Primer biobloque en el mundo: Bio-ladrillos de orina

El primer biobloque del mundo producido a partir de la orina humana fue presentado por la estudiante de maestría en ingeniería civil de la Universidad de Ciudad del Cabo (UCT), Suzanne Lambert, lo que señala un cambio de paradigma innovador en la recuperación de residuos.

Los bio-ladrillos se crean a través de un proceso natural llamado precipitación de carbonato microbiano. No es diferente a la forma en que se forman las conchas marinas, dijo el Dr. Dyllon Randall, supervisor de Lambert, profesor titular de ingeniería de calidad del agua.

En este caso, la arena suelta se coloniza con bacterias que producen ureasa. Una enzima, la ureasa descompone la urea en la orina mientras produce carbonato de calcio a través de una reacción química compleja. Esto cementa la arena en cualquier forma, ya sea una columna sólida , o ahora, por primera vez, un ladrillo de construcción rectangular.

Durante los últimos meses, Lambert y el estudiante de honores de ingeniería civil Vukheta Mukhari han estado trabajando duro en el laboratorio, probando varias formas de ladrillos biológicos y resistencias a la tracción para producir un material de construcción innovador. Mukhari está siendo co-supervisado por el profesor Hans Beushausen, también del departamento de ingeniería civil. Beushausen está ayudando a probar los productos.

El desarrollo también es una buena noticia para el medio ambiente y el calentamiento global, ya que los ladrillos biológicos se fabrican en moldes a temperatura ambiente. Los ladrillos normales se hornean a temperaturas de alrededor de 1 400 ° C y producen grandes cantidades de dióxido de carbono.

La fuerza de los ladrillos biológicos dependería de las necesidades del cliente.

“Si un cliente quisiera un ladrillo más fuerte que un 40% de piedra caliza, permitiría que la bacteria fortaleciera el sólido” haciéndolo crecer por más tiempo”, dijo Randall.

“Cuanto más tiempo permita que las pequeñas bacterias produzcan el cemento, más fuerte será el producto. Podemos optimizar ese proceso ”.

Trabajo fundacional

El concepto de usar urea para cultivar ladrillos se probó en los Estados Unidos hace algunos años con soluciones sintéticas, pero el ladrillo de Lambert usa orina humana real por primera vez, con importantes consecuencias para el reciclaje de residuos y el reciclado. Su trabajo se basa en la investigación fundamental de Jules Henze, un estudiante suizo que pasó cuatro meses trabajando con Randall en este concepto en 2017.

“Es lo que amo de la investigación. Usted construye sobre los cimientos de otro trabajo “, dijo Randall.

Fertilizantes como subproductos

Además, el proceso de bio-ladrillo produce como subproductos nitrógeno y potasio, que son componentes importantes de los fertilizantes comerciales.

Químicamente hablando, la orina es oro líquido, según Randall. Representa menos del 1% de las aguas residuales domésticas (en volumen), pero contiene el 80% del nitrógeno, el 56% del fósforo y el 63% del potasio de esta agua residual.

Alrededor del 97% del fósforo presente en la orina se puede convertir en fosfato de calcio, el ingrediente clave en los fertilizantes que sustentan la agricultura comercial en todo el mundo. Esto es importante porque las reservas naturales de fosfato del mundo se están secando.

Cero desperdicio con el biobloque

Los fertilizantes se producen como parte del proceso por fases utilizado para producir los bio-ladrillos.

En primer lugar, la orina se recolecta en nuevos orinales que producen fertilizantes y se utiliza para hacer un fertilizante sólido. El líquido restante se usa luego en el proceso biológico para cultivar el bio-ladrillo.

“Pero en ese proceso, solo buscamos dos componentes: los iones de carbonato y el calcio. Lo último que hacemos es tomar el producto líquido restante del proceso de bio-ladrillo y hacer un segundo fertilizante “, explicó.

El esquema general resultaría efectivamente en cero desperdicios, con la orina completamente convertida en tres productos útiles.

“Nadie lo ha visto en términos de ese ciclo completo y el potencial de recuperar múltiples productos valiosos. La siguiente pregunta es cómo hacerlo de una manera optimizada para que se pueda generar ganancias a partir de la orina “.

También hay que considerar la logística; Recolección de orina y transporte a un recurso de recuperación. Randall ha discutido estas oportunidades en un artículo de revisión reciente sobre la orina. Otro de sus estudiantes de maestría está investigando la logística de transporte de la recolección y el tratamiento de la orina con algunos resultados muy prometedores.

La aceptación social es otra consideración

“En este momento solo estamos tratando con la recolección de orina de los urinarios masculinos porque eso es socialmente aceptado”. Pero ¿qué pasa con la otra mitad de la orina desperdiciada?

En el período previo a la inauguración del bioladrillo, ambos estudiantes expresaron optimismo sobre el potencial de la innovación en el espacio de la sostenibilidad.

“Este proyecto ha sido una gran parte de mi vida durante el último año y medio, y veo mucho potencial para la aplicación del proceso en el mundo real. No puedo esperar a que el mundo esté listo para ello “, dijo Lambert.

“Trabajar en este proyecto ha sido una experiencia reveladora. Dado el progreso realizado en la investigación aquí en UCT, crear un material de construcción verdaderamente sostenible es ahora una posibilidad “, agregó Mukhari.

Randall dijo que el trabajo está creando cambios de paradigmas con respecto a cómo la sociedad considera el desperdicio y el reciclaje de ese desperdicio.

“En este ejemplo, toma algo que se considera un desperdicio y crea varios productos a partir de él. Puede utilizar el mismo proceso para cualquier flujo de residuos. Se trata de repensar las cosas ”, dijo.

El síndrome del edificio enfermo: diagnóstico sensorial de factores microambientales

Cada vez es más patente el problema del síndrome del edificio enfermo. Hace unos pocos años fue noticia en todos los medios el brote de Lipoatrofia semicircularis que aún afecta a los trabajadores de inmuebles tan singulares como Gas Natural y Agbar, una plaga que se extiende a más de 400 edificios laborales sólo en Cataluña.

Hoy día está oficialmente reconocido por el Ministerio de Trabajo que muchos edificios presentan factores microambientales que pueden resultar patógenos para los trabajadores, es lo que conocemos como Síndrome del Edificio Enfermo (SEE).

La mayor parte de la gente percibe, de manera más o menos consciente, esos factores del clima interior de los edificios que definen su confort y habitabilidad, y en la práctica todo el mundo detecta el Síndrome del Edificio Enfermo sin necesidad de instrumentos técnicos, gracias a su sensibilidad natural.

A continuación analizamos los principales factores microambientales en cinco breves sainetes:

síndrome del edificio enfermo1. Ahaaág! Me ahogo

Todos hemos sentido la sensación de ahogo, debida a la atmósfera cargada,  al penetrar en ciertos locales. Con frecuencia la calidad del aire en un ambiente cerrado puede favorecer la aparición de síntomas como rinitis, conjuntivitis, reacciones cutáneas, y las personas más sensibles pueden presentar crisis de asma o alergias.

Esto se debe a la calidad del aire respirable dentro del edificio, donde existe déficit de ventilación, pues necesitamos 10.000 litros de aire por persona y día, y ese aire debe ser puro y fresco. Sin embargo el aire respirable dentro de muchos edificios tiene un exceso de polvo, polen, ácaros, y es caldo de cultivo de legionella o aspergillus, además de otros agentes químicos tóxicos. El informe Greenpeace sobre el polvo doméstico, encuentra más de 100 productos tóxicos en el polvo de nuestra casa.

Otros factores de confort son la humedad, la temperatura, y en particular la ionización, pues el exceso de iones positivos favorece la proliferación de agentes patógenos e incrementa las molestias descritas.

La publicidad nos ofrece ahora máquinas que fabrican “aire medicinal”, purificadores de aire, algo tan simple como el aire limpio y fresco de alta montaña, pero a un precio de mercado capitalista.

síndrome del edificio enfermo2. Toy cansao, tengo “depre”…

Muchas personas que están deprimidas en casa, sienten necesidad de huir del trabajo y escaparse al bar de la esquina, deben saber que el primer motivo puede ser la necesidad de ver el sol. El primer factor microambiental mensurable es la cantidad de luz, literalmente podemos afirmar que vivimos en la oscuridad. Los “urbanitas” pasamos hasta el 80% del tiempo en entornos cerrados, casa, transporte o trabajo, unos recintos opacos, con poca o ninguna la luz solar. Frente a la escasa iluminación artificial que tenemos dentro de los edificios, entre 300 y 500 lux, la luz natural del sol nos ofrece en un día nublado más de 50.000 lux, intensidad luminosa que puede alcanzar los 150.000 lux en un día luminoso de verano.

La falta de luz natural es la causa de la aparición de la depresión otoñal (TAE), y es un factor de riesgo en muchas patologías como la fibromialgia o el cansancio crónico. En la naturaleza el ciclo circadiano de la luz, noche-día, produce una estimulación cíclica de los neurotransmisores, los mensajeros de la información entre neuronas. A través de la glándula pineal nuestro reloj biológico responde a la luz, y la luz diurna favorece la producción de serotonina y dopamina, que activan la atención y estimulan la actividad. Por el contrario en ausencia de estímulos luminosos, aumenta la melatonina, que induce el sueño y el descanso reparador. La falta del ritmo luminoso natural del sol, altera el ciclo melatonina-serotonina, lo que causa somnolencia matinal e insomnio de noche. El 30% de la población mundial, la mayoría en los países desarrollados, sufre de fatiga matinal e insomnio crónico.

También nos afecta cierta arquitectura monocromática, con exceso de blanco (o beige), pues las frecuencias vibratorias de los colores son imprescindibles para estimular los chacras, armonizar los órganos internos, y activar el sistema inmunitario. La solución, mientras no podamos montar la oficina en la playa, nos la proveen las lámparas del tipo fullspectrum, con temperatura de color de 5.400 ºK o superior, lo que nos asegura una luz idéntica al sol de mediodía, con alta intensidad y todos los colores el arco iris.

Necesitamos luz ¡más luz! mucha luz de calidad biológica para verlo claro.

3. Sacadme de aquiií!!!

Muchos sentimos sensación de opresión, incluso una aguda claustrofobia, al penetrar en ciertos edificios. Esto es natural pues tenemos una necesidad vital de espacio, y un buen piso se cotiza por su panorámica, por tener amplia perspectiva. Como sabe cualquier agente de la propiedad inmobiliaria las ofertas comerciales nos anuncian un pisito con vistas, lo que lleva a evitar los pisos interiores, e incrementa la demanda de áticos.

La especulación en construcción lleva a que en la mayoría de casas nos falta espacio, espacio para libros o trastos, espacio para respirar, espacio para el silencio, espacio para bailar, espacio para vivir. Los pasillos o las puertas son demasiado estrechos, no permiten pasar con una bandeja, y menos con una silla de ruedas o una camilla, la despensa o el trastero han desaparecido, y la pregunta es ¿donde guardo la bici o el triciclo del niño?

Con los mini pisos de 30 m2 vemos que el espacio horizontal es cada vez más estrecho, y sin darnos cuenta también nos roban también el espacio vertical. Desde mediados del siglo XX los pisos han pasado de 4 m de altura, a un techo cada vez más bajo, hoy la norma permite construir con altura de 2,50 m. Donde antes se construían seis plantas, hoy caben casi diez alturas, o sea que nos ha robado el 40% del volumen habitable, y los pisos son un zulo.

Como decía un anuncio de televisión ¿Y si el verdadero lujo fuera el espacio?

4. Estoy que hecho chispas

Esa sensación de sentirse saturado, agresivo, sobrecargado de energía, corresponde literalmente a estar cargado de electricidad. El cuerpo humano es una máquina bioeléctrica, los órganos funcionan eléctricamente y la actividad electromagnética del entorno nos afecta. La carga eléctrica de la atmósfera modifica la resistencia eléctrica de la piel, afecta al ritmo cerebral y cardíaco, cambia el metabolismo e incluso altera la polaridad de la membrana celular. En un entorno artificialmente electrificado, caminando sobre un suelo aislante como parket plástico, o calzados con materiales sintéticos, esta carga eléctrica se incrementa. La tensión eléctrica del cuerpo se reduce rápidamente al tumbarse sobre la arena o el césped, pues se produce una descarga a tierra que normaliza las constantes biológicas y favorece el relax y el descanso.

La medición de la tensión eléctrica en el cuerpo humano revela que permanecer cerca de equipos o materiales que generen campos eléctricos o magnéticos modifica las constantes bioeléctricas del organismo, y produce estrés electromagnético, o electroestrés. Un individuo sano, en estado de reposo, presenta una descarga eléctrica corporal del orden de 100 mV, y durante una actividad física moderada (trabajo, deporte), esa tensión eléctrica puede alcanzar hasta 500 mV, Sin embargo la tensión eléctrica de diversos operarios de ordenado puede subir a más de 10.000 mV, e incluso hasta 24.000 mV. La causa puede ser los campos eléctricos artificiales, o la carga  electrostática de materiales, revestimientos y vestuario sintéticos, por ser aislantes eléctricos. Nos carga la cercanía constante de redes eléctricas, ordenadores, electrodomésticos y telecomunicaciones, y nos descarga instalar una buena toma de tierra, con menos de 5 Ohm de impedancia y usar materiales naturales.

La dolorosa descarga eléctrica al tocar la lavadora, que puede ser visible al sacarse un jersey. sintético en la oscuridad, nos permite tomar conciencia de que realmente ¡estoy que echo chispas ¡ Quizá necesitemos sentirnos como un gorila de montaña, trepar a un árbol, y caminar por el césped o la arena descalzos.

5.  ¡¡¡ Me disuelvo !!!

Con el brote descrito de Lipoatrofia semicircularis. el efecto de los campos eléctricos aparece de modo visible y palpable y el Ministerio de Sanidad tendrá que revisar su afirmación de que es inocuo, o no está demostrado.

Cualquiera puede ver que la grasa del muslo se disuelve, generalmente formando una depresión en semicírculo, como si llevásemos una prenda apretada. La evidencia muestra que la patología remite espontáneamente cuando la persona está unas semanas fuera de ese entorno agresivo, con frecuencia un puesto de trabajo informatizado, plastificado y excesivamente electrificado.

Los investigadores saben que la grasa es el aislante de los nervios, vaina de mielina, y la desmielinización es la causa del Parkinson, ya que dificulta o impide la señal eléctrica que controla los músculos. La pregunta es ¿la grasa del cerebro también se disuelve? Si fuera así estaríamos identificando una posible causa de la demencia de Alzheimer, y otras patologías como la esclerosis, cuyo primer síntoma es la desmielinización, que hoy puede observarse con la resonancia magnética.

No es casualidad que el incremento de estas patologías coincida con la electrificación intensiva de nuestro hábitat, gracias a la aparición de los electrodomésticos a partir de los años 50. Hoy la informática y la telefonía móvil se han generalizado en la casa y en le trabajo y llevan la invasión electromagnética hasta el interior de nuestras neuronas.

Epílogo optimista

Después de preocupar al lector con los riesgos de los factores microambientales, y motivarle quizás al urgente cambio de hábitat, vamos a abrir una ventana al pensamiento positivo.

Según el Instituto de Higiene y Seguridad en el Trabajo el 30% de los edificios laborales están enfermos, donde el ambiente interior resulta molesto o nocivo para los trabajadores. Con los criterios más exigentes de la biología del hábitat el 80% de los edificios pueden ser considerados insanos, o claramente nocivos para las personas.

Sin embargo, con nuestra praxis profesional demostramos cada día que se pueden rehabilitar, o construir casas sanas a un coste competitivo, la solución es la Bioconstrucción, edificios naturales, saludables y sostenibles.


©  EcoHabitar y Carlos M. Requejo. Domobiotik. Oct. 2008. www.domobiotik.com.

© de las ilustraciones EcoHabitar y Marta Folqués


Te puede interesar:

El estado de ánimo también se “pinta”: la elección de colores afecta al comportamiento y emociones

Manual de construcción con fardos de paja. Nuevo libro

“Manual de construcción con fardos de paja” es el último libro editado por la editorial EcoHabitar, en una ya extensa colección de libros sobre bioconstrucción.

La paja es un material de construcción económico y con muy buenas propiedades de aislamiento térmico. En esta nueva edición los autores describen los métodos de construcción y sus características estructurales, importantes cuando se trata de la paja como material de construcción.

En este libro se muestra, concreta y prácticamente, técnicas y detalles de ejecución que se pueden utilizar para construir viviendas bien aisladas y duraderas construidas con paja: una descripción característica del fardo de paja; la física de la construcción con fardos de paja, balance de CO2, diseño estructural, construcción de muros, bóvedas, aislamiento del techo, de la solera; aspectos constructivos especiales; revoques, pinturas; hidrofibración; fachadas ventiladas. Con instrucciones concretas para el proceso de la construcción, costes de construcción, seguros de edificios. Acompañan gráficos, tablas, dibujos técnicos, fotografías.

Manual de construcción con fardos de paja

Manual de construcción con fardos de paja

Finaliza el libro con 36 ejemplos de edificios construidos con balas de paja, con explicaciones técnicas y fotografías en Alemania, Austria, Eslovaquia, España, Francia, Hungría, Irlanda, Italia, Países Bajos, Portugal, Suiza, Brasil, Chile, Uruguay y EE.UU.

Sobre los autores

Gernot Minke, reconocido arquitecto, ha escrito otras obras de gran relevancia, como Techos Verdes y Manual de construcción en tierra. Su dilatada experiencia se ha forjado entre el Instituto Kassel en Alemania y las muchas construcciones que ha realizado en todo el mundo. En América ha desarrollado técnicas adaptándolas a las características propias de cada lugar, a los materiales, morfología, sismicidad, etc. Actualmente es profesor emérito en la Universidad de Kassel, en Alemania. Dirige el Departamento de Arquitectura del Laboratorio de Investigación para la Construcción Experimental (FEB). Benjamin Krick es Dr. Ingeniero, arquitecto y experto en bioconstrucción y en construcción con fardos de paja, e investigador en el Passivhaus Institut, en Darmstadt, Alemania.

Manual de construcción con fardos de paja > puedes encontrarloaquí
Gernot Minke y Benjamin Krick
151 páginas. 195 x 260 mm
Color. Fotografías e ilustraciones
Edita EcoHabitar V.S. S.L.


Te puede interesar:

Entre paja y tierra

Casas de paja. Nueva edición actualizada y ampliada

Congreso online casas saludables y eficientes: más de 30 profesionales de la bioconstrucción

 

NOTA: El congreso finalizó el día 5 de octubre en su versión gratuita. Ahora tienes varias modalidades de acceder al contenido, puedes hacerlo desde aquí.

Aprende técnicas bioclimáticas y constructivas eficientes, autoconstrucción, materiales naturales, tecnologías, de la mano de expertos. Charlas de fundadores y directores de empresas como EcoHabitar, SingularGreen, MiDomo, Ecopaja, Cannabric…etc. Toda una semana, del día 1 al 5 de octubre. Te esperan más de 30 charlas con arquitectos y bioconstructores de prestigio en el Congreso Online Casas Saludables y Eficientes. Y es GRATUITO*!

Adquirir conocimiento e informarnos, debe de ser una constante, y todos sabemos que el mundo de la arquitectura y la construcción evoluciona a pasos de gigantes y no siempre tenemos la oportunidad de aprender de la mano de los mejores expertos, hasta ahora!… Más de 30 arquitectos y bioconstructores de prestigio se han reunido para transmitir su conocimiento en el I Congreso Online de Casas Saludables y Eficientes, y el acceso, es gratis*!

La arquitectura bioclimática, ecológica o sustentable refleja la conciencia ecológica por parte de los profesionales del gremio; arquitectos, ingenieros, técnicos de la construcción y obras, autopromotores, autoconstructores o incluso diseñadores de interiores, que buscan cada vez mejores técnicas y nuevos métodos para edificar casas y edificios que sean sostenibles, reciclando productos y aprovechando al máximo los recursos naturales del entorno.

Los mejores expertos a tu alcance

De todo esto, trata el Congreso Online de Casas Saludables y Eficientes (Gratuito y 100% Online), de aprender a construir con responsabilidad, construir viviendas que respeten nuestra salud y el medio ambiente, de escuchar y formarnos con los mejores expertos de habla hispana en bioconstrucción y autoconstrucción.

No se debe olvidar, que una gran parte de la arquitectura tradicional ya funcionaba según los criterios bioclimáticos: ventanales orientados al sur en la zona norte del país, el uso de ciertos materiales con determinadas propiedades térmicas, como la paja, la madera o el adobe, el abrigo del suelo, el encalado en las casas andaluzas, la ubicación de los pueblos, etcétera.

Las claves del Congreso online casas saludables y eficientes

Dada la relevancia de este acontecimiento, tanto por todos los ponentes profesionales que imparten las charlas, como de la información relevante que podemos aprender o del acceso gratuito y libre. Que mejor que una buena imagen para practicar un resumen del acontecimiento:

El impulsor de este Congreso es el alma mater de la empresa About haus,  Igma Pacheco Rivas joven arquitecto y totalmente comprometido con el diseño y la creación de viviendas sostenibles y saludables.

Programa del Congreso online casas saludables y eficientes

El Congreso Online de Casas Saludables y Eficientes empieza el día 1 de Octubre y termina el día 5. Una semana de charlas que se divide cada día en una temática concreta:

La programación de las temáticas, los ponentes y cada charla según día se puede ver desde AQUI en formato PDF (Se abre una ventana nueva). Como ejemplo, del primer día, añadimos información de las charlas:

Congreso online casas saludables y eficientes

¿A quién va dirigido el Congreso online casas saludables y eficientes?

Este es el primer evento online enfocado en 3 de los temas más importantes para muchas personas y técnicos que están involucrados en llevar adelante sus proyectos: casas saludables, materiales naturales y eficiencia energética.

Por una parte, está dirigido a profesionales del gremio de la arquitectura, construcción e ingeniería; arquitectos, ingenieros y todo tipo de técnicos enmarcados en la  construcción y obras. Y por otra, a autopromotores y autoconstructores que están pensando en construir una casa eficiente con materiales naturales.

El objetivo – aparte de aprender – es brindar apoyo, orientación y formación a todas aquellas personas que están llevando adelante el sueño de construir su casa con materiales naturales y energéticamente eficientes.

¿Cuánto cuesta acceder al congreso?

El evento que dura cinco días es totalmente gratuito previo registro desde AQUI, (Además puedes ver todos los ponentes y más información) cada día se podrá acceder a las charlas correspondientes de forma gratuita para todos aquellos que estén registrado, el acceso a las mismas durará 24 Horas (recuerda, las charlas solo estarán disponibles el día en que han sido programadas).

Además existe la posibilidad de adquirir todas las charlas de los cinco días al completo para aquellos que no puedan asistir o quieran tenerlas con acceso online (se comunicará a los registrados).

Otro tema de interés, es que el sábado 6 y domingo 7 de Octubre, después del Congreso, se impartirá un Taller de Formación online denominado ¡MANOS A LA OBRA!, un directo (un webinar)  que se informará debidamente a los usuarios para obtener acceso.

Pocas veces tenemos la posibilidad de acceder a información de calidad enmarcada en la arquitectura sostenible y encima, impartida por verdaderos profesionales con experiencia. Así que, regístrate, y ya que es gratuito, aprovéchalo!

Puedes acceder al registro y más información del Congreso online casas saludables y eficientes desde AQUI.

 

*A partir del 6 de octubre , una vez finalizado el congreso solo podrás disponer de los videos , los audios o las transcripciones mediante diferentes modalidades de pago. Puedes acceder desde aquí.

.

Almacenar agua de lluvia: como construir un depósito

En este artículo vamos a explicar como construir un depósito para almacenar agua de lluvia.

El mes de junio del 2017 realizamos un curso de captación, almacenamiento y aprovechamiento de agua de lluvia con la técnica de ferrocemento, en el Proyecto Gaia, Boyacá-Colombia, para amortiguar los efectos del cambio climático que se están haciendo más notorios, año a año, en todas las regiones de nuestra querida, contaminada y única nave espacial: la Madre Tierra.

Introducción

Nos encontramos en Colombia, más concretamente en el departamento de Boyacá, en el valle de Saquenzipá, así llamado por los antiguos pobladores, los muiscas. Una cordillera acompaña al entorno, con una laguna de páramo (situada a 3.800 msnm), Iguaque, venerada durante siglos por ser la representación simbólica del vientre de la Madre Tierra, dar origen a la humanidad y ser lugar de pagamento 1 de los pueblos originarios.

Valle de Saquenzipá una forma inapropiada de habitar un territorio

El valle de Saquenzipá es un territorio elevado (una media de 2.100 msnm) y relativamente árido. La precipitación media anual no supera los 800 mm al año. Las prácticas agropecuarias que se impusieron degeneraron aún más este paisaje, sobre todo con la plantación de trigo, de manera extensiva y el ramoneo de cabras 2. Las consecuencias de una forma inapropiada de habitar un territorio se pueden constatar de manera superlativa con el paso de los siglos. En esta región todo esto resulta evidente.

Los efectos que se pueden detectar tras el mal uso de un territorio son pérdida de suelos, de biodiversidad, erosión, además la falta de cubierta del suelo puede afectar al microclima.

Este estado globalizado de afectación climática (Trump dice que no tiene nada que ver) tiene consecuencias desastrosas, como la sequía que sufrió esta región en el año 2016, más de 10 meses sin caer una gota de agua. Todas las quebradas (generalmente ríos pequeños) estaban secas. Mucha gente se tuvo que trasladar. Hubo que sacrificar gran cantidad de animales. La agricultura se paralizó.

Proyecto Gaia

Desde hace unos meses compartimos este espacio llamado Proyecto Gaia en el mismo valle Saquenzipá, cercano a la población de Villa de Leyva que ha destacado por ofrecer formación en bioconstrucción: en el año 2015 albergaron el encuentro Bioconstruyendo 3. En el proyecto vive una pareja que conocemos desde hace más de una década; Silvio y su compañera Beatriz, vice-presidenta de GEN (Global Ecovillage Network). Co-fundadores de la ecoaldea “Aldea Feliz”, Cundinamarca-Colombia, en el 2005 se movieron a esta región acompañando la fundación del proyecto Gaia. Realizaron su vivienda autoconstruida con una mezcla de técnicas (techos verdes, bahareque, piedra).

Curso taller sobre acumulación de agua de lluvia

Debido a la sequía que comentábamos, vieron la necesidad de capturar agua de lluvia. Dada mi experiencia en la construcción con ferrocemento, les propuse hacer un tanque de 10.000 litros para aprovechar la superficie impermeable del techo y cubrir las necesidades en épocas de carestía. Para ello decidimos hacer una convocatoria y realizar un curso-taller con personas interesadas en esta sencilla, económica y práctica técnica de almacenamiento de agua.

Proyecto para almacenar agua de lluvia

Escogimos el lugar apropiado en la parte alta de la casa, con un suelo firme, que permitía evacuar y dirigir el excedente y el agua de limpieza a los frutales plantados más abajo.

Preparamos el sitio midiendo, nivelando y colocando una capa de piedra para después realizar una base de hormigón de 8 cm de grosor. En esta base colocamos un tubo galvanizado de 1” (2,54 cm) con su correspondiente codo y llave para facilitar la limpieza del depósito.

Extendiendo la maya. Foto. © Oscar López y EcoHabitar

La estructura de malla

Tras fraguar esta placa, armamos el esqueleto del tanque; mallazo electrosoldado “ensandwichada” con malla de gallinero, luz de 1 cm, atada con alambre.

Atado de la malla. Foto: © Oscar López y EcoHabitar

Este esqueleto permite repartir las fuerzas de presión del agua almacenada de manera uniforme, aprovechando la forma cilíndrica. Las mallas se ataron colocándolas en el suelo: primero se atan por un lado, después se voltean y se atan por el otro. Por último, se forma un cilindro del diámetro escogido (ver tabla con fórmulas). Como base hacemos una circunferencia con mallazo electrosoldado del diámetro que corresponda. Esta base se sujeta bien al cilindro formado con el sándwich de la malla y el mallazo.

Colocando el tubo. Foto: © Oscar López y EcoHabitar

En la “pared” de la malla colocamos las entradas y salidas que necesitemos. Además de la salida previamente colocada al echar la solera para limpieza del tanque colocamos una salida de 1 y ½” de tubo galvanizado de 20 cm de largo, a 20 cm del fondo (para que los limos queden abajo) como salida principal, una entrada de 2” para la entrada del agua de lluvia recogida por la canal del techo, y una salida más de 1 y ½” como rebosadero, orientada hacia los frutales.

Recubrir la malla con mortero

Esta armazón metálica se recubre con una capa de 1” de cemento “fuerte”: mezcla de 2 partes de arena por 1 de cemento estándar.

La arena utilizada es clave; tiene que ser una arena limpia de impurezas, ni muy fina ni muy gruesa. La cantidad de agua de la mezcla debe ser relativamente baja, para que la consistencia y el fraguado sean óptimos.

almacenar agua de lluvia

Cubriendo el armazón. Foto: © Oscar López y EcoHabitar

Un beneficio de esta técnica, entre otros, es que no necesita encofrado. Una persona se coloca dentro del tanque con una llana grande de plástico o madera, y empuja hacia fuera. Otra persona, situada en la parte externa, va colocando una capa de mezcla en el rectángulo que forma la llana. Cuando se cubre este espacio, la persona de dentro empuja y levanta hacia arriba la llana, quedando el cemento adherido a las mallas. Es importante que el atado con alambre haya sido bien realizado para que la colocación del cemento sea fluida y las llanas no se traben, propiciando la caída de la mezcla.

almacenar agua de lluvia

Enfoscado y pintado. Foto: © Oscar López y EcoHabitar.

El proceso de aplicación del mortero

  1. Se comienza desde la parte baja y se va ascendiendo en espiral hasta llegar a la parte alta.
  2. El tanque requería estar cerrado, ya que estaba destinado para uso potable; por la razón que dejamos la parte del “techo” para cementarla días después. Lo que sí es importante realizar es la base y la pared el mismo día para un fraguado óptimo, sin uniones ni fisuras.
  3. Se considera concluido el tanque cuando toda la malla está cubierta, con un espesor aproximado de 1” de espesor.
  4. En el techo colocamos una puerta de acceso para la limpieza al tanque.
  5. Las paredes interiores, incluido el suelo, se pintaron con impermeabilizante para agua.
  6. La parte exterior fue enfoscada con otra capa para reforzar el acabado. Se puede acabar de forma creativa, con piedra, zócalo, restos de baldosas, pintar, etc.
  7. Es muy importante empaparlo diariamente para que el fraguado sea perfecto y no se produzcan fisuras, sobre todo si el clima es cálido y seco. Cuando este proceso concluye se llena de agua para el fraguado final.
  8. Entre la canal de entrada del agua y el tanque colocamos un filtro con tubos de diferentes calibres, que permite eliminar las primeras aguas de lluvia, que contienen impurezas, y facilitar la limpieza.
  9. En la salida del tanque se colocó una bomba manual para subir el agua del tanque a otro de 500 litros, colocado en el techo de la casa, lo que permite tener presión en todos los grifos de la vivienda.
almacenar agua de lluvia

Llenado de agua. Foto: © Oscar López y EcoHabitar

Más info: www.konuko.org


Te puede interesar:

Los expertos recomiendan incluir sistemas que recojan agua de lluvia en las ciudades

Pavimento drenante cerámico para gestionar el agua de lluvia

  1. Ofrenda realizada por los pueblos originarios de América.
  2.  Prácticas agropecuarias coloniales y degradación del suelo en el Valle de Saquenzipá, Provincia de Tunja, siglos XVI y XVII, Katherinne Giselle Mora Pacheco, 2012.
  3.  Encuentro de construcción natural y tecnologías apropiadas que ha movilizado infinidad de iniciativas interesantes en Sudamérica.

GreenBelly huertas verticales urbanas sobre muros de edificios

GreenBelly huertas verticales, es una idea que utiliza los muros existentes de las ciudades, materiales reciclados y desechos orgánicos de los vecinos, para producir ensaladas frescas y ecológicas. Una conexión ideal entre la naturaleza, la arquitectura existente y la participación ciudadana.

Las ciudades modernas sufren una saturación urbana vinculada al progresivo aumento de la población mundial. Unido a la contaminación, la mala alimentación ciudadana y la vida sedentaria, generan formas de vida insostenible.

Producir comida local e incorporar la naturaleza en las grandes ciudades es una una reinvindicación urbana, además de una necesidad ciudadana y medioambiental.

El proyecto GreenBelly, encabezado por el arquitecto Alex Losada junto a otros arquitectos e ingenieros agrónomos, convierte los espacios residuales urbanos en centros productivos para los ciudadanos.

GreenBelly huertas verticales

“La idea es convertir los espacios verticales inutilizados en centros productivos para los vecinos y la gente necesitada“.

Muros sin uso

Todas las ciudades tienen muchos muros sin ventanas, espacios verticales sin utilidad como las medianeras. Mediante una estructura de andamios se cultivan alimentos para los vecinos en las diferentes plataformas horizontales que lo componen, donde nada se desperdicia. Se aprovechan todos los recursos gratuitos disponibles en entornos urbanos, como el agua de lluvia, la radiación solar y los desechos orgánicos de los vecinos que aportarán los nutrientes para las plantas, gracias al compostaje.

GreenBelly huertas verticales

“Utilizamos materiales que sobran en las grandes ciudades, como los andamios, madera de pallets o desechos orgánicos de los vecinos para generar el compost, por lo que el proyecto resulta económico y sostenible”.

La construcción es modular, económica, fácil de construir, desmontable y sin necesidad de maquinaria especial. La estructura está compuesta por sistema de andamios, muy utilizado en las ciudades y que abunda en épocas de crisis. Los módulos de cultivo se presentan como “cabinas de producción”, diseñadas para un cultivo optimizado a un precio muy bajo. Se ensamblan entre ellos como piezas de “Lego”, formando el conjunto de la huerta, y puede desmontarse fácilmente.

“Ciudad más saludable, participación vecinal y economía local”.

Los vecinos pueden alquilar módulos individuales para su cultivo personal o la huerta puede tener un control centralizado para vender la comida en la planta baja, distribuirla a los comercios locales, o ayudar a personas sin recursos.

GreenBelly huertas verticales

Otra opción es instalar la huerta en el patio de los colegios, en prisiones, manicomios, hospitales, supermercados, fábricas, oficinas para educar a las personas el valor de la naturaleza, una ayuda en tiempos de crisis, conocer el origen de los alimentos consumidos y un pasatiempo saludable tanto para niños, trabajadores o ancianos.

“Un proyecto local con un beneficio global”.

GreenBelly huertas verticales un gran beneficio ecológico

GreenBelly genera un beneficio ecológico (aumentando la superficie verde de la ciudad), un beneficio social (creando un punto de sociabilización vecinal) y un beneficio económico (produciendo comida local mediante el reciclaje de espacios y recursos urbanos). Por lo tanto se produce una conexión ideal entre naturaleza y arquitectura para mejorar las ciudades modernas de una forma sostenible.

“Estamos seguros que reciclando espacios inutilizados, materiales reciclados, usando de forma correcta la tecnología disponible para generar más espacios verdes, reducir la contaminación y producir alimentos locales de alta calidad durante todo el año, el proyecto va a ayudar a crear ciudades más saludables y ecológicas, convirtiendo a GreenBelly en un elemento esencial de la sostenibilidad urbana” opinan sus diseñadores.

Vídeo del proyecto:

https://www.youtube.com/watch?v=Qz_vGCiJDVU

Campaña en Kickstarter para construirlo en un barrio desfavorecido y alimentar a gente sin recursos:

http://kck.st/2x3n6fA

Edificios Cero Carbono para ahorrar 209 m/T de emisiones

World Green Building Council ha lanzado oficialmente su “Compromiso de Edificios Cero Carbono” coincidiendo con la trascendental Cumbre Mundial de Acción Climática que se está celebrando en San Francisco, California.

38 organizaciones mundiales han suscrito un plan de acción sin precedentes para conseguir un entorno construido descarbonizado. Estos líderes representan a 12 empresas, 22 ciudades y cuatro regiones.

Las empresas, que suman unos ingresos de 22,95 mil millones de dólares en el sector de la construcción, han establecido objetivos ambiciosos para eliminar antes de 2030, las emisiones de CO2 en la fase de uso de sus edificios que suponen más de 10,7 millones de metros cuadrados.

Por su parte, los líderes de algunas de las ciudades y regiones más grandes del mundo se han comprometido a regular y promover políticas que exijan que los nuevos edificios funcionen sin emisiones de C02 antes de 2030 y a todo el resto del parque edificado antes de 2050.

Algunas ciudades, gobiernos estatales y regionales se han comprometido adicionalmente a garantizar que sus propios edificios públicos funcionarán sin emitir CO2 a la atmósfera antes de 2030.

El compromiso de  los Edificios Cero Carbono

Este compromiso colectivo es una clara muestra de que la industria y los mandatarios de ciudades y países de todo el mundo están dispuestos a tomar medidas contundentes y urgentes para prevenir el cambio climático y crear ambientes más cómodos y saludables para sus ciudadanos.

El compromiso colectivo de estas organizaciones supondrá la eliminación, antes de 2050, de un total de 209 millones de toneladas de emisiones de carbono equivalentes (CO2e) proveniente de sus edificios. Esta cantidad equivale a eliminar las emisiones de 44,7 millones de coches durante un año.

Este compromiso, además, va a impulsar la escala y el ritmo de acción necesarios para reducir las emisiones de carbono y requiere de una transformación en la forma en la que diseñamos, construimos y utilizamos nuestros edificios.

El objetivo es inspirar a la industria y a los gobiernos a desarrollar estrategias contundentes para frenar el cambio climático y cumplir con sus obligaciones. Los firmantes estarán obligados a evaluar su consumo de energía y las emisiones asociadas provenientes de la edificación, identificar oportunidades para mejorar su eficiencia energética, impulsar el uso de energías renovables y a informar de sus progresos.

Una campaña con muchos socios

Este compromiso es parte de la campaña global de WorldGBC Advancing Net Zero, lanzada en 2016. Ha contado con la colaboración de C40, The Climate Group y más de 70 Green Building Councils, entre ellos GBC España, que está desarrollando un esquema de certificación para garantizar la correcta implantación de políticas en los edificios. La próxima prioridad del WorldGBC es abordar la problemática del carbono incorporado, el dióxido de carbono emitido durante la fabricación, transporte y puesta en obra de productos de construcción, junto con las emisiones producidas al final de su vida útil.

Las emisiones de carbono incorporadas deben alcanzar el cero neto para 2050 con el fin de lograr un escenario de menos de 2 grados, e idealmente por debajo de 1.5 grados.

Terri Wills, directora General de World Green Building Council, ha afirmado que: “Estamos encantados con la ambición demostrada por este grupo de líderes climáticos. Nuestra colaboración con C40 y The Climate Group nos han permitido convocar a las organizaciones más pioneras del mundo en edificios de consumo de carbono casi cero y llevar a los directores de empresas, alcaldes de ciudades y gobernadores estatales a un mismo escenario, comprometidos con una causa común. Nuestra visión de un futuro sin emisiones está al alcance si todos trabajamos juntos para superar los desafíos”.

Por su parte, el consejero de Territorio y Sostenibilidad de Cataluña, Damià Calvet, ha afirmado que “el 30% de la energía que se consume en Cataluña tiene lugar en los edificios, por lo tanto, es un área clave de acción para lograr los objetivos de lucha contra el cambio climático para 2050. El Gobierno de la Generalitat necesita poner al día la evaluación de su consumo energético y emisiones energéticas y aplicar medidas conforme a su Plan de Eficiencia Energética y Cambio Climático “.

Listado de los firmantes del “Compromiso de Edificios Cero Carbono”

Empresas:

Majid Al Futtaim, Integral Group, Signify, Cundall, Kilroy Realty, Frasers Property Australia, AMP Capital Wholesale Office Fund, Berkeley Group, Shaw Contract, GPT Wholesale Office Fund, Stockland, y Salesforce. 

Ciudades:

Copenhague, Ciudad del Cabo, Durban, Johanesburgo, Tshwane, Londres, Los Angeles, Nueva York, Newburyport, Portland, San Francisco, San Jose, Santa Monica, Washington DC, Medellin, Montreal, Toronto, Vancouver, París, Estocolmo, Sydney y Tokio.

Regiones:

Baden-Württemberg, en Alemania; Yucatan en Méjico y Navarra y Cataluña en España.