Bio-arquitectura y sus historias

bioarquiteturaTomamos en cuenta el terreno donde la casa va a ser construida, la tierra que está debajo de la casa y el material que vamos a aprovechar de ese movimiento de tierra. Si voy a excavar la tierra, ésta puede transformarse en adobes, masa para acabados, para hacer el horno, los muebles y también para hacer barrancos, canales para el agua etc. También tengo que pensar en los árboles que voy a cortar, los que voy a mantener y los que voy a plantar.

Todos los asuntos de construcción están relacionados con el medio ambiente. Por lo menos en mi vida de ahora; en todas las obras que hacemos utilizamos los recursos naturales y locales, tornando esa vivienda lo más natural y harmoniosamente posible. Si la casa precisa de aire acondicionado o de mucha luz artificial durante el día, entonces no es un buen diseño. Esa obra no fue bien estudiada y ese morador va a gastar mucho dinero en luz, agua y gas; es decir, para producir luz, agua y gas en su casa muchas cosas fueron sacrificadas.

Podemos producir nuestra propia energía y para eso vamos a captar nuestra propia agua, utilizar el viento y el sol, es decir, energías renovables.

Entonces ¿Por qué hacer bio-arquitectura? Porque es una manera de desacelerar el abuso total del medio ambiente y de mejorar nuestra salud. Dónde usted vive, duerme y come, estan en juego muchas cosas relacionadas a su salud mental y física. La propia casa debe tener una biodiversidad, imitando la naturaleza. La naturaleza es perfecta, entonces la imitamos para intentar estar cerca de esa esencia. Pocos edificios construidos en los últimos cien años exaltan ese sentimiento. Cuando llegan a ser harmoniosos, el morador o el visitante se relaja y se divierte. Una casa con mal desempeño – mono material – crea un ambiente frío y una falta de diferentes estímulos, es decir, no posee un negativo-positivo, esencial para tener la biodiversidad. ¿Por qué biodiversidad? Porque el equilibrio sólo se establece con la diversidad. Una sola cosa no simula lo bueno.

La casa puede tener un techo-jardín y paredes de adobe, ya que los dos son aislantes térmicos muy eficientes, manteniendo el ambiente fresco de día y guardando el calor durante la noche. Reciclar toda la basura. Plantar lo que usted utiliza. No pavimentar áreas grandes. Usar el sol, que provee la mejor luz y sirve como calentador para el agua del baño y para la purificación de agua sucia. Crear biomasa en el jardín. Ser consciente de lo que entra y de lo que sale de casa. Usar un sanitario seco. En la ciudad, cada persona utiliza aproximadamente 160 litros de agua por día, casi la mitad es usada en el sanitario, agua limpia que, en medio minuto se torna agua negra. Hacer pipí en el jardín. Filtración y reciclaje de aguas grises para su reuso. Plantar árboles que dan frutos y flores, atraen animales, abastecen madera, sombra, follaje y biomasa. Usar gallinas y peces en el trabajo de jardinaje, fertilización de la tierra, control de plagas y para generar alimentos. Crear una casa sustentable.

Entonces, los materiales son lo primero. El material tiene que tener una sensibilidad: imagina una camisa de algodón y otra de poliéster. ¿En cuál de las dos se siente mejor? ¿Cuál respira mejor cuando pega el sol?

bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *