Pdf sobre diseño ecológico de edificios

Esta vez de la mano de Permaculture.co.uk, un pdf básico introductorio al proceso de diseño de un edificio. Lo plantea desde su experiencia como arquitecto acompañando a sus clientes aunque por el tono parece enfocarlo a autoconstructores. Le encuentro mil cosas criticables pero eso no es malo. El documento es honesto y si inspira debate tanto mejor. Pesa poco más de 3 mb y vale la pena. Está en inglés.

https://www.permaculture.co.uk/news/free-sheltermaker-design-programme

Retomando el blog

Han pasado unos años desde la última entrada. Años complicados en lo personal pero en los que he seguido haciendo cosas que tienen interés y que puede valer la pena leer. He seguido dando cursos con Cerai (ONG de desarrollo) y el Instituto EcoHabitar, a gente entusiasta e ilusionada y haciendo obras interesantes. He seguido activo en el Facebook, publicando imágenes de casas remarcables (no que me gusten todas las que publico ni mucho menos). He seguido formando una biblioteca virtual notable sobre bioconstrucción (desde aquí compartiremos algún pdf o epub de libros fuera del circuito editorial) y he seguido mi búsqueda personal para vivir y compartir un modo de vida alternativo pero lejos de los clichés jipis. Sin energías, sin fundamentalismos espirituales ni alimentarios, sin la pátina de romanticismo que se suele poner a la vida en el campo y las opciones más ecológicas y buscando ofrecer con honestidad mi experiencia. Read more

Shou Sugi Ban quemando la madera para protegerla

“Shou-Sugi-Ban”, en japonés 焼杉板 significa literalmente “tabla quemada de cedro”, es la palabra utilizada para describir la técnica centenaria Japonesa de carbonizar, “Sugi”, las tablas de cedro que se emplean en recubrimientos de fachadas, suelos y vallas.

Esta técnica tiene sus orígenes en unos carpinteros japoneses que buscaban un acabado artístico y duradero con madera recuperada de las playas. Al estar en la mar, la madera expuesta al agua salada era muy valorada por su apariencia y durabilidad.

Al ser muy cotizadas, pero escasas, los artesanos japoneses comenzaron a buscar otra técnica para embellecer y proteger la madera y así descubrieron que el fuego puede dar un resultado bonito y duradero.

Shou Sugi Ban era una técnica común a partir del siglo XVIII, posiblemente es más antiguo, aunque sufrió un declive en el siglo XX a consecuencia de la abundancia de materiales baratos como el hormigón, el plástico o el aluminio.

En los primeros años de siglo XXI comenzó el renacimiento de Shou Sugi Ban a manos del arquitecto japonés Terunobu Fujimori siendo visto como una técnica vanguardista en Japón, Estados Unidos y Europa.

Esta técnica tiene sus orígenes en unos carpinteros japoneses que buscaban un acabado artístico y duradero con madera recuperada de las playas. Al estar en la mar, la madera expuesta al agua salada era muy valorada por su apariencia y durabilidad.

Al ser muy cotizadas, pero escasas, los artesanos japoneses comenzaron a buscar otra técnica para embellecer y proteger la madera y así descubrieron que el fuego puede dar un resultado bonito y duradero.

Shou Sugi Ban era una técnica común a partir del siglo XVIII, posiblemente es más antiguo, aunque sufrió un declive en el siglo XX a consecuencia de la abundancia de materiales baratos como el hormigón, el plástico o el aluminio.

En los primeros años de siglo XXI comenzó el renacimiento de Shou Sugi Ban a manos del arquitecto japonés Terunobu Fujimori siendo visto como una técnica vanguardista en Japón, Estados Unidos y Europa.

Acabados y usos

El acabado puede variar desde profundamente carbonizado “piel de cocodrilo” hasta un ligero quemado. Según el deseo de los clientes es posible cepillar y tratar las tablas para variar la textura y color.

Fachadas, suelos, vallas, tarimas exteriores, muebles y casi cualquier artículo de madera es apropiado para tratamiento con Shou Sugi Ban. Su uso en interiores, tiendas y exposiciones da un efecto vanguardista/artístico/moderno.

 

Los acabados varian de entre una simple veladura hasta una superficie carbonizada.

Ecológico

Los productos para el tratamiento de la madera más modernos y ecológicos requiere una reaplicación periódica debido al efecto de la luz ultravioleta. En Japón, un país con una clima bastante húmedo, las fachadas exteriores con tablas Shou Sugi Ban pueden tener una vida útil de hasta 60 años, incluso en algunos casos hasta 80 años. El diseño y montaje también pude afectar a la vida útil.

Después de muchos años tratando la madera con productos altamente tóxicos Shou Sugi Ban es un tratamiento ecológico que también puede ofrecer un grado de protección contra el fuego, los hongos y los insectos.

Uno de los efectos del fuego es que la capa exterior de la celulosa es eliminada, material más blando e inflamable que las capas de lignina del interior.

Almacén/taller con la técnica Shou Sugi Ban

El proyecto principal, la rehabilitación de una casa, incluye la construcción de una caseta/almacén.

Tradicionalmente estos almacenes habrían sido construidos enteramente de piedra, sin cimentaciones y con un techo de losa o teja árabe. En los últimos 40/50 años se ha visto un cambio radical en los materiales y técnicas utilizadas para la construcción, por ejemplo para las cimentaciones con plancha de hormigón, estructura de bloques revocada con morteros de cemento y techo de chapa o uralita.

Que el proceso sea rápido y económico, bajo en mantenimiento y, sobre todo, fácil de construir, hace que sea la solución más pragmática, y económica.

En nuestro caso el proyecto está situado en las afueras de una aldea, con unas vistas espectaculares, y es importante que la estética encaje con el paisaje que le rodea. Larga vida útil, cumplir un presupuesto económico y el empleo de técnicas de bioconstrucción son algunos de los elementos tenidos en cuenta en el diseño de esta caseta. Parte del proyecto para reformar la casa era una ampliación de la superficie en la cara norte –una galería de madera– y la construcción de un gallinero. A todo esto se sumó la idea de construir una caseta de madera. En principio se tuvo en consideración comprar una caseta prefabricada, pero el coste, la calidad, la estética, además de la necesidad de excavar y hacer una plancha de hormigón, desecharon la idea.

Inspirado por el hórreo –caseta tradicional en Galicia– el diseño original fue modificado durante la construcción por razones prácticas. En vez de hacer toda la construcción al mismo tiempo realizamos varios modelos por separado y se montó la estructura por partes.

La imagen que se tiene de la madera como material de construcción en España es bastante negativa a pesar del bajo nivel de humedad que existe en muchas zonas. Con esta percepción el consenso general es que, a la hora de tratar la madera en construcción, es imprescindible el uso de productos altamente tóxicos.

Proceso de quemado de las tablas del exterior con un soplete de butano.

En contraste, la madera es un material utilizado muy a menudo en el norte de Europa, sobre todo en construcción de cubiertas y techos en el Reino Unido. Hace muy poco fue obligatorio el tratamiento de maderas si se quería obtener permiso de construcción. Hoy en día el diseño, la elección del tipo de madera en relación a la cantidad de lluvia a la que se expone y la capacidad que tiene la madera para secarse son factores más importantes.

Construida con madera, la estructura se levanta sobre una serie de piedras para facilitar el flujo del aire, combatiendo la humedad.

La fachada se construye con madera de alerce (Larix decidua) resistente a la humedad, utilizada tradicionalmente en la construcción de barcos.

La colocación, a mano, de las piedras era un desafío. Para conseguir la alineación en paralelo y nivelado se utiliza un nivel de agua graduado, una escuadra de madera y un plomo con soporte en forma de “A”. Enterradas entre 40 cm y 60 cm las piedras son calzadas sobre una grava fina en el fondo de la excavación, la misma rellenada con más grava, compactada y terminada con tierra.

La idea de utilizar tejas para la cubierta era la solución más pragmática, estaban disponibles en suficiente cantidad y gratis.

El tratamiento de la madera exterior es, a veces, un rompecabezas para el bioconstuctor. El aceite de linaza puede servir como un medio para evitar el crecimiento de moho. El aceite de teca puede incluir productos bastante naturales a base de trementina y ceras, pero a veces lleva mezclas de disolventes con colorante. Hay también productos a base de agua, la mayoría con una larga lista de componentes tóxicos. Barnices y gel de acrilato tienen el problema de que la madera queda sellada y la humedad no puede escapar al exterior. Normalmente la madera se trata después de montar y en el caso de barnices su aplicación necesita la eliminación de las capas viejas antes de repintar. Puedes imaginar el laborioso proceso de lijar decenas de metros cuadrados de madera montada en una fachada.

El proceso de Shou Sugi Ban tiene su trabajo y para mantener sus calidades estéticas uno puede repasar periódicamente la superficie con un trapo mojado con aceite o dejar que la madera cambie naturalmente bajo los efectos del paso del tiempo.

Artículo aparecido en el nº 47 de EcoHabitar. Otoño 2015

¿Te ha gustado este artículo?

Si es así tenemos que pedirte un pequeño favor. EcoHabitar es un proyecto independiente y constantemente estamos incluyendo artículos e información para que muchas lectoras y lectores como tú puedan estar al día sobre los temas que te interesan. Los ingresos por publicidad, una publicidad seleccionada entre empresas y profesionales comprometidos, no son suficientes para mantener este proyecto, y tampoco hemos colocado un muro de pago como hacen otras publicaciones.

Ayúdanos a ser independientes y a mantener este sitio en beneficio de todas y del planeta.

Aportación


Timber frame, sistema tradicional de entramado pesado de madera

Timber frame, sistema tradicional de entramado pesado de madera

 

“Timber frame, post & beam, oak framing” son las mismas denominaciones para un sistema de construcción tradicional de entramado pesado de madera. No hay que confundirlo con el entramado ligero, que en algunos países, también lleva el nombre timber frame.

Es un sistema integral de carpintería para construir estructuras y edificios de madera maciza, sin usar un solo clavo ni refuerzo de acero, 100% madera. Es la suma de un conjunto de uniones, ensamblajes y técnicas, desde una sencilla caja espiga hasta una compleja unión de 5 piezas, donde hay que tener en cuenta las fuerzas de compresión y tensión de la estructura.

Tras casi 2000 años de historia aún sigue desarrollándose

Como sistema es completo, y muestra precedentes de cómo construir con madera muy superiores a los métodos modernos que utilizamos hoy en día.

Utilizando maderas macizas como el roble, abeto Douglas, pino o castaño, con este sistema se puede realizar todo tipo de estructuras. La fuerza y la clave no sólo reside en las vigas y sus dimensiones, sino también en el conjunto de piezas, encajes y medidas realizadas por el carpintero para asegurar una estructura sólida e integral.

El conjunto forma una estructura de madera maciza que queda vista desde el interior y, a veces, desde el  exterior del edificio. Las maderas y las uniones están a la vista y son parte de la estética del edificio, normalmente se tratan con aceites naturales y ceras o, simplemente se deja sin tratar, en su forma natural; las vigas representan una gran obra de arte estructural.

Las técnicas que se usan para construir un “timber frame” prácticamente no han cambiado en muchos siglos, son sistemas de “layout” (trasposición) que siguen los mismos principios y reglas de construcción, la diferencia es que hoy hay máquinas eléctricas portátiles que facilitan una fabricación más rápida.

Cada madera se comporta de forma distinta, el diseñador y el carpintero tienen que ajustar sus técnicas y las uniones a la materia prima empleada, no sólo para dimensionar las vigas en relación a las fuerzas y cargas del edificio, sino también las uniones individuales y adecuar los cambios.

Históricamente utilizaban madera seca y madera verde, maderas con un nivel de humedad muy por encima del 20%. Actualmente, en Inglaterra, el sistema está basado casi exclusivamente en roble verde, sólo se utilizan piezas secas para fines específicos, donde el movimiento debe ser el mínimo o cuando las piezas son más finas y suelen moverse más. En EE.UU., y en otros países europeos, usan una combinación de las dos, depende de la estructura que estén trabajando. Se pueden conseguir vigas de grandes dimensiones, secadas en hornos al vacío, aunque lo más común es utilizar vigas en verde. En el caso de la madera verde, el carpintero y el diseñador tienen en cuenta las dilataciones previstas y toman medidas para mantener la fuerza de cada unión.

Lo más ecológico y natural es utilizar vigas verdes; los hornos de vapor para secar la madera usan grandes cantidades de energía, aun en este caso, resulta una opción sostenible y ecológica, puesto que estas estructuras durarán cientos de años.

Sistemas y métodos de timber framing

Hay varios sistemas, a veces se emplea una combinación de ellos en el mismo edificio. Cada sistema se ha desarrollado en una parte del mundo que, con el tiempo se han unido y fusionado.

Scribe rule

Es el sistema más antiguo, representa una estética natural. Consiste en organizar las vigas en forma de portones, armazones, o secciones de la casa, p.ej.: una pared. Se colocan unas sobre otras, se nivelan, se aploman y se marcan las intersecciones. Así se pueden incorporar vigas de cualquier tipo, curvadas o torcidas.

Lofting

También uno de los sistemas más antiguos y que hoy seguimos utilizando. El carpintero dibuja a escala real, en el suelo totalmente nivelado, la forma del armazón o sección que está fabricando. Después coloca cada viga sobre el dibujo, apoyándolas en bloques, unas sobre otras. Como en el scribing, se aploman las intersecciones y posiciones de cada viga para marcar cada unión. Se tiene en cuenta las imperfecciones de cada viga, el carpintero copia “scribes” el perfil de cada viga, con o sin imperfecciones, en la cara de la otra viga para realizar uniones exactas y naturales. Las maderas pueden ser irregulares, sin cepillar y con su propia forma.

Una estructura de roble en verde, estilo Ingles, fabricado a mano.

Square rule

Desarrollado en EE.UU., las vigas están organizadas en líneas de vigas comunes, es un sistema de producción, donde se fabrican todas las piezas a la vez, basado en la estandarización de las mismas. Es un sistema desarrollado en Nueva Inglaterra, que se puede utilizar en espacios pequeños y en interiores. Lo más probable es que existía un recurso de vigas más perfectas y más rectas de las disponibles en Europa.

El carpintero asume que, dentro de cada viga irregular hay una viga perfectamente escuadrada. En cada intersección entre viga y viga, en los puntos donde habrá uniones, se cepillan las vigas hasta llegar a una dimensión estándar. P.ej., entre las que se van a utilizar, de dimensiones aproximadas de 20×20 cm, existe una perfecta (y menor) de 19×19 cm. Así se pueden preparar todas las vigas en serie, aunque no se disponga de todo el material para la estructura. Es un proceso de medidas y cálculos donde el carpintero trabaja con sus dimensiones estándares.

Mill rule (una ramificación de square rule)

Este sistema es el más común en EE.UU., entre otros países. Las vigas generalmente llegan bien cepilladas a cuatro caras desde los aserraderos y las imperfecciones son mínimas; se analiza cada viga para ver si está a escuadra, repasando y cepillando cada punto de unión a mano para que quede perfectamente a escuadra. No se utiliza la estandarización y no hace falta cepillar todos los encuentros a una dimensión fija y uniforme, como en square rule.

Después, utilizamos un sistema de “layout”, marcamos las uniones y realizamos las piezas trabajando en milímetros como si fuera ebanistería, utilizando líneas de tinta y otros trucos que nos permiten incorporar vigas torcidas y curvadas.

Edificaciones enteras, pueden tener cientos de uniones y toritos de madera, asegurando cada unión.

 

Organización del trabajo

El carpintero, usando los planos como guía, selecciona las vigas clasificándolas. P.ej.,busca el “pith” el corazón de la viga, para ver cerca de qué cara de la viga está, así puede determinar donde se agrietará y posicionar la viga donde menor impacto visual exista. No evita las grietas, son naturales y hermosas, la madera es un material vivo e imperfecto, sólo intenta mantener la estética e integridad estructural. Hace lo mismo con los nudos y la posición de las uniones.

En este proceso selecciona cada una, las organiza en grupos y las marca, busca las mejores características, las formas del grano etc., de las caras visibles, e intenta colocar estas caras en las habitaciones de uso frecuente o más visible pensando en la estética de cada habitación.

Después, marca todas las uniones de la estructura con uno o varios de los sistemas de “layout” (trasposición) ya indicados, el timber framer usa un sistema de numeración o categorización propio para indicar cada viga, su posición en la casa, el orden de montaje, etc.

Luego empieza el primer corte de la estructura, hoy utilizamos máquinas eléctricas para esta parte del trabajo, máquinas corrientes, sierras circulares, taladros etc. Hacemos los primeros “rough cuts”, p.ej., devastando las cajas y espiga.

Para acabar el trabajo, rematar cada unión con grandes formones de acero laminado y cepillos de mano, esta parte es muy importante para el carpintero, es tradicional y no ha cambiado en mil años. El formón debe estar y conservarse muy afilado. Los actuales, de fabricación en serie, no tienen esta calidad y hay pocos lugares que los fabriquen adecuados para “timber framing”.

Un timber framer limpiando una caja con su formón, tras el primer corte de la viga.

La CNC

Hay empresas en EE.UU. que emplean máquinas de control numérico para fabricar partes de la estructura, aún así, el carpintero tiene que hacer todo el proceso de diseño, selección y calificación de maderas,  las partes más elaboradas o aquellos elementos que la máquina no puede hacer.

CNC puede ser muy útil para trabajos muy repetitivos de edificios muy grandes.

Pero en cualquier caso el carpintero tiene que buscar la posición de cada unión en la viga para evitar nudos, formas raras en el grano y otros elementos que puedan debilitar la estructura, una maquina de CNC no puede hacerlo y no existe control sobre la integridad de la estructura final.

Fabricando a mano siempre es la primer opción, un proceso totalmente artesanal. Los ejemplos más atractivos de “timber frame” son los que incorporan piezas naturales y curvadas, aprovechándolo todo de la madera, las maquinas de CNC no pueden hacer esto y solo pueden trabajar con vigas procesadas y perfectas.

El montaje

Cuando la estructura está cortada y terminada se lija, limpia y se acaba con aceites naturales; dependiendo del taller la estructura se monta y el proceso de acabado final, se hace en obra.

Para montar el “timber frame” utilizaban palos de madera muy largos que llamaban “pikes”, cuerdas, caballos y muchísima gente para levantar secciones o “bents” de la casa entera. Hoy se levanta con grúas móviles o manipuladores telescópicos en secciones o pieza por pieza. Para estructuras pequeñas o con la gente necesaria, se puede hacer a mano utilizando poleas para evitar maquinaria. Hay que replantear el montaje cuando está en el proceso de diseño, todos los encajes tienen que ser analizados, muchos sólo tienen un trabajo específico de enganchar algunas piezas y uniones. En edificios rudimentarios no es complicado, pero cuando tenemos cubiertas de varias aguas puede ser bastante difícil de montar y hay que determinar la secuencia correcta.

Timber frame, estética, compatibilidad de interacción con otros materiales

Normalmente los edificios de timber frame los diseñan carpinteros o diseñadores especializados, que ya saben por la experiencia, lo que va a funcionar estética y estructuralmente.

Las vigas seleccionadas casi siempre son sobredimensionadas, uno de los aspectos más influyentes que marca la estética del sistema y permite que el edificio sea más robusto y duradero. Suelen ser más grandes que las que recomendaría un ingeniero. Un arquitecto puede diseñar un timber frame hermoso, pero después el diseñador/carpintero tendrá que revisarlo y asesorarle para efectuar los cambios necesarios. Cuando trabajan juntos desde el principio es cuando se llevan a cabo los mejores diseños.

El sistema puede adaptarse a formas contemporáneas. El hecho de que sistemas de “timber frame” parecidos se desarrollaran en la misma época, en distintas partes del mundo con su correspondiente arquitectura autóctona, nos muestra su flexibilidad y posibilidades.

Los mejores programas para diseñar timber frames son los de 3d; trabajar en 3d, es crucial para ver las interacciones de cada pieza, ayuda al carpintero a decidir si la unión es óptima, pudiendo evaluar los cambios necesarios. Este proceso de visualización permite al carpintero crear nuevas formas y modificar las uniones para acomodar nuevas estéticas y estilos de arquitectura. Se puede adaptar casi cualquier diseño.

Cimentaciones

Aunque es un sistema de entramado pesado, es más ligero que una casa de ladrillo. Las cargas no son uniformes, son puntuales y ofrece más opciones, además de la posibilidad de reducir hormigón. En Japón desarrollaron sistemas de cimentación sofisticados, p.ej., cimientos formados por piedras y grava de varios tamaños, que se compactan bajo cada pilar principal. Dentro de las piedras y grava, se coloca una piedra “maestra” donde se apoya el pilar. La forma de la piedra principal se traslada al pilar utilizando el método de “scribe”, esculpiéndola para que quede completamente encajada. En Japón existen templos, con más de 1000 años construidos con este sistema.

Otros sistemas que se adaptan a las normas actuales son los de “piers” o zapatas aisladas. El pilar principal se engancha en la zapata con una conexión de acero y la madera se separa del hormigón con una lámina asfáltica, chapa de cobre u otro material adecuado, para eliminar la capilaridad. El forjado de la casa estará elevado sobre el suelo, con aislante y barreras de humedad. Se utiliza menos cantidad de hormigón, por lo que resulta una solución económica.

Otro sistema ligero de hormigón es “rubble trench” (trinchera de grava) inventado por Frank Lloyd Wright. Se construyen trincheras poco profundas (dependiendo del suelo) en el perímetro de la estructura y se rellenan con grava compacta (tras instalar un sistema básico de drenaje). Encima se coloca una viga continua de hormigón de 30 cm x 20 cm, la estructura se monta sobre ella, la zapata de hormigón traslada las cargas a la piedra compacta y al subsuelo.

Cerramiento y revestimiento

Hay muchas formas de acabar una estructura “timber frame”. En EE.UU. existen bastantes ejemplos, con paredes de paja o mezclada con arcilla y encofrados (light straw clay).

El entramado ligero de madera facilita una construcción rápida y una fácil incorporación del aislante. Se utilizan viguetas de 100 mm ó 150 mm x 50 mm, entramadas cada 60 cm, en el exterior de la estructura, se pueden utilizar aislantes ecológicos como lana natural, celulosa o fibras de madera/cáñamo. Para conseguir un rendimiento óptimo y eliminar completamente los puentes térmicos, se puede cerrar con paneles de fibras de madera compuesta. Aparte de cómo acabemos las paredes externas, el sistema no restringe en ningún caso el diseño de una casa de bajo consumo energético.

Se tienen en cuenta desde el principio del proceso los detalles de la infraestructura, el sistema de fontanería, cables eléctricos etc., se pueden encajar por las vigas en algunas ocasiones, pero siempre es mejor que se instalen por los suelos y en cerramientos.

“Timber frame” es un sistema flexible, adaptable y consolidado que se ha forjado en el tiempo, totalmente compatible con la construcción ecológica actual y presenta una solución estética y éticamente superior a la construcción convencional.

Una solución moderna que proviene del pasado

Por muchas razones, el mundo de la construcción ha intentado, y sigue intentando, estandarizar la madera, con productos uniformes y compuestos como vigas laminadas, productos cuyas características se pueden calcular fácilmente.

Aunque estos productos comerciales son sostenibles hasta cierto punto y tienen su sitio en la construcción actual, no hay que castigar a un material como la madera por ser como es o por desconocimiento; utilizar un material como la madera, no sujeto a un proceso industrial, siempre es óptimo para el medio ambiente.

La madera maciza seca o verde que se emplea en estas estructuras no es estándar, se precisa de un cierto nivel de conocimiento para utilizarla adecuadamente, no debemos olvidar la madera maciza a favor de la estandarización. Ésta crea una multitud de productos comerciales, producidos en entornos industriales, uniformes, cuya mano de obra es poco especializada. Crear más productos comerciales y “soluciones” que necesitan menos mano de obra y eliminamos trabajos con alma, y esta eliminación de habilidades artesanales refuerza las divisiones en clases y posición social, cuando sólo estamos creando más trabajos en fábricas industriales y simplificando la mano de obra.

Este sistema apuesta por la mano de obra especializada, conocimientos antiguos y orgullo en el trabajo en vez de mecanización, procesos industriales y producción masiva. Se basa en otros valores, es un sistema natural fundamentado en el conocimiento directo de nuestros antepasados, en “cómo construir para siempre”.

Hay algo sereno y natural en un “timber frame”, son espacios especiales para vivir, es una forma de arquitectura humana que tiene sitio en nuestro futuro. Para construir de forma ecológica y sostenible, la respuesta no sólo se encuentra en los materiales que utilizamos, sino en cómo hacemos los trabajos que creamos y las gentes que lo hacen.

Historia

Se trata de una forma de construcción de madera tradicional con orígenes en Europa pre-medieval y que se desarrolla simultáneamente en China y Japón. Existen edificios en Inglaterra que cuentan con 900 años de antigüedad, todavía en uso. Westminster Hall, S XIII, es uno de los ejemplos más emblemáticos en el mundo. Nuestros antepasados desarrollaron un sistema íntegro de uniones de madera, para utilizar en todas los situaciones concebibles, un método para construir todo tipo de edificios y espacios.

En Inglaterra, la primera opción en madera era el roble (el “oak”), y los carpinteros que trabajaban con ella eran oak-wrights o literalmente “los que manipulan el roble”. Inglaterra tenía gran abundancia de roble y maderas nobles que no gestionaba adecuadamente.

En este sistema, estilo inglés, la vigas de las paredes perimetrales siempre estaban a la vista desde el exterior y desde el interior, los huecos entre las vigas se rellenaban con “wattle and daub” (mezclas de arcillas montadas sobre un entramado ligero de ramas pequeñas) y, finalmente, se acababa con mortero de cal.

Tras casi agotar la madera, construyendo flotas para dominar los océanos, empezaron a ser más ingeniosos, incorporando piezas imperfectas o curvadas, desarrollando nuevos métodos para utilizar estas vigas irregulares. Hoy, estos ejemplos nos parecen los más curiosos e interesantes.

Más tarde, los que emigraron a EE.UU., con los conocimientos de “timber framing”, encontraron bosques vírgenes, maderas largas y perfectas y el estilo de construcción y sus métodos evolucionaron. Estos sistemas se han fusionado y disponemos de una enorme gama de métodos, estilos y capacidades para construir, con esta técnica, cualquier edificio.

Es típico en este sistema, que las vigas estén sobredimensionadas, los carpinteros no tenían la capacidad para calcular las cargas, compresiones  y tensiones de la estructura. La única guía que tenían eran las estructuras de sus antepasados. Utilizaban y perfeccionaban las técnicas de sus antecesores, copiando los métodos, las uniones que funcionaban mejor y dimensionando las vigas como los maestros anteriores; se tardó siglos en desarrollar las técnicas y consolidar los sistemas. El proceso alcanzó su cumbre aproximadamente en el SXIII cuando se realizó Westminster Hall en Inglaterra, el nivel de conocimiento, tanto en el diseño como en la ejecución es asombroso. En Japón en esta misma época se alcanzó el cenit con la construcción de magníficos templos.

 

¿Te ha gustado este artículo?

Si es así tenemos que pedirte un pequeño favor. EcoHabitar es un proyecto independiente y constantemente estamos incluyendo artículos e información para que muchas lectoras y lectores como tú puedan estar al día sobre los temas que te interesan. Los ingresos por publicidad, una publicidad seleccionada entre empresas y profesionales comprometidos, no son suficientes para mantener este proyecto, y tampoco hemos colocado un muro de pago como hacen otras publicaciones.

Ayúdanos a ser independientes y a mantener este sitio en beneficio de todas y del planeta.

Aportación


Mas contenido

Crece el interés por el uso de la madera certificada en la Construcción, según FSC España

Una nueva técnica mejora la sostenibilidad de las estructuras de madera

El edificio de madera más alto del mundo

Construir con madera

Antes incluso de la edad de piedra (2.500.000 – 3.000 a.C.) la madera se convirtió ya en un material imprescindible en la vida cotidiana de la humanidad. Mantener las hogueras encendidas, elaborar sencillas armas y herramientas o construir las primeras cabañas que recubrían con pieles, fueron los inicios de este estrecho vínculo que ha perdurado hasta día de hoy.

Hablar de historia constructiva es, indudablemente, hablar de la madera como solución estructural. Desde el paleolítico, su aplicación ha permitido solventar muchos de los desafíos técnicos que la humanidad ha debido hacer frente para elaborar sus construcciones. Allí donde los asentamientos humanos se toparon con las extensiones forestales, la técnica constructiva de la madera se desarrolló, prosperó y se transmitió generación tras generación. A pesar de sus múltiples propiedades naturales, la madera se ha visto relegada en diferentes etapas de la historia a un papel secundario. Su escasez en el entorno más próximo, la tendencia constructiva de ciertas culturas, la aparición de nuevos materiales o exclusivamente motivos económicos, fueron algunas de las principales causas. Hoy en día, gracias al desarrollo de nuevas técnicas como la madera laminada y, sobre todo, al reconocimiento de sus características ecológicas y de sostenibilidad, su aplicación parece estar recobrando el protagonismo que se merece.

Proyecto solar de Autoconsumo Multifamiliar en Manhattan con 9.671 paneles

La isla de Manhattan, en Nueva York, contará en 2019 con la mayor instalación fotovoltaica de autoconsumo multirresidencial privada de Estados Unidos. El Proyecto Solar StuyTown, presentado el 8 de noviembre, consiste en un sistema de energía solar de 3,8 MW y 9.671 paneles que ocuparán unas 8,90 hectáreas y producirán energía suficiente para abastecer a más de 1.000 apartamentos anualmente.

StuyTown, es el complejo de apartamentos de alquiler más grande de Estados Unidos, con más de 11.200 viviendas multifamiliares en 56 edificios en unas 32,37 hectáreas en la zona este de Manhattan. Alberga a más de 27.000 neoyorquinos y representa el 1,7% de la población de Manhattan.

StuyTown Project Solar from StuyTown on Vimeo.

En StuyTown, se va a realizar un proyecto para abastecer de energía a más de 1.000 apartamentos anualmente de Manhattan (Nueva York). Se trata de la mayor instalación fotovoltaica de autoconsumo multirresidencial privada de Estados Unidos. El proyecto consiste en un sistema de energía solar de 3,8 MW y 9.671 paneles fotovoltaicos que ocuparán una superficie de unas 8,90 hectáreas en las azoteas de los edificios de la ciudad.

Una vez completado, la iniciativa StuyTown habrá triplicado la capacidad de generación de energía solar de Manhattan. La compañía de energía renovable, Onyx Renewable Partners, será la encargada de desarrollar la instalación del proyecto, que se espera que comience este invierno y se complete durante 2019.

Se espera que el proyecto reduzca aproximadamente 63.000 toneladas de emisiones de dióxido de carbono, comparable con retirar 12.000 automóviles de la circulación durante un año.

StuyTown es el primer edificio multifamiliar en Nueva York que ha recibido una certificación ENERGY STAR, obtenida durante tres años consecutivos por sus sofisticadas tecnologías de administración de energía. Otras iniciativas sostenibles en la propiedad incluyen la instalación de iluminación LED, intercambiadores de agua caliente de alta eficiencia, persianas para reducir la pérdida de calor y válvulas de regulación de agua doméstica, así como la incorporación de un sistema centralizado de edificios para controlar la calefacción y gestionar todas sus iniciativas sostenibles.

El proyecto ha sido presentado por las empresas Blackstone, a través de los fondos que administra en nombre de sus inversores inmobiliarios, e Ivanhoé Cambridge, una filial inmobiliaria de Caisse de dépôt et placement du Québec (CDPQ). El proyecto será administrado por StuyTown Property Services (SPS), la empresa de administración de propiedades de Stuyvesant Town y Peter Cooper Village.

Evolución de StuyTown

StuyTown lidera la posición en viviendas multifamiliares ecológicas, modernizando edificios y apartamentos para obtener la máxima eficiencia energética. Desde la introducción del compostaje hasta mejoras en iluminación, monitorización interna y más, StuyTown ha realizado importantes inversiones en los últimos 5 años para reducir la huella de carbono.

Desde 2011, ha habido una reducción del 6,8% en las emisiones de carbono, lo que significa un ahorro de más de 19 millones de euros en energía fósil. Esto es más o menos el mismo ahorro que 3.000 conductores que deciden ir en bicicleta o tomar el tren durante todo un año, o plantar un bosque de 400.000 árboles.

 

Actuaciones para la Sostenibilidad en StuyTown.

Una de las mejoras más eficientes ha sido la optimización del sistema de gestión de edificios en toda la propiedad, que permite a los ingenieros in situ supervisar y ajustar continuamente la calefacción, la refrigeración, la salida del garaje y más. Solo estos cambios han contribuido con más de 800.000 KWH de ahorro eléctrico, lo que equivale a 60 hogares que desconectan la electricidad durante todo un año.

La iluminación de todo el conjunto se ha actualizado, pasando de bombillas fluorescentes a LED. Este simple cambio resulta un ahorro eléctrico de más de 6 millones de KWH cada año. En 2016 también se han instalado lamas en los huecos de las escaleras y los elevadores para evitar la pérdida de calor durante el invierno. Además, la instalación de unidades combinadas de calor y energía (CHP) en la propiedad ayuda a subsidiar el agua caliente con electricidad, lo que permite a StuyTown producir estos servicios a un precio más económico.

La trituración de papel se realiza in situ cuatro veces al año, lo que brinda a los residentes acceso a un conveniente reciclaje a granel. Este programa trimestral produce más de diez toneladas de documentos triturados y reciclados de forma segura cada año.

Finalmente, StuyTown ha trabajado estrechamente con DSNY para introducir el compostaje en toda la propiedad. Cada edificio está equipado con un contenedor de compostaje que se vacía tres veces por semana. Más de 5 toneladas de compost se producen generalmente cada 2-3 días, lo que ayuda a que la ciudad de Nueva York reduzca el desperdicio de vertederos y alimente las plantaciones en toda la ciudad.

Por todas estas razones y más, StuyTown ha recibido la certificación ENERGY STAR durante 3 años consecutivos, convirtiéndola en la primera propiedad multifamiliar en Nueva York en recibir esta distinción.


Imágenes: https://www.stuytown.com

La Casa Biológica abre las puertas

THE BIOLOGICAL HOUSE es un proyecto piloto de EEN TIL EEN y el primero de su tipo: un concepto de vivienda moderna basada en la nueva tecnología digital y la aplicación de materiales de alta calidad basados ​​en la biología. Los desechos de la industria agrícola se procesan en materiales que pueden reemplazar los productos derivados de la madera, como la madera contrachapada y el OSB. The Biological House pretende ser una muestra del uso y la aplicación de estos nuevos productos en una solución hogareña completa y funcional para la familia moderna del siglo XXI. Expuesta en una ubicación privilegiada del parque ecológico BIOTOPE en Middelfart Dinamarca, la casa demostrará la frontera de la tecnología de construcción basada en la biología a una audiencia anual de 120.000 visitantes.

La casa biológica está construida principalmente a partir de productos biológicos agrícolas y demuestra cómo los recursos residuales locales pueden reciclarse en componentes de construcción valiosos. La casa tiene como objetivo estimular la economía verde y local con una tecnología de construcción única que puede utilizar la abundancia de, por ejemplo, paja cerelaes y de arroz, junco, cáñamo, lino, algas y otras fibras de celulosa. La idea general del proyecto fue desarrollar un concepto de vivienda moderna, inspirada en la filosofía Cradle to Cradle, utilizando los residuos como recurso y, por lo tanto, ofreciendo una solución al desafío climático inherente y la crisis global de la vivienda. Al combinar la tecnología avanzada de fabricación digital con bi-proudcts agrícolas reciclados, The Biological House demuestra cómo construir hogares asequibles, saludables y sostenibles en un contexto global.

Localizado en Middelfart, Dinamarca, y fabricado con materiales reciclados, incluido el revestimiento de Kebony Character, Biological House es un concepto de vivienda modular, sostenible y moderno con un enfoque específico en arquitectura, materiales, calidad del aire interior y diseño único. Una ‘casa biológica’ se construye típicamente con productos residuales de la industria agrícola reciclada, materiales que incluyen hierba, paja y algas marinas, que normalmente se consideran desechos y se queman para obtener energía. En su lugar, estos materiales se procesarán en valiosos materiales de construcción naturales, formando la mayor parte de las materias primas necesarias para el proyecto y, por lo tanto, evitando el impacto ambiental que causaría su quema.

El diseño y la construcción de este nuevo proyecto ha sido un proceso riguroso, con técnicas innovadoras que se prueban y desarrollan a lo largo del camino. En lugar de una base de mortero de cemento tradicional, que incrementa las emisiones de carbono y no permite la misma capacidad de reciclaje, el edificio se asienta sobre pilotes de tornillo, que normalmente se utilizan para construir cimentaciones profundas con un ruido y una vibración mínimos. El desarrollo cuenta con el pleno respaldo del Fondo Danés del Ministerio del Medio Ambiente para la Construcción Ecológica, con todos los materiales utilizados en la construcción probados y aprobados y disponibles comercialmente.

La sostenibilidad fue de suma importancia para los arquitectos durante todas las etapas de diseño y construcción, por lo que seleccionaron el sistema Kebony para el revestimiento debido a sus credenciales ambientales, así como la hermosa pátina gris plateada que se forma con el tiempo. Desarrollada en Noruega, la tecnología patentada Kebony es un proceso respetuoso con el medio ambiente, que modifica las maderas blandas de origen sostenible al calentar la madera con un líquido biológico. Al polimerizar la pared celular de la madera, las maderas blandas adquieren permanentemente los atributos de la madera dura tropical, incluida la alta durabilidad, dureza y estabilidad dimensional.


Este proyecto establece un precedente para la construcción sostenible, ya que la propiedad se puede adaptar fácilmente para cada cliente, utilizando la última tecnología de producción digital para garantizar que la construcción sea rápida y precisa. Una vez construida, la casa se puede sacar fácilmente en cualquier punto sin dejar rastros y sin causar ningún daño al área circundante; luego puede reconstruirse en el mismo o diferente contexto en otro lugar.


Desde su concepción hasta su finalización, más de 40 socios principales han participado en la construcción de la Casa Biológica, incluyendo Novofibre, Horn Group, Thermocell, Derbigum, Rheinzink y Kebony. La Casa Biológica es la primera construcción que se abrirá como parte de BIOTOPE, un nuevo y único parque de exposiciones y centro de conocimiento para la construcción sostenible y la exposición permanente de construcción más grande de Dinamarca.

Kim Christofte, CEO de Een til Een, comentó: “Ha sido un proyecto largo, y ciertamente todos hemos aprendido mucho en el transcurso de la planificación y la construcción. Ha sido un placer ver al equipo encontrar tantas soluciones inteligentes para los problemas encontrados en el camino y estamos encantados de finalmente abrir las puertas para compartir esta casa única con el público “.

Mona Gøtske, de Kebony Denmark comentó: “Ser parte de esta asociación estratégica ha sido un verdadero privilegio, y estamos encantados de haber proporcionado una solución de fachada para la primera Casa Biológica del mundo que demuestra la fuerza y ​​los valores sostenibles de Kebony en los mejores Una salida posible.”