“El planeta no es nuestro; nos lo han prestado nuestros descendientes”. Colectivo Wu Ming. Desde que en enero de 2003 se oficializó la liberalización del mercado de la energía eléctrica, las […]

Autogestión energética: Ciudadanos con las pilas puestas

PE22050 Can Camos (PV Salsa)“El planeta no es nuestro; nos lo han prestado nuestros descendientes”. Colectivo Wu Ming.

Desde que en enero de 2003 se oficializó la liberalización del mercado de la energía eléctrica, las compañías españolas más contaminantes se han lanzado al ruedo eléctrico para aumentar su cuota de mercado. ¿El objeto?: La energía “verde”. En tiempos de gran preocupación por el cambio climático en el que estamos inmersos y del que nadie parece dudar -excepto los “lobbys” feroces que poseen intereses económicos en el mismo, con consultoras como PriceWaterhouseCoopers o la patronal española, CEOE-, las corporaciones están gastando mucho dinero en limpiar su imagen; sólo la imagen.

Endesa e Iberdrola ofrecen a sus clientes consumir energía procedente de fuentes energéticas no contaminantes. Al mismo tiempo que muestran su cara más amable continúan produciendo con infraestructuras energéticas contaminantes que, incluso, están expandiendo con planes que podemos calificar tranquilamente de desarrollistas. Además, el consumidor no tiene garantizado, ni mucho menos, que la energía que está llegando a su casa sea limpia pues al sistema eléctrico están enchufadas todas las centrales, sean “verdes” o no.

Con la energía “verde” logran aumentar su oferta -y sus beneficios pues además es más cara- y por lo tanto el consumo de energía de la población, obviando uno de los pilares básicos para conseguir la sostenibilidad de la que presumen; parar el loco consumismo en el que nos hallamos envueltos y fomentar el ahorro energético y la eficiencia en la producción y distribución de la misma. En este campo es en el que los ciudadanos con sensibilidad tienen mucho que decir gracias a la subvención de la instalación de fuentes energéticas sostenibles como la solar, que permite autogestionar la producción, distribución y consumo, rompiendo así la dinámica centralista del actual mercado energético, lo que no interesa a compañías como Endesa o Iberdrola. Como el deber de todo ciudadano libre es dudar de todo, dudemos del verdor de la energía que mana de estas empresas.

Descentralización y eficiencia

Visto como funcionan las citadas compañías energéticas españolas, el ciudadano con sensibilidad social se preguntará si existe alguna alternativa a la que conectarse. En el campo convencional -aquel dominado por la mera transacción económica vendedor-cliente sin otra relación posible, luego veremos que existen otras opciones-, sí. Se llama Electra Norte y es una empresa afincada en Asturias que genera y distribuye energía limpia a todo el Estado español. Sus fuentes son sólo renovables; utilizan eólica, que representa un 95% del total de su producción; minihidráulica, un 4 %; y fotovoltaica, un 1 %.

Este texto es solo un resumen del articulo completo publicado en "nº 5 EcoHabitar".
Compartir :TwitterFacebookGoogle+LinkedInStumbleUponEmail