Baqula

Lo de las plantas silvestres tiene gracia un rato nada más. Hay muchas comestibles pero la mayoría son toscas y sin valor culinario alguno. (Por cierto que ha salido hace poco un libro de George Oxley llamado “Manifiesto glotón de las plantas silvestres” pero aún no lo he leído) En Soria la más exquisita es el cardillo. Y ésta que comimos ayer es superlativa. Aquí no se conoce, pero en Marruecos la adoran con razón. Os pongo unas fotos del proceso: la planta recién cogida, cortándola bien fina tras haberla lavado bien, quitado las hojas amarillas y cortado los tronchos, una vez cocida al vapor y a punto de saltear en aceite con ajo picado, pinentón, pimienta negra y comino y ya en el plato. Es exquisita.​

bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *