ONU-Habitat presenta el Informe de Síntesis del ODS 11 en el Foro Político de Alto Nivel de Nueva York

ONU-Habitat participa en el Foro Político de Alto Nivel (2018), la plataforma principal de Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible y el seguimiento a la implementación de la Agenda 2030 y los ODS a nivel mundial, que se está celebrando del 9 al 18 de julio en Nueva York.

Cada año en el Foro Político de Alto Nivel, los Estados Miembros discuten un área temática centrada en un grupo de indicadores de ODS relacionados. El tema de este año es “Transformación hacia sociedades sostenibles y resilientes” y revisa en profundidad los avances del ODS11 que centra el mandato de ONU-Habitat –lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles- , así como el de los Objetivos 6, 7, 12, 15 y 17.

Para apoyar la realización de una revisión en profundidad del progreso del ODS11 a los Estados Miembros, ONU-Habitat, junto con otras agencias de custodia y socios de las Naciones Unidas, han producido el Informe de Síntesis ODS11 2018 sobre ciudades y comunidades sostenibles

El Informe representa una posición conjunta de la familia de las Naciones Unidas sobre el estado urbano global en el ODS 11 y otras agendas globales relacionadas con las ciudades, como la Nueva Agenda Urbana, el Acuerdo de París o el Marco  de Sendai. El informe, realizado gracias a la contribución de la Agencia Andaluza de Cooperación para el Desarrollo (AACID) también explora los vínculos entre las metas del ODS 11 y el componente urbano del  resto de Objetivos de la Agenda.

Programa: https://unhabitat.org/wp-content/uploads/2018/07/HLPF-2018-Programme.pdf

 

De nuevo mirando p’a Cuenca. Edificios en tierra

Magnífico pdf sobre criterios de conservación y mantenimiento de edificios en tierra en Cuenca, Ecuador. Es un trabajo soberbio de documentación y muy didáctico. Se lee dinámico, las fotos son al caso. Es exhaustivo y explica cosas básicas que ya sabemos pero no se hace molesto. El apartado dedicado al rigor histórico es magistral. En castellano.

https://www.dropbox.com/s/ov9hx0pmck6pfrv/guia_cuenca_2015.pdf?dl=0

Superadobe ¿persiguiendo un sueño vano?

Le odias. Es el tío más vacío del universo conocido. Pero ahí está, siempre triunfando. Las chicas le adoran, la gente le aprecia. Juega con las mejores cartas siempre y siempre gana. Es injusto y lo sabes.

Pero tiene un punto débil: se muere por molar más que los demás. El post de hoy no es para tí. No seas tonto. Descárgate el libro y pásaselo por bluetooth. Se embarcará en el proceso de construir una casa de superadobe y perderá dos años de su vida, todo el dinero que le van a prestar sus padres y se le va a agriar el carácter persiguiendo un sueño vano. Las casas de superadobe son muy, muy trabajosas. Muy, muy caras, y no funcionan. Por su misma naturaleza son incompatibles con un diseño solar pasivo. Los revocos siguen sin estar resueltos, causando goteras, dolor y lágrimas porque son una ocurrencia que no ha pasado aún (ni lo hará) la criba de los siglos.

No es ser malo. Como Arjuna en el campo de batalla el destino de los demás no está en tu mano. Tú eres apenas un engranaje. Sí, tú le pasarás el libro al guaperas de las rastas pero no le obligarás a nada.

https://www.dropbox.com/s/6kdjurqiiiy7r9p/earthbag_BUILDING.pdf?dl=0

Earthbag building

 

Iliona Khalili visita España

Materiales locales para una escuela infantil en Brasil

Materiales locales y un diseño bioclimático han sido conjugados por los estudios de arquitectura Rosenbaum y Aleph Zero para construir esta aldea infantil en Tocantins, Brasil , para albergar a 540 estudiantes del internado Canuanã.

Tierra del lugar en forma de adobes tradicionales y métodos de construcción autóctonos se conjugan de maravilla en este edificio y se representan la conexión de las personas y el lugar.

Los arquitectos Rosenbaum y Aleph Zero diseñaron dos grandes espacios, uno para chicos y otro para chicas, ubicados en puntos estratégicos cercanos a los límites del lugar, para dirigir el crecimiento del complejo agrícola y permitir un mejor programa espacial y funcional.

Los arquitectos involucraron a la comunidad local, los docentes, la administración y los niños en el proceso que atravesó etapas de investigación, inmersión y diversos talleres con el objetivo de aumentar la autoestima de los niños, la individualidad, el sentido de pertenencia y la responsabilidad por el medio ambiente.

Las residencias incluyen 45 unidades para seis estudiantes cada una, agrupadas en grupos de cinco y organizadas alrededor de tres grandes patios llenos de vegetación tropical. Alrededor de los dormitorios, varias áreas de interacción como espacios para la lectura, salas de televisión, áreas de juego y otros, se han diseñado, junto con los estudiantes, para mejorar la calidad de vida general y vincularse a la escuela y servir como espacios de aprendizaje complementarios.

Los materiales locales como los adobes de tierra, fabricados de suelo local, se han utilizado para la construcción de las paredes y las celosías que separan los espacios, elegidos por sus óptimas propiedades térmicas, valor técnico y estético.

Los elementos estructurales se componen de madera eucaluptus laminada encolada por su versatilidad, prefabricación y características sostenibles, que soporta un techo metálico delgado siguiendo una grilla regular de 5,90 m por 5,90 m.

Materiales locales para una escuela infantil en BrasilMateriales locales para una escuela infantil en BrasilMateriales locales para una escuela infantil en Brasil

Materiales locales para una escuela infantil en BrasilMateriales locales para una escuela infantil en BrasilMateriales locales para una escuela infantil en BrasilMateriales locales para una escuela infantil en BrasilMateriales locales para una escuela infantil en BrasilMateriales locales para una escuela infantil en Brasil

 

escuela en brasil

Baso eskola o la escuela en el bosque

Talleres de bioarquitectura y sostenibilidad para escuelas

Usar las plantas correctas puede reducir la contaminación interior y ahorrar energía

Las plantas reducen la contaminación. La gente en los países industrializados pasa más del 80% de su vida en el interior, cada vez más en edificios herméticos. Estas estructuras requieren menos energía para calefacción, ventilación y aire acondicionado, pero pueden ser peligrosas para la salud humana si partículas y gases potencialmente tóxicos, incluyendo monóxido de carbono, ozono y compuestos orgánicos volátiles, de fuentes tales como muebles, pinturas, alfombras, etc. y el equipo de oficina se acumula. Las plantas absorben toxinas y pueden mejorar la calidad del aire interior, pero sorprendentemente se sabe muy poco sobre qué plantas son mejores para el trabajo y cómo podemos hacer que las plantas rindan mejor en el interior.

En una revisión publicada el 19 de abril en Trends in Plant Science , Frederico Brilli, fisiólogo de plantas del Consejo Nacional de Investigación del Instituto de Italia para la Protección Vegetal Sostenible, y sus colegas concluyen que un mejor conocimiento de la fisiología de las plantas, junto con la integración del sensor inteligente -las tecnologías de limpieza de aire controlada, podrían mejorar la calidad del aire interior de una manera rentable y sostenible.

Las plantas mejoran la calidad del aire a través de varios mecanismos: absorben dióxido de carbono y liberan oxígeno mediante fotosíntesis, aumentan la humedad al traspasar el vapor de agua a través de poros microscópicos y pueden absorber contaminantes pasivamente en las superficies externas de las hojas y en el sistema raíz-suelo de la planta . Pero las plantas generalmente se seleccionan para uso en interiores, no por sus capacidades de purificación de aire, sino por su apariencia y capacidad de supervivencia, al tiempo que requieren poco mantenimiento. “Para la mayoría de nosotros, las plantas son solo un elemento decorativo, algo estético, pero también son otra cosa”, dice Brilli.

Sorprendentemente, se han realizado pocas investigaciones para cuantificar los efectos de diferentes especies de plantas en la calidad del aire interior. La NASA realizó un trabajo pionero en la década de 1980, pero se basaron en un enfoque experimental simple; aún no se han realizado estudios con métodos y modelos de investigación modernos y más sofisticados. Se necesita más investigación para identificar las características de las especies de plantas de mayor rendimiento en ambientes interiores, incluyendo su morfología (es decir, forma y tamaño de la hoja), anatomía y fisiología (es decir, tasa de asimilación de CO2). Según Brilli, tales estudios podrían mostrar cómo “optimizar el uso de plantas en el interior, en términos de cuántas plantas por metro cuadrado necesitamos para reducir la contaminación del aire a un cierto nivel”.

También se necesita investigación para comprender los microbiomas de las plantas: las poblaciones de microorganismos (bacterias y hongos) que viven con las plantas tanto en el suelo como en las superficies de las hojas. Este microbioma participa en la eliminación de contaminantes transportados por el aire, pero la contribución de diferentes especies microbianas para eliminar contaminantes es actualmente desconocida. Algunos microbiomas también pueden tener efectos negativos en la salud humana , como desencadenar alergias y problemas de inflamación pulmonar, por lo que será importante saber cómo identificarlos y evitarlos.

Brilli y sus colegas no imaginan que las plantas reemplacen los modernos sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado, pero argumentan que la integración de las plantas con redes de sensores inteligentes y otras tecnologías computarizadas podría hacer que se redijese la contaminación que la limpieza del aire sea más rentable y sostenible. Según Brilli, “los fisiólogos de las plantas deberían trabajar con los arquitectos para mejorar el verde en el interior”.

Más información: Trends in Plant Science , Brilli et al .: “Plantas para la mejora sostenible de la calidad del aire interior” http://www.cell.com/trends/plant-science/fulltext/S1360-1385(18)30046-3DOI: 10.1016 / j.tplants.2018.03.004

 

Nueva técnica para detectar la contaminación del aire interior por moho

Una casa de cob en Zaragoza

En otoño de 2007 vinieron los clientes a verme con la idea de hacerse una casa de barro en la provincia de Zaragoza. Habían estado mirando la posibilidad de hacerla en adobe. Habían hablado con una fábrica de ladrillos para los adobes y con un constructor local para la colocación, pero no estaban del todo convencidos del resultado de sus gestiones.

Aquí planteamos el tema del cob, miramos algunos libros y les gustó la idea de los muros monolíticos, así como el hecho de que el tema del material fuera más simple y lo llevara la misma persona. Con el cob el barro se pisa y se coloca, se seca en el muro y se corta. No hay que hacer bloques, secarlos, voltearlos, apilarlos, almacenarlos, transportarlos y colocarlos.

Me pusieron todas las facilidades del mundo: ellos se encargaban de excavación y cimientos, me proporcionaban acceso a agua y electricidad, caseta de herramientas y me buscaban casa para alquilar en el pueblo. Yo estaba pasando por un momento muy complicado en la vida, así que agradecí enormemente ese esfuerzo. Al cabo de un mes presenté presupuesto, que me aprobaron y nos pusimos a ultimar detalles.

La parte técnica la llevaba María Figols, arquitecta técnica, que hizo un gran trabajo interpretando las intenciones de los clientes y escuchando al constructor (yo, vaya) sobre la puesta en obra.

Empecé la obra a primeros de Abril de 2008. Los cimientos estaban hechos a nivel de suelo y los desagües y la toma de aire para la estufa colocados. La casa está en una era sobre roca por lo que no pusimos ni ferralla ni mallazos.

El primer mes estuve yo solo, colocando el zócalo de piedra a doble cara y relleno de hormigón, para gran entretenimiento de los paisanos, que veían mucho solar para tan poca brigada.

Interior casa de cob

Durante este tiempo busqué la tierra para los muros de cob, que al final resultó ser básicamente limo con algo de arcilla, así que tras hacer varias pruebas de campo saqué una proporción de un 60% de tierra, un 40% de arena y toda la paja larga que tomase, todo estabilizado con alrededor del 5% de cal en forma de hidróxido en polvo que añadíamos sin más en cada capa al llenar la pileta. Ésta era un agujero excavado en el suelo de unos 3 m3 que llenábamos cada tarde con 2 m3 de material, echábamos agua con ganas y dejábamos reposando hasta la mañana siguiente en que lo pisábamos y colocábamos en el muro.

El pisado lo hizo primero Abdel, un bereber de Nador, naturalizado mallorquín, y con él levanté hasta el forjado del primer piso, unos 70 m3 de los alrededor de 100 que tiene la casa acabada. El mes de Agosto paramos y en septiembre los marroquíes estaban de Ramadán y costó recuperar el ritmo. Para entonces Jamal, también bereber y hombre de excesos, se unió a la brigada aportando una enorme capacidad de trabajo y buen humor. Aquel fue un otoño extremadamente lluvioso y frío. En noviembre llegó el desastre: la combinación de lluvias constantes y heladas de -10 °C crearon dos cuñas de hielo en los astiales de cob. Uno se derrumbó y el otro optamos por tirarlo ante la posibilidad de que 4 toneladas de barro húmedo cayeran hacia el tejado del vecino.

En total fueron unos 6 m3, sobre el papel no es mucho, pero lo vivimos como una catástrofe. No podíamos seguir con el cob, y con los clientes decidimos cortar el cob por lo sano y recuperar la altura de los astiales con adobes reciclados que embutíamos en una matriz de cob. Y funcionó. A mediados de Diciembre estaban los muros listos para recibir el tejado, si seguía lloviendo cerraríamos la obra hasta la primavera, si teníamos una semana entera de sol podríamos cargar los muros. La tuvimos. El día antes de Nochebuena montamos toda la estructura del tejado con ayuda de una grúa. Las vigas, a pesar de que los clientes se habían esmerado en que fueran de gran calidad, C-24 y certificadas FSC, estaban penosamente reviradas.

Interior casa de cob

A mediados de Enero el tejado estaba con el celenit de 5 cms atornillado a las vigas y 8 cms de corcho encima; con el “tyvek” colocado y la teja sin poner pero pisando el “tyvek” para que no se volara. Abdel estaba con su familia, Jamal se fue con su novia y yo me quedé dando el yeso. Habíamos estado buscando gente para darlo, no queríamos yeso mecanizado, sino yeso dado a mano, pero no encontramos a nadie de confianza y al final lo dí yo, y disfruté dándolo a pesar del frío.

En primavera regresó Jamal y acabamos el tejado. Y ahí tuvimos el segundo momento duro de la obra: habíamos decidido no colocar un tirante de la estructura y nos dimos cuenta que habíamos perdido rigidez en el tejado. Fueron no más de 24 horas de crisis, con un disgusto de muerte, pero al final los problemas hay que solucionarlos y el herrero nos hizo un tirante de hierro bien elegante que colocamos con alivio.

La electricidad se empotró hasta las cajas (qué gusto hacer rozas en paredes de barro) y desde allí en exterior hasta el punto de luz. El agua, toda en cobre y en exterior, y los desagües por el suelo, nunca dentro de los muros de barro.

Para los revocos de cal en exterior regresó Abdel, que hizo un excelente trabajo. Dimos dos capas: enfoscado y enlucido. La cal la apagábamos en el sitio y la teníamos al menos 24 horas reposando. Se repretaron ambas capas con llanas de teca.

Para el suelo del primer piso optamos por tarima atornillada al celenit de 5 cms que pusimos sobre las vigas, pero el celenit no tiene consistencia para aguantar el atornillado y al final funciona como tarima flotante. En el tejado pusimos teja vieja recuperada cogida con barro. Para el suelo de la planta baja optamos por un suelo continuo de mortero de nivelación, pero el suelo de hormigón sobre el que lo echamos tenía grandes desniveles y al final salió caro.

La carpintería la hizo un artesano muy diestro de Huesca, que no pilló a la primera que ésta no era una obra típica con subcontratas donde cada uno tira por lo suyo y el de atrás que arree, y hubo alguna tirantez, pero al final aún nos echamos unas risas.

El equipo del Pladur fue algo excepcional: serios, resolutivos, puntuales, limpios y metódicos hasta la exageración. Fue una delicia trabajar con ellos. Toda la tabiquería interior se realizó en Pladur con aislante de lana de oveja de Navarra y sobre un zócalo de ladrillo para evitar humedades.

Los vierteaguas son todos de pizarra. Miramos la posibilidad de pedirlos a medida pero era carísimo y al final los cortamos y colocamos en obra desde losetas de 40 x 60.

Toda la madera se pintó con aceites naturales de EcoQuimia tanto en interior como en exterior. Los barnices para los suelos se compraron a Biofa, el de arriba con barniz para tarima y el de abajo con aceites para superficies minerales. Todas las paredes interiores se pintaron con Optil, de Livos; y para el exterior dimos pintura al silicato casera, hecha a base de mezclar silicato en polvo y pigmentos con agua. Fue un dolor: al no tener ligante era muy difícil de dar. No lo vuelvo a hacer. El celenit en los techos se pintó desde abajo con jalbegue (lechada de cal con harina de cuarzo, aceite de linaza crudo y cloruro cálcico) para blanquearlo y para conseguir una textura más interesante.

En Julio de 2009 acabamos el trabajo. Sin duda la obra que más he disfrutado haciendo. Los clientes desde el primer día hasta el último supieron crear un ambiente de confianza y buen rollo que redundó en todos los implicados y en el mismo edificio. La ejecución de la obra discurrió impecable, era un sitio limpio y agradable con buen ambiente donde se hacían bromas y se oía la radio de fondo mientras se trabajaba de forma eficiente. Y conservo a día de hoy la amistad tanto de clientes como de trabajadores. Un lujo y una hermosa casa de cob.

Ficha técnica

Fecha de terminación: 

01- 08- 09

Tipología:

Vivienda unifamiliar rural en casco urbano

Ubicación:

Comarca de Ariza, Zaragoza

Superfície construída:

171,07 m2

M2 útiles: 

113,07

N° de plantas:

2

Promotores:

Pedro Santisteve y Ana Marco

 Proyecto:

María Fígols (Arquitecta Técnica)

Constructor: 

Mateu Ortoneda

Carpintería: 

Juan Carlos Taylor

Sistema constructivo:

Muros de carga de cob y cercha de madera sobre columnas y jácena central.

 

Construyendo en cob en invierno; una dura prueba

El mejor libro de cob

Construcción en tierra en Angola

Un bello pdf sobre construcción en tierra en portugués. Fotos relevantes y textos escuetos. Una muestra de respeto hacia el lector. No necesitamos que nos vengan a impresionar, sólo que nos cuenten algo interesante como si fuéramos gente inteligente y adulta. Este pdf es así; elegante.
arquitectura do terra no moxico
https://www.dropbox.com/s/ieiwk878eakoscf/arquitectura_de_terra_no_moxico_angola_lr.pdf?dl=0

Tiny homes

Este es un buen libro sobre el tema. Intenta ser completo, ofrece algo de la filosofía detrás del movimiento de las Tiny Homes y da consejos prácticos que a veces son gratuitos pero no molestan. Hay planos, indicaciones. No va a cambiar la vida a nadie pero creo que suma. En inglés.

https://www.dropbox.com/s/9ugaglyrgxzv8zm/Cabins%20%26%20Cottages%20-%20Tiny%20House%20Living.pdf?dl=0

Off-topic: folk

Un clásico. Mucha música y muy buena. Encontraréis los clásicos del folk y el folk-rock de los 70s y 80s y los grupos sobrevalorados de música llamada “celta” pero también las nuevas tendencias que han venido a refrescar un panorama que parecía estancado.

http://folkyourself.blogspot.com/2015/07/duo-absynthe-duo-absynthe-2011-france.html?m=1