Linda y Le Saury. Francia

Superada la insólita salida, una vez nos reencontramos en Toulouse y tuvimos listas las mochilas, nos lanzamos, ahora sí, a la carretera. Nuestra primera meta, sencilla, recorrer apenas 300 Km hacia la costa mediterránea para testar la que acabaría siendo nuestra primera experiencia de hospedaje y trabajo en HelpX. En esta ocasión habíamos elegido un lugar apartado, rural, e aislado de la civilización, un lugar en el que poder pensar, trabajar y desconectar de todo cuanto aconteció a nuestra partida.

891a62_35b4b1f83c59466fbe409940645be944.jpg_srz_p_356_300_75_22_0.50_1.20_0Nuestra nueva residencia, se situaba en Le Saury, Peyregrosse, una pequeña comunidad en el valle prepirenaico de l’Herault, al noroeste de Montpelier. Llegar hasta aquí desde Toulouse fue cosa fácil, tan sólo nos llevó un día de autoestop a toda vela. A nuestra llegada a Pont d’Herault, punto de reunión con nuestra anfitriona, los problemas de comunicación nos obsequiaron con una noche pasada por agua. Esto en parte estuvo bien, ya que así pudimos poner a prueba nuestras tiendas de campaña bajo lluvia y sobre ella, y pese a no mojarnos en absoluto, aconsejamos no acampar en la ribera de un rio a plena lluvia por si las truchas.

A nuestro despertar llegó ella, Linda, en su flamante Renault Clio gris de los 90,  que pese a su avanzada edad conducía como si el camino a casa fuese un tramo del Rally París Dakar. Desde el primer instante nuestra relación fue en auge. Amable, gentil, atenta e interesante anfitriona nos habíamos topado. Linda es una artista de cromados lienzos, de hecho es algo que nos atrajo mucho en un principio, pero debido a que se acababa de mudar, la suciedad y el desorden propio de una casa en constantes remodelaciones reprimían sus ansias de pintar. Por consiguiente, únicamente pudimos apreciar sus obras almacenadas en una pequeña habitación esperando expresarse en algún lugar acogedor. Por lo demás, la podemos describir como una persona vivida, con un pasado plagado de historias y una juventud de desenfreno, la verdad es que podíamos sentirnos totalmente identificados aunque hubiésemos transitado en décadas tan diferentes.

Tras una primera toma de contacto y un café con dulces que supieron a gloria, nos dispusimos a hacer un tour entre su abanico de necesidades. Éstas se extendían desde ámbitos eléctrico-domésticos, albañilería, carpintería, decoración y jardinería, además de trabajos puntuales que fueron surgiendo con el paso de los días. Los escasos tres meses desde su mudanza, la carencia de habilidades y sus limitaciones económicas ante tan distintas tareas, hacían que nuestra estancia entre sus nuevas cuatro paredes cobrara una mayor trascendencia. No habíamos llegado con fecha de salida, era finales de noviembre y tan siquiera sabíamos donde pasaríamos las navidades, así que sin pensar mucho en el futuro y ansiosos por ayudar nos pusimos manos a la obra para solventar tanto como nos fuera posible de la larga lista de quehaceres. Derribar muros, pasar cables, enyesar, remolinar, remodelar la entrada principal y la cocina, podar y sanear el jardín, pintar y habilitar la sala principal, y así, día a día, la casa fue mejorando.

891a62_ec5a769c190b46b3990daa58fb23fb20.jpg_srz_p_321_186_75_22_0.50_1.20_0Entretanto las semanas se sucedieron agradablemente, trabajábamos sin demora pero sin agobio, nuestros buches eran saciados con riquísimos manjares vegetarianos, Linda es una autentica chef que logra platos extraordinarios con alimentos frescos y saludables. Pudimos acabar la temporada de setas en los montes que circundaban el lugar, ya que éstos eran un paraíso micológico, y así degustar platos otoñales en un invierno que se hacía de rogar.

A la postre, disfrutamos de nuestras primeras Navidades fuera de casa, que en cierto modo, fueron francamente singulares. Las amigas y amigos de Linda nos acogieron maravillosamente en su gran cena anual en una idílica casa de cuento de hadas, decorada hasta el exceso con el mejor y más extravagante gusto que jamás hayan presenciado nuestros ojos. Artistas por doquier, las excentricidades de sus amigos rebosaban en cada esquina. Compartimos copas y charlas hasta la media noche que tras de sí nos obsequió con algunos presentes bajo nuestro peculiar pedazo de árbol navideño.

891a62_40c9263bbca74d91909c2fb54635d66b.jpg_srz_p_452_224_75_22_0.50_1.20_0En nuestro afán por ayudar, realmente perdimos el norte, los días se extendieron y el trabajo emanaba por cada rincón de esa cálida casa. Pero todo tiene un final y el de Le Soury se acostó implacable transcurridos dos meses de nuestra llegada. El próximo destino, la Bretaña, la verde Bretaña francesa.891a62_a499048f7bfe45df8d82cf1fe924dea0.jpg_srz_p_683_209_75_22_0.50_1.20_0

Así pues nos despedíamos de nuestra amada amiga Linda, con las manos aún llenas de pintura y las mochilas más cargadas que nunca, pero con la sonrisa que queda al saber que se ha fraguado una nueva amistad que nos acompañará siempre.

GALERÍA COMPLETA

GALERÍA FLICKR


891a62_3597c24edabe4f9d9c1d1407099200cf.png_srz_135_129_75_22_0.50_1.20_0Two World Nomads está formado por dos jóvenes emprendedores y comprometidos socialmente que han decidido iniciar un plan que les permita vivir y trabajar en torno a un largo viaje por el mundo. Francesc Xavier Massó (Cesc), Graduado en Arquitectura Técnica, especializado en Técnicas Bioconstructivas con Tierra, y Jordi González (Muri), Informático especializado en sistemas.

El viaje constará de ciertas características particulares. Como leitmotiv principal viajar en autoestop o como tripulantes en un navío será el método al uso en cuanto a transporte. Respecto al alojamiento optarán siempre que sea posible por el intercambio. Además durante el trayecto el objetivo principal es poder poner en práctica nuestras vocaciones con proyectos sociales y cooperativos que poco a poco serán expuestos a la comunidad.

Puedes encontrarles en su web: http://www.twoworldnomads.com/ y su facebook: https://www.facebook.com/TwoWorldNomads


Fuente: http://www.twoworldnomads.com/

Volvemos a ser dos. Francia

Al fin volvemos a ser dos, dos amigos unidos por un mismo fin, descubrir, aprender, crecer, sentir cada paso que damos, vivir. Compañeros de viaje, de aventuras, de trabajo, de penurias y alegrías, con quien reír de aquella broma que solo dos amigos tras años de compartir cervezas y horas muertas pueden entender.

La incertidumbre hacia su llegada parece desvanecerse, las recientes noticias sobre su partida acaban por reafirmar el primer pensamiento, ése que hasta ahora sólo me atrevía a imaginar con recelo y inquietud.

Los días a solas pasan deprisa, la vida entre cuatro paredes y maravillosos amigos circunstanciales es tranquila y confortable. Toulouse invita a perderse, ciudad jovial, expresiones familiares entre caras desconocidas, las de los estudiantes que disfrutan de una vida social rica y saludable. Quizá forjar mi nueva vida aquí no seria difícil. Quizá demasiado fácil para mis expectativas iniciales.

891a62_627ac50e3fa64a2395f6602c976144d5.jpg_srz_p_348_300_75_22_0.50_1.20_0Toulouse aguarda mi llegada ante el ocaso del día, a finales de otoño la noche llega demasiado rápido. Una dirección postal y el teléfono de un amigo ajeno son mis únicos recursos para conseguir alojamiento. La noche parece volver acompañada de la incertidumbre. No hay respuesta telefónica, ahora solo tengo una dirección. Las dudas invaden mi juicio, pernoctar en una gran ciudad suele ser difícil, solo puedo agarrarme a un numero y una calle de unos completos desconocidos con los que no puedo contactar. Decido seguir improvisando. Me presento, desconocen de mi y mi llegada, el amigo no está… Me acogen como si de un lejano pariente se tratase. Gracias.

Tengo su contacto, después de la tormenta viene la calma, o eso se suele decir, la noche ha sido larga, el alba vislumbra un nuevo día y con él nuevos retos que afrontar.  Un café que resultará ser carísimo y el vaivén de los transeúntes un jueves cualquiera, me concede un paréntesis de normalidad. Normalidad basada en el recuerdo de los actos cotidianos de una vida sedentaria en mi ciudad. La mañana se acorta y debo ponerme de nuevo en ruta si aspiro a un mejor cobijo donde sentirme seguro. No hay nada certero, pero aún y así sigo observando con inesperada claridad el segundo pensamiento. El camino sigue obsequiándome sin esperarlo con situaciones agradables que denotan, o así decido interpretarlo yo, que mi rumbo sigue siendo el adecuado.

891a62_200b4d4e19644cfa8545e04954a0b158.jpg_srz_p_303_229_75_22_0.50_1.20_0“¿Dormir sólo en las afueras de Pèzenas?” Aventura, es la palabra que mas veces me pasa por la cabeza, con voz de alguno de mis progenitores en tono de reproche cariñoso; “¿No querías aventura?”. Camino hacia alguna parte, es ya medianoche y solo mi frontal me permite divisar alguna cosa ante mí. Finalmente encuentro lo que parece ser un bosque, o un lugar con arboles mutilados de encanto, barro pegadizo, matorrales espinosos y algún que otro desecho. Me alejo del camino adentrándome en la naturaleza muerta que ofrece un bosque por la noche alumbrado por una linterna, conquisto una pequeña llanura donde establecer mi campamento. El montaje de la tienda por primera vez no ayuda, inmiscuirse en una tienda individual junto a una mochila del tamaño de un jabalí, menos. Lo consigo. La tienda me proporciona una falsa seguridad que solo se perturba por ruidos en penumbra. Me da por pensar. Y pienso…

891a62_d232553f72a046dab1ab3908c2509c88.jpg_srz_p_267_243_75_22_0.50_1.20_0Pèzenas, Francia, destino inesperado de antemano. Faltan pocos minutos para las nueve de la noche y las calles están vacías, solo un par de comercios de víveres 24h me dan la bienvenida. Encuentro un bar, tienen cerveza y más de cuatro personas. Necesito wifi y, porqué no, una cerveza para celebrar mi llegada a alguna parte. Un chico del bar resulta ser mi primera amistad en este inicio de trayecto. Por primera vez tengo la sensación que el camino me sonríe, que aquí y ahora es donde debía llegar. Entre cervezas consigo evadir  la realidad, la realidad de pasar la primera noche fuera haciendo vivac, vivac en un terreno que desconozco y que tengo que explorar de noche y solo. Media noche, ¡Llega la hora!

Tengo esperanzas de llegar a Francia aún cuando el sol ya casi corona el horizonte. A pesar del ajetreo matutino, sigo tranquilo. Avanzo despacio pero a buen ritmo. Se para un camión. “¡Mi primer camión!”.  Resulta ir rumbo a Alemania, parece que podré cumplir mi objetivo. El transportista es de Rumanía. Le explico con mi peor inglés que me dirijo a Toulouse, como parece no estar en su ruta acordamos un punto neutral, Narbonne. Mi peor inglés no da sus frutos, hemos pasado Narbonne y Beziers  hace más de media hora, o lo que es lo mismo un desvió de unos 200 Km de mi ruta. Improviso. Consigo parar en alguna parte.

891a62_48327908e8794586b294b2bf743228b2.jpg_srz_p_596_234_75_22_0.50_1.20_0Hoy es el gran día, el despertar ha sido agradable, me dirijo cargado y custodiado por mi madre a recoger a mi compañero de viaje.  Llegamos a su casa. La situación es más sentida de lo esperado. Para mi amigo quien este inicio de viaje le planteaba la necesidad de tomar decisiones muy importantes, parece estar superado por las circunstancias. Después de razonar todo un poco y afrontar la situación, me voy solo, sin temor ni resentimiento, bastante sorprendido y un poco desubicado. En el coche, camino de mi primer punto del trayecto, la entrada de la autopista de Girona, reflexiono sobre un millón de cosas. Sobre el año y medio que llevamos preparando este viaje alrededor del mundo, sobre como será eso de viajar solo, sobre como estará mi amigo, sobre como será pasar la primera noche al raso, sobre si podré llegar a Francia ese mismo día, o no… Pero sobre todo dos pensamientos inundan mis ideas: El primero, “Y ahora que? Realmente se queda? Si no viene ahora que es el momento (yo lo siento así) quizá realmente no vendrá. ¡No!, debo convencerme de que sí lo hará, debo confiar en ello”; Y el segundo, “Sé que debo partir y seguir el plan trazado solo o acompañado, el momento ha llegado y estoy irracionalmente seguro ante mi propio asombro. No hay dudas ni vacilaciones, me siento fuerte y confiado conmigo mismo y esto me da seguridad para afrontar el reto.”


891a62_3597c24edabe4f9d9c1d1407099200cf.png_srz_135_129_75_22_0.50_1.20_0Two World Nomads está formado por dos jóvenes emprendedores y comprometidos socialmente que han decidido iniciar un plan que les permita vivir y trabajar en torno a un largo viaje por el mundo. Francesc Xavier Massó (Cesc), Graduado en Arquitectura Técnica, especializado en Técnicas Bioconstructivas con Tierra, y Jordi González (Muri), Informático especializado en sistemas.

El viaje constará de ciertas características particulares. Como leitmotiv principal viajar en autoestop o como tripulantes en un navío será el método al uso en cuanto a transporte. Respecto al alojamiento optarán siempre que sea posible por el intercambio. Además durante el trayecto el objetivo principal es poder poner en práctica nuestras vocaciones con proyectos sociales y cooperativos que poco a poco serán expuestos a la comunidad.

Puedes encontrarles en su web: http://www.twoworldnomads.com/ y su facebook: https://www.facebook.com/TwoWorldNomads


Fuente: http://www.twoworldnomads.com/

Estufas de alto rendimiento en Aghbala, Marruecos

Finalizados los largos días de autoestop y una vez instalados en tierras marroquíes, nos pusimos manos a la obra con nuestro principal propósito, la cooperación arquitectónica. Bajo la dirección del colectivo Moviment Nòmada y continuando con la labor que nuestros compañeros venían realizando durante las dos calurosas semanas anteriores a nuestra llegada, empezamos a trabajar como albañiles en la escuela de primaria local.Logo negro cuadrado

Los objetivos de dicha intervención se resumían en dos importantes aspectos: adaptar todos los accesos a las aulas para las personas con movilidad reducida (accesos para sillas de ruedas) e instalar sistemas de producción de calor low tech y de máxima eficiencia a tantas aulas como nos fuera posible, condicionados siempre por la duración de la estancia de los cooperantes (aprox. dos meses).

Foto 1: Vista general de la localidad Marroquí de Aghbala.

Foto 1: Vista general de la localidad Marroquí de Aghbala.

El primer punto a solventar, los accesos para sillas de ruedas, requería un arduo trabajo manual pero poca complejidad técnica. El problema se resolvió fácilmente mediante la construcción de distintas rampas en todos aquellos puntos donde las innumerables barreras arquitectónicas se hacían insalvables. La balanza que se aplicó particularmente en este caso para decidir las técnicas y materiales constructivos, primó en todo momento, con buen argumento desde nuestro punto de vista, la solución de una problemática muy notoria. Bajo esta premisa y ante las complejidades técnicas y de abastecimiento de materiales que se presentaban para aplicar técnicas bioconstructivas, se decidió utilizar un sistema convencional basado en el hormigón armado y la piedra local para su ejecución.

Foto 2. Proceso de construcción de las rampas para sillas de ruedas.

Foto 2. Proceso de construcción de las rampas para sillas de ruedas.

Muy diferente se presentó la segunda tarea que se debía realizar. La problemática seguía siendo importante ya que Aghbala, a los pies de la cordillera del Atlas, registra temperaturas muy bajas en los meses de invierno, pero ahora los condicionantes técnicos no sólo permitían aplicar sistemas bioconstructivos sino que estos se presentaban como la mejor solución posible. La experiencia del colectivo Moviment Nòmada en este campo propició que se proyectaran desde un inició un sistema de producción de calor basado en las estufas de alto rendimiento o masa térmica. Estas estufas además se realizarían con materiales naturales locales; tierra arcillosa, paja y lana natural de oveja, y reciclando las antiguas estufas metálicas de las propias aulas. La sencillez y eficacia de este tipo de estufas hace de ellas un sistema incomparable para un amplio abanico de usuarios ya sea en construcciones de obra nueva, rehabilitaciones o en cooperaciones nacionales e internacionales donde su construcción debe servir siempre de transferencia de conocimientos a los lugareños de una tecnología low tech y fácilmente reproducible.

Por esta razón y como pistoletazo de salida a nuestro apartado Worklog, cuya finalidad será transmitir de manera libre aquellos conocimientos adquiridos durante el camino, a continuación aportaremos toda la información de nuestra experiencia en este campo en forma de guía practica de ejecución.

Estufas de inercia térmica

Este tipo de estufas cuyas variantes de diseño son “infinitas” funcionan siempre bajo dos principios básicos; un alto rendimiento del cuerpo quemador (con poca leña de dimensiones reducidas generan muchas calorías) y una acumulación de calor mediante el circuito de extracción de humos (la masa de los materiales utilizados y el principio de la inercia térmica actúan como baterías acumuladoras de calor).

La elección de los materiales:

Como norma genérica diremos que siempre que sea posible deben ser materiales de proximidad, naturales y/o reciclados. Bien es cierto que en muchos aspectos de este sistema constructivo se puede hacer difícil seleccionar materiales apropiados que cumplan alguno de estos requisitos, a favor diremos que ya que normalmente suele primar la economía, a menudo la elección de este tipo de materiales suele ir acompañado de costes bajos o inexistentes. Como concepto fundamental añadiremos que siempre se debe poner en una balanza todas las variables y decidir en cada caso qué y cómo es más adecuado.

En Marruecos las limitaciones económicas y de abastecimiento que debíamos afrontar eran muy altas, por este motivo nuestra elección fue extremadamente acotada, primando en todo momento el ingenio ante la tecnología y procurando realizar un sistema fácilmente reproducible por los habitantes del lugar.

  • La tierra arcillosa como material principal de construcción.

  • La arquitectura tradicional de la zona es ampliamente nutrida por este noble material y la tierra que disponíamos cumplía con los requisitos que solicitábamos.La paja como aditivo de la tierra en ciertas partes de la estufa. Ésta nos proporcionó un estabilizante magnifico en la ejecución de adobes y un aislamiento medio-bajo en ciertas zonas importantes.

  • La lana de oveja como aislante en las zonas mas comprometidas.

  • Cuerpo quemador metálico. Aprovechamos unas antiguas estufas metálicas que estaban en deshuso en la propia escuela. Después de un poco de trabajo de cerrajería quedaron satisfactoriamente bien.

  • La madera reciclada. La técnica del tapial utilizada para la fabricación de la mayor parte del circuito de extracción de humos requirió de un encofrado resistente que solventamos con tablones de obra y trozos de madera viejos.

Adecuación al espació:

Es prácticamente imposible determinar que tipo de diseño es el más adecuado. Cada caso se debe estudiar en detenimiento para que cumpla, no solo con el propósito térmico sino para que se adapte a la estética y las necesidades del usuario. Una característica habitual suele ser la creación de un banco caliente aprovechando el circuito de extracción de humos. Éste acabara teniendo una u otra forma y dimensión dependiendo de distintos factores de funcionamiento y espacio.

Las estufas que se propusieron se situaron al final de las aulas ocupando toda la longitud del muro de separación entre estas. La ubicación respondía a tres necesidades concretas, no alterar la distribución normal del aula, aprovechar la actual salida de humos y evitar la gran perdida de calor que podrían generar los cerramientos exteriores en contacto. Con este diseño se consiguió crear un pequeño banco caliente contigua al cuerpo quemador y paralelo a la longitud de dicho muro.

891a62_ee83719f9e23410dadf0f5ab121d24f1.jpg_srz_p_606_401_75_22_0.50_1.20_0

Foto 5: Croquis ubicación de la estufa respecto a la distribución del aula.

Principios de diseño funcional

Como ya se ha mencionado al principio de la guía, el funcionamiento de este sistema esta basado en los principios de alto rendimiento y de acumulación de calor. Esto hace imprescindible respetar ciertos conceptos importantes pero nuevamente quedará a decisión del constructor y el usuario final las particularidades del diseño.

Cuerpo quemador: 

  • Debe diseñarse siempre con una doble cámara de combustión en forma de U invertida. Este sistema permitirá, junto con un buen circuito de alimentación de aire y un buen aislamiento, generar una combustión a muy alta temperatura (1000 – 1300ºC).

  • La abertura de alimentación para leña contará siempre con otra abertura independiente en la parte inmediatamente inferior para permitir la entrada de aire.

  • El exterior del cuerpo quemador se aislará del exterior para minimizar la perdida de calor y garantizar así, la consecución de temperaturas más elevadas en el interior.

Circuito de extracción de humos:

  • La cantidad de masa que aportan los materiales de construcción junto con la longitud del circuito, serán directamente proporcionales a la cantidad de calor que conseguiremos acumular.

  • El dimensionamiento, tanto de la longitud del circuito como de la cantidad de masa apropiada en cada estufa, deberá estipularse en función del dimensionado de la volumetría interior del circuito. En esta guía no entraremos en detalles específicos de cálculo, os propondremos algunos enlaces de bibliografía especializada y restaremos a vuestra disposición para dudas más especificas.

  • La volumetría interior del circuito se dimensionará en función del volumen total del espacio a calentar.

  • Es necesaria la previsión de registros en puntos estratégicos del circuito de humos que permitan su limpieza y mantenimiento.

  • El tramo final del circuito estará dotado de un sistema de oclusión parcial o total del conducto para minimizar la pérdida de temperatura una vez finalizada la combustión.

Otros conceptos importantes:

  • La volumetría del circuito interior de combustión y extracción de humos debe respetar una cierta proporcionalidad en todo su recorrido y siempre de más a menos (más volumen en el inicio y menos en el final del circuito).

  • Todas las superficies de la estufa en contacto con cerramientos (verticales u horizontales) deben estar ligeramente aisladas para minimizar la perdida de calor y la posible afectación por alta temperatura continuada a los elementos del edificio susceptibles.

  • Los materiales utilizados para la construcción del cuerpo quemador deben ser adecuados para soportar temperaturas máximas de hasta 1100ºC. La cerámica refractaria, las piezas de metal de cierto calibre o las piezas de tierra arcillosa sin cocer ni aditivos químicos serán algunos de los más adecuados.

  • Los materiales utilizados para la construcción del sistema de extracción de humos deben ser materiales densos, sin aislamiento ni cámaras de aire para favorecer la acumulación de calor por el principió de inercia térmica. La piedra, la tierra arcillosa compactada o las piezas macizas de cerámica cocida serán algunos de los más apropiados.

  • Los aislamientos en contacto con los puntos más calientes de la estufa (superficie del cuerpo quemador) deben ser ignífugos o con cierta capacidad de resistencia a altas temperaturas. La arlita (arcilla expandida), las lanas de roca o vidrio, o incluso el corcho natural mezclado con arcilla pueden servir.

  • Los morteros utilizados para las zonas más expuestas al fuego y a altas temperaturas deben ser apropiados para este fin. Los morteros refractarios (ricos en alúminas) o los morteros de arcilla con chamota refractarias y sin aditivos químicos serán válidos. Los morteros de cemento y/o cal convencionales pueden crear problemas.

Respetando siempre los conceptos primeros descritos en este apartado, debemos especificar que las estufas que construimos en Marruecos rozaron en algunos puntos los límites apropiados de diseño funcional debido a las particularidades própias de una cooperación de este tipo. Aún así, se valoró en todo momento las afectaciones que acarrearían y en ningún caso debían comprometer el normal funcionamiento del sistema, bien es cierto que el rendimiento final de las estufas, expresado en tanto por ciento, puede ser ligeramente menor que en sistemas más sofisticados.

Cuerpo quemador:

Reciclamos viejas estufas metálicas de dimensiones cubicas. Esta estufa disponía únicamente de una cámara de combustión que debimos modificar. A favor de esta decisión; era una opción sin costes, el material que la componía (hierro) era adecuado para soportar fuego y altas temperaturas, y estaba ya dotada de elementos esenciales como puerta para alimentación de leña y entrada de aire en la parte inferior. La modificación consistió en retirar provisionalmente la superficie superior para añadir más altura y dotar el interior con la doble zona de combustión en U invertida. Esta tarea se solucionó con un poco de trabajo de corte y soldadura.

Herramientas y materiales:

  • Equipo de soldadura por arco voltaico.

  • Radial con disco para metal.

  • Trozos de metal (hierro) del calibre apropiado.

El cuerpo quemador se integro en el conjunto de la estufa antes de aplicar los elementos de acabado. Se aprovechó la base regularizadora para aislar la parte inferior y se recubrió toda la estufa con adobes que debían actuar al mismo tiempo como aislante y acumuladores de calor.

Herramientas y materiales:

  • Elementos básicos de albañilería; paletas y gavetas.

Los volúmenes interiores de las cámaras de combustión de este elemento fueron ligeramente superiores a los apropiados por las dimensiones totales del sistema. Bien es cierto que se siguió respetando el principio de la volumetría decreciente en el conjunto de todo el circuito. El aislamiento que aportaban los adobes no seria muy alto pero favorecían la transmisión de calor por acumulación. Todo ello repercutiría en el rendimiento máximo final pero nunca en el correcto funcionamiento.

Circuito de extracción de humos + base regularizadora y aislante:

La tierra arcillosa local fue el material principal de construcción para la mayor parte de la estufa. Ésta se aplicó mediante las técnicas del tapial y el adobe, se usó para los revocos de acabado y como mortero para usos variados. La tierra arcillosa una vez compactada adquirió una densidad alta en el caso del tapial y media en el caso de los adobes. Esta propiedad seria fundamental para conseguir una buena acumulación de calor.

Ambas técnicas requirieron de un trabajo previo de carpintería, más o menos laborioso para fabricar el encofrado (tapial) y los moldes (adobe). Este elemento es especialmente delicado en el caso del tapial, ya que los esfuerzos que deberá soportar durante la compactación de la tierra son muy elevados. Se usaron tablones de obra reciclados fijados entre sí con maderas de palets y clavos, y se montaron en el lugar de ejecución mediante varillas de acero corrugado fijadas al suelo del aula y maderas a 45º a modo de puntales de refuerzo. Ver croquis y fotos del montaje.

Herramientas y materiales:

  • Taladro y brocas.

  • Martillo y clavos. (tirafondos y destornillador eléctrico pueden ser una mejor opción)

  • Sierra manual para madera. (sierra de disco o caladora)

  • Varillas de acero corrugado.

  • Madera reciclada.

 

Tapial:

Esta técnica se usó para generar la base regularizadora y las paredes del conducto de extracción de humos. La base regularizadora se construyó por fases para disponer una capa aislante en la zona central del conducto. En la primera fase se generó una capa de tierra compactada de 10 cm de grosor en los extremos longitudinales y unos 5 cm en la parte central, creando así una base cóncava. En la parte central cóncava se dispuso una mezcla de pajarcilla ligeramente comprimida. Para finalizar la base se cubrió todo con una capa homogénea de tierra compactada de unos 5 cm más.

Sobre la la parte central de la base regularizadora se dispuso un nuevo encofrado cúbico de anchura y altura exteriores igual a las dimensiones requeridas del conducto (18x20cm). Este encofrado debía ser desmontable para facilitar su extracción una vez finalizadas las paredes (la presión horizontal que genera el tapial hace imposible retirar el encofrado de una pieza sin romper las paredes de tierra). Las paredes de tierra se construyeron por tongadas hasta alcanzar la altura deseada. En la pared contigua al muro de separación vertical se colocó, simultáneamente a las tongadas, lana de oveja con una finalidad aislante. En la pared exterior se hizo la previsión de un único registro de limpieza ya que el diseño monoconducto longitudinal facilitaba esta labor. Este registro se taparía posteriormente con una pequeña pieza cerámica ante la imposibilidad de disponer de un sistema más sofisticado (registro practicable metálico, por ejemplo).

Herramientas y materiales:

  • Encofrados de madera.

  • Carretillas, gavetas, cribador, chapos, palas y agua corriente para la preparación de la tierra.

  • Compactadores metálicos.

  • Tierra arcillosa, grava y gravilla, lana de oveja y pajarcilla

Adobe:

Los adobes su usaron para cubrir la parte superior del conducto de extracción de humos y la totalidad de cuerpo quemador, como ya se ha citado anteriormente. Los adobes se produjeron con un molde de madera fabricado in situ pero con una dosificación anormalmente elevada de árido y baja de paja en relación a los estándares de esta técnica. Esta dosificación respondía a la necesidad de conseguir unos bloques más densos y con poca propiedad aislante para maximizar la acumulación de calor. La inclusión de paja en la mezcla era necesaria para favorecer la resistencia a flexión de los bloques y minimizar el agrietado de las piezas por la retracción.

Herramientas y materiales:

  • Moldes de madera.

  • Carretillas, gavetas, cribador, chapos, palas, lonas plásticas y agua corriente para la preparación de la mezcla.

  • Tierra arcillosa, arena y  paja.

Morteros de arcilla:

Se usaron distintos tipos de mortero de arcilla para aspectos diversos con dosificaciones variadas. Para generar la pajarcilla se uso barbotina sin ningún tipo de aditivo. Para unir los adobes se usó mortero de barro y arena con dosificaciones 1:2.

Herramientas y materiales:

  • Carretillas, cribador, gavetas, paletas, lonas plásticas y agua corriente para la preparación y aplicación de la mezcla.

  • Tierra arcillosa, arena y  paja.

Revocos de arcilla:

El acabado final de las estufas se realizó mediante revocos de tierra arcillosa que permitieron regularizar la superficie y eliminar posibles pequeños defectos de construcción.

Herramientas y materiales:

  •  Carretillas, cribador, gavetas, paletas, llanas de enfoscar y agua corriente para la preparación y aplicación de la mezcla.
  • Tierra arcillosa, arena y  paja.

 

Chimenea:

El tramo exterior vertical de extracción de humos se solucionó aprovechando el tubo metálico existente del antiguo sistema de calefacción. Esta solución condicionada, privó del sistema de cierre del conducto para evitar la fuga del calor una vez finalizada la combustión. Se deberá analizar en el futuro la influencia de esta deficiencia y contemplar la posibilidad de mejorar este aspecto ya que se aguarda como una caracteristica imprescindible.

Funcionamiento, uso y mantenimiento.

Este sistema de producción de calor tiene entre sus principales propiedades un ahorro importante de leña, a la vez que proporciona un calor agradable, saludable y constante con un uso continuado.

El ahorro de leña viene propiciado por sus características básicas de producción de calor. Sin entrar en muchos detalles técnicos diremos que con una combustión continuada de unas dos horas, el sistema procederá a desprender el calor latente durante aproximadamente las siguientes ocho-diez horas. Alcanzando su punto de máxima transmisión de calor pasadas unas dos horas de la finalización de la combustión y reduciendo progresivamente su irradiación.  Este proceso se vera optimizado con un uso continuado de la estufa (unas 2 combustiones diarias, 3 en los meses mas fríos) ya que el calor latente, no solo de los materiales de la estufa, sino de los materiales del edificio será mayor y más constante cada vez.

 Foto 6: Representación gráfica aproximada de la iradiación de calor obtenida.

Foto 6: Representación gráfica aproximada de la iradiación de calor obtenida.

La transmisión de calor por irradiación a través de un material natural y con gran masa (piedra, tierra…) proporciona un calor agradable (no suelen haber superficies que asciendan de los 60ºC), más sano ya que se evita la convección que genera un movimiento de aire y con él, las partículas de polvo en suspensión, y no ioniza el ambiente así como sucede con superficies muy calientes como las estufas metálicas. Como única objeción se podría citar que nunca puede ser usado como un sistema de producción de calor instantáneo, ya que por más virulenta que sea la combustión, el sistema siempre requerirá de cómo mínimo 30 minutos o 1 hora, para empezar a desprender un calor apreciable.

Entre los requisitos esenciales destacaremos las características de la leña usada. Ésta debe ser de calibre pequeño (se usaran troncos no más grandes que un antebrazo) y completamente seca (mínimo un año de secado). Estos factores favorecerán el uso de leña de poda (puede ser más asequible económicamente), pero requerirán de una planificación del proceso de secado (requeriremos de grandes pilas propias durante todo el año).

El mantenimiento no distará mucho de una estufa convencional, incluso se generará menos suciedad debido a la combustión a más alta temperatura, pero siempre que se use leña que cumpla las características anteriores.

Foto 7: Estufa finalizada. Fuente: Moviment Nòmada

Foto 7: Estufa finalizada. Fuente: Moviment Nòmada

Para ampliar conceptos y ver otros puntos de vista

Estufas

Fotogalería Construcción de una estufa de alto rendimento o massa térmica con Moviment Nòmada
Fotogalería Cooperación en Aghbala, Marruecos con Moviment Nòmada
Ecofoc, empresa especializada en estufas
Estufa cohete de masa (Wiki)
Estufa Rusa (Wiki)
Manual estufas Rocket (cohete de masa)
Manual estufa Rusa

Técnicas de construcción con tierra

Artículo técnico sobre Tapial
Manual páctico sobre Adobe
Terram, especialistas en construcción con tierra


891a62_3597c24edabe4f9d9c1d1407099200cf.png_srz_135_129_75_22_0.50_1.20_0Two World Nomads está formado por dos jóvenes emprendedores y comprometidos socialmente que han decidido iniciar un plan que les permita vivir y trabajar en torno a un largo viaje por el mundo. Francesc Xavier Massó (Cesc), Graduado en Arquitectura Técnica, especializado en Técnicas Bioconstructivas con Tierra, y Jordi González (Muri), Informático especializado en sistemas.

El viaje constará de ciertas características particulares. Como leitmotiv principal viajar en autoestop o como tripulantes en un navío será el método al uso en cuanto a transporte. Respecto al alojamiento optarán siempre que sea posible por el intercambio. Además durante el trayecto el objetivo principal es poder poner en práctica nuestras vocaciones con proyectos sociales y cooperativos que poco a poco serán expuestos a la comunidad.

Puedes encontrarles en su web: http://www.twoworldnomads.com/ y su facebook: https://www.facebook.com/TwoWorldNomads


Primer punto seguido. Aghbala, Marruecos

Gestada en las entrañas del colectivo Moviment Nòmada, una cooperación vinculada a la ONG Nou Sol y su proyecto Inch’Alla Chaima iba a ser nuestra primera incursión en el nomadismo planetario. Nuestra ambición abarcaba atravesar 1800 kilómetros a dedo cruzando el estrecho sin ferri a fin de cubrir el espacio que separa Girona, a lomos de los Pirineos Catalanes, y Aghbala, situada en el pre Atlas Marroquí. Ésta debiera de ser una experiencia piloto previa a nuestro gran viaje, y en ella topamos con los inconvenientes intrínsecos a viajar con fechas y citas planificadas de antemano.

Así pues, en Agosto de 2014 nos dispusimos a iniciar lo que posteriormente sería nuestra larga odisea a través del globo. En esta ocasión contábamos con la inestimable compañía de Alicia, educadora social y viajera experimentada, que nos acompañaría en este primer y arduo tramo y colaboraría en la cooperación que nos aguardaba en nuestro destino.

891a62_02ebdacaffbe40c4a601c6f836df518e.jpg_srz_p_183_235_75_22_0.50_1.20_0España es conocida como uno de los países occidentales más difíciles para viajar en autoestop, no obstante albergábamos esperanzas de cruzarla en apenas tres días. La cruda realidad nos mostró una sociedad desconfiada y hostil, que apenas empatizaba con autoestopistas calcinados bajo los 40º de un sol abrasador y sobre un asfalto asfixiante.

En trayectos tan largos uno acoge esperanzas de encontrar un golpe de fortuna sobre ruedas que cubra una larga distancia sin descanso, pero no fue el caso. Quizás una ruta errónea bordeando la costa este del país, nos empujó a dar pequeños pasos que demorarían nuestra llegada a Algeciras en cinco largos días de calurosas autovías e improvisadas pernoctaciones vía vivac en lugares tan insólitos como áreas de servicio, parques urbanos, edificios en construcción o párquines de supermercados. Ya que disponíamos tan sólo de veinticinco días para nuestra primera incursión y habíamos tardado cinco días en llegar al estrecho de Gibraltar, optamos por agilizar el trayecto y cruzar con ferri.891a62_99e34d4dcfad4af8b7c3fc8100fb0516.jpg_srz_p_599_262_75_22_0.50_1.20_0

A nuestra llegada a Tánger, rápido nos sumergimos en el algarabío propio de Marruecos, gentes por doquier y taxistas infatigables al acecho de tres viajeros ansiosos por una ducha de agua fría. Dado que Alicia y Muri ya conocían el modus operandi de dicha región, no nos costó encontrar a un buen samaritano que nos condujera a un hostal económico para poder quitarnos de encima esos quilos de suciedad que ya incomodaban a cualquiera.

891a62_7b6046cef0034f93afaa0230a8b837c1.jpg_srz_p_254_338_75_22_0.50_1.20_0Marruecos es un país excelente para practicar autoestop, ésta practica resulta bastante eficaz cuan más al sur mejor, pero a nosotros se nos acababa el tiempo porque debíamos personarnos cuanto antes en Aghbala para ayudar en la cooperación antes citada. A fin de no demorarnos más, cubriríamos el resto de trayecto en autobús, no sin antes relajarnos en algunas de las magníficas poblaciones de éste país. Visitamos el singular pueblo de Chefchaouen con sus callejuelas azul cielo y sus coloridas tiendas de artesanía, un verdadero oasis de paz a las laderas del Rif. Tras disfrutar de un descanso bien merecido nos inmiscuimos por la laberíntica, concurrida e impresionante medina de Fez, una de las cuatro ciudades imperiales y cuna de la cultura tradicional dado que en ella se albergan algunas de las mejores Madrazas del país. Sin mucho tiempo que perder nos dirigimos a Khenifra para al fin llegar a Aghbala donde nuestro equipo nos esperaba con los brazos abiertos.

  Aghbala es un pequeño pueblo rural donde el tiempo parece haberse detenido. En él habita una importante comunidad Bereber que por siglos se ha mantenido aislada entre los paisajes montañosos. Esta villa acumula un gran número de individuos con problemáticas genéticas que desde Nou Sol se intenta documentar para un posterior trabajo de campo a fin de mejorar la calidad de vida de dichas personas.

 891a62_78ce64a910c24cec8459bc10231fe72a.jpg_srz_p_683_111_75_22_0.50_1.20_0Transcurrieron los días entre tajines y cuscús, inmersos en un ambiente hospitalario y agradable. Cesc y Raúl Jorquera, ambos miembros de Moviment Nómada, junto otros cooperantes se encargaron de materializar distintas acciones arquitectónicas en la escuela de primaria local. La construcción de rampas para facilitar el acceso a las personas con discapacidad y tres estufas de alto rendimiento para paliar los gélidos días invernales que ostenta la región. Por otra parte, Alicia se adhirió al proyecto médico-social en el centro de minusválidos en el que nos alojábamos, ya que poseía conocimientos en enfermería y éstos serían de gran utilidad a las gentes que solicitaban nuestra ayuda. Muri, dado que en el centro en el que nos hospedábamos almacenaban una cantidad de computadoras en desuso que requerían una profunda puesta a punto, dedicó sus días a tal fin. Aprovechó sus conocimientos informáticos para acondicionar un aula con cerca de veinte puestos de trabajo y dotar a todos los despachos de una pequeña infraestructura informatizada para que los cooperantes que allí desempeñaran sus funciones pudieran agilizar la documentación pertinente de modo digital.

891a62_e8befba8608a43d49dbfc733160361b4.jpg_srz_p_599_261_75_22_0.50_1.20_0Los días se agotaban y fieles a nuestros objetivos nos dispusimos a abandonar Marruecos con un margen de una semana, debíamos llegar al casorio de unos amigos y con la experiencia de la ida sabíamos que podíamos demorarnos mucho tiempo. No errábamos en nuestras predicciones. De nuevo en Algeciras estuvimos más de un día tratando de subir a un coche que nos acercara a casa sin fortuna alguna… Entre discrepancias evaluamos las distintas formas de cruzar la península y optamos por la más cómoda y económica, un auto de alquiler, pese a no ceñirse al leitmotiv de nuestros desplazamientos fue la única forma de cumplir con nuestros compromisos.

 Llegó la hora de atar cabos sueltos, rehacer nuestras mochilas y abandonar nuestros hogares. Nos esperaban dos meses de trámites, despedidas, lágrimas y abrazos. El ansiado momento se acercaba cada vez más en un horizonte lleno de incertidumbres…


891a62_3597c24edabe4f9d9c1d1407099200cf.png_srz_135_129_75_22_0.50_1.20_0Two World Nomads está formado por dos jóvenes emprendedores y comprometidos socialmente que han decidido iniciar un plan que les permita vivir y trabajar en torno a un largo viaje por el mundo. Francesc Xavier Massó (Cesc), Graduado en Arquitectura Técnica, especializado en Técnicas Bioconstructivas con Tierra, y Jordi González (Muri), Informático especializado en sistemas.

El viaje constará de ciertas características particulares. Como leitmotiv principal viajar en autoestop o como tripulantes en un navío será el método al uso en cuanto a transporte. Respecto al alojamiento optarán siempre que sea posible por el intercambio. Además durante el trayecto el objetivo principal es poder poner en práctica nuestras vocaciones con proyectos sociales y cooperativos que poco a poco serán expuestos a la comunidad.

Puedes encontrarles en su web: http://www.twoworldnomads.com/ y su facebook: https://www.facebook.com/TwoWorldNomads


Fuente: http://www.twoworldnomads.com

Idea inicial. Rumbo al este…

Resulta complicado definir un viaje tan largo, pues en nuestro avance encontraremos obstáculos y ventajas que modificarán cada uno de nuestros pasos. No sabemos ni cuánto tiempo estaremos fuera de casa ni tan si quiera cuanto dedicaremos a los diferentes países que visitemos. No obstante, sí que tenemos ambiciones y sí podemos definir el inicio de este largo trayecto.

La primera de nuestras acciones empieza en Marruecos, realizaremos una cooperación en este país al que deberemos llegar a dedo surcando por las serpenteantes calzadas de España, conocida por su dificultad al viajar de este modo. Intentaremos cruzar el estrecho sin ferry y continuar desde costas magrebíes. A nuestro retorno estructuraremos nuestro viaje y ataremos cabos sueltos en nuestros hogares para dar inicio a nuestro trayecto.

Las pautas marcadas pasan por permanecer el invierno en Europa para continuar por Rusia en épocas más cálidas. Una vez allí nuestro primer reto consiste en acceder a trabajar en el Transiberiano para poder cruzar Asia a lomos de la vía férrea más larga del mundo. Tras recorrer las estepas de Kazajistán y Mongolia intentaremos dar caza a la singular isla de Japón. A nuestro retorno nos sumergiremos en la inconmensurable Asia, desde las regiones más inhóspitas de Mustang, en el Tíbet, hasta las selvas más vírgenes de Indochina. Husmearemos por Auroville en India y cruzaremos Indonesia a vela y remo.

Hablar de Australia, las Américas o África queda tan lejano que poca cosa podemos concretar, en un viaje en el que no haremos uso de vías aéreas nuestro trayecto se puede demorar tanto que sería muy pretenciosos pronosticar a varios años vista, por lo que el resto, ya se manifestará por sí mismo…


891a62_3597c24edabe4f9d9c1d1407099200cf.png_srz_135_129_75_22_0.50_1.20_0Two World Nomads está formado por dos jóvenes emprendedores y comprometidos socialmente que han decidido iniciar un plan que les permita vivir y trabajar en torno a un largo viaje por el mundo. Francesc Xavier Massó (Cesc), Graduado en Arquitectura Técnica, especializado en Técnicas Bioconstructivas con Tierra, y Jordi González (Muri), Informático especializado en sistemas.

El viaje constará de ciertas características particulares. Como leitmotiv principal viajar en autoestop o como tripulantes en un navío será el método al uso en cuanto a transporte. Respecto al alojamiento optarán siempre que sea posible por el intercambio. Además durante el trayecto el objetivo principal es poder poner en práctica nuestras vocaciones con proyectos sociales y cooperativos que poco a poco serán expuestos a la comunidad.

Puedes encontrarles en su web: http://www.twoworldnomads.com/ y su facebook: https://www.facebook.com/TwoWorldNomads


Fuente: http://www.twoworldnomads.com/