuencias van a llegar antes y en mayor medida, todavía gran parte de la sociedad occidental continúa con sus derrochadores e irresponsables hábitos de vida, ignorando la necesidad de actuar sin pérdida de tiempo, al mismo tiempo que los políticos a los que votan siguen sin tomar medidas drásticas.

Tenemos claro que discutir si existe o no el cambio climático es un debate bizantino, tenemos claro que debemos hacer algo tanto para frenarlo como para mitigarlo, incluso nuestros políticos se pusieron de acuerdo en un Protocolo de Kioto (iniciado en 1997), y en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para 2030, que aún falta dilucidar cómo implementarlos. Read more

Nuevos objetivos de uso de renovables y eficiencia energética

El Parlamento aprobó el martes elevar la cuota de uso de energías renovables en la UE hasta el 32% del total en 2030 y un objetivo indicativo de eficiencia energética para ese año del 32.5%.

La Cámara respaldó el acuerdo informal alcanzado en junio con el Consejo sobre eficiencia energética (434 votos a favor, 104 en contra y 37 abstenciones), renovables (495 votos positivos, 68 negativos y 61 abstenciones) y gobernanza de la Unión energética (475 frente a 100, con 33 abstenciones), tres textos legislativos que forman parte del paquete de energías limpias.

Los objetivos de eficiencia energética y renovables serán revisados antes de 2023, pero sólo podrán endurecerse y no rebajarse.

Abaratar la factura energética y fomentar el autoconsumo

Gracias al fomento de la eficiencia, los ciudadanos verán cómo bajan sus facturas. Además, Europa podrá reducir su dependencia del petróleo y el gas importado, mejorar la calidad del aire y proteger el medio ambiente.

Los países estarán obligados a introducir medidas específicas para atajar la pobreza energética. Asimismo, se permitirá a los particulares la producción de energía para cubrir su consumo, así como almacenar y vender lo que no necesiten.

Hacia la segunda generación de biocombustibles

Los biocombustibles de segunda generación pueden jugar un papel clave en la reducción de la huella de carbono del sector del transporte. Además, al menos el 14% del combustible usado para transporte deberá proceder de fuentes renovables en 2030.

Los biocarburantes de primera generación con un alto riesgo de «cambio indirecto en el uso de la tierra» (ILUC, es decir, cuando la tierra pasa del uso no agrícola -como pastizales y bosques- a la producción de alimentos, lo que aumenta las emisiones de CO2) no se tendrán en cuenta para los objetivos de uso de renovables a partir de 2030. Desde 2019, la contribución de los biocarburantes de primera generación a estos objetivos se irá reduciendo gradualmente hasta quedar fuera en 2030.

Nueva estructura de gobierno para la Unión energética

Cada Estado miembro deberá presentar planes a diez años sobre energía y clima, detallando objetivos nacionales, políticas y medidas en este ámbito, antes del 31 de diciembre de 2019, y cada diez años a partir de esa fecha.

Declaraciones de los ponentes

El ponente sobre renovables, José Blanco (S&D, España), señaló: “Desincentivamos la inversión en nueva producción de biocombustibles elaborados a partir de alimentos y piensos e impulsamos los biocarburantes más avanzados. También hemos logrado reforzar el autoconsumo y producción como un derecho, y ha quedado clara la voluntad del Parlamento de prohibir los gravámenes o cargos al autoconsumo como norma general”

El ponente sobre eficiencia energética, Miroslav Poche (S&D, República Checa) dijo: “El incremento de la eficiencia energética beneficia a todos los europeos. Reducirá las facturas, y repercutirá en la competitividad de la industria, rebajando los costes y estimulando la inversión”.

Próximos pasos

Una vez adoptados formalmente por el Consejo, los textos legislativos entrarán en vigor 20 días después de su publicación en el Diario Oficial de la UE. El reglamento sobre gobernanza se aplicará directamente en todos los Estados miembros, mientras que los países tendrán 18 meses para trasladar a la legislación nacional las otras dos directivas

 

Entrepatios arranca con las obras del primer edificio ecológico en derecho de uso de Madrid

La cooperativa de vivienda ecosocial Entrepatios acaba de arrancar con las obras del primer edificio ecológico en derecho de uso de Madrid capital. El grupo de Las Carolinas, una de las tres promociones con las que cuenta en la actualidad Entrepatios, aspira a levantar un edificio con estructura de madera y demanda energética casi nula que contará con 17 viviendas y varios espacios comunes.

Construir un modelo inmobiliario alternativo que no permita la especulación, basado en criterios sociales y ambientales, constituye uno de los objetivos fundamentales de este proyecto, que cuenta con una segunda promoción que ya está diseñando otro edificio en Vallecas y una tercera a la búsqueda de solar. El edificio responde a los criterios de una arquitectura para mitigar el cambio climático, con niveles máximos de eficiencia energética.

Se trata del primer edifico de vivienda colectiva en derecho de uso en España que combina el estándar passivhaus de vivienda, la estructura de madera (madera laminada cruzada -CLT, por sus siglas en inglés) y la generación de energía fotovoltaica propia.

El solar se encuentra ubicado en el distrito de Usera, barrio de Orcasur, y en la zona llamada popularmente Las Carolinas. El pasado 28 de junio se firmó el acuerdo de financiación con Triodos Bank y Fiare Banca Ética por 3,3 millones de euros.

Iñaki Alonso, director del estudio arquitectónico que ha diseñado el edificio y cooperativista de Entrepatios, explica: “Desde sAt hemos diseñado un edificio dentro de las nuevas relaciones que pensamos que tener que establecer la arquitectura con las cuestiones sociales y medioambientales. Un edificio que no solo construya espacios, sino que también pueda construir estructuras sociales a través de una nueva relación entre lo privado y lo común”.

Para Belén Macías, cooperativista portavoz de Entrepatios, “el comienzo de la obra es un paso muy importante para nosotras. Se trata de ver como se concreta todo aquello en lo que hemos estado trabajando en los últimos anos y ver crecer un edificio en cuyo diseño hemos participado activamente. Además, mientras dure la obra nos vamos a seguir reuniendo para pensar en como hacemos realidad esa otra manera de vivir en la ciudad que pretendemos y como gestionarla de forma colectiva”.

Entrepatios

Dirección de obra de Entrepatios

La dirección y el seguimiento de obra lo realiza sAt, oficina de arquitectura social y ecológica, mientras que la dirección de ejecución y coordinación de seguridad la lleva a cabo Técnica ECO y la obra es ejecutada por la constructora GEOH, una empresa especializada en la construcción de viviendas bioclimáticas. Entrepatios también cuenta con el apoyo de Lógica’Eco, una gestora de iniciativas colectivas. Todas ellas son empresas pertenecientes al ámbito de la economía social, Mercado Social y SANNAS.

“Estamos ante la oportunidad de generar un referente físico de construcción de un edificio ecológico en derecho de uso. Es vital contar con experiencias reales que sirvan de motivación para que se puedan replicar futuras iniciativas que den lugar a un crecimiento de la propuesta. Que el proceso de obra se desarrolle correctamente también es condición para que la comunidad vea recompensado el gran esfuerzo personal que ha realizado con su participación en el proceso de diseño”, apunta Pablo Rodríguez, director de ejecución de la obra, de Técnica ECO.

Según Leo Bensadon, de Lógica ́Eco, “Entrepatios es un proyecto pionero en todos sus ámbitos, en el social, en el económico y en el medioambiental. Con respecto a este último, el inicio de las obras es un paso esencial para demostrar que podemos construir viviendas de forma ecológica en la ciudad. Un paso muy simbólico, que nos permite ver por fin como todas las ideas debatidas y decididas en grupo van tomando forma física. Y un escaparate para que otros grupos, dentro y fuera de Entrepatios, vean que es posible hacerlo”.

Por su parte, Penélope Retamal, de GEOH Grupo Inmobiliario, señala: “Desde el primer momento teníamos claro que era un proyecto del que queríamos formar parte. Nuestro objetivo ahora es ejecutar las obras en plazo y presupuesto para entregar un edificio que sea un hogar excepcional para 17 familias que han apostado por un modo de vida alternativo o 17 hogares para una gran familia, según se mire”.

Entrepatios pretende experimentar con otros modos de vivir en la ciudad que no permitan la especulación inmobiliaria, tengan en cuenta la sostenibilidad ambiental y creen comunidad. El derecho de uso es un modelo de gestión inmobiliaria alternativo al alquiler y la compra que permite disfrutar de una vivienda, así́ como participar en la toma de decisiones sobre ella y su diseño, pero sin llegar a adquirirla en propiedad: la propiedad del inmueble es de la cooperativa. Este modelo, más común en países del norte de Europa o Uruguay, puede ser indefinido en el tempo, transmitido y heredado.

Entrepatios

Sostenibilidad, feminismo y comunidad

El ecologismo es otro pilar de este proyecto. Entrepatios-Las Carolinas ha apostado por un edificio de energía casi nula (EECN) dentro del llamado estándar Passivhaus. El fundamento de esta forma de construcción es evitar las perdidas de calor y frio, de forma que las necesidades de climatización sean muy reducidas. Otras cuestiones también se han considerado importantes para la sostenibilidad ambiental del edificio. Es el caso de la minimización de la huella de carbono en el proceso de fabricación de los materiales. La producción de energía renovable será́ posible gracias a la instalación de paneles fotovoltaicos en el propio edificio.

Además se pretende gestionar mejor un recurso escaso como es el agua, recogiendo lluvia y usándola para el riego y con un doble circuito de tuberías para reutilizar las aguas grises en las cisternas y/o para riego. Por ultimo, se han incorporado materiales ecológicos, que en su fabricación tienen menos impacto ambiental, pueden ser reutilizables o integrarse en una economía circular

Otro de los objetivos de Entrepatios es construir comunidad de vecinas y vecinos y favorecer la vida en común y el apoyo mutuo. Desde una perspectiva feminista, se trata de reconocer que todo el mundo es interdependiente, y en función de esta premisa construir los espacios físicos y sociales que hagan de esa interdependencia algo justo y placentero.

Espacios comunes

Una de las características más relevantes del edificio es el diseño de los espacios comunes, entre los que destacan los locales de la planta baja y del ático, cuyos usos principales serán de salón de reuniones (con cocina), de gestión del grupo de consumo, actividades internas y abiertas al barrio, etc. Además, en la planta sótano existirá́ un local con un pequeño taller y un cuarto común de lavadoras. También contará con el pato interior, un pequeño espacio de vegetación en el ático y el parking para coches compartidos y 67 bicicletas.

La certificación del Ecómetro, que valora el impacto del edificio en todo el ciclo de vida y calcula su huella de carbono, sirve de guía para conseguir una construcción innovadora

El síndrome del edificio enfermo: diagnóstico sensorial de factores microambientales

Cada vez es más patente el problema del síndrome del edificio enfermo. Hace unos pocos años fue noticia en todos los medios el brote de Lipoatrofia semicircularis que aún afecta a los trabajadores de inmuebles tan singulares como Gas Natural y Agbar, una plaga que se extiende a más de 400 edificios laborales sólo en Cataluña.

Hoy día está oficialmente reconocido por el Ministerio de Trabajo que muchos edificios presentan factores microambientales que pueden resultar patógenos para los trabajadores, es lo que conocemos como Síndrome del Edificio Enfermo (SEE).

La mayor parte de la gente percibe, de manera más o menos consciente, esos factores del clima interior de los edificios que definen su confort y habitabilidad, y en la práctica todo el mundo detecta el Síndrome del Edificio Enfermo sin necesidad de instrumentos técnicos, gracias a su sensibilidad natural.

A continuación analizamos los principales factores microambientales en cinco breves sainetes:

síndrome del edificio enfermo1. Ahaaág! Me ahogo

Todos hemos sentido la sensación de ahogo, debida a la atmósfera cargada,  al penetrar en ciertos locales. Con frecuencia la calidad del aire en un ambiente cerrado puede favorecer la aparición de síntomas como rinitis, conjuntivitis, reacciones cutáneas, y las personas más sensibles pueden presentar crisis de asma o alergias.

Esto se debe a la calidad del aire respirable dentro del edificio, donde existe déficit de ventilación, pues necesitamos 10.000 litros de aire por persona y día, y ese aire debe ser puro y fresco. Sin embargo el aire respirable dentro de muchos edificios tiene un exceso de polvo, polen, ácaros, y es caldo de cultivo de legionella o aspergillus, además de otros agentes químicos tóxicos. El informe Greenpeace sobre el polvo doméstico, encuentra más de 100 productos tóxicos en el polvo de nuestra casa.

Otros factores de confort son la humedad, la temperatura, y en particular la ionización, pues el exceso de iones positivos favorece la proliferación de agentes patógenos e incrementa las molestias descritas.

La publicidad nos ofrece ahora máquinas que fabrican “aire medicinal”, purificadores de aire, algo tan simple como el aire limpio y fresco de alta montaña, pero a un precio de mercado capitalista.

síndrome del edificio enfermo2. Toy cansao, tengo “depre”…

Muchas personas que están deprimidas en casa, sienten necesidad de huir del trabajo y escaparse al bar de la esquina, deben saber que el primer motivo puede ser la necesidad de ver el sol. El primer factor microambiental mensurable es la cantidad de luz, literalmente podemos afirmar que vivimos en la oscuridad. Los “urbanitas” pasamos hasta el 80% del tiempo en entornos cerrados, casa, transporte o trabajo, unos recintos opacos, con poca o ninguna la luz solar. Frente a la escasa iluminación artificial que tenemos dentro de los edificios, entre 300 y 500 lux, la luz natural del sol nos ofrece en un día nublado más de 50.000 lux, intensidad luminosa que puede alcanzar los 150.000 lux en un día luminoso de verano.

La falta de luz natural es la causa de la aparición de la depresión otoñal (TAE), y es un factor de riesgo en muchas patologías como la fibromialgia o el cansancio crónico. En la naturaleza el ciclo circadiano de la luz, noche-día, produce una estimulación cíclica de los neurotransmisores, los mensajeros de la información entre neuronas. A través de la glándula pineal nuestro reloj biológico responde a la luz, y la luz diurna favorece la producción de serotonina y dopamina, que activan la atención y estimulan la actividad. Por el contrario en ausencia de estímulos luminosos, aumenta la melatonina, que induce el sueño y el descanso reparador. La falta del ritmo luminoso natural del sol, altera el ciclo melatonina-serotonina, lo que causa somnolencia matinal e insomnio de noche. El 30% de la población mundial, la mayoría en los países desarrollados, sufre de fatiga matinal e insomnio crónico.

También nos afecta cierta arquitectura monocromática, con exceso de blanco (o beige), pues las frecuencias vibratorias de los colores son imprescindibles para estimular los chacras, armonizar los órganos internos, y activar el sistema inmunitario. La solución, mientras no podamos montar la oficina en la playa, nos la proveen las lámparas del tipo fullspectrum, con temperatura de color de 5.400 ºK o superior, lo que nos asegura una luz idéntica al sol de mediodía, con alta intensidad y todos los colores el arco iris.

Necesitamos luz ¡más luz! mucha luz de calidad biológica para verlo claro.

3. Sacadme de aquiií!!!

Muchos sentimos sensación de opresión, incluso una aguda claustrofobia, al penetrar en ciertos edificios. Esto es natural pues tenemos una necesidad vital de espacio, y un buen piso se cotiza por su panorámica, por tener amplia perspectiva. Como sabe cualquier agente de la propiedad inmobiliaria las ofertas comerciales nos anuncian un pisito con vistas, lo que lleva a evitar los pisos interiores, e incrementa la demanda de áticos.

La especulación en construcción lleva a que en la mayoría de casas nos falta espacio, espacio para libros o trastos, espacio para respirar, espacio para el silencio, espacio para bailar, espacio para vivir. Los pasillos o las puertas son demasiado estrechos, no permiten pasar con una bandeja, y menos con una silla de ruedas o una camilla, la despensa o el trastero han desaparecido, y la pregunta es ¿donde guardo la bici o el triciclo del niño?

Con los mini pisos de 30 m2 vemos que el espacio horizontal es cada vez más estrecho, y sin darnos cuenta también nos roban también el espacio vertical. Desde mediados del siglo XX los pisos han pasado de 4 m de altura, a un techo cada vez más bajo, hoy la norma permite construir con altura de 2,50 m. Donde antes se construían seis plantas, hoy caben casi diez alturas, o sea que nos ha robado el 40% del volumen habitable, y los pisos son un zulo.

Como decía un anuncio de televisión ¿Y si el verdadero lujo fuera el espacio?

4. Estoy que hecho chispas

Esa sensación de sentirse saturado, agresivo, sobrecargado de energía, corresponde literalmente a estar cargado de electricidad. El cuerpo humano es una máquina bioeléctrica, los órganos funcionan eléctricamente y la actividad electromagnética del entorno nos afecta. La carga eléctrica de la atmósfera modifica la resistencia eléctrica de la piel, afecta al ritmo cerebral y cardíaco, cambia el metabolismo e incluso altera la polaridad de la membrana celular. En un entorno artificialmente electrificado, caminando sobre un suelo aislante como parket plástico, o calzados con materiales sintéticos, esta carga eléctrica se incrementa. La tensión eléctrica del cuerpo se reduce rápidamente al tumbarse sobre la arena o el césped, pues se produce una descarga a tierra que normaliza las constantes biológicas y favorece el relax y el descanso.

La medición de la tensión eléctrica en el cuerpo humano revela que permanecer cerca de equipos o materiales que generen campos eléctricos o magnéticos modifica las constantes bioeléctricas del organismo, y produce estrés electromagnético, o electroestrés. Un individuo sano, en estado de reposo, presenta una descarga eléctrica corporal del orden de 100 mV, y durante una actividad física moderada (trabajo, deporte), esa tensión eléctrica puede alcanzar hasta 500 mV, Sin embargo la tensión eléctrica de diversos operarios de ordenado puede subir a más de 10.000 mV, e incluso hasta 24.000 mV. La causa puede ser los campos eléctricos artificiales, o la carga  electrostática de materiales, revestimientos y vestuario sintéticos, por ser aislantes eléctricos. Nos carga la cercanía constante de redes eléctricas, ordenadores, electrodomésticos y telecomunicaciones, y nos descarga instalar una buena toma de tierra, con menos de 5 Ohm de impedancia y usar materiales naturales.

La dolorosa descarga eléctrica al tocar la lavadora, que puede ser visible al sacarse un jersey. sintético en la oscuridad, nos permite tomar conciencia de que realmente ¡estoy que echo chispas ¡ Quizá necesitemos sentirnos como un gorila de montaña, trepar a un árbol, y caminar por el césped o la arena descalzos.

5.  ¡¡¡ Me disuelvo !!!

Con el brote descrito de Lipoatrofia semicircularis. el efecto de los campos eléctricos aparece de modo visible y palpable y el Ministerio de Sanidad tendrá que revisar su afirmación de que es inocuo, o no está demostrado.

Cualquiera puede ver que la grasa del muslo se disuelve, generalmente formando una depresión en semicírculo, como si llevásemos una prenda apretada. La evidencia muestra que la patología remite espontáneamente cuando la persona está unas semanas fuera de ese entorno agresivo, con frecuencia un puesto de trabajo informatizado, plastificado y excesivamente electrificado.

Los investigadores saben que la grasa es el aislante de los nervios, vaina de mielina, y la desmielinización es la causa del Parkinson, ya que dificulta o impide la señal eléctrica que controla los músculos. La pregunta es ¿la grasa del cerebro también se disuelve? Si fuera así estaríamos identificando una posible causa de la demencia de Alzheimer, y otras patologías como la esclerosis, cuyo primer síntoma es la desmielinización, que hoy puede observarse con la resonancia magnética.

No es casualidad que el incremento de estas patologías coincida con la electrificación intensiva de nuestro hábitat, gracias a la aparición de los electrodomésticos a partir de los años 50. Hoy la informática y la telefonía móvil se han generalizado en la casa y en le trabajo y llevan la invasión electromagnética hasta el interior de nuestras neuronas.

Epílogo optimista

Después de preocupar al lector con los riesgos de los factores microambientales, y motivarle quizás al urgente cambio de hábitat, vamos a abrir una ventana al pensamiento positivo.

Según el Instituto de Higiene y Seguridad en el Trabajo el 30% de los edificios laborales están enfermos, donde el ambiente interior resulta molesto o nocivo para los trabajadores. Con los criterios más exigentes de la biología del hábitat el 80% de los edificios pueden ser considerados insanos, o claramente nocivos para las personas.

Sin embargo, con nuestra praxis profesional demostramos cada día que se pueden rehabilitar, o construir casas sanas a un coste competitivo, la solución es la Bioconstrucción, edificios naturales, saludables y sostenibles.


©  EcoHabitar y Carlos M. Requejo. Domobiotik. Oct. 2008. www.domobiotik.com.

© de las ilustraciones EcoHabitar y Marta Folqués


Te puede interesar:

El estado de ánimo también se “pinta”: la elección de colores afecta al comportamiento y emociones

Vivienda ecológica de madera, piedra y lana de oveja

Con esta Vivienda ecológica de madera, piedra y lana de oveja, ubicada en Gistaín, en el Pirineo oscense, el estudio Edra Arquitectura km 0, ubicado en Ayerbe (Huesca) se consolida como uno de los estudios de arquitectura de España especializados en arquitectura sostenible más renombrados. Su fundadora, la arquitecta Àngels Castellarnau, ha recibido esta mañana en Zaragoza por segundo año consecutivo el Accésit de Sostenibilidad y Medio Ambiente del Premio de Arquitectura Fernando García Mercadal.

Castellarnau, especialista en arquitectura sostenible en España, y experta en construcción en tierra, ha creado con su rehabilitación una “casa pasiva”, respetuosa con el medio ambiente, utilizando materiales naturales de Pirineo como madera, lana de oveja y piedra. El resultado, una casa contemporánea y sostenible realizada con materiales de proximidad, naturales, utilizando tecnología de construcción puntera y contando con profesionales de la zona a los que han formado en la técnica necesaria.

La arquitecta se mostraba esta mañana, al recibir el premio, agradecida con el jurado por reconocer su trabajo, “que refleja que se pueden llevar a cabo proyectos con sostenibilidad ambiental, social y económica”. También daba las gracias a su cliente, “una pareja de Valencia enamorada del Pirineo, por apostar por la sostenibilidad y confiar en mi propuesta”. Y por último, al equipo de trabajo que ha desarrollado el proyecto, “porque tanto la empresa constructora,  Construcciones Bruned, como sus gremios, son compañías locales que se han adaptado para acometer una obra diferente que requería una hipertecnificación en temas de construcción sostenible y lo han resuelto con una calidad brillante. Por eso este proyecto implica también sostenibilidad social, porque sembramos conocimiento técnico para construir reduciendo el impacto ambiental, y eso revierte en la zona”.

Una vivienda ecológica

Siguiendo los criterios de “casa pasiva” de la arquitectura bioclimática, que busca minimizar el consumo energético, la borda de Gistaín, de tres plantas, se vació por completo y se construyó una “caja vivienda” de madera del Pirineo que se colocó en su interior.  El preciso diseño bioclimático realizado permite un aislamiento óptimo a la vez que gestiona la entrada de luz, con aprovechamiento máximo de la iluminación natural, y la ventilación natural y forzada. La lana de oveja en la parte interior de los muros de piedra existentes permite optimizar el aislamiento. El proyecto incluye un sistema de control higrotérmico natural, complementado con una calefacción de biomasa y un sistema aerotérmico pionero de recuperación de calor. Se han evitado determinados plásticos, poliestirenos, materiales contaminantes y sistemas constructivos para reducir las emisiones de CO2 en casi un 40 %.

La arquitecta ya recibió este mismo premio el año pasado por su casa de tapial en Ayerbe, un proyecto único de arquitectura bioclimática llevada al máximo, que también resultó galardonado en 2016 con el Terra Award (Premio Internacional de Arquitectura Contemporánea en Tierra Cruda), y en 2017 con los

Premios de Construcción Sostenible de Castilla y León, galardones de referencia en el sector a nivel nacional, en la categoría de residencial unifamiliar.

Àngels Castellarnau lleva más de diez años investigando, recuperando, reinterpretando y difundiendo la arquitectura tradicional, renovando las técnicas y depurando los sistemas constructivos utilizados en cada zona. Sus proyectos siempre buscan además recuperar el vínculo del hombre con el territorio, interviniendo también con huertos, campos de olivos o viñedos.

Castellarnau, con su equipo de Edra Arquitectura Km 0, está inmersa en dos interesantes proyectos, pioneros en tierra en España, que están a construyéndose en la actualidad en Aragón. Un hotel bioclimático de cinco estrellas en la turística zona del Matarraña (Teruel), de tapial, que prevé finalizar en primavera de 2019, autosostenible, con un sistema fotovoltaico para autocons

umo de energía, con recuperación de aguas, y con casi emisiones 0. Y una vivienda unifamiliar en Almudévar construida con tapial, madera y paja. Fuera de Aragón, en Collbató (Barcelona) está empezando la rehabilitación y ampliación de una masía del siglo XIX, que será utilizada como casa rural, con bloques de tierra comprimida (BTC), que a su vez contará con un muro trombe.

Àngels Castellarnau ha creado, Junto con la arquitecta palentina Pilar Díez, la plataforma “Made in tierra Spain”. Además de organizar talleres y conferencias sobre arquitectura en tierra, con esta plataforma se responsabilizan de comisariar en España la exposición internacional itineranteArquitectura en tierra de hoy” del Premio Terra Award, que exhibe las obras de los 40 finalistas de la edición de 2016. La exposición será exhibida en distintas ciudades españolas, empezando este mes de octubre en Castilla y León, acompañada de actividades paralelas que fomenten la difusión de la arquitectura respetuosa con el medio ambiente. Además, el proyecto de tapial de Ayerbe protagoniza el cartel de la versión alemana de esta exposición itinerante y la arquitecta ha sido invitada a Stuttgart para participar en una mesa redonda de inauguración a mediados de este mes.

Edra Arquitectura km 0 forma parte de Edra Cultura y Natura junto con la empresa vinícola Edra Bodega, abordando proyectos que aúnan agricultura y arquitectura con criterios ecológicos.