Entre espacio y aprendizaje. Neurociencia del espacio educativo.

¿Es cierto que el espacio condiciona el aprendizaje? Más concretamente, ¿Podemos, como arquitectos, diseñar un espacio en el que los alumnos sean más proclives a escuchar, atender o realizar una actividad concreta?

Una vez más, encontramos la respuesta en los vínculos entre la arquitectura y la neurociencia. Campo que avanza a pasos agigantados gracias a las aportaciones que se hacen en los simposios organizados por la ANFA, en San Diego. Allí los investigadores más punteros del mundo dan a conocer sus experimentos sobre la interacción entre el cuerpo y espacio teniendo como denominador común el cerebro. Esto no es más que inicio de un universo que se nos viene encima a los profesionales del diseño y que, hoy más que nunca, tenemos la posibilidad de estudiar con detalle. Read more

EcoHabitar 56. Editorial

La Comisión Europea del Parlamento Europeo, el 28 de noviembre pasado, aprobó una serie de enmiendas a las normas que regulan las energías renovables en la Unión Europea. Estas enmiendas suponen un reconocimiento y un impulso a las libertades ciudadanas para poder generar y comercializar las energías renovables autoproducidas.

Con la aprobación de estas enmiendas el injusto e inmoral “impuesto al sol”, el peaje de respaldo implantado en España por el gobierno del PP para favorecer al oligopolio energético y cubrir, así, la jubilación de políticos incompetentes y perversos, pasa a ser directamente ILEGAL, así, con letras mayúsculas y en negrita. Read more

Deconstruyendo la electro-polución

En este artículo voy a hablar de qué es la electro-polución, cómo influye en la salud y qué recomendaciones propongo como precauciones. Pero en primer lugar quiero a explicar un poco por qué es importante este concepto y qué tiene que ver con los seres humanos.

Somos seres en equilibrio bio-eléctrico y magnético. ¿Qué significa esto? Para empezar, la Tierra está envuelta globalmente por un campo bio-eléctrico atmosférico y produce un campo magnético.

A nivel eléctrico, en la atmósfera hay una tensión entre la acumulación de cargas negativas más cerca de la superficie terrestre y el aumento de las cargas positivas a medida que nos separamos de la corteza. Del mismo modo, los humanos y todos los seres vivos, y también las células que nos componen, tenemos un campo eléctrico a nuestro alrededor con una tensión entre cargas negativas y positivas por la separación entre las dos. De hecho, la vida en sí misma existe por el intercambio eléctrico entre el medio y los seres vivos. Un ejemplo de nuestra sensibilidad al campo eléctrico es que descansamos más en posición horizontal, ya que la atmósfera no añade tensión entre nuestros pies y nuestra cabeza cuando quedan a la misma altura. Read more

Un año en comunidad

O sea, un anal comunitario, dicho de otro modo. Irrisorio, irrelevante. ¿Qué persona que haya visto “La comunidad” (Alex de la Iglesia, 2000), o asistido destemplado y cruzado de brazos a la reunión de vecinos en el portal, o votado y rebotado asuntos de la Comunidad Europea, se toma en serio lo comunitario? Y sin embargo es esencial, determinante.

Coincide este momento con la resaca independentista post-verdad de los nacionalistas catalanes y, causal o casualmente, me resulta ineludible mostrar la dimensión política de mi experiencia comunitaria. Presentaré a Benedict Anderson, que definía Nación comocomunidad política, imaginada como inherentemente limitada y soberana, para entender el poder vivido aquí. Read more

El empobrecimiento de la salud y la arquitectura

El ser humano empezó a modificar su entorno para mantener sus necesidades cubiertas, especialmente  la necesidad de cuidar de su cuerpo físico para asegurar su supervivencia. La otra función primigenia de la arquitectura fue modificar la percepción del espacio y del mundo. Siempre me he preguntado hasta qué punto la arquitectura actual sigue apoyando o no las necesidades humanas y qué percepción del mundo nos ofrece. Y en todo caso, qué queremos escoger que nos ofrezca la arquitectura…

Recientemente he seguido dos formaciones en biohabitabilidad, salud y armonía del hábitat. Con este artículo quiero compartir la nueva visión que he adquirido sobre cómo la arquitectura impacta sobre el ser humano y en una serie de artículos posteriores iré extrayendo distintos bloques de conocimiento y de criterios que pueden integrarse en la práctica arquitectónica para favorecer la salud de las personas.

Biohabitabilidad es el término que se usa para hacer referencia al conjunto de parámetros que dependen del hábitat y su construcción que generan un entorno favorable para la biología humana, el bienestar y la salud.

En primer lugar quiero dar una breve definición sobre lo que entiendo por salud. Para mí salud no es solo un estado de no-enfermedad sino que es un estado de bienestar corporal y mental, en el que tanto el cuerpo como la mente realizan sus funciones correctamente y pueden acceder a su capacidad innata de sanarse y defenderse por sí mismos de influencias externas, para propiciar estados de felicidad. Read more

Huerta y limonada, clásicos renovados

Dicen que versionar buenas canciones viejas sirve para que lleguen a los jóvenes y no se olviden. La onda de recuperar cosas del pasado y de buscar satisfacción en algo hecho por uno mismo nos invita a volver a cultivar flores y verduras en cajas recicladas o en el jardín y a asomarnos desde la ciudad al paisaje del mundo rural.

Hablar de los problemas de la agricultura y su importancia para que los pueblos y su historia sigan vivos, sería salirnos del tema, aunque no está de más el recordar las dificultades, sobre todo de las pequeñas explotaciones, para mantenerse a flote y combinar economía y ecología. Los inmuebles pierden valor pero el terreno agrícola se vuelve caro pasando a grandes manos y las pequeñas ciudades en el campo sin subvencionespierden población, servicios, gremios y vida propia. Read more

Nº 55 de EcoHabitar

En EcoHabitar hemos hecho un cambio importante, muy importante: nos hemos trasladado. Y lo importante no es el traslado en sí, sino la distancia: más de 400 km.

Durante 18 años hemos trabajado en Olba (Teruel). Un entorno rural, apartado, salvaje, limpio desde el que queríamos aportar nuestro esfuerzo en la idea de un desarrollo rural y el repoblamiento de pueblos. Han sido unos años excelentes. Hemos aprendido mucho y hemos visto cómo el mundo de la bioconstrucción y la permacultura despegaban de forma clara. Hoy el sector es cada vez más conocido, incorporando nuevas empresas, nuevos profesionales, afianzando la formación y cada vez con más demanda; algo excepcional, y de lo que estamos muy orgullosos es de haber sido coprotagonistas junto a un buen puñado de profesionales y empresas pioneras. Read more

La redacción de EcoHabitar se traslada a Navarra

Han sido más de 18 años que la redacción de EcoHabitar ha estado en Olba (Teruel). Ahí la revista y la editorial han ido creciendo en título, contenidos y lectoras. Han sido 18 años y multitud de artículos tanto en la revista impresa como en la web, relatando proyectos y trabajos llenos de ilusión y profesionalidad de muchas personas que han emprendido la aventura de construir algo de acuerdo con una ética que respeta el planeta y todos los seres que lo habitan.

Ahora EcoHabitar se ha traslado a un nuevo lugar, al pueblo navarro de Artieda, donde hace unos años comenzó un experimento de comunidad, Arterra Bizimodu, en donde se está demostrando que hay otras formas de entender el habitat, sin especulación, con una mínima huella ecológica y desarrollando el conocimiento común, el alma de la nueva era que se avecina postcapitalista.

Desde aquí , EcoHabitar, quiere dinamizar y apoyar proyectos emprendedores, empresas sin ánimo de lucro y cooperativas, que estén de acuerdo con la economía del bien común y generar, así, una economía local resiliente y de futuro.

Puedes contactar con EcoHabitar aquí.

EH 54. Editorial

Seguiremos insistiendo, pase lo que pase, en la necesidad de que cada persona tenga una vivienda digna y asequible y que para ello hay que diseñar, construir y rehabilitar hábitats saludables y con la mínima huella ecológica; algo que la industria convencional y las administraciones han pasado por alto, primando los intereses económicos por encima de todo.

Vivimos en una sociedad injusta que no duda en acusar de “enemigos de la ciencia”, “ecotalibanes”, “jipis retrógrados” y otros muchos apelativos, a aquellos que pedimos algo de sentido común y que los avances de la tecnología, de la ciencia y de la industria se utilicen aplicando el principio de precaución y no escatimando medios para demostrar la inocuidad de los productos y materiales que vamos a utilizar en nuestro entorno.

Por desgracia parece que nada hemos aprendido en todo este tiempo y la humanidad sigue tropezando con la misma piedra una y otra vez. La historia se repite y parece un déjà vu, un volver a empezar que ya cansa. Read more

Relaciones híbridas. Pensando en una oficina para Triodos Bank

Parece que la banca tiende a ser digital, la mayoría de los bancos están reduciendo sus oficinas presenciales y potenciando sus herramientas digitales. Incluso hay bancos sin oficinas, bancos que ya solo funcionan a través de una App. La tendencia obviamente es digital, los servicios de la banca cada vez serán más digitales pero sabemos que la experiencia de usuario de los clientes del futuro está más basada en la construcción de experiencias innovadoras y alineadas con ciertos valores; y concretamente para Triodos Bank, en la construcción de relaciones valiosas y humanas.

Las relaciones hoy en día son híbridas. El mundo digital ha impregnado en nuestras vidas y ha construido un mundo de relaciones abiertas, múltiples, frágiles, diversas, que se une a las relaciones más tradicionales, unas relaciones más sólidas, personales, minoritarias. Ambos aspectos, digital y presencial, definen lo que entendemos por relaciones híbridas (Domenico Di Siena, “Diseño Cívico”), y están estructurando la sociedad de hoy en día. Las relaciones digitales las podemos entender como relaciones líquidas en el sentido de la “modernidad líquida” de Zygmunt Bauman, y relaciones presenciales como relaciones físicas, en principio más sólidas.

Desarrollamos un proceso de participativo y de cocreación desde una perspectiva multidisciplinar, en la que han participado diferentes departamentos de Triodos Bank, además de clientes, empleados, técnicos y la propia dirección general. Un proceso complejo de pensamiento estratégico para definir las nuevas necesidades, la misión de la oficinas de futuro de un banco que quiere transformar la sociedad desde la responsabilidad de las inversiones, un banco que ha decidido apoyar e invertir solo en temas sociales, el medioambiente y la cultura.

Triodos Bank tiene 215.000 clientes que no responden a un perfil común, pero que todos ellos comparten una inquietud por unos valores concretos. Estos valores, la inquietud por construir otra forma de hacer las cosas, funcionan como un nexo de unión, como algo transversal que une a todas las personas que son clientes del banco. Pero actualmente son nodos independientes conectados con el banco. Es como una red centralizada con el banco como núcleo. El objetivo del proyecto de nueva oficina es activar esas relaciones entre los diferentes nodos para desarrollar una red distribuida entre clientes y que el banco pase de ser el centro a ser el facilitador de una comunidad. Una red de clientes concienciados, activos en la puesta en marcha de un tejido humano y empresarial que construye otro paradigma respetuoso con la naturaleza, con las personas y que potencie una cultura y educación basada en valores.

El proyecto de las nuevas oficinas incluye dos partes: un nuevo diseño de servicio desarrollado por la propia entidad, que posibilita una nueva forma de relacionarse con los clientes; y por otro lado, un nuevo espacio que ya no sea solo una oficina bancaria de uso transaccional, sino que permita otro tipo de conversaciones y encuentros con valor añadido. y todo ello con un diseño atractivo, único, y los estándares de sostenibilidad más exigentes.

La nueva oficina de Triodos Bank debía responder a la necesidad de construir relaciones sólidas, además de ofrecer los servicios propios de un banco. Si lo digital representa lo más efervescente, líquido, variable, flexible de la sociedad, las oficinas deben tener un carácter “solidificante” de estas relaciones digitales. Para ello se planteó un espacio de encuentro, un lugar donde se celebran eventos, reuniones entre clientes, networking… La Plaza, un espacio multiusos abierto para que se desarrollen los debates de la construcción de una nueva sociedad. También podrás encontrarte con esa persona que conocías por Twitter/Facebook a través de Triodos Bank, o incluso llevar un Libro y coger otro en el crossbooking, conocer a un posible socio, o a un posible cliente y siempre sabiendo que ya hay una serie de valores en el ADN de cada uno que se acerca a Triodos Bank. Este espacio tiene que posibilitar esto y mucho más, ya que el 40% de la oficina se destina para este multiuso, y tanto la arquitectura como el mobiliario es flexible y posibilitan que ocurran estas múltiples funciones.

Después de este proceso de participación y pensamiento estratégico compartido, se ha desarrollado la primera oficina en Málaga, un espacio que posibilita la creación de esta comunidad y que facilita la relación entre los clientes de Triodos Bank. En sucesivos post iremos desgranando los diferentes aspectos que han configurado el proceso de diseño y cómo lo hemos vivido desde sAtt Arquitectura Abierta.

Oficina “Cero CO2” de Triodos Bank en Málaga

Triodos Bank reinventa su modelo de oficina bancaria sostenible

Read more