EcoHabitar 56. Editorial

La Comisión Europea del Parlamento Europeo, el 28 de noviembre pasado, aprobó una serie de enmiendas a las normas que regulan las energías renovables en la Unión Europea. Estas enmiendas suponen un reconocimiento y un impulso a las libertades ciudadanas para poder generar y comercializar las energías renovables autoproducidas.

Con la aprobación de estas enmiendas el injusto e inmoral “impuesto al sol”, el peaje de respaldo implantado en España por el gobierno del PP para favorecer al oligopolio energético y cubrir, así, la jubilación de políticos incompetentes y perversos, pasa a ser directamente ILEGAL, así, con letras mayúsculas y en negrita. Read more

El riesgo del amianto

Hace poco más de quince años que se prohibió el amianto en España 1. Se prohibió la utilización, producción y comercialización de las fibras de amianto y de los productos que las contenían. Pero la ley no reguló un aspecto importante: qué debemos hacer con los diferentes productos y materiales con amianto que están colocados en nuestros edificios 2

Esta situación permite y, por tanto hace invisible el hecho de que el amianto permanezca colocado conviviendo con nosotros. ¿Es esta una situación de riesgo?

El amianto forma parte de un gran número de materiales colocados en buena parte de los edificios construidos durante el siglo XX. Forma parte intrínseca de redes de saneamiento, depósitos de agua, cubiertas y medianeras, en el fibrocemento o “uralita”, llamado así en honor al mayor fabricante e importador de amianto en España. Además de los materiales de fibrocemento, existen otras aplicaciones fundamentales en la edificación como son los aislantes térmicos y acústicos, las ignifugaciones y las calorifugaciones que también pueden contener las fibras. Este último grupo de materiales con amianto es mucho más desconocido para la población en general y, a su vez, supone un riesgo mayor para la salud, ya que son materiales fibrosos, de baja densidad, que desprenden fibras con bastante facilidad. Las fibras de amianto al llegar al aire y ser respiradas pueden quedarse depositadas en nuestro organismo que, no pudiéndolas absorber ni eliminar, se protege de ellas dando paso a diferentes patologías graves. La inhalación de fibras de amianto puede ocasionar enfermedades como el mesotelioma pleural, la asbestosis y el cáncer broncopulmonar, enfermedades irreversibles, de largos periodos de latencia, que se pueden desarrollar 20 ó 30 años después de haber estado en contacto con las fibras.

Fuentes de exposición a las fibras

A partir de los años 80 y mientras se fabricaron productos con amianto en nuestro país, el sector reconocido como expuesto al riesgo de amianto era el que directamente manipulaba o estaba presente en la elaboración de los diferentes materiales. No se consideró durante muchos años que la población cercana a una fábrica de productos de amianto, o los familiares de los trabajadores como las mujeres que lavaban las ropas de trabajo contaminadas con las fibras, fuesen también un sector expuesto. Numerosos estudios 3 han demostrado la relación entre patologías derivadas de la exposición a amianto y las personas que no han trabajado directamente con el mineral, considerando estas fuentes de exposición como ambientales, domésticas y de convivencia.

En la actualidad se tienen identificadas diferentes fuentes posibles de exposición:

  • Exposición laboral: afecta a los trabajadores que pueden inhalar fibras de amianto mientras desarrollan su jornada laboral, ya sea de forma directa porque trabajen manipulando amianto en tareas de mantenimiento, rehabilitación o desamiantado, o indirecta porque puedan inhalar las fibras que se desprenden de un material ubicado en el lugar de trabajo.
  • Exposición por convivencia: no debería existir en la actualidad, ya que la legislación vigente no permite que las ropas de trabajo contaminadas se lleven a casa, siendo el empresario el responsable del lavado y descontaminado de las mismas.
  •  Exposición ambiental: puede afectar a cualquier persona, ya que es la provocada por las fibras que se encuentran en el aire, bien sea de forma natural (zonas cercanas a minas de amianto), por la fricción y desgaste de los frenos y embragues de los automóviles que contienen amianto (comercializados hasta 2002) o por una posible contaminación de trabajos con amianto en edificios, en el transporte de residuos, vertidos incontrolados, etc.
  • Exposición doméstica: está provocada por el desprendimiento de fibras en utensilios de uso doméstico como guantes de cocina, forros de tablas de plancha, aislamientos en tostadoras de pan y secadores de pelo, protecciones de hornos y chimeneas, mantas, etc. Todos estos productos y utensilios son de fabricación muy antigua, ya que están prohibidos desde hace 20 años, por lo que cada vez son menos habituales en nuestras viviendas.
  • Exposición en el interior de edificios: está provocada por el desprendimiento de fibras de los materiales que contienen amianto y forman parte de la construcción. Aunque el uso de la mayoría de productos con amianto para  la construcción (al margen del fibrocemento) se prohibió en el año 1993, esos 20 años no son suficientes para establecer que en los edificios no queda amianto. El riesgo dependerá del tipo de material, de su localización y del estado de conservación.

 

El amianto en los edificios

El amianto es un excelente aislante térmico y acústico, es ignífugo, tiene una gran resistencia a la fricción y es prácticamente indestructible. Estas valiosas cualidades hicieron proliferar innumerables materiales de construcción que se colocaron en los edificios, según fuesen las necesidades en cada caso.

a) Según el tipo de estructura del edificio.

A finales de los años 50 las ciudades españolas más relevantes empezaron a poblarse de imponentes edificios en altura, símbolo del crecimiento y el desarrollo del país. Muchos de estos edificios se construyeron con estructuras metálicas que, en muchas ocasiones, se protegieron contra el fuego con revestimientos ignífugos como el amianto, recomendado en la normativa de la época como material ignífugo y aislante de grandes propiedades.

En el caso de las estructuras de hormigón, los revestimientos ignífugos no han sido tan habituales debido a la resistencia del propio material. No obstante, y con el objeto de proporcionar más resistencia al fuego en una posible rehabilitación o intervención para adecuación a la normativa, podemos encontrar este tipo de estructuras revestidas de morteros o proyecciones de amianto.

b) Según el uso a que está destinado el edificio.

En cuanto al tipo de uso, el sector terciario de edificios de servicios es el que tiene más posibilidades de tener materiales con amianto en sus soluciones constructivas: hospitales, escuelas, teatros y salas de cine, estudios de grabación, oficinas, edificios industriales… Por un lado, porque se ha desarrollado más normativa y legislación específica, y por otro, porque los requerimientos particulares del servicio daban paso a productos específicos como:

  • El aislamiento acústico en estudios de grabación, cines, teatros y bibliotecas, en forma de placas acústicas o fibras sueltas como la borra de amianto en cámaras de aislamiento y en el interior de falsos techos.
  • Los pavimentos resistentes al agua, a las grasas, a los agentes químicos y que impedían la propagación del fuego en cocinas y restaurantes, comercios, oficinas, hospitales y escuelas como los pavimentos de amianto- vinilo.
  • Los falsos techos registrables que facilitaban la revisión de instalaciones en oficinas y comercios.
  • El control de la humedad por condensación en vestuarios y piscinas cubiertas, o industrias textiles, con proyecciones de fibras de amianto.
  • Los revestimientos resistentes al desgaste como zócalos de protección en escuelas, en talleres y en equipamientos, con morteros y pinturas con amianto.
  • Los aislamientos térmicos extremos en naves frigoríficas, laboratorios e industria, con mantas y borra de amianto.
  • La protección al fuego de instalaciones, compuertas cortafuego, fosos de ascensores, cuadros eléctricos, puertas RF, telones en teatros…, así como las ignifugaciones en aparcamientos.

En el caso de las viviendas, las edificaciones que tuvieron una mayor calidad en su construcción, las que tuvieron mejores acabados y más prestaciones, son las más susceptibles de tener aplicaciones de amianto de riesgo alto como los aislamientos térmicos, acústicos o calorifugaciones de instalaciones, mientras que los edificios de menor calidad se quedaron con las aplicaciones de menor coste y de menor riesgo, como son todas las derivadas del fibrocemento.

c) Según el tipo de instalaciones que contiene el edificio.

Otro parámetro que nos puede determinar la existencia o no de amianto en el edificio es el tipo de instalaciones que alberga:

  • Las instalaciones centralizadas de producción de agua caliente sanitaria o de calefacción por agua caliente, con calorifugaciones de tuberías y calderas.
  • Las protecciones de radiadores, las juntas de tuberías y masillas aislantes.
  • Las protecciones de focos puntuales de calor, como repisas aislantes sobre radiadores, separadores entre paredes y elementos como hornos y chimeneas.
  • Las instalaciones de distribución de aire climatizado y evacuación de humos.
  • Las instalaciones de hornos o cámaras de altas temperaturas aisladas con placas de amianto, con cordones y juntas de aislamiento.
  • Las instalaciones en talleres y en la industria en general, con conducciones de ácidos y derivados del petróleo, productos químicos corrosivos y vapor de agua, líquidos y gases con requerimientos de altas temperaturas, y pH extremos, en forma de aislamientos, juntas de estanqueidad y masillas aislantes.

d) Productos de fibrocemento.

El fibrocemento o “uralita”, clasificado aquí como una categoría aparte por la gran variedad de productos que se fabricaron, fue un material muy versátil, moldeable, ligero, incombustible, impermeable y, sobre todo, barato. Con él  se realizaron redes de suministro de agua potable, depósitos, canalizaciones de desagüe en edificios, cubiertas de chapa lisa y ondulada, tabiques pluviales en medianeras, revestimientos de fachadas, persianas, sombreretes, rejas de ventilación, tuberías de aire, tanto en impulsión como en evacuación de humos, jardineras….y un largo etcétera.

La protección de la población en riesgo

La legislación española en temas de amianto regula y ampara el sector laboral, por lo que se deben considerar dos poblaciones diferenciadas: los trabajadores expuestos a amianto durante el transcurso de su jornada laboral y el resto de la población.

La protección de los trabajadores.

Dentro del sector laboral se encuentran, de una parte el personal que trabaja directamente con amianto y de otra, los que trabajan en un edificio que contiene amianto.

Los primeros son los trabajadores que deben realizar tareas de extracción de amianto o desamiantado, trabajos de mantenimiento o rehabilitación donde deba manipular el amianto, así como los trabajadores ligados a la gestión del residuo y su deposición en vertedero, al control de calidad ambiental, a los laboratorios de análisis… Todos estos trabajos necesitan de la realización de un Plan de Trabajo con amianto que debe aprobar la autoridad laboral competente, deben estar inscritos en el RERA (Registro de Empresas con Riesgo por Amianto), así como realizar un control periódico sanitario a los trabajadores implicados, todo ello según el RD 396/2006 4 .

Dicho de otra manera, este sector claramente identificado y considerado de riesgo por la legislación es el que conoce la existencia del amianto, trabaja 5 según la legislación vigente, y por tanto, está bajo su amparo en cuanto a protección sanitaria y dineraria (por la responsabilidad civil del empresario). Por tanto, se podría decir que en la actualidad los trabajadores del amianto son un sector de riesgo controlado que está protegido por la legislación vigente.

El segundo grupo lo componen las personas que trabajan en un edificio que contiene amianto. Éstos también están protegidos por la ley. En este caso es la ley de prevención de riesgos laborales la que otorga al empresario la responsabilidad de la seguridad de sus trabajadores. Por tanto, es obligación del empresario adoptar las medidas necesarias para garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores a su servicio en todos los aspectos relacionados con el trabajo. No obstante y aún estando legislado, este grupo no está claramente definido, ya que los empresarios no conocen si el edificio donde se desarrolla su actividad tiene o no amianto. Los principios de acción preventiva se suelen entender directamente ligados a la actividad, considerándose el edificio como un elemento inerte.

Por tanto, se podría decir que las personas que trabajan en un edificio con amianto son un sector de riesgo no controlado, aun estando protegido por la legislación vigente.

La población en general.

Por último, está el resto de la población. Los que vivimos en edificios, estudiamos en ellos, acudimos a ellos a hacer compras, a ver espectáculos, a sanar nuestras enfermedades o a dejar el coche en sus aparcamientos. Todos formamos parte de un sector potencial de riesgo no controlado, que no es conocido y que no está legislado.

Pero no todas las personas que hemos estado expuestas a las fibras padeceremos una enfermedad relacionada con el amianto. Dependerá de la sensibilidad del organismo de cada individuo, del tipo de fibra, del tiempo e intensidad en la exposición, así como de factores sinérgicos como el tabaco.

Dicho esto, hay que puntualizar que, tal y como la EPA instruyó en 1971, y que ha sido nuevamente refrendado por el Parlamento Europeo en marzo de 2013 6 , “no se conoce un límite de exposición al amianto por debajo del cual no existan riesgos”. Por tanto, es imprescindible evitar la exposición al amianto, por una parte, trabajando con las medidas de seguridad establecidas, y por otra, conociendo la existencia de las fibras y su peligrosidad ya que el verdadero riesgo del amianto es el desconocimiento de su existencia.

No debemos olvidar que pese a hacer más de 30 años que están reguladas las condiciones de trabajo en la manipulación de amianto, el reconocimiento al trabajador de padecer una enfermedad profesional derivada del amianto, y las consecuentes reclamaciones por daños y perjuicios por falta de medidas de seguridad suponen, a día de hoy, arduos procesos con finales más ventajosos para las grandes empresas responsables que para los enfermos o familiares de los fallecidos. Los afectados por exposiciones no laborales aún lo tienen peor.

Consumo mundial de amianto en 1979, Asbestos: overview and handling recommendations, Deutsche Gesellschaft fur Technische Zusammenarbeit (GTZ) GmbH, Eschborn 1996. Ilustración © EcoHabitar


*Lara Trujillo, la autora de este artículo, es Ingeniera de Edificación, máster en Patología, Diagnosis y Técnicas de Rehabilitación del Patrimonio Arquitectónico, y doctora de la UPC sobre el Riesgo de amianto en España. Se dedica a la docencia en la universidad, así como a la rehabilitación energética, diagnosis de edificios y edificación sostenible. www.edilar.net

  1. La Orden de 7 de diciembre de 2001 por la que se modifica el anexo I del Real Decreto 1406/1989, de 10 de noviembre, por el que se imponen limitaciones a la comercialización y al uso de ciertas sustancias y preparados peligrosos, dice en su articulado que «El uso de productos que contengan las fibras de amianto… que ya estaban instalados o en servicio… seguirá estando permitido hasta su eliminación o el fin de su vida útil».
  2. Resolución de 30 septiembre 1982 sobre normas para la aplicación y desarrollo de la Orden de 21 de julio de 1982 sobre las condiciones en que deben realizarse los trabajos en los que se manipula el amianto.
  3.   Enfermedad por amianto en una población próxima a una fábrica de fibrocemento, Arch Bronconeumol. 2009; 45(9):429–434, J. Tarrés, R. Arbós-Herràndiz, C. Albertí, et al. Contenido pulmonar de amianto en la población de Barcelona, Arch Bronconeumol. 2006;42:17, R. Recuero, A. Freixa, M.J. Cruz, et al.
  4. El Real Decreto 396/2006 de 31 de marzo, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud aplicables a los trabajos con riesgo de exposición al amianto, se enmarca en la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, cuyo ámbito de aplicación incluye «a los trabajadores vinculados por una relación laboral en sentido estricto», quedando fuera de este ámbito los trabajadores autónomos.
  5.   Background Information. Proposed National Emission Standards For Hazardous Air Pollutants: Asbestos, Beryllium, Mercury. Environmental Protection Agency, North Carolina, December 1971.
  6. Resolución del Parlamento Europeo, de 14 de marzo de 2013, sobre los riesgos para la salud en el lugar de trabajo relacionados con el amianto y perspectivas de eliminación de todo el amianto existente.

ARARQUIMA finaliza el montaje de su proyecto de rehabilitación del Balneario de Yémeda

Yémeda (Cuenca), 13 de Diciembre de 2017.- La compañía especializada en construcción industrializada pasiva ARQUIMA (www.arquima.net) ha finalizado, en tan sólo dos meses, la fabricación y el montaje del proyecto de rehabilitación del Balneario de Yémeda (Cuenca).

Para esta obra, ARQUIMA ha fabricado en poco más de un mes, la estructura y la envolvente de una ampliación de más de 1.000 m2 en sus instalaciones de Barcelona, realizando en montaje in situ en tres semanas.

El pasado día 29 de noviembre ARQUIMA realizó una visita guiada, destinada a arquitectos, prescriptores y periodistas, que sirvió para mostrar ‘in situ’ su sistema constructivo de entramado ligero de madera.

El proyecto se enclava en un proceso de recuperación del patrimonio histórico de la provincia de Cuenca y en un marco natural de gran valor paisajístico, por lo que la selección de un sistema sostenible con entramado ligero de madera fue determinante en la adjudicación de la obra a ARQUIMA.

La ampliación albergará parte del uso hotelero del Balneario, proporcionando una envolvente de gran eficiencia térmica que garantizará una demanda energética mínima. Esta característica del sistema ARQUIMA es clave para el sector hotelero, ya que contribuye a reducir de manera significativa los costes de suministros. La reducción de plazos, la limpieza de una obra en seco y el control de calidad que se garantiza, son otros de los beneficios de este sistema tan valorado, tanto por promotores como por técnicos.

La estructura y los cerramientos del edificio están compuestos por módulos industrializados en la fábrica, con entramados de madera de abeto calidad KVH que garantiza una humedad inferior al 18% y no requiere tratamientos específicos contra los xilófagos. Los 15 cm de aislamiento térmico embebido entre los paneles OSB de los entramados proporcionan una transmitancia térmica equivalente a un 25% del límite permitido por el CTE, logrando así una envolvente un 75% más eficiente que un sistema tradicional.

El revestimiento exterior es un revoco de mortero a la cal sobre un sistema SATE que permitirá integrar el edificio con el patrimonio existente y pone de relieve la versatilidad y adaptación del sistema a cualquier proyecto arquitectónico.

 

Sobre ARQUIMA

ARQUIMA es una empresa líder en el sector de la construcción industrializada de viviendas, equipamientos, fachadas y envolventes de edificios, con criterios de construcción pasiva, salud, sostenibilidad y máxima eficiencia energética.

Con dilatada experiencia en el mercado nacional y en proceso de expansión internacional, ARQUIMA fue pionera en Construcción Sostenible y se adelantó al cambio desarrollando un sistema constructivo propio. En 2015 construyó en Barcelona, el primer edificio plurifamiliar en altura de España con entramado ligero de madera. En la actualidad dispone de sede central y fábrica en Barcelona y delegaciones en Madrid, Granada, Valencia y Lugo.

ARQUIMA ofrece una alternativa respetuosa con el medio ambiente, con la salud de las personas y energéticamente eficiente para reducir el exceso de emisiones de CO2 en el planeta, utilizando solo materiales con una mínima huella de carbono, como la madera de bosques gestionados de manera sostenible y certificados con sellos PEFC (Programme for Endorsement of Forest Certification Schemes) y FSC® (Forest Stewardship Council).

Deconstruyendo la electro-polución

En este artículo voy a hablar de qué es la electro-polución, cómo influye en la salud y qué recomendaciones propongo como precauciones. Pero en primer lugar quiero a explicar un poco por qué es importante este concepto y qué tiene que ver con los seres humanos.

Somos seres en equilibrio bio-eléctrico y magnético. ¿Qué significa esto? Para empezar, la Tierra está envuelta globalmente por un campo bio-eléctrico atmosférico y produce un campo magnético.

A nivel eléctrico, en la atmósfera hay una tensión entre la acumulación de cargas negativas más cerca de la superficie terrestre y el aumento de las cargas positivas a medida que nos separamos de la corteza. Del mismo modo, los humanos y todos los seres vivos, y también las células que nos componen, tenemos un campo eléctrico a nuestro alrededor con una tensión entre cargas negativas y positivas por la separación entre las dos. De hecho, la vida en sí misma existe por el intercambio eléctrico entre el medio y los seres vivos. Un ejemplo de nuestra sensibilidad al campo eléctrico es que descansamos más en posición horizontal, ya que la atmósfera no añade tensión entre nuestros pies y nuestra cabeza cuando quedan a la misma altura. Read more

TRIBE, un videojuego que te enseña buenos hábitos energéticos en los edificios públicos

TRIBE es un videojuego de aprendizaje en el que los jugadores tendrán que mejorar la eficiencia energética de los edificios actuando sobre el comportamiento de sus usuarios. El objetivo final de esta iniciativa es contribuir a un cambio en los hábitos energéticos de los jugadores, promoviendo, un uso más racional de la energía, la electricidad, o el agua.

TRIBE es uno de los resultados del proyecto de investigación Training Behaviours Towards Energy Efficiency, financiado por la Comisión Europea en el programa Horizon 2020, y que coordina el centro de investigación español CIRCE. Adicionalmente el proyecto ha desarrollado una guía de 250 medidas de eficiencia energética, y un pack de herramientas para ayudar a las administraciones públicas en la gestión energética de sus edificios.

En cuanto al videojuego, ya se encuentra disponible para su descarga gratuita tanto para dispositivos Android como Apple. Toda la información sobre el mismo se puede consultar en la página web www.tribe2020.eu y en sus redes sociales.

La misión de los jugadores será la de reducir el consumo de energía de los edificios y las emisiones de CO2 asociadas, para lo que se valdrán de múltiples métodos. Tendrán el control sobre todos los consumos del edificio, como los equipos de iluminación, calefacción o ventilación, pudiendo encenderlos y apagarlos a su antojo o sustituirlos por otros más eficientes. También tendrán a su alcance el listado de 250 medidas de eficiencia energética mencionado, que podrán aplicar en sus edificios.

Sin embargo, en esta tarea tendrán que hacer frente al mayor de los retos: conseguir que los propios usuarios de los edificios cambien su comportamiento hacia uno más responsable en términos de energía, sin que su confort térmico y bienestar se vean perjudicados.

Los jugadores podrán ir observando el impacto de cada una de sus acciones, tanto en el estado de ánimo de estos usuarios como en su propio bolsillo, ya que ahorrando energía ahorrarán dinero. Además, conforme el usuario vaya mejorando su nivel de eficiencia, conseguirá acceso a nuevos equipos, medidas de ahorro de energía, edificios, etc.

Uno de los valores más destacables del videojuego reside en que su funcionamiento se basa en datos reales, ya que el motor de simulación se alimenta de la información real recogida en cinco edificios piloto que participan en el proyecto como demostradores. Se trata de dos edificios de oficinas, un colegio, una universidad y un bloque de viviendas, A través de una extensa campaña de monitorización con herramientas TICs, y de estudios psico-sociales en todos ellos, se ha definido el perfil de los usuarios y el impacto que las distintas medidas de eficiencia energética pueden ocasionar en estos edificios.

Con todo ello, el videojuego pretende concienciar sobre la importancia de hacer un uso eficiente de la energía, mostrando a los jugadores que sus propias acciones cotidianas influyen en el comportamiento energético de los edificios y que todos tenemos la posibilidad de hacer más por el medioambiente.

Un año en comunidad

O sea, un anal comunitario, dicho de otro modo. Irrisorio, irrelevante. ¿Qué persona que haya visto “La comunidad” (Alex de la Iglesia, 2000), o asistido destemplado y cruzado de brazos a la reunión de vecinos en el portal, o votado y rebotado asuntos de la Comunidad Europea, se toma en serio lo comunitario? Y sin embargo es esencial, determinante.

Coincide este momento con la resaca independentista post-verdad de los nacionalistas catalanes y, causal o casualmente, me resulta ineludible mostrar la dimensión política de mi experiencia comunitaria. Presentaré a Benedict Anderson, que definía Nación comocomunidad política, imaginada como inherentemente limitada y soberana, para entender el poder vivido aquí.

Y tirando de la línea temporal, con esta breve parte, voy a compactar un holograma del todo, que ilustre los 80, los 90, los 2000 y los 2010 hasta el presente. En el paso de 8º a BUP nos preguntaron en los grupos de tiempo libre del cole si queríamos seguir: yo dije que sí “para vivir toda la vida como en un campamento (de verano, no de refugiado)”. Y así ha sido el 2017.

Una década después, en Africa, decíamos quien pasa un día escribe un libro, quien una semana, un artículo y, quien vive un año ya no escribe más. Pasé tres comunitarios años y no escribí porque la ambigüedad y la complejidad de aquella realidad no es para ser narrada, sino vivenciada. Pero aquí y ahora está este artículo, porque un año no basta para penetrar esta realidad, pero sí para abrazarla.

El cambio de milenio prometía nuevo paradigma tipo eich of acuarius, pero otro tipo (el de interés), el Euro, Bush, la burbuja inmobiliaria y la invasión del teléfono móvil no han hecho más que ahondar la esquizofrenia entre el deber de buen consumidor y el derecho de buena persona. La lucha a muerte entre el capitalismo y la conciencia se concilia un poco en este espacio común.

Y ya en esta década, superado el ecuador vital, el dualismo, el duelo y el mismo error compulsivo; rendido ante la insistente abundancia de oportunidades de la vida, ante la generosidad irreversible de la tierra, el sol, las aguas y el invisible viento, aquí he encontrado suficiente silencio, humo(r) y humildad para recordar que no son las altivas velas, sino el viento invisible quien impulsa a navegar.

Y, ¿qué tiene que ver el culo con las témporas? Pues que he co-sido (concepto de mi abuela camisera) o hemos inter-sido (concepto de Thit Nach Hahn), comunidad sociocráticamente poderosa, imaginativamente resolutiva, congruentemente comedida y realmente soberana. Y que he disfrutado como en los campamentos de chaval (gracias Itaka). Y que rodearnos de abrazos ha suavizado las corazas. Y que, efectivamente, donde hay amor no hay miedo. Y que esto es esencial y determinante. Y que, sin embargo, estoy de paso, dejando estelas de Machado espero, no chemtrails de polución.

Dos corolarios: uno sobre la (bio)diversidad y otro sobre la vir(¿t,d?)ualidad. La resiliencia, tanto en ciencias ambientales como en psicología, ha hecho suyas tanto el factor vitalidad (fertilidad y salud) como el factor diversidad (de especies y de recursos) que la activan. En sociología diría yo que la vitalidad se refleja en la capacidad de liderazgo y seguimiento colectivo, y la diversidad en varianza de estilos corresponsabilizados. Esta comunidad es resiliente porque comparte liderazgos y consiente seguimientos, y porque los combina en equilibrio con diversidad de gentes afines en responsabilidad. La estadística descriptiva no es significativa: he cocinado unos 750 menús (2/día, como la media de una madre normal); barrido y fregado como un hombre normal (8000m2/año); jugado con niños como si fueran el mío; y tenido el mismo ocio y negocio que en cualquier otra ocasión. El cotidiano a gran escala puede parecer muy distinto pero en lo doméstico es igual. Parecemos distintas, somos iguales. El cambio sucede, y los sucesos por venir se anuncian por sus ecos. Respetar la diversidad, los pareceres y los ritmos de los sucesos es resiliencia social esencial.

Por otro lado, nos intercambiamos una media de 80 whatsapps grupales diarios y, extrapolando, otros 20 por barba entre a pares y a círculos internos; seguro que mínimo 500 en total; más otros 20 emails y 40 llamadas/día. Dependemos del dispositivo móvil. También nos juntamos y nos rondamos y sobremesamos y tocamos nuestras puertas para entrar y dejar información, bienes o cuidados. Hablamos mucho. Y formalizada en reunión, seguro que una al día de media. Hacemos seguimiento de impacto a través de actas, botellas y tareas. Y todo esto sin Community Manager (CM). Porque entre el gestor de red social virtual y el Facilitador de Proceso grupal real (FP) hay una diferencia determinante: un rol lo tenemos cubierto y el otro no. Pero así bienvivimos y no al revés (con CM pero sin FP). Para interceptar la virtud de lo virtual y deshacer el dualismo con lo real pienso que hoy es determinante presentar a ambos: “Hola, soy CM y sé organizar, objetivar y extrapolar los feedbacks para hacer efectiva la comunicación grupal”. “Encantada, yo me llamo FP y sé comprender, sostener e interpolar las emociones para hacer afectivo el proceso grupal”. “Cómo molas!”. “Jo, pues tú!”. “Do you wanna??”. “Come, let’s go”. Sin forzar, para que fecunden la Uni(Di)versidad de la Transición (ciclo virtuoso bidireccional y no-dualista entre lo virtual y lo real, el efecto y el afecto, la palabra y el significado vivo). Seguiría la conversación por aquí con el amigo transitado, transitivo, transgresor y transigente alejoetc.wordpress.com.

Supongo que no esperabas un anal comunitario tan sesudo y racional. Te puedo asegurar que el lado laxante surge espontáneo y normal. Un año de comunidad es más apropiado que este artículo para comprender y conciliar el interés que te ha hecho leer hasta el final. Regálatelo. Pide exced(l)encia, negocia, arriesga, toma lo tuyo; vive en comunidad un año al menos, no esperes más. El paradigma transita por aquí. Si quieres, asómate a arterrabizimodu.org. Gracias. A vivir! No esperes más!

2ª Ed. Seminario de Introducción a las Técnicas de Medición en Bioconstrucción

Bajo la gestión conjunta del Instituto Español de Baubiologie (IEB) y el Institut für Baubiologie + Nachaltigkeit IBN, se ofrece un seminario especial que incorpora una formación práctica que tiene las siguientes características:

  • Se trata de la 2ª Ed. del seminario básico de introducción a las técnicas de medición en Bioconstrucción, dirigido tanto al alumnado del Máster en Bioconstrucción como al público en general.
  • El objetivo de este seminario de introducción no es otro que orientar, motivar y estimular al alumnado y al público general interesado en el ámbito de las mediciones, para que puedan valorar si quieren completar su formación, cuya necesidad se revela cada día más acuciante.
  • En este sentido, para el alumnado del Máster, este seminario supone el seminario básico previo para acceder al título de especialista en técnicas de medición, con Certificado de Técnico de Medición en Bioconstrucción IBN.
  • Los/as ponentes del Seminario serán Silvia de Santos García, Miguel Martínez de Morentín y Marta Epelde, tres de los/as primeros 15 especialistas de mediciones titulados en España el pasado mes de mayo de 2014, tras haber superado los correspondientes seminarios de especialización a cargo de técnicos del IBN.
  • El seminario tendrá un carácter muy práctico. Se trabajará con la norma técnica de medición SBM como referencia, explicando detalladamente y con el apoyo de los aparatos de medición.
  • La base documental para el seminario no es otra que los módulos 11 (Radiaciones), 12 (Instalaciones eléctricas) y 13 (Contaminantes atmosféricos y de los productos), del Máster en Bioconstrucción.

 

  1. AGENDA Y LOCALIZACIÓN

¿Cuándo? Del 1 al 3 de diciembre del 2017

¿Dónde? En el Hotel Rural Amalurra, en Arzentales (Bizkaia)

El Hotel Rural Amalurra oferta precios especiales para las personas asistentes al Seminario. Existen diversas opciones: habitación individual, doble o triple (con cama supletoria) y albergue de habitación compartida.

Para realizar la reserva, pueden ponerse en contacto directamente con el Hotel Rural Amalurra, indicando expresamente la participación en el Seminario del IEB:

– Teléfono: 94 610 95 40

– e-mail: amalurra@amalurra.net

www.amalurra.com

 

  1. PRECIO E INSCRIPCIONES

El coste del seminario, que incluye todas las actividades, clases y materiales, así como las pausas previstas, asciende a 300 euros.

Inscripciones: Para realizar la inscripción es necesario realizar la transferencia correspondiente para reservar la plaza al siguiente número de cuenta con el concepto “sem. mediciones” y enviar el justificante del mismo a paula.sanz@baubiologie.es:

IBAN: ES53 1491 0001 2910 0952 7423 (TRIODOS BANK)

LAS PLAZAS SON LIMITADAS Y SE ADJUDICARÁN POR ORDEN DE INSCRIPCIÓN HASTA COMPLETAR EL GRUPO

PROGRAMA

Viernes 1 de diciembre

16,00 – 17,00 Presentación e Introducción

  • Equipo IEB (vía streaming)
  • Silvia de Santos García, arquitecta IEB, asesoría IEB
  • Miguel Martínez de Morentin Morras, arquitecto IEB, asesoría IEB

17,00 – 18,00 Normativa en Mediciones: SBM2015, Agöef y otros valores normativos comparativos

  • Silvia de Santos García, arquitecta IEB, asesoría IEB
  • Miguel Martínez de Morentin Morras, arquitecto IEB, asesoría IEB

18,00 – 18,30 Pausa

18,30 – 20,00 Ejemplos prácticos de mediciones realizadas

  • Equipo IEB (vía streaming)
  • Silvia de Santos García, arquitecta IEB, asesoría IEB
  • Miguel Martínez de Morentin Morras, arquitecto IEB, asesoría IEB

20,00 Fin sesión

20,30 Cena de convivencia

Sábado, 2 de diciembre

9,00 – 11,00 Factores de riesgo físicos: presentación

  • Silvia de Santos García, arquitecta IEB, asesoría IEB

11,00 – 11,30 Pausa

11,30 – 13,30 Factores de riesgo físicos: taller

  • Silvia de Santos García, arquitecta IEB, asesoría IEB

14,00 Comida de convivencia

16,00 – 18,00 Factores de riesgo químicos: presentación

  • Miguel Martínez de Morentin Morras, arquitecto IEB, asesoría IEB

18,00 – 18,30 Pausa

18,30 – 20,30 Factores de riesgo químicos: ejemplos

  • Miguel Martínez de Morentin Morras, arquitecto IEB, asesoría IEB

20,45 Cena de convivencia

Domingo, 3 de diciembre

9,00 – 11,00 Factores de riesgo biológicos: presentación

  • Marta Epelde, arquitecta técnica, asesoría IEB, Kursaal Green

11,00 – 11,30 Pausa

11,30 – 13,30 Factores de riesgo biológicos: casos prácticos

  • Marta Epelde, arquitecta técnica, asesoría IEB, Kursaal Green

14,00 Comida de convivencia y despedida

 

PROFESORADO

Silvia de Santos García

Arquitecta, especialidad en Urbanismo por la Universidad Politécnica de Madrid y Máster en Bioconstrucción IBN-IEB-ITL por la Universitat de Lleida. Especialista en Mediciones de Bioconstrucción por el Instituto Español de Baubiologie (IEB).

“En los últimos años me he especializado en el análisis de los factores de riesgo para la salud en el hábitat (radiaciones, tóxicos y microbiología). En este campo desarrollo labores de evaluación, asesoramiento y difusión con charlas y artículos como miembro de Bihho, en colaboración con Ecologistas en Acción y a través de la participación en diferentes colectivos y movimientos sociales. En la actualidad mi trabajo se centra en la investigación y difusión de la biología del hábitat.”

Miguel Martínez de Morentin Morrás

Arquitecto Urbanista y Máster en Bioconstrucción IEB.

Ha cursado la formación de especialización IEB en Mediciones de Bioconstrucción en la primera promoción 2014 y es integrante del grupo BIHHO. Desde entonces ha realizado numerosas mediciones de radiaciones, especialmente, y además de tóxicos y microbiología en el hábitat. Además ha participado en acciones de difusión del tema salud y hábitat con artículos (blog BIHHO, EcoHabitar etc) y conferencias. Colabora dentro de Ecologistas en Acción en la campaña contra los Contaminantes Hormonales, desde el punto de vista de su incidencia en el hábitat.

Marta Epelde

Arquitecta Técnico. Máster en Bioconstrucción y Especialista en Mediciones de Bioconstrucción por el IEB.

Asesoramiento y ejecución de obras con criterios de Bioconstrucción y Alta Eficiencia Energética en Kursaal Green. Cursos, talleres y ponencias sobre Edificios de Consumo Casi Nulo y Bioconstrucción.

“En la época de mi formación universitaria, empecé a interesarme por las condiciones de confort en el interior de los edificios y por la arquitectura bioclimática. Con el tiempo fui descubriendo un campo muy amplio, donde aquellas primeras incursiones eran la punta del iceberg. Después vino el Máster en Bioconstrucción y la conciencia de que nuestra salud está estrechamente relacionada con el entorno donde vivimos. Actualmente desarrollo mi trabajo en el ámbito de la bioconstrucción y la rehabilitación, asesorando, ejecutando y divulgando.”

El hidrógeno, una buena energía alternativa que despeja dudas

El camino hacia la revolución energética ya está en marcha. El afloramiento de diferentes tipos de energía, basadas a su vez en diversas fuentes de extracción, ha generado una nueva cultura en la que el consumo sostenible y medioambientalmente respetuoso es, además de una demanda ciudadana, una obligación normativa.

Sin embargo, la complejidad técnica del sector energético puede dificultar su entendimiento. Con el fin de aclarar algunos conceptos y desterrar falsos mitos, La Asociación Española del Hidrógeno (AeH2) despeja algunas dudas con respecto al hidrógeno:

  • ¿Cómo y de dónde se extrae la energía del hidrógeno?

El hidrógeno es un elemento químico presente, de manera libre en la naturaleza, muy ligero y con una gran cantidad de energía por unidad de masa. Desde el punto de vista del aprovechamiento energético, permite almacenar grandes cantidades de energía proveniente de cualquier fuente de energía primaria. Uno de los métodos más interesantes para producir hidrógeno es la electrólisis del agua, un proceso por el cual, mediante corriente eléctrica, se procede a disociar la molécula de agua y de este modo, obtener hidrógeno por un lado, y oxígeno por otro. De esta forma se logra almacenar enormes cantidades de energía eléctrica en forma de hidrógeno con una alta eficiencia. Los dispositivos utilizados para producir hidrógeno por electrolisis se llaman electrolizadores.

  • ¿Es una energía no contaminante?

La aplicación de fuentes de energía alternativas como la solar o la eólica en su punto de partida garantiza su respeto al medioambiente y bloquean las emisiones contaminantes.

  • ¿Podemos utilizar ya esta energía en España?

El objetivo de la Asociación Española del Hidrógeno es lograr su implantación en diferentes ámbitos, desde el doméstico hasta el transporte. Nuestro país cuenta ya con seis hidrogeneras en Sevilla, Puertollano, Albacete, Zaragoza y Huesca, y se prevé un mayor impulso en los próximos años amparado por el Marco de Acción Nacional (MAN) de Energías Alternativas para el Transporte.

  • Además de sostenible, ¿es económico?

Aunque en la actualidad el precio de los vehículos basados en esta tecnología son costosos, las empresas fabricantes remarcan que este se irá reduciendo a medida que se avance en su implantación y comercialización. Sirva como referencia que con sólo 4 Kg de hidrógeno se puede circular más de 500 km.

  • ¿Existe marco normativo al respecto?

Además del mencionado MAN, este se sostiene por la trasposición de la Directiva 2014/94/UE del Parlamento Europeo, que obliga a los Estados miembro a fijar la implantación de una infraestructura para los combustibles alternativos.

  • ¿Es seguro el uso del hidrógeno?

Tanto como cualquier otro combustible. De hecho, los vehículos de hidrógeno que ya se comercializan están homologados y han pasado todos los ensayos y pruebas de seguridad.

  • ¿Qué ventajas tiene su utilización?

El hidrógeno puede producirse a partir de diversas fuentes de energía primaria, lo que contribuye a romper con la dependencia hacia los recursos energéticos importados y por supuesto, la eliminación de emisiones que supone su utilización.

  • ¿Se limita el uso del hidrógeno al transporte? ¿Qué otros uso prácticos tiene?

El empleo más extendido está relacionado con el transporte, pero en varios países ya se utiliza para uso doméstico, un ejemplo de ellos es su uso en los sistemas de calefacción.

  • ¿Qué ventajas tiene el uso de vehículos de hidrógeno frente a otras alternativas?

La utilización de vehículos de hidrógeno supone un menor tiempo de repostaje y una mayor autonomía por lo que con la infraestructura adecuada puede suponer un modo de transporte sostenible para el futuro.

El desarrollo de la industria del hidrógeno se encuentra en un punto crucial. La unión de esfuerzos materializada a través de la AeH2 resulta clave para el impulso definitivo hacia la transformación energética y es, según su presidente, Javier Brey, “una necesidad común sobre la que descansa la responsabilidad de encontrar un futuro energéticamente sostenible y respetuoso con nuestro entorno”.

Sobre AeH2

La Asociación Española del Hidrógeno (AeH2) es una organización sin ánimo de lucro cuyo principal objetivo es fomentar el desarrollo de las tecnologías del hidrógeno como vector energético, e impulsar su utilización en aplicaciones industriales y comerciales. Se trata de una entidad que desde 2002 promueve tanto los beneficios medioambientales como el impulso industrial que, a largo plazo, se derivarían del uso del hidrógeno como portador de energía.

La AeH2 está formada por un grupo de empresas, instituciones públicas y privadas, y personas, que comparten su interés por alcanzar el fin principal de la asociación. Dentro de las iniciativas que promueve la AeH2 se encuentra la Plataforma Tecnológica Española del Hidrógeno y de las Pilas de Combustible (PTE HPC), un proyecto amparado por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad (MEIC).

“Se nos acaba el tiempo”: 15.000 científicos alertan del terrible destino de la humanidad

La ‘Advertencia de los científicos a la humanidad: segundo aviso‘, firmada por 15.372 hombres y mujeres de ciencia provenientes de 184 países y publicada este lunes en la revista ‘BioScience’, ha pasado a ser considerada como la señal de alarma que mayor respaldo mundial haya obtenido en el mundo del saber en un artículo de revista.

La deforestación, la pérdida de acceso al agua dulce, la extinción de especies y el crecimiento de la población humana son las principales causas de la preocupante situación en la que se encuentra la humanidad, se sostiene allí.

Los cambios más alarmantes

“Desde 1992, las emisiones de CO2 han aumentado un 62% y la temperatura global se ha incrementado, mientras que la abundancia de fauna de vertebrados ha caído un 29%”, resumió al diario Motherboard William Ripple, un ecologista de la Universidad Estatal de Oregón y coautor del artículo.

Durante los últimos 25 años se ha detectado una reducción de 26% en la cantidad de agua dulce por habitante, un aumento del 75% de áreas muertas en los océanos, y una pérdida de 120 millones de hectáreas de áreas forestales. “Estas son tendencias alarmantes. Necesitamos los medios proporcionados por la naturaleza para nuestra propia supervivencia, dijo.

En contrapartida, se ha notado un tendencia positiva en la recuperación de la capa de ozono, gracias al protocolo de Montreal, suscrito en las Naciones Unidas en 1987.

El artículo recientemente difundido actualiza el original ‘Advertencia de los científicos a la humanidad’, publicado en 1992, hace 25 años. “Hicimos la actualización porque queríamos que el público supiera dónde nos encontramos hoy”, afirmó Ripple.

Foto ilustrativa / pixabay.com

Lo que se avecina

Los especialistas han advertido que es probable que las emisiones globales de CO2 aumenten luego de mantenerse estables durante los últimos tres años. Apenas ha habido énfasis en el cambio climático, dicen, e instan a la humanidad a dejar de usar combustibles fósiles.

El cambio climático está aquí, es peligroso y está a punto de empeorar, señaló Johan Rockström, director ejecutivo del Centro de Resilencia de Estocolmo, un instituto internacional para la ciencia de la sostenibilidad. Se estima que las emisiones de CO2 en Estados Unidos aumenten un 2,2 % en 2018. Las emisiones de China e India también siguen creciendo, aunque a un ritmo más lento que hace unos años.

Pronto será demasiado tarde para cambiar el rumbo de nuestra trayectoria fallida, y se nos acaba el tiempo. Debemos reconocer en nuestra vida cotidiana y en nuestras instituciones de gobierno que la Tierra es nuestro único hogar”, se lee en el artículo.

“Las emisiones de combustibles deben alcanzar su punto máximo pronto y llegar a cero para 2050”, dijo Amy Luers, directora ejecutiva de Future Earth, una organización internacional de investigación cientifica de la sostenibilidad.

Cómo pararlo

El artículo enumera una serie de medidas posibles para detener las preocupantes tendencias ambientales, incluyendo la creación de más parques y reservas naturales, frenar el tráfico ilegal de animales, alimentarnos de dietas basadas en verduras, ampliar programas de planificación familiar y de educación para mujeres, y adoptar energías renovables y otras tecnologías “verdes”.

“Trabajando juntos podemos hacer un gran progreso por el bien de la humanidad y del planeta”, concluye el artículo.

El empobrecimiento de la salud y la arquitectura

El ser humano empezó a modificar su entorno para mantener sus necesidades cubiertas, especialmente  la necesidad de cuidar de su cuerpo físico para asegurar su supervivencia. La otra función primigenia de la arquitectura fue modificar la percepción del espacio y del mundo. Siempre me he preguntado hasta qué punto la arquitectura actual sigue apoyando o no las necesidades humanas y qué percepción del mundo nos ofrece. Y en todo caso, qué queremos escoger que nos ofrezca la arquitectura…

Recientemente he seguido dos formaciones en biohabitabilidad, salud y armonía del hábitat. Con este artículo quiero compartir la nueva visión que he adquirido sobre cómo la arquitectura impacta sobre el ser humano y en una serie de artículos posteriores iré extrayendo distintos bloques de conocimiento y de criterios que pueden integrarse en la práctica arquitectónica para favorecer la salud de las personas.

Biohabitabilidad es el término que se usa para hacer referencia al conjunto de parámetros que dependen del hábitat y su construcción que generan un entorno favorable para la biología humana, el bienestar y la salud.

En primer lugar quiero dar una breve definición sobre lo que entiendo por salud. Para mí salud no es solo un estado de no-enfermedad sino que es un estado de bienestar corporal y mental, en el que tanto el cuerpo como la mente realizan sus funciones correctamente y pueden acceder a su capacidad innata de sanarse y defenderse por sí mismos de influencias externas, para propiciar estados de felicidad. Read more