Bórax y cianuro sódico. Tratamiento artesanal ignifugante e insecticida para la madera

El uso de pesticidas se basa en el efecto «sorpresa» de moléculas, generalmente orgánicas, a las que los organismos no están adaptados y que pueden tener efectos biológicos específicos, generalmente negativos.

Este tratamiento para la madera busca reforzar la acción preventiva contra los agentes e insectos que tienen en la madera de la construcción su principal víctima y fuente de alimento. El tratamiento se basa en sustancias tóxicas naturales y sólidas, en vez de sustancias gaseosas o liquidas, evitando así que puedan evaporarse en el ambiente interior de la vivienda vertiendo un tóxico añadido al aire interior.

Para ello, usamos principalmente sustancias sólidas como la sal y en menor medida algunos azúcares. Previamente diluidos los introducimos en los poros de la madera a tratar, con el fin de que cristalicen una vez evaporado el agua que utilizamos como medio de impregnación. Aunque pueda parecer una contrariedad el utilizar azúcares para combatir insectos o larvas, no es así, algunos azúcares están en compañía de otras sustancias naturales y son denominados como heterosidos, son estos los que nos ayudan en esta tarea.

El azúcar o mejor dicho el heterosido que utilizamos es un heterosido cianogenético, es el “prunasosido”. Sustancia abundante en diversas plantas y árboles que una vez hidrolizada (p. ej. al ser ingerido) libera ácido cianhídrico, glucosa y benzaldehído.

La sal que utilizamos es el tetraborato sódico, comúnmente conocido como “bórax”, en este caso es un decahidrato lo que nos ayuda para una mejor disolución en el agua.

Como el tratamiento es aplicado con brocha reforzamos la acción del bórax con otra sustancia tóxica en forma de sal, utilizamos el “Cianuro Sódico” (NaCN). Sal de cianuro que obtenemos de la unión cristalizada entre el cianuro presente en el ácido cianhídrico (CNH) con parte del sodio presente en el bórax. El NaCN es biodegradable al 99%/7d con una D.Q.O. de 0’816g/g, no es bioacumulalivo, sin actividad cancerígena y sin acción mutógena en animales o bacterias.

Para este tratamiento necesitamos:

  • Sal de bórax.
  • Frutos de laurel cerezo (laurel real o tóxico).
  • Nogalina natural.
  • Un hornillo de gas.
  • Un alambique de 10 litros.

Primero.- Realizamos un tratamiento de bórax reforzado con cianuro sódico por aplicación manual con brocha.

Segundo.- Teñimos la sal superficial con nogalina natural y el agua sobrante de la maceración- destilación del “laurel cerezo” (también llamado “laurel real”).

También se podría mezclar algún fungicida natural como la “cola de caballo”, de venta en muchos comercios de dietética o agricultura ecológica.

Obtención del cianuro

Para obtener el cianuro podríamos utilizar las almendras amargas, los huesos de albaricoque u otras frutas como el melocotón, la cereza, la ciruela y los nísperos que contienen esta serie de azúcares, que pueden transformarse en ácido cianhídrico en el organismo. Una sola almendra amarga puede proporcionar un miligramo de dicho ácido, pero un litro de licor de kirsch puede contener de 30 a 100 miligramos.

Hojas y frutos recogidos del laurel cerezo. © EcoHabitar e Igor Leibar.

Pero por su potencial toxicidad nosotros utilizamos el agua de “laurel cerezo”, agua que también se utiliza como aromatizante, sedante nervioso, estimulante respiratorio, antiespasmódico o una vez destilada como componente de algunas fórmulas magistrales antitusivas en remedios medicinales, y externamente como antipruriginoso.

El “laurel cerezo” a pesar de generar ácido cianhídrico, compuesto altamente tóxico, las hojas que lo contienen no suponen riesgo severo para el ser humano, pues además de ser poco apetecibles y de ser necesaria la ingestión rápida y en grandes cantidades de las mismas, el organismo es capaz de transformar los cianuros ingeridos en tiocianatos que son eliminados por orina.

El cuadro de intoxicación, anoxia citotóxica, provocado por la combinación del cianuro con la citocromo-oxidasa se manifiesta con alteración del ritmo respiratorio, cefaleas, vértigos, trastornos de conciencia, depresión respiratoria y coma profundo. Las hojas intactas no poseen olor, pero al trocearlas y frotarlas entre los dedos se desarrolla un olor característico a almendras amargas (entran en contacto heterosidos y enzimas y se produce la hidrólisis). Las hojas jóvenes son más ricas en principio activo pero toda la planta es tóxica, especialmente los frutos inmaduros que contienen ácido cianhídrico: 120 a 180 mg %.

Proceso de destilación en un alambique de cobre. © EcoHabitar e Igor Leibar.

Las intoxicaciones accidentales suelen producirse por su confusión con las hojas de laurel, aunque su diferenciación es fácil: las hojas del laurel-cerezo son dentadas y al triturarlas huelen a almendras amargas. Los sujetos envenenados por cianuro pueden presentar una coloración rojo- cereza característica debido a cambios en el pigmento natural de los glóbulos rojos o hemoglobina. Puede provocar terribles dolores. El ácido cianhídrico que se desprende del cianuro no provoca vómitos, por lo que se considera un veneno limpio. La ingestión de más de cincuenta almendras amargas en un adulto sería mortal, y la cantidad es menor para los niños. El cianuro es capaz de causar la muerte de manera fulminante en el curso de una intoxicación debido a la liberación de ácido cianhídrico (HCN). Los cianuros se consideran agentes químicos asfixiantes que, sin lesionar el pulmón ni las vías respiratorias superiores, alteran la oxigenación de los tejidos y limitan el acceso de las diferentes células orgánicas al oxígeno. Puede provocar la muerte en un lapso de tiempo muy breve.

Todos los productos para el tratamiento de la madera son tóxicos, incluso el bórax, así que se debe tener la máxima precaución en su manipulación y conservación. Utilizaremos recipientes debidamente señalizados como “producto tóxico”.

Localizamos el Laurel-cerezo, perteneciente a la familia de las Rosáceas y corresponde a la especie botánica Prunus laurocerasus y es un arbusto perenne europeo que se cultiva como ornamental en paseos y jardines. Recolectamos los frutos verdes y las hojas más jóvenes con precaución de no estropear los frutos y hojas.

Guardamos los frutos y las hojas, previamente machacadas, en un recipiente hermético con agua y después de dejarlo reposar 48 horas estamos preparados para realizar la destilación del HCN.

Destilación

Para la destilación utilizamos un alambique pequeño de 10 litros, que si fuera nuevo lo limpiaremos en un primer uso utilizando ceniza. El alambique lo debemos colocar cerca de un grifo que nos proporcione un suministro de agua fría constante. Es necesario sellar con plastilina las uniones del aparato. No es necesario apurar cada toma puesto que el HCN se evapora en primer lugar.

El HCN del laurel cerezo lo guardamos en un recipiente debidamente señalizado como “peligroso”.

Mezclamos el líquido obtenido, de aspecto transparente y de olor amargo, con la disolución salina del bórax. Antes preparamos la solución salina, en una proporción de una parte de sal de bórax y siete de agua. Colocamos el agua en un recipiente metálico inoxidable y lo calentamos con un hornillo para su mejor disolución, cuando está caliente vertemos el bórax y removemos.

Una vez que la sal está diluida esperaremos unos minutos a que el líquido caliente se temple un poco para mezclar el HCN (ácido cianhídrico). Mezclado el HCN en una parte y media de porción por cada porción de bórax utilizada, aplicamos en un local debidamente ventilado, dos manos de la mezcla sobre la madera cepillada y lijada días antes al tratamiento.

Una vez seca la aplicación se realiza una mezcla de nogalina natural y agua para teñir la sal superficial y obtener un aspecto más agradable de la madera.

Para la protección definitiva de la madera no la lijaremos con el fin de evitar la pérdida de la sal cristalizada y teñida anteriormente, hemos comentado que la madera ya esta preparada (cepillada y lijada) previamente al tratamiento de las sales. Sólo nos falta aplicar unas buenas capas de aceite o barniz protector y proceder al montaje de la madera.

Con este tratamiento hemos procurado utilizar los recursos más cercanos posibles, los que nos proporciona la naturaleza que nos rodea y creo que lo hemos conseguido sin la necesidad de recurrir a peligrosos productos volátiles de síntesis.


Este artículo aparece en la revista EcoHabitar nº 7. La puedes encontrar aquí 

Contenido relacionado

Nº 46 de EcoHabitar. Editorial La industria de los materiales de bioconstrucción crece cada año a un ritmo que nuestra percepción nos indica más que aceptable, habida cuenta lo difí...
SOFIAS : herramienta para cuantificar los indic... El plan estratégico europeo, está marcando directrices hacia la disminución del consumo de energía en la edificación. De hecho, en la Directiva Euro...
Nº 12 de EcoHabitar Editorial Supongo que todavía habrá personas que no se creerán lo del cambio climático, supongo también, que habrá seres en este planeta que pensarán...
Nº 11 de EcoHabitar Editorial Supongo que es el miedo lo que hace que las personas con capacidad de análisis y crítica (los que salen en la TV, radio y periódicos) no se...
bool(true)

8 thoughts on “Bórax y cianuro sódico. Tratamiento artesanal ignifugante e insecticida para la madera

  1. Buenas noches. Muy interesante la propuesta en especial por ser un atecnia al alance de todos,y aparentemente muy segura. Si bien es un gran aporte, al no explicar las proporciones de cada ingrediente ni el proceso de fabricación puede incitar a errores u accidentes por improvisación. ¿Serían tan amables de publicar al detalle el proceso de fabricación así como las cantidades a añadir a cada paso, de cada producto y en cada uno de los pasos requeridos?

    Desde ya muchas gracias en nombre de nuestra familia.

  2. Buenas noches. Muy interesante la propuesta en especial por ser un atecnia al alance de todos,y aparentemente muy segura. Si bien es un gran aporte, al no explicar las proporciones de cada ingrediente ni el proceso de fabricación puede incitar a errores u accidentes por improvisación. ¿Serían tan amables de publicar al detalle el proceso de fabricación así como las cantidades a añadir a cada paso, de cada producto y en cada uno de los pasos requeridos?

    Desde ya muchas gracias en nombre de nuestra familia,

  3. buenas muy interesante y de mucha ayuda el documento, pero no encuentro detalles de preparado y aplicación .
    podrian mostrar guia de preparacion por favor.
    seria de mucha ayuda.
    Saludos

  4. Hola,

    Muy interesante la receta! Pero no explica las proporciones de cada ingrediente. ¿Sería posible publicar la receta al detalle?

    Gracias,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *