Record de calor en el Báltico. Un verano excepcionalmente cálido y seco

El agua ha alcanzado 27 grados en el fiordo de Kiel en Alemania, cuando normalmente ronda los 20 en las playas menos profundas. Cada vez son más frecuentes los anticiclones sobre Escandinavia que impiden la entrada de vientos húmedos del oeste del Atlántico. Este verano nos dejó 37 grados de temperatura máxima, diez más que el año pasado, con un calor y una sequía tan persistentes que han afectado a la vida cotidiana y a ecosistemas sensibles como las zonas pantanosas de turba o el interior de los fiordos.

El lado positivo es la alegría de los amantes del sol, el disfrutar de actividades al aire libre, las ganancias de la hostelería y del comercio en la costa, los cicloturistas, las cerezas, las manzanas, las plantas tropicales y las rosas.

Los agricultores piden ayudas al perderse muchas cosechas de verano y de otoño de productos básicos: cereal, patatas, berzas, maíz. Las dehesas secas no dieron heno para el ganado. El 40 % del trigo se exporta regularmente al norte de Africa, pero ya ha sido anulado. La poca cebada se vendió antes de recogerse y la paja alcanzó precio de trigo. Para las explotaciones bio todo es aún más costoso, incluso se ha sacrificado ganado. Otra vez se debate sobre la urgencia de adaptar el sector y sobre el sentido de los agrocarburantes y sus residuos.

Un paisaje color paja

Al bajar el nivel de las reservas subterráneas, los pozos dieron menos agua y hubo que aprovisionar los parques y zoos con cisternas. En algunos ríos y lagos se registra una gran mortandad de peces por la mala calidad del agua o por escaso cauce. Disminuyó el tráfico fluvial. En un primer momento se pidió colaboración para regar plantas de las calles, pero pronto se dejó de regar zonas verdes y terrenos deportivos. El paisaje fue adquiriendo un color paja. Los jardineros pasaron a cortar matorrales secos próximos a las casas para evitar la expansión de los numeroso incendios. Se suprimieron los fuegos artificiales. Además los bomberos ayudaron en Suecia. Los bosques mixtos han resistido mejor la sequía, el fuego y las plagas de escarabajos escolitinos, etc. y numerosas zonas tendrán que ser reforestadas.

Un mar cerrado

Las playas recibieron más visitantes y todos queremos arena limpia, sin algas e instalaciones buenas. La calidad del agua en ciertas zonas empeoró, detectándose bacterias y si las medusas pican, espuma de afeitar es el remedio de los socorristas. Ecologistas y pescadores discuten sobre la cuota de pesca de mejillones porque son los grandes filtros del agua en un mar casi cerrado. Otros temas son el regular la zona de bañistas con perros, accesos para caballos, el ganar zonas de baño en lagos o el mantener abiertas piscinas en barrios populares.

El record de calor en el Báltico trae más turismo

El turismo aumenta, con sus pros y contras. Llega por autovías saturadas, además muchos han evitado el viaje hasta el Mediterráneo, el tren no mejora y quizás volverán a abrir los aeropuertos regionales. Añadamos 600 000 pasajeros de los 160 cruceros que hay que abastecer en Kiel. La ciudad estudia la contaminación provocada y busca respuesta. La presión inmobiliaria crece con la construcción de más alojamientos turísticos, de segundas viviendas, que aquí eran raras o para jubilados porque los inviernos ya son más suaves. Estos pueblos intentan salvar el encanto de la arquitectura local y ofrecer viviendas asequibles para la población local.

Calor en el Báltico

Más consumo de recursos

Con el calor consumimos más agua y electricidad. Un 40 % se ha abastecido con energías renovables, aunque las placas solares llegaron a su límite por calentarse demasiado, ha habido menos viento y menos biomasa. Faltó caudal para enfriar centrales energéticas. Como las casas están bien aisladas, se mantienen frescas con sombra y corrientes, si es que la arquitectura ahorrativa ha dejado ventanas al norte. Hubo listas de espera para arreglar el aire acondicionado de los coches.

Ensaladas y frutas apetecen, pero ya se oyen críticas sobre las condiciones de vida de los trabajadores varados en los mares de plástico del sur de Europa y sobre el origen del carbón vegetal y la leña para las barbacoas, aunque estén certificados. Las raciones de patatas fritas han menguado para poder mantener los precios. La miel es más espesa y en agosto se empezó a vendimiar. Las embotelladoras de bebidas ralentizaron la producción a la espera de los cascos retornables por falta de camioneros.

Cambio de costumbres

Es curioso el ver un cambio de actitudes como el cerrar las ventanas en las horas de más calor, aquí si hace bueno se abre todo, el permanecer en el interior al mediodía, empezar jornadas de trabajo aún antes y la vecina planchando en el balcón. Los policías pudieron decidir si ponerse o no la gorra de polipiel, mientras esperan una de algodón el próximo verano. Habrá que adaptarse. Uno de los viveros más grandes del mundo en Relligen, ya busca otras maneras de riego para sus 3500 hectáreas y anuncian que habrá menos pinos de Navidad.

Científicos de Kiel junto a colegas rusos zarparon hacia aguas siberianas del Artico con la expedición Transdrift XXIV para recopilar datos sobre los cambios del hielo. Una vez más, el profesor de Kiel experto en clima Mojib Latif, hace un llamamiento para reaccionar ya.

Hay muchos datos serios, más allá de estas anécdotas. A mediados de septiembre volvemos a rozar los 30. Este verano nos dio un aviso de lo que supondría vivir con más calor. En España diez grados más serían 50. Faltan las decisiones.

Feria New Energy en Husum “Unir y conectar hacia el futuro“ Transición energética entre todos

Facilitar la comunicación para que la energía del futuro llegue a todos los sectores, es el leitmotiv de New energy, feria celebrada del 15 al 18 de marzo en Husum, Alemania en la que 100 empresas e instituciones exponen nuevos proyectos en torno a las energías renovables. Ha ido evolucionando hacia una plataforma de diálogo entre expertos y consumidores y en esta decimosexta edición ha recibido a 10.000 visitantes. Read more

Föhr, objetivo la isla libre de plástico250 alojamientos turísticos sin plástico

“Plastikfrei wird trend“ Sin plástico es tendencia, es el proyecto-modelo organizado por BUND y dirigido por Angela Ottmann que comenzó en 2014 en las islas Hallig Hooge y Föhr para reducir el plástico en la vida cotidiana, ya sean objetos, bolsas y ciertos productos de cosmética y limpieza porque también forma parte de su composición química.

Según el Instituto Oceanográfico GEOMAR de Kiel, una botella que igual sólo se ha usado una vez, puede flotar 450 años antes de empezar a descomponerse. Read more

Huerta y limonada, clásicos renovados

Dicen que versionar buenas canciones viejas sirve para que lleguen a los jóvenes y no se olviden. La onda de recuperar cosas del pasado y de buscar satisfacción en algo hecho por uno mismo nos invita a volver a cultivar flores y verduras en cajas recicladas o en el jardín y a asomarnos desde la ciudad al paisaje del mundo rural.

Hablar de los problemas de la agricultura y su importancia para que los pueblos y su historia sigan vivos, sería salirnos del tema, aunque no está de más el recordar las dificultades, sobre todo de las pequeñas explotaciones, para mantenerse a flote y combinar economía y ecología. Los inmuebles pierden valor pero el terreno agrícola se vuelve caro pasando a grandes manos y las pequeñas ciudades en el campo sin subvencionespierden población, servicios, gremios y vida propia. Read more

Ciudadanos y consumidores: Le Village en Antony

Un nuevo concepto de supermercado solidario abierto a todos se está desarrollando en Antony al sur de París con la colaboración de ANDES, asociación nacional de tiendas solidarias, por un acceso a la alimentación digno y sin distinciones.

La antigua tienda Le Village acoge a los beneficiarios de la ayuda social para la alimentación. Pero una nueva organización en las ONGs del barrio obliga a la veintena de voluntarios de Cáritas de Le Village a ocuparse también del reparto de paquetes gratuitos del Banco de alimentos y a continuar con la venta de la tienda social. Para compaginar estas dos actividades, han evolucionado hacia un supermercado solidario. Los responsables decidieron seguir el ejemplo de las tiendas de Grenoble y Burdeos, donde se paga discretamente con una tarjeta de adhesión, ya sea sólo 1 euro, o lo correspondiente según las ayudas sociales en cada caso, o el 100% para el público en general. Los precios más baratos atraen a estudiantes, jubilados, desempleados y también a vecinos por la proximidad o el trato más directo. Además, se evita el despilfarro y las ganancias se invierten directamente. Read more

Jornadas de Transición Ciudadana en Francia

El 15 de octubre se clausuró la tercera edición de las Jornadas de Transición en Francia con mesas redondas sobre democracia en la Sorbona de París.

Unas 50.000 personas se han decidido a nadar contra corriente, 10.000 más que el año anterior, demostrando que aumenta el compromiso por el cambio ecológico, social y humano.

Durante seis semanas se han celebrado más de 300 actos por todo el país organizados por el Colectivo por una Transición Ciudadana, abarcando temas variados como agricultura ecológica, acceso digno a la alimentación, energías renovables, comercio equitable, financiación participativa y ética, trabajo, justicia, cultura de la paz, educación ciudadana  basada en la cooperación, salud, reciclaje, etc. Read more

A qué esperamos? 3.800.000 personas sin vivienda digna en Francia

„On Attend Quoi? A qué esperamos? para hacer del alojamiento una prioridad„ es el lema de la campaña lanzada por la fundación Abbe Pierre y que presenta la exposición fotográfica „ Retratos de la Francia mal alojada“, realizada por Sebastien Godefroy. Son veinte personas que ha encontrado en su viaje en bicicleta por todo el país durante el mes de julio. Del 12 de septiembre al 9 de octubre se asoman al ayuntamiento de París recordándonos que cada vez son más los afectados y que el alojamiento es un derecho constitucional.

En la región parisina explotan los precios. Los pueblos periféricos van perdiendo su manera de vida y arquitectura típica convirtiéndose en barrios monótonos. Una familia francesa se gasta un 25% de sus ingresos en vivienda y otro 25% en alimentación. Hoy tener un empleo ya no es garantía de poder costearse un alquiler, la cuarta parte de las personas sin techo trabaja en algo, pero sin domicilio ni dirección no hay ayudas sociales. Read more

La movilidad eléctrica es ecológica?

He de decir que me llevaron a ver desde la valla la carrera de Formula Eléctrica, que se celebró alrededor de Los Inválidos en París. Una nueva generación de pilotos, algunos con apellidos famosos en este deporte, conducen una nueva generación de coches. El tiempo se mantiene seco y la temperatura fresca conviene, según me explican, para que las baterías no se calienten demasiado. Durante la carrera deben cambiar de coche, ya que la carga no da para recorrer las 45 vueltas del circuito de 1,97 kilómetros, alcanzando los 200 km/h. Según los organizadores, al no emitir gases ni ruidos, los bebés siguen dormidos, este tipo de carreras se puede realizar en el centro de las ciudades. Parece que sirven de laboratorio para experimentar avances técnicos para los coches del futuro. Así, los bólidos que ganan hoy Las 24 horas de Le Mans aprovechan la técnica híbrida ultra-sofisticada que les permite recuperar energía en el frenado que potencia la aceleración a la salida de cada curva. Read more

Rob Hopkins y La hora de la Transición

El tren de la transición procedente de GranBretaña hace escala en La REcyclerie, la antigua estación de Ornano en la Porte de Clignancourt al norte de París y convertida hoy en granja urbana-café-taller para ofrecernos una charla titulada “ La hora de la Transición“, organizada por UP-Café, movimiento social por el cambio.

La_REcyclerie1

La_REcyclerie2

La_REcyclerie3

A bordo llega un pasajero de primera categoría Rob Hopkins, cargado de relatos de su viaje durante estos últimos años por rincones en crisis que vuelven a resurgir gracias a la colaboración ciudadana, al apoyo a la economía local, a la agricultura en común y al reconocimiento de los valores sociales. Trae en su equipaje numerosos ejemplos y en el bolsillo billetes de moneda local con la foto de David Bowie. Empieza por lo buena que sabe la cerveza local, por si hay sed en el camino.

La_REcyclerie7

Nos cuenta cómo un pueblo disminuyó el tráfico por iniciativa propia de sus habitantes, sin esperar medidas del ayuntamiento y como los cajones para plantar verduras sirven de punto de encuentro entre los vecinos en una calle de Bruselas, donde antes nadie se paraba a charlar por ser un punto de prostitución. Cerca de Pasadena en California se reparan aparatos por técnicos voluntarios de la NASA ,!gratis! o casi, a cambio hay que sentarse y contar una historia. También habla de España, de Zarzalejos y del grato recuerdo de su visita al Mercado de la Esperanza en Santander, lleno de productos locales.

La_REcyclerie6

La_REcyclerie5

La_REcyclerie4

Rob Hopkins participa en la película “Demain“ (Mañana) de la popular actriz francesa y directora Mélanie Laurent y Cyril Dion, cofundador junto a Pierre Rahbi de Colibris, en la que cuentan experiencias de pioneros en agricultura, energía, economía, democracia, educación, con el fin de aportar salidas al mundo de mañana. “Demain” consiguió el premio César 2015 como mejor documental y se ha ganado la simpatía de los 800.000 espectadores que han pasado este invierno a verla. Sigue en cartelera.

demain

La REcyclerie comenzó a calentar motores en 2014 girando sus actividades en torno a las “3 erres“: reducir, reciclar y reutilizar, y apoyando a numerosos proyectos solidarios y culturales. Alberga además a la asociación encargada de la animación y a la empresa gerente del restaurante. Con motivo de la Eurocopa y bajo el lema “La Europa de los posibles, aportando soluciones“ este año dedican cada mes actividades a un país de Europa. Este mes en el panel de llegadas Gran Bretaña, España en junio y Francia en julio.

La_REcyclerie8

Acuerdo en la COP21…compromiso para todos

Finalizó en París La Conferencia  de las Partes número 21. Las delegaciones llegaron a un acuerdo que se hizo esperar, dejando entre ver la complejidad de los temas jurídicos, financieros, sociales e incluso lingüísticos que supone una negociación a nivel mundial. Dicho acuerdo es recibido en un clima de escepticismo, por no exigir más de los países desarrollados y de esperanza, porque aún se demostró que la humanidad es capaz de dialogar y de buscar en la naturaleza su mejor aliada.

Ahora es el turno de actuar para curar la maltrecha salud del planeta. La responsabilidad política está en manos del gobierno de cada país, mientras que la responsabilidad social recae sobre todos los ciudadanos, exigiendo el cumplimiento del mismo y colaborando día a día.

La próxima cita COP22 tendrá lugar en noviembre 2016 en Marrakech.

Por Sonia Garcia.