La ciudadanía como solución a los retos de los municipios

La ciudadanía como solución a los retos de los municipios. Aunque Jaime Lerner afirmara que “la ciudad no es el problema, es la solución”, su credo sobre la sostenibilidad civil no ha instaurado profesión. Su propuesta de acupuntura urbana, rápida, precisa y profunda, no llegó a calar, y el urbanismo apenas vadea sus dilemas, empantanado por la burocracia e incapaz de dominar sus fuerzas centrípetas. La raíz nace del sistema territorial, que ha ido mutando de la “concentración descentralizada” -la del sistema equilibrado y policéntrico de ciudades medianas-, a la “desconcentración centralizada” -esa difusa mancha periurbana de descomunal huella ecológica-.

La Teoría de los lugares centrales de Christaller en 1933 definía como objetivos urbanos minimizar el transporte e intercambiar los bienes necesarios con su hinterland. Se cruzaron después las tendencias, decreciente de la población rural y creciente de la población urbana, hasta que en 1992 Garreau bautizó como edgecities a las conurbaciones insostenibles que acogen hoy al 80% de la población europea: los 14 millones de habitantes de Londres, París y la cuenca del Ruhr; 7 de Madrid y Milán; 5 de Barcelona y Berlín; y en torno a 3 de otras 15 ciudades europeas que comparten ineficiencias en movilidad, e injusticias en la distribución de cargas territoriales; ciudades al borde del colapso ecológico, sin centro ni hinterland.

Por suerte, la idea de “pensar globalmente y actuar localmente” gestada por Geddes en 1915, convertida en slogan por Amigos de la Tierra en 1969 y apropiada por los ODS en la actualidad, fue introduciendo la praxis ecologista en las instituciones y regulaciones ciudadanas. También las tesis de la “Transition network” han entrado en el discurso político de la transición energética. La innovación en urbanismo se viste de propuestas como el reinventing cities. La Filosofía de la simbiosis de Kurokawa, traducida en la arquitectura del sukiya, da forma al ecooptimismo, mientras el Ecopolis de Tjallingi se adentra ya en la resiliencia.

Anidada en estos mimbres, la iniciativa ecooolocal aplica varias metodologías para que todo tipo de municipios transiten por el descenso energético hacia la resiliencia, a ritmo ciudadano y con la reinversión de sus propios recursos ahorrados. Un proyecto de ahorro y eficiencia energética presente en más de 40 municipios, que activa y busca la participación de la ciudadanía, lo que supone una incidencia en más de 8 millones de personas, y que muestra como 414.000 Tn CO2 son evitables.

Aún hay más destellos. La Guía práctica para el fomento del autoconsumo renovable desde el ámbito municipal nace para facilitar que los municipios desplieguen sus capacidades administrativas, fiscales, técnicas y sobre todo ciudadanas, y consigan llegar a los objetivos de mitigación y adaptación al cambio climático. Madurando su propio equipo de gestión energética municipal, pueden comprometerse a reportar cada dos años sus emisiones y vulnerabilidades. Empoderando a la ciudadanía se toman decisiones como la propuesta realizada por el alumnado de 3º de primaria del CEIP Dos de Mayo de Pinto, en el marco del proyecto 50/50: “¿Por qué en lugar de celebrar el fin de curso con una fiesta del agua que consiste en derrochar, no se nos une todo el alumnado unas horas a la patrulla basura y dejamos limpia la manzana?”. Decisiones de abajo a arriba que no generan resistencias y se convierte en el motor de transformación para lograr otras ciudades, otros pueblos, otros barrios, …, otro modelo energético.

El pasado 1 de agosto sobrepasamos la capacidad terrestre de regenerar los recursos naturales que consumimos los 7.500 millones de terrícolas (en España la sobrepasamos el 11 de junio) . Es urgente, por tanto, dar un viraje conjunto al destino humano. Negar la falacia que se sustenta en la creencia de que es posible desarrollar un crecimiento infinito en un planeta que es finito no supone ninguna merma en la calidad de vida sino todo lo contrario. El confort y la reducción de la demanda van parejos. Simplificar el estilo de vida es bueno para todas las formas de vida. Civismo, urbanidad y ecopolítica son la tríada posible para que la civilización urbana pública se sostenga y nos sostenga. El camino está lleno de destellos, estelas en la tierra, el aire y el mar.


Te puede interesar:

Cómo adaptar nuestro autoconsumo a la nueva normativa

Construir con Tierra: pedazo de libro

“Construir con tierra” pedazo libro. Si fuera nada más viejo diríamos que es “vintage”, pero éste es más viejo aún. Lo llamaremos un “clásico”. La información que ofrece es relevante y válida. No te ayudaría a presupuestar una casa en 2018 ni a hacer una lista de las gerramientas que vas a necesitar, pero para eso hay otros canales. A leerlo y guardarlo con amor. En francés.

Construir con tierra

https://www.dropbox.com/s/rsjfp4cfgeo443r/publicationConstruireenterre.pdf?dl=0

Jalbegue: la pintura con que durante siglos se han pintado las casas

Denostado en España, adorado en Francia, el Jalbegue ha sido la pintura con que durante siglos se han pintado las casas en buena parte del mundo y por una serie de buenas razones: es barata, es saludable para el paramento y para los habitantes. Las paredes encaladas durante décadas adquieren un tono redondeado que es agradable a la vista y que proporciona una acústica muy especial. La cal tiene una cualidad física peculiar y es la llamada “doble refracción” de la luz: por ello una pared blanca de cal es más blanca que con cualquier otra pintura. Cuando se le añade un pigmento obtenemos otra hermosa ventaja: al ser el jalbegue muy sensible a la humedad, cambia de tono según el día, un día soleado la pared tiene un tono muy distinto que un día nublado.

Antiguamente el jalbegue se hacía con lechada de cal, un árido fino (normalmente una tierra blanca de la zona), grasa de cerdo y sal de cocina.

El jalbegue moderno se hace con lechada más densa (como nata de cocinar), marmolina muy fina, aceite de linaza crudo (es el único aceite que no se enrancia, y se añade a la mezcla para darle mejor adhesión al soporte. La cal, que es emulgente, mezcla agua y aceite a temperatura ambiente) y cloruro cálcico en lugar de cloruro sódico (la sal de cocina), por su mejor unión química con la cal.

Sobre yeso o sobre paramentos de diferentes materiales es imprescindible imprimar, y sobre muros húmedos tardará en volverse mate.

En repintados posteriores basta con la lechada de cal y el cloruro.

Denostada pero es una de las pinturas más bellas y nobles que existen. Roca líquida.

Jalbegue ha sido la pintura con que durante siglos se han pintado las casas en buena parte del mundo

https://www.dropbox.com/s/ohdhwucsuhdocc7/badigeons.pdf?dl=0

Tiny house basics. Libro introductorio o casi

Sí y no es un libro sobre Tiny house. No es introductorio, pide que el lector tenga ya un interés sobre el tema. Hay una parte más general y luego un estudio de casos concretos y unas entrevistas bien trabajadas donde el entrevistador pregunta cosas relevantes y los entrevistados no responden lugares comunes. En inglés.

https://www.dropbox.com/s/3uz84uawwdu2qyq/Tiny_House_Basics_Living_the_Good_Life_in_Small_Spaces.epub?dl=0

Los edificios verdes del universo visible

El libro está bastante bien. Habla de edificios verdes grandes, monumentales y de los esfuerzos por colgarse la etiqueta de ecológico. Ya pasaron para mí los años de criticar la pureza o la “coherencia” de las acciones de los demás. No hay una casa ecológica y otra no, es cuestión de grados. Las casas serán un 90 % ecológicas o un 70%, y al que la información disponible no le llega más que a poner bombillas de bajo consumo, pues eso vale la pena apoyar, la casa ya es un 5% ecológica, por decir algo. Ni uno sólo de estos edificios lo pondría Toni en EcoHabitar con buen criterio. Y, con todo, el libro vale la pena.

edificios verdes

https://www.dropbox.com/s/3ul2kyabkm6rbhb/The%20Worlds%20Greenest%20Buildings.pdf?dl=0

El pequeño cocinero de la Tiny Homes (casa pequeña)

Es algo delirante. Hasta donde yo entiendo no hay un sólo motivo por el que las recetas que incluye esta buena mujer merezcan  estar en un libro de Tiny Homes o, como dice ella astutamente, de Tiny Living. El libro de hoy es para nutrir ese lado oscuro que tenemos todos y criticar sin piedad, al libro, a Michelle o a mí por compartir esta memez. A disfrutar.

Tiny Homes

https://www.dropbox.com/s/sar7oup27c8cjuk/The%20Little%20Cook%20in%20the%20Tiny%20House.epub?dl=0

Verduras perennes, otro estupendo libro más el tema

Igual de bueno que el otro por la tanto recomendable. Leyendo ambos se me ocurre que plantar verduras perennes es sólo una parte del tema. Porque sin una cultura culinaria que saque provecho de esas verduras ricas de hoja en ensaladas, en caldos y en guisos las plantas van a estar ahí haciendo compañía sin más. La cultura del filete con guarnición como epítome de lo que es una comida es incompatible con un uso sensato de un huerto de plantas perennes. Pero bueno, por algo se empieza. Ahí va el libro.

 

verduras perennes

https://www.dropbox.com/s/g0a0sovkgck0sz5/eric-toensmeier-perennial-vegetablesPerennial%20Vegetables%20-%20Eric%20Toensmeier.epub?dl=0

El Arte de la Arquitectura Japonesa. Libro

Otro libro más sobre arquitectura japonesa. Una obra bien escrita, erudita e interesante sobre el tema. Da un repaso a la historia para ilustrar los motivos y cómo los cambios en la sociedad se manifiestan en las construcciones. En inglés y en epub.

El arte de la arquitectura japonesahttps://www.dropbox.com/s/awkw6flumxeyht8/The_Art_of_Japanese_Architecture.epub?dl=0

Verduras perennes: un soberbio libro

Un libro sobre verduras perennes. No me interesa la permacultura, no conozco ni una sola granja de permacultura que produzca de verdad y sus trabajadores puedan llevar un sueldo a casa, al contrario de lo que sí ocurre con la agricultura ecológica o incluso la biodinámica. La permacultura se alimenta, como tantos otros proyectos no-sostenibles, de la fuerza de trabajo y la ilusión de voluntarios y wwoofers. Es patético que haya gente dispuesta a trabajar a cambio de un plato de lentejas si como contrapartida les sueltan un montón de milongas y no les exigen ni en horarios ni en eficacia en el tajo. Así no vamos a hacer de este mundo un sitio mejor.

De todo ésto me parece que han salido cosas buenas: una revalorización de las huertas como un sitio de donde sacar cosas más interesantes que tomates y calabacines, un movimiento fuerte por regresar a variedades que dan producto a lo largo de la temporada (al contrario de las variedades comerciales que dan todo a la vez), los bosques comestibles y las plantas perennes (hay muchos otros conceptos que también me parece que aportan pero no quiero enrrollarme más que estoy aquí presentando un libro). Eso: un soberbio libro en inglés y en epub. Mañana o cuando me cuadre voy a colgar otro igual de bueno.

Verduras perennes

https://www.dropbox.com/s/nb4lcsf6dmb8uw5/Perennial%20vegetables.epub?dl=0