Buscando soluciones al problema de la paja de arroz a través de la bioconstrucción

La construcción con balas de paja ha ido ganando posiciones dentro de la bioconstrucción europea, son varias las ventajas que aporta, pero una de las más interesantes es la ecológica.

En el mundo se cultivan más de 600 millones de hectáreas de cereales, cada tonelada de cereal cosechado deja 1,5 t de paja, como residuo, que por el contrario de lo que muchas veces se cree, apenas se usa y por tanto provoca un problema medioambiental eliminarlo.

En Valencia existe un problema importante que ha creado mucha polémica en los últimos años, la Albufera de Valencia forma parte de la Red Natura 2000, un proyecto de protección ecológica de ámbito europeo, para el que la unión pone medios a disposición pidiendo a cambio que no se lleve a cabo la quema masiva de paja de arroz, que provoca un problema para ciudadanos y fauna, por otro lado, dejar la paja en los humedales genera otras situaciones por su complicada descomposición.

La paja de arroz, entre las biofibras, tiene buenas propiedades que la hacen interesante para la bioconstrucción, es más resistente mecánicamente que la paja de trigo, es también más hidrófoba y se descompone difícilmente, por tanto puede ser una buena fibra  en combinación con la tierra en formas tradicionales de construcción como el adobe o el cob.

La bala de paja de arroz es un formato inusual, no ha existido una “cultura” de almacenar este material, además el acceso a los campos después de la cosecha es más dificultoso que en un campo de otros cereales y la cosecha se produce en otoño, en tiempo de lluvia, embalar paja húmeda sería contraproducente. No obstante, en 2014 surgió la iniciativa por parte de algunas asociaciones ecologistas que trabajan en el ámbito de los humedales, de embalar y almacenar paja de arroz y ofrecerla en lo que llamaron “banco de paja de arroz”, en colaboración con la cooperativa bioconstructora okambuva fueron confeccionadas balas que podrían dar la talla para la bioconstrucción con técnicas que usan este material.aCX3vi80XCm9agbLilT5xa6gPOAzmIjaehv6ObNlTo8,dnaV_jF1AjMBBO1TZxIJG00ubz_TdmHxmAIhGd1xLfk

Como colofón a esta experiencia, el pasado mes de febrero okambuva impartió un curso destinado a la construcción de muros autoportantes, la llamada técnica nebraska, usando balas de paja de arroz. El taller tuvo una muy buena acogida y se planteo además como una propuesta para la realización de construcciones funcionales en el ámbito del parque natural.

En 5 días unas 14 personas incursionaron en la construcción con paja, revestimientos con tierra y en el reto de confeccionar cubiertas de fardos de carrizo, otro material interesante y disponible en grandes cantidades en este entorno.

El resultado ha sido altamente satisfactorio y los organizadores han acordado continuar con encuentros formativos y talleres que estimulen la búsqueda de soluciones en este sentido.

Las organizaciones e instituciones organizadoras fueron: Acción ecologista agró y CERAI que gestionan las actividades del parque natural y trabajan en la protección de los humedales, la escuela de Capataces Agrícolas de la Diputación de Valencia, la cooperativa agroalimentaria “La aixada com eixida” y la empresa cooperativa bioconstructora y formadora okambuva.

Información y contacto: www.casadepaja.es, www.okambuva.coop

bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *