EcoHabitar en Biocultura Barcelona 2017

El espacio EcoHabitar, como cada año, aglutina empresas y profesionales comprometidos con la casa saludable y ecológica.

Además una serie de jornadas, actividades, charlas, talleres y mesas de debate organizadas desde el Espacio EcoHabitar para hablar, conocer y debatir de permacultura, bioconstrucción, salud, comunidades, transición, procomún y todo aquello que nos ayude hacia un cambio de sociedad más consciente.

Donde puedes encontrarnos?

Haz clic para ampliar

 

 

Jornades de permacultura i bioconstrucció en l’àmbit educatiu

Jornada de arquitectura ecológica y salud

Construyendo en RED. Biocultura Barcelona 2017

 

Usos de los Estanques en la Permacultura

Los estanques en la Permacultura, son algo sumamente vital. Nos entregan agua para el riego, además de la posibilidad de criar peces, regular la temperatura mediante la generación de microclímas, debido a la propiedad de absorber y liberar calor y crean zonas borde entre ecosistemas.

Es por esto que en el diseño permacultural un buen estanque es algo esencial. A continuación analizaremos los principales detalles a tener en cuenta en cuanto a su construcción.

La Forma del estanque.

Una de las características centrales en el diseño permacultural es la maximización de los bordes. Esto se refiere a los lugares donde dos ecosistemas diferentes se enfrentan unos con otros. Cada ecosistema se beneficia de la interacción entre sí, por lo que estas estas zonas de borde se encuentran entre las ubicaciones más productivas y biodiversas en un diseño de permacultura.

El principio del borde se puede aplicar al diseño del estanque usando una forma no estándar que tiene porciones de entradas y de espuelas. Un estanque con un perímetro “ondulado” tiene mucho más borde que uno circular. Este aumento en la cantidad de borde permite el uso de un mayor número de plantas, lo que tendrá el efecto de atraer a una mayor variedad de insectos, aves y anfibios.

Profundidad del estanque.

Con un estanque, el efecto de borde se puede aplicar en tres dimensiones. La variación de la profundidad del estanque proporciona una mayor variedad de nichos para plantas acuáticas y animales para poblar. Por ejemplo, algunas plantas prefieren sus raíces en el agua, pero sus hojas por encima de la superficie, mientras que otros flotan en el agua.

Los renacuajos y los peces pequeños buscan agua menos profunda que los peces y crustáceos más grandes, mientras que al menos una zona de agua más profunda en su estanque proporciona alivio para todos los habitantes en épocas de altas temperaturas, que es cuando los niveles de agua pueden caer.

 

También se podría considerar tener una isla en medio del estanque. Este tramo de tierra, rodeado de agua, tendrá un microclima ligeramente diferente, incluso desde los bordes del estanque, ofreciendo otro entorno para el crecimiento de variedades vegetales. Esta variedad de profundidad es la razón por la cual los estanques que son cavados y luego forrados con un material flexible como las geomembranas son preferibles.

Plantas en el estanque.

La gran cantidad de bordes en el estanque de permacultura permite plantar una amplia variedad de especies de plantas alrededor del perímetro del estanque.

Como con en el resto de la parcela, elegir especies nativas siempre que sea posible. Esta variedad no sólo proporcionará diferentes hábitats y fuentes de alimento para insectos y animales, sino que también aumentará el atractivo visual del estanque.

También se deben plantar una variedad de especies en el estanque en sí. Ya sea en las aguas poco profundas a las variedad que necesitan estar totalmente sumergidas. Esto crea más nichos de hábitat y ayuda a mantener el agua sana y oxigenada.

Animales.

Como todo cuerpo de agua el estanque atraerá a animales de toda la zona, sobre todo si se trata de un estanque de permacultura que hace hincapié en la biodiversidad y por lo tanto ofrece una gran cantidad de vida vegetal.

Esto traerá en un montón de insectos terrestres, así como acuáticos que a su vez traerá ranas, lagartos y aves. Si desea puede producir pescado o crustáceos como mejillones y camarones. Elija las especies que ocurren naturalmente en la zona, ya que se adaptarán mejor a las condiciones locales, y consiga buenos ejemplares para la siembra que provengan de otro productor orgánico.

Sombra.

En los estanques que reciben una gran cantidad de luz solar directa y sobre todo cuando recién lo construimos, el crecimiento de algas puede ser un problema. Estás algas  pueden bloquear la luz del sol agotar el oxigeno y no permitir crecer correctamente al resto de las plantas.

La adición de plantas que sobresalen de los bordes del estanque puede ayudar, evitando que el sol llegue a toda la superficie y, por lo tanto, disminuya la temperatura general del estanque. Esta sombra también es beneficiosa para los animales en el estanque, proporcionando refugio para las criaturas más pequeñas de los depredadores y los elementos.

Habitat.

Es necesario crear espacios habitables para los peces y otros pobladores que les puedan proporcionar protección. Esto se logra colocando piedras, troncos, tocones y otras elementos naturales alrededor del estanque.

Al igual que con las plantas, algunos van sumergidos, algunos en forma parcial y otros en la tierra alrededor del perímetro. Esto también crea más nichos de hábitat para que diferentes especies de animales e insectos pueden prosperar. Evite el uso de elementos inorgánicos prefabricados en su estanque, para evitar la introducción de químicos no deseados y otros contaminantes potenciales.

Agua.

Probablemente el mejor momento para cavar un estanque es en el otoño, después de las primeras lluvias. Esto significa que el suelo es lo suficientemente suave para cavar con facilidad, y el estanque puede llenarse naturalmente con agua de lluvia y nieve durante los meses de otoño e invierno.

Su estanque debe ser un ecosistema natural, por lo que es normal dejar bajar el nivel del agua en verano cuando se produce más evaporación, también es conveniente mantener el agua en movimiento, para oxigenarla.

Visto en: https://ecocosas.com 

Más info:

Zona I: Planificación contra los incendios y gestión del agua

Espiral de aromáticas

Piscinas ecológicas. Darse un chapuzón de forma natural

Piscinas naturalizadas. Bañarse en agua cristalina y saludable

http://www.ecohabitar.org/zona-i-planificacion-contra-los-incendios-y-gestion-del-agua-2/

Eficiencia energética: climatización, iluminación y equipos

Los edificios son unos de los elementos que suponen mayor consumo de energía primaria a nivel mundial y concretamente en España y Europa. Suponen aproximadamente un tercio del consumo total, por lo que la eficiencia energética en es clave para garantizar una sostenibilidad en los edificios a corto y medio plazo.

Un edificio requiere energía fundamentalmente para tres aspectos:

  • Climatización y agua caliente: pudiendo ser sólo para calefacción o para calefacción y refrigeración
  • Iluminación
  • Equipos

Para proporcionar una solución integral de eficiencia energética se deben abordar todos los puntos de consumo. La eficiencia energética es la relación que mide cuánta energía se aprovecha en forma de energía útil frente a la energía utilizada. Se expresa en forma de rendimiento. Por ejemplo, un equipo con un rendimiento lumínico (bombilla) del 85% convertirá en energía luminosa el 85% de la energía eléctrica consumida. A medida que usamos equipos con mayor eficiencia energética logramos mantener el mismo nivel de servicio y confort (iluminación, temperatura…) disminuyendo el consumo de energía.

Un aspecto previo y fundamental es la concepción y diseño de edificios que tengan la menor demanda de energía, de este modo necesitaremos menos energía útil en los mismos. Esto, combinado con equipos de alta eficiencia, permite reducir notablemente el consumo de energía. Por ejemplo, a nivel de climatización esto se consigue diseñando edificios con un alto nivel de aislamiento, que requieren poca energía para ser calentados o enfriados. En este caso requerimos menos energía útil (calor para el edificio), y si además usamos equipos eficientes, reducimos aún más el consumo de energía primaria.

En los edificios, para aportar una solución global de eficiencia energética se deben combinar varias estrategias y equipos, para lograr que actúen de forma integral y mejoren el comportamiento. Analizamos las soluciones más importantes para cada tipo de consumo de energía.

Climatización

El uso de equipos de calefacción de alta eficiencia, como por ejemplo las calderas de gas natural de condensación, reduce el consumo de combustible para producir el mismo calor, suponiendo un importante ahorro energético. Además, estos equipos se pueden combinar con energías renovables, como biomasa o energía solar.

Es importante utilizar además sistemas de control y regulación para adecuar las temperaturas a la ocupación real del edificio y además mantener un nivel de temperatura confortable, pero sin que suponga un derroche de energía. La ventilación del edificio es importante ya que supone la entrada de aire del exterior que debe de calentarse o enfriarse hasta alcanzar la temperatura deseada. En equipos de climatización la etiqueta energética (A, A+, A++…) sirve para clasificar su nivel de eficiencia energética y aunque supongan una inversión inicial mayor ahorraremos mucha energía en el medio plazo.

Iluminación

Se debe primar el uso de la iluminación natural, para disminuir la necesidad de uso de equipos de iluminación artificial y además es muy importante usar equipos de alta eficiencia energética. Las soluciones actuales de iluminación LED y los sistemas fluorescentes son muy eficientes y permiten obtener niveles muy buenos de iluminación con un bajo consumo de energía. El etiquetado energético de las lámparas permite también conocer su nivel de eficiencia energética, facilitando la elección al consumidor.

Equipos

Los equipos utilizados en los edificios, tanto a nivel laboral como doméstico, suponen un consumo energético elevado. Existe también un etiquetado energético que permite comparar niveles de eficiencia energética entre electrodomésticos, ordenadores y otros dispositivos corrientes. A medida que optemos por equipos con mejor etiquetado energético garantizamos que tenemos un buen servicio sin que exista un consumo elevado de energía, por lo que es importante fijarnos en estos detalles a la hora de comprar cualquier equipo.

Integrando todas las soluciones que hemos mencionado anteriormente podemos conseguir mantener nuestro nivel de calidad de vida y confort en los edificios y viviendas reduciendo notablemente el consumo de energía. Esto redunda en un importante ahorro económico, pero también en una disminución del consumo de energía y de las emisiones de gases de efecto invernadero, mejorando a nivel global la situación ambiental, evitando el calentamiento global y haciendo las ciudades y edificios más sostenibles. Medidas de eficiencia energética similares deben adoptarse en el resto de sectores, como el transporte, la industria o la agricultura, lo que da lugar a un importante descenso en el consumo de energía.


Más info:

Diseño ecológico en la climatización

La Comisión Europea abre una consulta pública para la normativa de ahorro y eficiencia energética

Las metas climáticas son realistas con edificios energéticamente eficientes

Al sur del idealismo: la búsqueda de la autosuficiencia en La Alpujarra

Un ejemplo de vida sencilla, bioconstrucción y que apuesta por la sostenibilidad protagonizado por el escritor Chris Stewart y su familia que se instalaron en un cortijo de Las Alpujarras hace 18 años.

El ritmo enloquecido de vida que la mayor parte de las personas lleva no es impedimento para que otras muchas se planteen un cambio. Parar la máquina para disfrutar de nosotros mismos y de nuestro entorno. Intentar abandonar una existencia basada en la producción-consumo de objetos y apostar por el disfrute de la vida con sencillez. El valor de las cosas sencillas: Deleitarse con el sabor de una tostada de pan con aceite de cultivo propio o de limoneros que ofrecen su lustroso fruto durante todo el año o de la compañía de algún viajero soñador que te admira por ser tú mismo o de las ventajas de no ser esclavo del despertador. Numerosas personas han deseado o desean llevar una vida de contacto con la naturaleza; de coherencia humana, animal, tal vez, por qué no. Encontrarle un sentido al difícil arte de vivir. Esta es la historia de algunas que lo consiguen.

Entre los afilados cortados de un valle de Las Alpujarras (Granada), concretamente el que la naturaleza ha decidido formar con los ríos Trevélez y Cádiar, en el municipio de Órgiva viven de un modo sencillo personas que un día decidieron huir de cierto concepto del mundo, que no de sí mismos. Allí en lo que hace 18 años era, con todos mis respetos, un secarral del que surgían unas ruinas, entre esparto y pitas, residen Chris Stewart, Annie -su mujer- y Chlöe -la hija de ambos-. Chris y Annie, son británicos y ya casi no recuerdan qué les trajo a éstas tierras. ¿La llamada del libro de su compatriota Gerald Brenan Al sur de Granada? “Entre otras cosas, sí. Pero Brenan era un intelectual y yo no llego a tanto”, explica Stewart, que además de tener como profesión el dedicarse a vivir con la mayor libertad posible es escritor. Y a fe que no lo hace nada mal, como lo demuestra su libro Entre limones (ver recuadro).

Chris quizá no sea un intelectual pero sí es una persona acostumbrada a caminar por la vida de acuerdo con sus ideales. El hombre iba para músico y ha acabado siendo uno de los mejores escritores sobre las costumbres populares que hay en nuestro país. La carrera de músico no la comenzó mal, tampoco. O según se mire, porque fue batería de Genesis antes de Phil Collins (en los dos primeros singles) pero le echaron de la banda, aunque eso nos aleja de nuestra historia.

Chris y Annie llegaron a El Valero, así se llama su cortijo alpujarreño, en 1988. La morada se encuentra retirada del pueblo. Muy retirada. Tras cinco kilómetros de un estrecho carril de asfalto que sale de Órgiva paralelo al río Guadalfeo es necesario transitar alrededor de siete kilómetros por una escarpada pista de tierra a prueba de vértigo. Poco antes de llegar a la finca se atraviesa el río Cádiar, que puede dar un susto al que lo haga en todoterreno (mejor no intentarlo con otro tipo de vehículo) sobre todo en la época de lluvias en que ha llegado a derribar la pasarela que lo hace accesible a pié.

Foto: Óscar Rivilla

Autosuficiencia alpujarreña

El Valero es una finca de considerable extensión, 70 hectáreas, aunque muy empinadas y la mayor parte de secano, y cuando decimos de secano, decimos apenas aprovechables por las ovejas de Chris, que cada mañana y sin la necesidad de que alguien las oriente trepan hasta las cimas en busca de pastos para regresar al mediodía al cobijo de sombra cortijera. Las hectáreas habitables, en las que la familia hace vida, son dos y media. Como todo típico cortijo alpujarreño está compuesto por varias estancias. La vivienda de Chris y su familia tiene unos 120 metros cuadrados y está compuesta por varios departamentos rehabilitados. Está en perenne construcción pues el trabajo lo han realizado ellos con la ayuda de diversas amistades. Hay otro apartado del que, con los necesarios arreglos, podría obtenerse otra vivienda de similares dimensiones.

El Valero tiene una excepcional orientación suroeste lo que lo hace muy luminoso. Además, “la construcción original puede tener unos 500 años aunque se haya reconstruido encima de la  misma en numerosas ocasiones. Seguramente sea de la época en la que los árabes poblaban éstas tierras y eso se nota, por ejemplo, en la buena situación de la vivienda para captar las brisas que refrescan las estancias”, nos cuenta el propietario. “Quienes eligieron éste lugar tenían genio y las vistas… no nos hemos cansado en 18 años de ellas; esto es muy importante para el alma humana”, confiesa el inglés.

Desde que Chris y Annie decidieron instalarse en El Valero una de sus premisas filosóficas fue vivir de una manera sencilla intentando causar el menor impacto ambiental posible: “Hemos conseguido la autosuficiencia energética y la alimentaria en un 70%. Gracias a ello nuestra huella ecológica es muy baja, quizá el punto negro de la misma es el todoterreno”, argumenta Annie, una mujer de vivaces ojos azules, muy delgada y que siempre exhibe una rotunda sonrisa. En efecto, al vivir a 12 kilómetros del pueblo están obligados a disponer de un vehículo cuatro por cuatro o mejor dicho de dos; en invierno, cuando el río crece, hasta ser imposible vadearlo en automóvil, un coche se deja en la otra orilla y se atraviesa por una pasarela a pie para conducirlo.

Como describo la vida simple para esta familia es una cuestión de principios: lo importante es que casi cualquier persona puede vivir de este modo, con un gran grado de libertad, con una economía sencilla basada en la reducción de sus necesidades vitales y en contacto con el entorno natural. La fuente energética básica de la finca es solar fotovoltaica –sol no falta en estas latitudes- que se acompaña cuando no luce el astro rey con un grupo electrógeno, “cuyo uso no llega ni a los diez días anuales”, comenta Stewart. En total, la potencia instalada ronda los 1.100 watios. Lo suficiente para encender las bombillas -de bajo consumo-, la nevera “congelador no tenemos, esa será nuestra próxima gran adquisición para facilitarnos la existencia”, indica Chris, un aparato de música, un ordenador portátil y un video “aunque éste de poco nos sirve porque no tenemos televisión”, admite el escritor complaciente. La calefacción –en invierno la temperatura no baja de 5º C- consiste en chimenea y estufas de biomasa. Cocinan con bombonas de butano.

Foto: Óscar Rivilla

Arquitectura de la tierra

La arquitectura popular suele ser espartana, por lo general, pero en La Alpujarra granadina -también la hay almeriense, pero esa no la conozco lo suficiente- lo es más, si cabe. Los cortijos como el que describo no suelen ser de grandes dimensiones, ni mucho menos, aunque sí están conformados por numerosas estancias, “en el nuestro sabemos por el anterior dueño, el que nos lo vendió, que vivían al menos tres familias”, nos cuenta Chris. El cortijo típico alpujarreño es muy cuadrado, con techos relativamente bajos, tejados completamente planos –llueve poco por estos pagos- y con muros que poseen entre 60 centímetros y un metro de espesor; un diseño muy adecuado para resistir los embates del sofocante calor veraniego y soportar de buen grado los rigores del invierno que, como ya hemos comentado no son para tanto. A las cuatro de la tarde de un caluroso día de finale de junio pudimos comprobar in situ la bonanza de este tipo de muros y la buena orientación de la vivienda para recoger las brisas, dentro de la estancia en la que nos alojamos los invitados, el ambiente era incluso fresco. Los muros de las casas alpujarreñas, y El Valero no es una excepción, suelen estar construidos con piedra y launa, la arcilla aceitosa característica de esta comarca -El Valero tiene una veta a pocos metros de sus muros- que posee enormes propiedades constructivas, aunque según el dueño de la casa “también es muy trabajosa”. Los tejados son prácticamente planos y de abajo a arriba llevan las siguientes capas: troncos de madera de castaño, álamo o chopo; cañizo atado con guita de esparto (la guita original es de cáñamo pero en esta zona se hace con el abundantísimo esparto); una capa de cartón, retama, adelfas secas o gayomba; por último pizarra y launa. Ésta última, de color muy similar al del cemento, es muy dúctil y porosa, para Chris, demasiado, pues le obliga a que casi una vez al año deba rastrillarla y repararla, por lo que ha optado por usar cemento en las estancias habitables y tiene pensado hacerlo, si nadie le ofrece otras alternativas, en las que le queda por rehabilitar. No es tontería lo de rastrillar la launa ya que si ésta se apelmaza y cala el agua las vigas de madera pueden podrirse y con el tiempo caerse encima de quien se encuentre en el habitáculo.

Para el revoco interno de las paredes, en ocasiones se ha utilizado yeso y las pinturas son naturales, sin añadidos químicos. No utilizan barnices, pese a la abundancia de madera, pero han tratado ésta con aceite de linaza.

Una de las cosas que llama la atención del cortijo es la práctica ausencia de aristas en su diseño; predominan las líneas curvas y uno de los elementos más originales del mismo es la despensa, también realizada por Chris y uno de sus amigos ingenieros. Tiene forma de bóveda y cumple bien su papel de fresquera, además de ofrecer unas cualidades sonoras muy “refrescantes”, por aquello de las propiedades del silencio. Podía haberse mejorado eligiendo semienterrarla en un lugar fresco que dé al norte pero lo cierto es que cumple su función. Chris ha vuelto a repetir el capricho abovedado con un nuevo baño familiar que está construyendo con balas de paja, ventanas de botellas de vidrio de reciclaje y un tejado de cúpula para lograr ese clima de relajación, por si no tenían suficiente relax en El Valero, digo.

Foto: Óscar Rivilla

La relación con el agua

La Alpujarra es una tierra de contrastes. Ubicada en la cara sur del macizo de Sierra Nevada tiene un índice de pluviosidad bajo pese a que cuando visitamos el cortijo de nuestros protagonistas a finales de junio, todavía podían verse en las cumbres serranas algunos neveros, pese a que este año las nevadas no se han prodigado. No obstante la altura máxima de Sierra Nevada es el pico Mulhacén, con casi 3.500 metros de altitud. El agua, por tanto, no es escasa merced a los neveros de la sierra pero “el cambio climático se está dejando notar porque cada año llueve mucho menos y hace más calor. Esto lo notamos especialmente en el huerto”, explica Annie, la encargada de las labores hortícolas de la casa. A estos problemas hay que añadir que en la costa granadina, a no muchos kilómetros en línea recta de la falda de Las Alpujarras no paran de construir urbanizaciones y campos de golf que chupan literalmente el agua de las comarcas montañesas.

El agua y el uso racional de la misma, ha marcado la existencia de Chris, Annie y Chlöe desde que se instalaron en Órgiva, no obstante el cortijo se encuentra en un tajo entre dos ríos, uno de los cuales, el Trevélez mantiene su cauce todo el año. Cuando la pareja inglesa se instaló en su nueva residencia, por llamarla de alguna manera, ésta no tenía ni luz ni agua, ni todo lo demás. El agua que abastece a los siete cortijos habitados del valle la toman de un colector que hay arriba en la montaña. No pagan por el agua en sí, pero deben hacerse cargo del mantenimiento de la instalación y de tener siempre limpias las acequias que distribuyen el líquido elemento.

En la vivienda, las aguas se separan tras su uso. Las negras van a parar a una fosa séptica en la que los residuos se descomponen de manera biológica. Las grises se reutilizan en el riego de huertos y jardines. Por ello, el jabón líquido que utilizan para lavar los platos por ejemplo, es ecológico. Se trata de intentar no contaminar esas aguas que luego alimentarán las verduras que han de comerse. A veces, la cuestión del agua es un asunto de escala. Una gran infraestructura puede ser antiecológica e inhumana y la misma a escala humana puede resultar beneficiosa. Al menos así se desprende de la anécdota que nos contaba Chris una tarde, mientras admirábamos la puesta de sol tras los afilados cerros que rodean el cortijo: “allí, –nos dijo señalando un pequeño embalse que hay situado en la confluencia de los ríos que rodean la vivienda- querían levantar una presa de 50 metros. Arreciaron las protestas y se construyó de 15. Pasamos de la práctica desaparición de nuestras casas a esta bendición”, comenta el inglés refiriéndose entre otras cosas al nuevo ecosistema creado. Aunque uno que es muy crítico, piensa si esto no fomentará que más ríos sean cortados por el hormigón armado acabando con sus ecosistemas originales.

Foto: Óscar Rivilla

Piscina integrada

Hablando de ecosistemas acuáticos y del uso racional del líquido elemento, uno de los puntos más llamativos de El Valero es la piscina, que tiene toda una historia. La casi obsesión familiar por relacionarse respetuosamente con el agua les ha llevado a llevar a cabo un gran proyecto de baño -el clima permite utilizar la piscina seis meses al año- con un tratamiento ecológico y cíclico del agua y del proceso. La sencilla complejidad del mismo y el gusto por el detalle ha producido que se les vaya de presupuesto, pero con ciertos ajustes, este proyecto puede desarrollarse en piscinas de gran tamaño. Esto puede ser muy interesante para los ayuntamientos a la hora de transformar sus actuales piscinas en ecológicas.

La energía que mueve todo el proceso de depuración de la piscina es solar. Entre sus olivos y naranjos Chris Stewart posee un panel solar capaz de autodirigirse en busca de la mejor colocación para recibir la mayor cantidad de rayos solares. Una maravilla de la técnica. El vaso de la piscina es de generoso tamaño y de diseño ovalado, sin  aristas. Está pensado de tal manera que constantemente el agua supura por los bordes y se dirige a un estanque donde plantas acuáticas con especiales propiedades depurativas hacen lo propio con el líquido elemento. De ahí pasa prácticamente limpia a un pozo en el que una noria, diseñada ex profeso por un técnico amigo de los dueños de la casa, alza el agua hasta un depósito también artesano con forma de alambique, en cuyo interior hay un filtro de arena que termina de dejar el agua impecable para que siga su camino natural hasta el vaso de la piscina. Este proceso se realiza unas ocho horas diarias durante los seis meses propicios para el chapuzón. Llama la atención la sobriedad del proyecto, el cuidado de cada detalle para evitar contaminar el agua y reciclar constantemente la misma. Todo ello con emisión 0 de CO2, que se dice ahora.

Foto: Óscar Rivilla

Simple felicidad

Con cinco gatos, dos perros y un loro que, como el propio Stewart reconoce, sólo tiene ojos para Annie, a la que sigue a todas partes, a todas. Esos son los habitantes de El Valero, los reconocidos, claro. Luego están los jabalíes que la noche anterior husmearon en el huerto o la culebra que a la mañana siguiente se coló en la piscina, así de natural es la vida que hace feliz a “los Stewart”: “Para nosotros es muy importante transmitir que se puede vivir disfrutando de las cosas sencillas sin el materialismo que vemos en la sociedad actual” Es que Chris Stewart es un hippy. “Estoy orgulloso de ser hippy. Los españoles tienen la palabra o el concepto equivocado. La vida que vivimos aquí es la conclusión lógica de aquel movimiento, que era ecologista”, afirma.

En efecto, hoy la familia vive como piensa y este es un privilegio de pocos porque lo “normal” suele ser pensar como se vive. Los libros van viento en popa para el autor británico y esto les ha proporcionado una economía desahogada. Pero eso no se nota en su modo de vida, todo lo que identifica en la casa que allí reside un escritor es un despacho, que antes era la estancia de los animales,  cuyas paredes están literalmente forradas de libros (parte del suelo también) y una extraña antena en forma de cuadrilátero que es fundamental para garantizar la conexión por adsl. Las cosas han cambiado mucho en cuanto a tecnología se refiere y hoy Internet es la conexión con el mundo. Conexión que por estas altitudes también tiene su particularidad. En un pináculo a pocos metros de la vivienda se alza un repetidor “casero” que funciona, como no, con una pequeña placa solar que recoge la señal telefónica y la difunde a los cortijos del valle, un sistema inalámbrico subvencionado por la Junta de Andalucía.

Y así es la vida por aquí, en casa de Chris Stewart y compañía, rodeado de limoneros naranjos, almendros, olivos centenarios, y huertas con tomates, lechugas, ajos, cebollas, berenjenas o fresas. ¡Ah! y la alfalfa para las ovejas del inglés alpujarreño, que qué sería él sin sus ovejitas.


“Nos habíamos desecho de todo lo que había de cómodo y previsible en nuestras vidas y nos habíamos lanzado al vacío”. Así explica Chris Stewart en su libro “Entre limones. Historia de un optimista” (Editorial Almuzara, septiembre 2006) su llegada con Annie a El Valero y el comienzo de una nueva vida. Cuenta el escritor que cuando le enseñó fotos a su madre de su nueva morada ésta quedó horrorizada por su aspecto hasta el punto de calificarla de establo. “Es que la arquitectura alpujarreña es sencilla y cuadriculada; su encanto reside en la simplicidad: (…) Consiste en volver a colocar de manera más o menos ordenada los materiales que, o bien crecen a mano, o se encuentran dispersos al azar por los alrededores. Las proporciones vienen dictadas por una sencilla ecuación: la anchura equivale a la capacidad máxima de soporte de una viga de castaño, de chopo o de eucalipto, cubierta con una espesa capa mojada de launa (…) y normalmente equivale a aproximadamente tres metros y medio. La altura depende del nivel hasta el cual puede levantar piedras un alpujarreño y, como la mayoría de ellos son de estatura baja, raramente sobrepasa el metro ochenta desde el suelo hasta el asiento de las vigas. La longitud viene limitada por la cantidad de suelo disponible, y las ventanas se calculan de manera que dejen pasar la cantidad de luz justa para poder andar a tientas al mediodía, pero de modo que al mismo tiempo no dejen entrar los rayos exteriores que de otra forma podrían comerse vivos a los habitantes de la casa”, describe con maestría Stewart en “Entre limones”. La gran ventaja de esta arquitectura es su bajo precio pues sólo las puertas y ventanas hay que pagarlas con dinero, lo demás es extraído, cortado y/o acarreado de la propia naturaleza.


Articulo aparecido en la revista EcoHabitar nº 15. otoño de 2007. Puedes conseguir la revista aquí.

Da inicio la primera formación profesional europea certificada para construcción con paja 2017, con representación española

A finales de este pasado mes de marzo de 2017 comenzó en Austria, el primer ciclo para la formación profesional, STEP, reconocido en toda la Unión Europea según el Sistema Europeo de Créditos para la Educación y la Formación Profesionales (ECVET).

Esta propuesta ha sido el resultado de una intensa colaboración entre varios países europeos financiada a través del programa Leonardo de aprendizaje permanente y Erasmus+ .

La formación completa (400 horas) en 8 módulos, se ofrecerá en diversos talleres y encuentros a lo largo de todo el año.

La parte teórica se realiza en la sede de la asociación austriaca, ASBN en Ravelsbach (cerca de Viena) y los talleres prácticos se realizarán en diversas obras tanto en Austria como en otros países que formen parte del este acuerdo sobre formación.

Esta última semana de marzo se realizaron los módulos 1 y 2, el primero como introducción general al uso del fardo de paja como material de construcción y el segundo dedicado al uso de la paja como relleno de muros, las técnicas híbridas portantes como el CUT y el GREB, módulos prefabricados, control de calidad de la obra y aspectos legales sobre estos sistemas constructivos.

Estos módulos estuvieron impartidos por Herbert Gruber, Coordinador de la asociación austriaca ASBN, Constructor con Paja, Fundador de la cooperativa europea StrohNatur, Instructor en ASBN, miembro del consejo de dirección del ESBA (European Straw Building Association) y Alejandro López, Arquitecto y diseñador, constructor con paja y tierra. Socio fundador de okambuva.coop y miembro profesional de la Red de Costrucción con Paja de España, experto en técnica CUT, construcciones autoportantes y módulos prefabricados. También socio e instructor en StrohNatur.

Rubén Solsona, participante, TallerKaruna.org, Alejandro López, docente, okambuva.coop y Herbert Gruber, docente, ASBN. (Foto: Herbert Gruber)

El próximo módulo, que será sobre los sistemas autoportantes, se realizará en mayo.

El ciclo formativo cuenta con 18 participantes de diversos países como Suiza, Polonia, Austria, Alemania, Serbia, Grecia, República Checa, Italia, España e incluso Australia. La participación de España está representada por Rubén Solsona, Instructor, cofundador de TallerKaruna.org y miembro de la Red de Construcción con Paja.

El objetivo de esta formación es prepararse profesionalmente para la ejecución, el diseño y gestión de proyectos de bioconstrucción con Balas de Paja, adquirir las herramientas necesarias para fomentar la ejecución profesional contemporánea con paja y preparar la formación profesional futura en los países participantes.

Los participantes obtendrán la certificación según ECVET, Nivel 4, que les habilitará para estas actividades en el ámbito de la Unión Europea.

Más información: http://baubiologie.at/strohballenbau/straw-bale-training-for-european-professionals-with-certification-step/

Impresión 3D robótica para la construcción usando una pequeña cantidad de tierra “in situ”

El Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña (IAAC) ha investigado la aplicación de la impresión 3D al sector de la construcción y ha desarrollado una tecnología llamada Pylos.

El método surgió de un proyecto de investigación cuyo objetivo consistía en crear una nueva técnica de impresión tridimensional arquitectónica que se basara en el estricto uso de materiales naturales y biodegradables, de origen local y que pudieran ser reutilizados después de haber servido a su propósito.

El método Pylos se diferencia en que en vez de alterar el material natural para adaptarlo a sus necesidades, permite que el material dé forma a la tecnología.

Según el IAAC, el proceso de investigación incluyó la optimización de la mezcla de materiales utilizando sólo aditivos naturales, así como la mejora de los tiempos de fabricación, y el material no puede ser otro que el suelo.

En la primera fase del proyecto se ha logrado un material que está basado en un 96% en el suelo y que tiene tres veces más resistencia a la tracción que la arcilla industrial. Tampoco está horneado, lo que significa que se puede reutilizar una y otra vez o, simplemente, devolverlo a la Naturaleza, a diferencia del barro cocido.

El proyecto Pylos se enmarcó en el programa TerraPerforma, con el que se trataba de demostrar la capacidad de la arcilla para servir como un material eficaz dee construcción para plasmar cualquier tipo de diseño arquitectónico, a pesar de que la arcilla está generalmente asociada con la construcción en áreas subdesarrolladas y pobres.

 

El IAAC utilizó software como Rhino, CFD, Ladyburg y Karamba para simular el efecto del viento, del sol y el comportamiento simulado de la arcilla y probó las simulaciones digitales y las estructuras fabricadas mediante impresión 3D para evaluar el rendimiento de los materiales cuando se exponen a las características climáticas naturales. Así, se probaron factores como la radiación solar, la luz, la conectividad térmica, la convección térmica, la masa y el comportamiento estructural.

El IACC creeque un enfoque de construcción mediante módulos sería el más adecuado, debido a la dificultad de trasladar una impresora 3D robótica a sitios con duras condiciones climáticas que podrían afectar a los proyectos de construcción en los mismos.

Cada módulo ha sido diseñado de forma paramétrica, para un rendimiento óptimo dependiendo de la radiación solar y eólica y fue impreso en 3D como un gradiente tanto horizontal como vertical, con el fin de optimizar la luz solar desde el Este y el Oeste. Para maximizar aún más la luz del sol y el canal del viento, los módulos se han diseñado con varias aberturas estratégicamente colocadas.

El IACC también trabajó con la empresa Tecnalia y su robot CoGiro, de gran tamaño, lo que permitió al equipo crear la mayor pieza monolítica del proyecto.

Ambas entidades han colaborado no sólo en TerraPerforma, sino también en un proyecto llamado On Site Robotics, encaminado a demostrar la eficacia de la impresión 3D y la robótica en la construcción automatizada.

Fuente: http://imprimalia3d.com/

1er foro de cáñamo industrial y sus aplicaciones en Expocáñamo

Del 19 al 21 de mayo, Expocáñamo celebra su tercera edición en el Palacio de Exposiciones y Congresos (FIBES). Durante tres días la capital andaluza se convertirá en la capital del cáñamo, de su cultura y sus aplicaciones gracias a conferencias, exposiciones y

espectáculos, todas ellas relacionadas con la tradición, su situación legal y sus avances como industria. Este año la feria está dedicada a la utilización alimentaria del cáñamo y, como principal novedad, presenta el 1º Foro del Cáñamo Industrial y sus Aplicaciones.

En su apuesta por la divulgación y conservación de la cultura del cáñamo, la otra feria de Sevilla, dedicará una jornada exclusivamente a la industria, la producción agrícola y la investigación de los usos (presentes y futuros) de este milenario cultivo. El Foro nace como punto de encuentro entre fabricantes, agricultores y los demás sectores interesados en la explotación del cáñamo con fines industriales. Cómo se encuentra el sector, a qué retos se enfrenta y qué papel puede jugar en la revolución industrial que se está viviendo serán algunos de los aspectos tratados.

Uno de los temas estrella será la situación del cultivo en Europa, que está viendo un aumento considerable de superficie explotada. Expertos en gestión de grandes explotaciones nos acercarán a la realidad actual del cultivo, a sus limitaciones y necesidades, en zonas como España, Italia o la República Checa. Gracias a los últimos avances en la utilización de materiales sostenibles para la construcción, el cáñamo se ha hecho un hueco entre los más utilizados. Se debatirá en el Foro sobre la investigación del cáñamo como materia prima, de los procesos para su transformación y de los retos ante de un modo de edificación sostenible y ecológico.

El valor alimenticio de la semilla de cáñamo, los procesos de extracción de sustancias con fines terapéutico o la utilización de la planta para la descontaminación del suelo serán otros temas tratados durante el Foro.

Además de dedicar un día al sector industrial, las conferencias contarán con la presencia de expertos en el enfoque jurídico, en el activismo y en la investigación con fines terapéuticos.

Para completar la oferta cultural dedicada al cáñamo industrial y sus usos, durante la Expo, habrá muestras fijas como la que tradicionalmente organiza el Museo del Cáñamo de Callosa de Segura o un jardín de plantas vivas que enseñará distintas etapas del crecimiento de la planta. También tendrán lugar una pasarela de moda sostenible, en colaboración con AMSA, y un show cooking con alimentos basados en cáñamo.

Como otros años, Expocáñamo, ofrecerá una variada oferta de zonas y actividades de esparcimiento y ocio. Durante la celebración del evento los visitantes podrán disfrutar de juegos y concursos, conciertos y un espacio para los más pequeños con vigilancia y entretenimiento. Los abonos rebajados ya están a la venta en su página web y disponen de solicitud de acreditaciones para profesionales.

Más info: www.expocanamo.com

El Servicio Navarro de Empleo y CENIFER promueven un curso de formación en bioconstrucción

El Servicio Navarro de Empleo – Nafar Lansare ha promovido, a través de su Centro de Referencia Nacional de Energías Renovables (CENIFER), un curso piloto de formación profesional en el ámbito de la Bioconstrucción, una modalidad constructiva basada en la utilización exclusiva de materiales naturales y locales, como piedra, tierra, paja, adobe, cal o madera.

Se trata del primer intento de constituir un curso oficial específico sobre Bioconstrucción en España. Estará dirigido por el arquitecto bioclimático Iñaki Urkia y será impartido con profesores de referencia de todo el Estado.

El SNE-NL y CENIFER han abierto el plazo de inscripciones para el curso piloto, que es gratuito y se desarrollará entre el 9 de mayo y el 8 de septiembre en Lizaso (Ultzama), en colaboración con la Fundación Ultzama. Se ofrecen 20 plazas para personas prioritariamente desempleadas pertenecientes a los gremios de la construcción.

Una vez testados los contenidos, el objetivo de CENIFER, como centro de referencia nacional para la formación en energías renovables, es incorporarlo al Catálogo Nacional de Especialidades Formativas y comenzar a formar o reciclar tanto a trabajadores o trabajadoras de la construcción como a docentes del conjunto del Estado.

El SNE-NL y CENIFER se anticipan así a una creciente demanda de formación en la materia, derivada de una mayor concienciación sobre el medio ambiente y la eficiencia energética, según han explicado en rueda de prensa Ignacio Catalán, director del servicio de Desarrollo de Competencias Profesionales del SNE-NL, y Alberto Díaz, técnico de CENIFER.

 

Proyecto piloto: construir un edificio con forma de caracol en Lizaso

La realización del curso se va a realizar en colaboración con la Fundación Ultzama, que está impulsando en Lizaso un área vinculada al desarrollo sostenible. Desde septiembre de 2013 tiene abierta su Granja Escuela, desde la que se sensibiliza a centros escolares, familias y turistas en general sobre la importancia del sector primario (animales, taller de cuajadas, alimentos kilómetro 0), la ecología y la permacultura.

La Fundación se ha marcado como objetivo construir la primera escuela “slow food” del mundo, sobre comida sana, con proyección internacional. El edificio principal, de 225 metros cuadrados, tendrá la forma de un caracol.

Las personas admitidas al curso aprenderán a levantar un edificio completo con criterios de bioconstrucción. De hecho, construirán la parte central (caracola) del edificio que se destinará a aula-comedor, de más de 200 metros cuadrados (aula comedor, cocina, aseos y otras estancias de servicio) y con capacidad para 25 personas.

El curso es gratuito, dado que el SNE-NL asume el costo del profesorado y la Fundación Ultzama el de los materiales. “Es un ejemplo más de colaboración público-privada, con beneficios para las dos partes, y en esta ocasión con un efecto multiplicador, porque vamos a incorporar el curso al Catálogo Nacional de Especialidades y se puede extender al resto del Estado”, ha subrayado Ignacio Catalán, director del servicio de Desarrollo de Competencias Profesionales del SNE-NL.

Por su parte, Beatriz Otxotorena, de la Granja Escuela, ha incidido en los efectos de este curso sobre el desarrollo sostenible y el agroturismo de Ultzama, dado que el proyecto constructivo revertirá en la zona, “sin olvidar que estamos sensibilizando sobre la comida local”. A la rueda de prensa han acudido representantes municipales de la zona.

Proceso de selección

El curso tendrá una duración aproximada de 630 horas y un carácter eminentemente práctico. Ofrecerá formación en albañilería (cimentación, muros de paja, revoques con cierra arcillosa, cal y techos vivos), carpintería (estructura, suelo y tejado) y sistemas pasivos (naturales) de calefacción y refrigeración, además de prevención de riesgos laborales.

Las personas interesadas pueden inscribirse en www.formaccion.info, en cenifer.com y en las agencias de empleo.  Entre las personas inscritas, se hará un proceso de selección, en el que se tendrá en cuenta la experiencia y trayectoria en el ámbito de la construcción y la motivación. El horario del curso será de 7.00 a 15.00 horas, entre el 9 de mayo y el 8 de septiembre.

Se crearán dos grupos de diez alumnos o alumnas y dos profesores cada uno. “Se trata de un curso muy completo y práctico, con una atención del alumnado casi personalizada”, ha apuntado Alberto Díaz, de CENIFER.

Slow Food

La Escuela de Slow Food en Ultzama estará dirigida a niños y niñas, escolares, familias y agroturistas. Sensibilizará no solo sobre la comida buena (sana y de calidad); justa (precio adecuado para agricultores y ganaderos) y limpia, esto es, sin pesticidas; y del entorno (menos de 100 kilómetros a la redonda). “También mostrará toda una filosofía de vida: la importancia de respetar los ritmos y los tiempos, la diversidad, el desarrollo de la conciencia, a participar…”, ha apuntado Otxotorena. La inauguración está prevista para octubre.

No hay ningún centro en el mundo que ofrezca estas enseñanzas a la población en general, dado que la única universidad que existe, en Italia, solo está dirigida a cocineros y cocineras. Fundación Ultzama ha recibido la autorización de la Slow Food para construirla y, apoyada por la Fundación Caja Navarra, está recibiendo apoyos de organizaciones de todo tipo (Gobierno de Navarra, administración local, empresas relacionadas con la alimentación, centros de investigación, universidades, etc.).

La bioconstrucción y Navarra

Frente a la construcción convencional (hormigón y ladrillos), ofrece como ventajas el respeto al medio ambiente (menos huella ecológica), la salud (menos materiales tóxicos), eficiencia energética (aislamiento térmico con menor uso de calefacción o de refrigeración artificial) y coste de realización de la obra (relación calidad/precio).

En Navarra, se ha recurrido a este sistema en edificios dotacionales (Lorenea, en el Parque de los Sentidos de Noáin; el gaztetxe de Berriozar), de uso turístico (camping de Arbizu) y también en viviendas (Usún). En Francia, se han levantado varias escuelas públicas con este material. “La bioconstrucción no solo se aplica a la infraestructuras turísticas. Está trascendiendo al ámbito de la vivienda residencial y a las dotaciones públicas. Cada vez hay más gente que la reclama, por alergias, concienciación, menor gasto energético”, ha recalcado Iñaki Urkia.

Nº 53 de EcoHabitar. Editorial

¿Realmente, hay grandes corporaciones del sector de materiales de construcción convencional, la que se denomina sostenible, que estén realizando esfuerzos por un cambio hacia una construcción ecológica y saludable? Es una pregunta que me gustaría debatir en el seno del sector de la bioconstrucción, pues es posible que no todo lo que estamos viendo sea un Green washing y no sería justo tachar de “oportunistas” esfuerzos que se están realizando. Es evidente que estamos ante una tarta, la construcción ecológica-verde-sostenible, que cada vez será más apetecible y habrá de todo: compromisos serios y algunos que querrán buscar un atajo.

¿Asistimos a un cambio de actitud por parte de algunos de estos gigantes forzados por un incremento de la sensibilidad del consumidor o hay algo más?

“Una mezcla de políticas y reglamentos que priorizan la eficiencia energética y el diseño verde, el aumento de herramientas voluntarias de certificación para edificios verdes, la reducción de costes de los materiales verdes, la mayor sensibilidad del consumidor y, por consiguiente, una mayor demanda; el hecho de que los edificios verdes confieren ventajas de mercado cuantificables origina un crecimiento real y un mercado con un evidente futuro”, ha comentado Eric Bloom, analista de investigación de Navigant, consultora especializada en mercado verde .

Según esta consultora, el mercado de materiales ‘verdes-ecológicos-sostenibles’ va a pasar de 116 mil millones de dólares a 254 mil millones de dólares en el 2020 en el mercado mundial1.

Estos materiales verdes, según la consultora, van desde materiales tradicionales, que están siendo revalorizados por su bajo impacto medioambiental, hasta las tecnologías más avanzadas que permiten un mejor rendimiento de los edificios pasivos y activos.

Nuestro sector, la bioconstrucción, ha sido hasta ahora una aldea gala irreductible, garante de unos principios muy concretos y de una forma de hacer las cosas que podríamos resumir en tres puntos: construcción-arquitectura local, construcción-arquitectura respetuosa con el planeta y una construcción-arquitectura saludable, ello nos ha permitido sobrevivir, crecer y desarrollarnos de una forma significativa ante los embates, incluso en momentos de crisis, de una industria gigantesca y descomunal que es capaz de zamparse ella sola el 30% del consumo energético del planeta y para la que nosotros somos pequeñas hormiguitas indetectables.

Pero este gigante comienza a ser consciente de que los tiempos que se avecinan van a ser diferentes y que, haciendo números, las cuentas no salen si seguimos con las recetas que hemos venido aplicando en el pasado más reciente. Vemos, por ejemplo, la fiebre de compra de fabricas de cal por parte de las cementeras con el ánimo de rebajar sus enormes emisiones de CO2. Es aquello de “a la ecología por la economía”.  El concepto de arquitectura saludable, por tomar otro ejemplo, comienza a oírse en la publicidad de algunas compañías como un elemento de valor, lo que evidencia un cierto cambio de actitud.

Como pioneros debemos abrir el debate y trabajar para que sea un cambio hacia la sostenibilidad de verdad. Preguntas tales como: cuál va a ser el futuro de nuestro sector; si estamos ante un nuevo reto; debemos seguir siendo pequeñas hormiguitas galas; o cómo afrontar este nuevo paradigma, no deben faltar para poder abordar un futuro mejor.

1.- Ver informe en: http://www.navigantresearch.com/research/materials-in-green-buildings

Una nueva campaña audiovisual recuerda que el autoconsumo es viable y legal

La campaña “El autoconsumo, una opción viable para particulares, empresas y administración” tiene como objetivo mostrar a las instituciones y los ciudadanos que el autoconsumo es viable y legal. Gira en torno a un vídeo divulgativo elaborado por las entidades que impulsan la iniciativa: asociaciones de renovables y organismo públicos.

Coincidiendo con la creación de la Mesa de impulso al autoconsumo fotovoltaico en Cataluña y del Día Mundial de la Eficiencia Energética (5 de marzo), varias asociaciones y administraciones catalanas han presentado la campaña “El autoconsumo es viable para particulares, empresas y para la administración”, que gira en torno a un vídeo divulgativo elaborado por estas entidades.

Esta campaña audiovisual tiene como objetivo concienciar al conjunto de los agentes públicos y privados, así como a la ciudadanía de la importancia del autoconsumo para dibujar una sociedad más sostenible, reducir los efectos del cambio climático, y, en definitiva, permitir la transición energética hacia un nuevo modelo de energía limpia.

Este vídeo ha sido impulsado por el Clúster de Eficiencia Energética de Cataluña, conjuntamente con Solartys, la Unión Española Fotovoltaica (UNEF), el Instituto Catalán de Energía, la Diputación de Barcelona, el Ayuntamiento de Barcelona y la Asociación de Gremios Instaladores de Cataluña (AGIC).

El autoconsumo es viable y legal

En un comunicado para dar a conocer la campaña destacan que el autoconsumo presenta ventajas indudables desde el punto de vista ambiental, ya que favorece la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y mejora la eficiencia energética del sistema eléctrico. Además, el autoconsumo está plenamente alineado con las últimas directivas europeas en materia de energía y clima, recuerdan.

Hay que destacar, además, que el autoconsumo es una fórmula de generación eléctrica plenamente competitiva, desde el punto de vista económico, atendiendo a la reducción en el precio de los equipos y el incremento del precio de la energía eléctrica suministrada por la red“, prosigue la nota.

Los autores de esta iniciativa defienden que el autoconsumo tiene un impacto altamente positivo para el resto de consumidores y para la sociedad, dado que contribuye a abaratar el precio de la electricidad en el mercado pool, generando un ahorro económico en la factura de la luz para todo el mundo; a reducir las pérdidas por transmisión, puesto que se producen en el mismo punto de consumo y, también, a reducir las emisiones de CO2.

Esta campaña, por lo tanto, quiere poner de manifiesto que el autoconsumo es viable técnicamente y económicamente, y plenamente legal, con posibilidad de desarrollo tanto en el sector residencial, como en el terciario e industrial.

Por último, las diversas entidades impulsoras de esta campaña quieren alentar a todos los agentes del sector para que difundan esta campaña con la intención de favorecer la sensibilización del conjunto de la sociedad.