Cáncer infantil y medio ambiente, posibles desencadenantes

dossier_presentacion_proyecto_cancer_infantil_y_medio_ambiente-1

La Asociación de Familias de Niños con Cáncer de Castilla-La Mancha (Afanion), la Fundación para la Salud Geoambiental y el Grupo de Química y Contaminación Atmosférica de la Universidad de Castilla-La Mancha han firmado un acuerdo para investigar conjuntamente la relación entre el cáncer infantil y el medio ambiente. La iniciativa busca estudiar y analizar los factores de contaminación geoambiental del entorno habitual de niños con cáncer, con el objetivo de identificar factores comunes que puedan contribuir a la aparición de la enfermedad, así como de ayudar a evitar la exposición de estos pacientes a un entorno potencialmente nocivo para su salud.

Para cualquier persona el cáncer siempre es una enfermedad difícil y dolorosa, pero se convierte en algo desgarrador cuando la víctima es un niño. Cada año se diagnostican cerca de 1.400 nuevos casos de niños con cáncer en España. De hecho, el cáncer infantil es ya la primera causa de muerte por enfermedad en nuestro país en menores de 14 años. Muchos de los cánceres infantiles tienen su génesis en el medio ambiente, debido a la exposición a radiaciones, pesticidas, disolventes, campos electromagnéticos, metales pesados, productos químicos, etc.

La mayoría de estas causas son evitables. El estudio de los factores geoambientales permite aumentar nuestro conocimiento e información al respecto y abre la puerta a nuevas vías de prevención. El programa Cáncer infantil y medio ambiente surge de la inquietud de Afanion de estudiar zonas concretas de determinadas localidades donde existe una alta prevalencia de varios tipos de cáncer en niños. También surge de la necesidad de encontrar respuestas a las preguntas que un padre se plantea cuando a su hijo le diagnostican un cáncer.

La Fundación para la Salud Geoambiental aporta su conocimiento, su experiencia y su trabajo con el objetivo fundamental de ayudar a encontrar causas evitables en los casos de cáncer infantil, divulgar los resultados para contribuir a reducir esta lacra del siglo XXI, y establecer las medidas preventivas oportunas para que se reduzca la incidencia de cáncer en el futuro.

El Grupo de Química y Contaminación Atmosférica de la Universidad de Castilla-La Mancha aporta su trabajo y experiencia en la elaboración de campañas de muestreo y análisis de sustancias químicas tóxicas con el objetivo de analizar la calidad del aire en el interior de las viviendas, determinar el origen de dichas sustancias y estimar el potencial riesgo para la salud.

Los trabajos de campo se realizarán inicialmente en zonas concretas donde se ha detectado una mayor prevalencia de cánceres infantiles como la leucemia, tumores cerebrales, cánceres de huesos y otros. En algunas zonas, según Afanion, esto casos se dan en un orden de seis veces más que en otros lugares. Existe la sospecha de que algunos contaminantes procedentes de industrias cercanas pueden tener una relación directa con estas altas tasas de prevalencia de cáncer.

La Fundación para la Salud Geoambiental determinará el historial de exposición ambiental de la zona, de sus habitantes y de su entorno, y realizará un análisis de todos y cada uno de los contaminantes y factores de riesgo presentes en el entorno, tanto individualmente como de forma combinada.

A la finalización del estudio, las conclusiones se harán públicas y además los detalles estarán disponibles para cualquiera que los quiera consultar. La Fundación para la Salud Geoambiental se plantea asimismo como objetivo la posibilidad de que este trabajo sirva para impulsar cambios en la legislación vigente sobre medio ambiente y salud, tanto a nivel local como nacional y europeo.

Para colaborar con el proyecto: aquí

 

http://www.saludgeoambiental.org/cancer-infantil-medio-ambiente

bool(true)

2 thoughts on “Cáncer infantil y medio ambiente, posibles desencadenantes

  1. Una pequeña ración de comillas, que voy a necesitar para ironizar como sigue (espero que se me entienda): Este informe miente, no le hagáis caso, pues hay «entendidos» pro vacunación masiva (1), por el sistema de salud oficial (2), que nos «cuentan» que la tasa o porcentaje de cáncer aumentó (más bien se disparó), con motivo del aumento de la esperanza de vida, sin informarnos en sus «estadísticas» de nada parecido al cáncer infantil (3).

    1. Vacunación que, en base a informes basados en estadísticas por profesionales honestos, muchos consideramos innecesario quizá al 100%, además de nocivo dado que las porquerías que introducen en la gente generan graves daños: Debilitando el sistema inmune en formación de las criaturas a las que se les inyectan y disparando las tasas de autismo y otras patologías, pero llegando a esterilizar arteramente a masas de niñas en África y Asia (según algunos informes, que jamás fueron desmentidos por los poderes económico-políticos implicados en esos crímenes).

    2. Que por cierto repudio como en gran medida corrupto, dado que está más bien al servicio de farMafía que de sus creyentes, pese a que posiblemente aún sigan con el juramento hipocrático, mas dando de lado al «Método Natural en Medicina» preconizado por Hipócrates, que es el que la madre naturaleza nos creo y que los hipocráticos demostraron reiteradamente a lo largo de la historia que es el que en realidad funciona para la salud y la curación.

    3. Con motivo de que participé en las redes un informe del para mí honorable Josep Pàmies, mediante un ataque masivo (posiblemente pagado por farMafia para mantener fieles a sus creyentes), inmediatamente me agobiaron en Twitter una pléyade de liliputienses (enanos, dicho sea llana o brutalmente), con malos modales y argumentando que la mayor esperanza de vida es debida al maravilloso sistema oficial de salud (no consideraron las mejoras habidas en las condiciones de vida a tales efectos); sistema médico de salud al que por cierto prácticamente no recurrí en mi vida adulta (y tengo 63 años), excepto en busca de algún diagnóstico que, la mayoría de las veces: gracias a su experiencia clínica y métodos de diagnóstico, realizan objetivamente (no siempre y bien sabido es que a veces se realizan por ellos auténticos dislates). Por lo que, sin entrar en polémica, los bloqueé sin más. No tengo toda la vida para tratar de reconstruir al deconstruido ente popular durante milenios por los católicos de esta o la otra religión (incluido por cierto en el concepto el poder mediático corporativo al servicio de los poderes establecidos).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *