50 organizaciones piden al Gobierno que rechace los criterios de definición de contaminantes hormonales de la Comisión

  • La propuesta de definición de contaminantes hormonales de la Comisión Europea es tan estricta que puede dejar sin regular la mayor parte de estos tóxicos, afectando seriamente a la salud de la población y la naturaleza.
  • La primera posibilidad de debate de esta propuesta será mañana miércoles 22 de junio, en el Comité Permanente de Plantas Animales Alimentos y Piensos.

Un total de 50 entidades han enviado hoy una carta a la Ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, y al Ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso Aranegui, para solicitar que rechacen los criterios de identificación de contaminantes hormonales propuestos por la Comisión Europea el pasado 15 de junio.

La propuesta de la Comisión exige que exista “una amplia evidencia de efectos adversos relevantes para la salud humana como consecuencia de un modo de acción endocrino” para que una sustancia sea identificada como contaminante hormonal. Este nivel de demostración, sin precedentes para otras sustancias, implicará que humanos y medio ambiente se vean dañados antes de que se tomen medidas.

La Comisión, extralimitándose en sus funciones, también propone modificar el Reglamento de plaguicidas, introduciendo modificaciones que derivarán en una exposición continuada e incontrolada a estas preocupantes sustancias químicas.

El próximo miércoles 22 de junio, durante el Comité de Biocidas y el Comité Permanente de Plantas, Animales, Alimentos y Piensos será la primera ocasión para que los representantes españoles muestren su oposición a estos criterios de identificación. En la carta enviada a los ministros, las organizaciones piden que modifiquen la propuesta de la Comisión y continúen la línea seguida por España junto a otros países europeos y las sociedades científicas hasta ahora: utilizar los criterios de definición de la Organización Mundial de la Salud, con categorías basadas en la fortaleza de la evidencia existente (1).

Los contaminantes hormonales son sustancias químicas sintéticas capaces de alterar el funcionamiento normal del sistema hormonal de humanos y animales. Numerosos estudios (2) vinculan su exposición con graves problemas de salud, que incluyen infertilidad, diabetes, obesidad, cáncer hormono-dependiente y alteraciones neurológicas. Un estudio de La Alianza para la Salud y el Medio Ambiente (HEAL) cifra el coste económico anual de atención a las enfermedades derivadas de la exposición a estos tóxicos entre 157.000 y 288.000 millones de Euros (3).


Más información:

Dolores Romano Mozo, responsable de sustancias químicas de Ecologistas en Acción, 659821344

Ruth Echeverría, Responsable del proyecto ¡Que no te alteren las hormonas! de Fundación Alborada, 695 578 823

Kistiñe García, responsable de comunicación de la campaña contra los contaminantes hormonales de Ecologistas en Acción, 626 083 544


50 Organizaciones firmantes de la carta:

AFIBROSAL, Asociación Apquira, ASOCIACIÓN AIRE, S.Q.M.Y ENFERMEDADES MEDIOAMBIENTALES, Asociación Concejo de la Mesta, Asociación Concejo Tres Mares, Asociación de Apicultores Campurrianos (APICAM), Associació Catalana d’Afectats de Fibromiàlgia (FM-SFC-SQM), Asociación de Enfermos de Síndromes de Sensibilización Central de Asturias (ASESSCA), Asociación Fibromialgia ADAFIR, Asociación de Fibromialgia de Gran Canaria (AFIGRANCA), Asociación Española de Educación Ambiental, Asociación de Sensibilidad Química Múltiple de Tenerife, Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono, Asociación Red Montañas, Asociación Trashumancia y Naturaleza, Asociación Tudanca, Asociación Vía Láctea, Asociación Vida Sana, Biomasa Peninsular, CECU, CENTRE D’ANALISI I PROGRAMES SANITARIS (CAPS), Centro de Estudios Ambientales ÍTACA, CGT, Comando Ghichas do Val Miñor, Confederación en Defensa de la Abeja en la Cornisa Cantábrica (CODACC), Cooperativa agroecológica la Reverde SCA, Des Pensa do Val Miñor, Ecologistas en Acción, Electro y Químico Sensibles por el Derecho a la Salud, Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), Fondo para la Defensa de la Salud, Fundación Alborada, Fundación Amigos de las Abejas, Fundación Entretantos, Fundación Global Nature, Fundación Vivo Sano, Greenpeace España, Instituto Ecohabitar, La Garbancita Ecológica S. Coop. Mad. de Consumo Responsable Agroecológico, MERCURIADOS, Papeles de relaciones ecosociales y cambio globlal, Proyecto Gran Simio, Red de semillas “Resembrando e intercambiando”, Servicio de Información sobre Sensibilidad Química Múltiple y Salud Ambiental (SISS), SFC-SQM MADRID, SUATEA, UGT, Vida Sana, WWF España.

Jornadas técnicas en el edificio con estructura de madera en Sants (Barcelona)

Con el objetivo de divulgar el sistema de construcción seguido en un proyecto novedoso como el de Sants, House Habitat ha organizado una serie de Jornadas Técnicas en el edificio dirigidas a profesionales del sector. Tendrán lugar los días 20, 21 y 22 de junio, en cada uno de los cuales se realizarán tres sesiones (9.30, 11.30 y 16:00 horas). Se espera una afluencia total de 250 técnicos.

El edificio plurifamiliar dispone de cuatro plantas con estructura de madera y albergará el mismo número de viviendas. Como particularidad, se preserva la fachada principal existente, que data de 1895, catalogada como histórica por parte de Patrimonio.

En las jornadas, los profesionales que están participando en el proyecto, como arquitectos, especialistas en sistemas de madera, calculistas o constructores explicarán cual ha sido su aportación. Además contará con la presencia de las empresas proveedoras de materiales cuya utilización dará como resultado un edificio sostenible, saludable y de consumo de energía casi nulo.

Innovación más tradición

El edificio de madera en altura de House Habitat en Sants tiene como particularidad la preservación de la fachada existente, catalogada como histórica. Lejos de suponer un obstáculo, se ha conseguido su integración en el nuevo edificio dotándole de una estética única que entronca la tradición arquitectónica de la ciudad con la innovación que representa la construcción con madera y de consumo de energía casi nulo.

Para ello, el diseño previó una cimentación conjunta en el solar disponible entre medianeras y empotramientos puntuales en la fachada protegida, que da como resultado un único elemento constructivo. El edificio, que contendrá cuatro viviendas, combinará la utilización de técnicas para lograr altos resultados de eficiencia energética con el empleo de materiales saludables.

Así, además de las cualidades aislantes de la madera, el aislamiento se reforzará con paneles de fibra de madera y celulosa reciclada insuflada. También se instalará un sistema de renovación de aire con recuperador de calor, que ahorrará energía a la vez que mejorará la calidad del aire interior que respirarán sus habitantes. Para calentar el agua se empleará una fuente de energía de origen renovable como es la aerotermia. Para el acabado de la fachada se ha elegido mortero de silicato aplicado sobre panel de fibra de madera de 265 kg/m2 de densidad, así como tabiques pluviales laterales.

Una de las ventajas del sistema constructivo de House Habitat es la rapidez de ejecución. Está previsto que el edificio esté finalizado en seis meses. Quienes quieran asistir pueden inscribirse a través del correo montse@househabitat.es o llamando al teléfono 661.540.007. En cada una de las 9 sesiones habrá un aforo máximo de 30 personas.

Más información

www.househabitat.es

www.facebook.com/househabitat

La Bioarquitectura es el nuevo estilo de las islas Pitiusas

La bioarquitectura llega a las islas Pitiusas, implantada en los últimos proyectos que han realizado algunos de los arquitectos de la isla. Todo para tratar de fomentar el cuidado por el planeta, aprovechando el entorno que le rodea y las condiciones climáticas con la construcción. Acaba siendo todo un conjunto y que todo aquel que habite en este tipo de casas, acaba conviviendo con la naturaleza y las estaciones.

ibiza2

Para aquellos no tengan claro de que se trata esta nueva técnica arquitectónica, con la bioarquitectura se construye de manera que se aprovecha el ecosistema, es decir, se utilizan materiales que ahorren energía o que no contaminen pero, también, juegue con el entorno de forma que el efecto que se produzca sea positivo en el hogar. Por ejemplo, construir una cubierta con materiales que permitan contrarrestar las radiaciones solares y, así, la casa tendrá una temperatura estable, por lo que no se necesitará aire acondicionado.ibiza3

En Ibiza, hay tres casas construidas con esta técnica: en Cala de Vedella está la casa Cana Pepa, en Port des Torrent se encuentra la casa de Antonia y Leo y la casa diseñada en Pujol de s’Era por el arquitecto Mariá Castelló. Si queréis recorrerlas podéis alquilar un coche en Ibiza e ir a visitarlas, son espectaculares y podréis ver el claro ejemplo de la bioarquitectura, en el cual se crea una armonía entre un hogar y el medio ambiente.

Para ello, la construcción de estas casas deber tener en cuenta varios factores:

  • La superficie y su ubicación.
  • El clima.
  • El paisaje.
  • Las radiaciones solares.ibiza4

Estos cuatro puntos son clave para que la vivienda pueda funcionar de manera favorable para el medioambiente. Como se ha comentado antes, en una casa se puede lograr una estabilidad térmica si se tienen en cuenta dos de los puntos que se han nombrado, el clima del lugar y las radiaciones solares.

Otra de las novedades que se están aplicando y que se puede ver en una de las casas anteriores, la de Mariá Castelló, es la adaptación al paisaje. En otras palabras, la arquitectura se funde en el paisaje, creando asi como una especie de jardín que aporta intimidad al hogar, el cual no se ha tenido que modificar o cambiar y, por tanto, no necesita ningún tipo de mantenimiento.

ibiza5

 

Puedes encontrar este artículo y otros en : http://www.kelosa.com/blog/

Las ciudades tienen huellas microbianas que las distinguen

La geografía es lo que más influye en la composición de las comunidades bacterianas del interior de los edificios que habitamos, revela un estudio.

Las ciudades tienen sus propias comunidades microbianas distintivas, ha revelado un estudio realizado en nueve oficinas de tres ciudades estadounidenses. Sus resultados señalan que la geografía es lo que más influye en la composición de las comunidades bacterianas del interior de los edificios que habitamos. Hace poco se descubrió que también las personas tienen una huella bacteriana única.

 Muestras de microbios de nueve oficinas de tres ciudades norteamericanas han revelado que las ciudades tienen comunidades microbianas distintivas, que no varían mucho entre los edificios de una misma ciudad; y que la piel humana contribuye en gran medida a la composición bacteriana presente en este tipo de edificios.

La investigación, dirigida por la Northern Arizona University de Flagstaff, ha sido publicada por mSystems, una revista de acceso abierto de la Sociedad Americana de Microbiología, y arroja luz sobre cómo los microbios se instalan y viven en las construcciones humanas.

Cómo se hizo

Para entender cómo los microbios se establecen en dichos entornos con el paso del tiempo, Gregory J. Caporaso, subdirector del Centro de Genómica y Genética Microbiana de la Northern Arizona University y director del estudio, y sus colaboradores supervisaron durante un período de tiempo de un año tres oficinas en cada una de las siguientes ciudades: Flagstaff, San Diego y Toronto.

En todas las oficinas fueron instaladas tres placas para la captación de muestras: Una en el suelo, otra en el techo y otra en la pared.

Por otro lado, cada una de estas placas contenía dos o tres trozos de paneles de yeso pintado, techo y alfombras (para comprobar cómo las bacterias se instalaban en estos materiales); así como sensores que permitían supervisar los parámetros del entorno (humedad relativa, luz disponible, temperatura, etc.)

Las muestras depositadas en las placas fueron recogidas una vez por estación (cada cuatro períodos de seis semanas). Por último, se utilizaron técnicas de laboratorio para identificar bacterias (la secuenciación del ARNr 16S y la ITS-1), y así determinar el perfil de las comunidades bacterianas y fúngicas presentes en las muestras.

Importancia geográfica

De esta forma, el equipo encontró que las muestras del suelo, independientemente del material, contenían más microbios que las superficies de paredes o techos (seguramente por el contacto con los zapatos); que el muestreo frecuente de las placas de prueba había perturbado solo ligeramente a las comunidades microbianas presentes en ellas; y que las ciudades tenían sus propias “firmas” de comunidades bacterianas.

“Esto fue especialmente interesante porque, incluso dentro de cada ciudad, las oficinas que estudiamos diferían entre sí en términos de tamaño, patrones de uso o sistemas de ventilación”, explica Caporaso.

Este hecho sugiere que “la geografía influye más que cualquiera de estas características en la composición de la comunidad bacteriana de las oficinas, dentro de los rangos que hemos estudiado”, sigue diciendo el investigador.

También se constató que las oficinas de Flagstaff tenían comunidades microbianas más ricas y variadas que las de San Diego o Toronto, más similares entre sí; un hecho cuya causa no ha sido aclarada.

El efecto humano

Para comprobar si trabajadores particulares o sitios del cuerpo humano eran fuentes específicas de microbios, los investigadores también recogieron muestras microbianas nasales, orales, fecales y de piel de un total de 11 trabajadores de una de las oficinas de Flagstaff; así como de los individuos que llevaron a cabo las técnicas de muestreo en las tres ciudades analizadas.

Así, se descubrió que la piel humana era la principal fuente identificable de bacterias: Entre un 25 y un 30% del microbioma superficial de las oficinas procedía de esa fuente. El microbioma humano nasal demostró ser una fuente pequeña pero consistente de comunidades microbianas. Pero sobre todo las bacterias procedían de fuentes no humanas, como el entorno.

Los investigadores no encontraron ninguna asociación significativa entre los microbios recogidos en las oficinas y las variables ambientales interiores de estas, como la temperatura o la humedad.  Ahora planean simular inundaciones para examinar cómo las comunidades de hongos se adaptan a los cambios de su entorno con el tiempo.

Huella microbiana personal

No solo las ciudades serían distinguibles por su “huella microbiana”. También se ha constatado que cada persona suelta al aire al respirar un rastro único de bacterias, es decir, que puede saberse a quién pertenecen dichas bacterias al analizarlas.

Esto fue descubierto el año pasado gracias a un estudio de la Universidad de Oregón (EE.UU.), en el que se secuenciaron microbios del aire circundante a 11 personas diferentes, dentro de una cámara experimental desinfectada.

Se encontró entonces que la mayoría de los ocupantes de la cámara pudieron ser identificados en 4 horas sólo por las combinaciones únicas de las bacterias que los rodeaban.

Esta otra investigación podría ayudar a comprender los mecanismos implicados en la propagación de enfermedades infecciosas en los edificios; y también para posibles aplicaciones forenses, por ejemplo para identificar o determinar dónde ha estado una persona.


Referencia bibliográfica:

John Chase, Jennifer Fouquier, Mahnaz Zare, Derek L. Sonderegger, Rob Knight, Scott T. Kelley, Jeffrey Siegel, J. Gregory Caporaso. Geography and Location Are the Primary Drivers of Office Microbiome Composition. mSystems (2016). DOI: 10.1128/mSystems.00022-16.

Espacios verdes reducen las enfermedades crónicas

Así lo afirma un estudio realizado por la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami, en el cual afirman que a mayor cantidad de espacios verdes en las ciudades reducen los casos de enfermedades crónicas.

Zonas verdes como el césped, árboles o cualquier otro tipo de vegetación, influyen de manera positiva en la población que viva cerca y evita que sufra menores tasas de enfermedades crónicas como la hipertensión, diabetes, y la hiperlipidemia (estrechamente ligada a los altos niveles de colesterol).

Según el estudio realizado por la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami y publicado en la revista American Journal of Preventive Medicine, una alta concentración de espacios verdes en las ciudades está vinculada a una reducción significativa de enfermedades crónicas, menciona el portal Muy Interesante.

De acuerdo al análisis realizado, un mayor nivel de zonas verdes se asoció con 49 enfermedades crónicas menos por cada 1.000 personas y con una reducción de las posibilidades de sufrir diabetes en un 14%, hipertensión en un 13% e hiperlipidemia en un 10%. Asimismo, la investigación señala que los efectos de la relación a más zonas verdes más salud son especialmente fuertes y consistentes en los habitantes de barrios con un nivel económico medio y bajo, más que en aquellos con ingresos elevados.

Estos resultados han llegado para reforzar la idea del impacto positivo que las zonas verdes tienen en nuestra salud. La clave podría hallarse en que los espacios verdes invitan a la actividad física y a llevar una vida menos sedentaria.

Nº 50 de EcoHabitar. Editorial

EH50Me parece un autoengaño mayúsculo creerse la idea de que vamos a cambiar el mundo creando una sociedad más justa, parar el deterioro medio ambiental, el calentamiento global, la desaparición de las especies y todas las trastadas que el ser humano está haciendo, con pequeños gestos individuales. Creo que fomentar esta idea es un mecanismo del propio sistema capitalista para seguir perpetuándose eternamente. La base del problema, bajo mi modo de ver, es creer que un sistema político-económico, que cree que el bienestar está en el crecimiento y que este hay que basarlo en el consumo, lo vamos a parar cambiando las bombillas de nuestra casa o utilizando un coche eléctrico súper eficiente.

La urgencia del problema no da para esto. Quizás, si al comienzo de la revolución industrial hubiésemos implementado un código de obligatorio cumplimiento para no desarrollar una cultura del despilfarro, la transición o evolución hacia una súper civilización tecnificada verde hubiese podido ser una realidad, pero lo que ahora nos piden los hechos es algo mucho más radical y urgente o no llegaremos a tiempo.

Cansado ya de tanta “ciudad inteligente”, concepto que a un servidor le parece confusa y ambigua y que, salvo contadas excepciones, solo se centra en aspectos de puro marketing, sigo siendo de la opinión de que la tecnología no hará que las ciudades sean más inteligentes, y parece que en foros, congresos y eventos son el eje central de discusión, enarbolando esta idea como el paradigma del no va más. Aburre tanta smart city, tanto ciudad eficiente o ciudad súper-eficiente. Lo que hará que las ciudades sean más inteligentes será la inteligencia colectiva, que sus habitantes sean conscientes de lo insostenible de la ciudad actual como organismo vivo dependiente y parasitario y de la necesidad de un cambio radical hacia un organismo autónomo y capaz de sobrevivir sin esquilmar su entorno; cuando sus propios habitantes actúen de forma colectiva, dentro de una idea del procomún y que ellos mismos sean más inteligentes. Creo que la idea de la smart city no deja de ser otra excusa para seguir haciendo lo que venimos haciendo desde la eternidad.

Evgeny Morozov, en un artículo del País, daba un repaso a una serie de detractores a la ciudad inteligente: “El consenso que se está imponiendo —según el cual la “ciudad inteligente” debe ser eficiente, libre de fricciones y gestionada por empresas de alta tecnología— resulta polémico. Críticos como el diseñador y artista británico Usman Haque defienden las virtudes del desorden, aduciendo que las iniciativas destinadas a evitar conflictos mediante analistas de macro datos son incompatibles con el urbanismo. En su libro de 2013 Smart Cities Anthony Townsend, otro vehemente detractor de las “ciudades inteligentes”, señala que son sus habitantes los que deben tener capacidad para hackearlas y modificarlas; de lo contrario, estarán tan infestadas de virus y resultarán tan limitadoras como nuestros programas informáticos.

Adam Greenfield, también ensayista sobre temas tecnológicos, ha escrito hace poco Contra la Ciudad Inteligente, un incisivo panfleto en el que advierte de que la propia etiqueta “ciudad inteligente” sirve de tapadera retórica para la privatización de los servicios públicos”.

Posiblemente la ciudad más inteligente no es la que más chips y sensores lleve. Alguien nombró la ciudad Medellín, en Colombia, como una de las ciudades “más inteligentes” del mundo. Hace años, se producían en la ciudad innumerables asesinatos de bandas, pero sus problemáticas favelas se reintegraron en la ciudad, no con smartphones, sino con instalaciones deportivas financiadas con fondos públicos y un teleférico que las conecta con la ciudad. Ahora se cita con frecuencia a Medellín como ejemplo de “urbanismo social” y, el año pasado, fue nombrada ciudad más innovadora del mundo por el Urban Land Institute.

Toni Marín
Director de EcoHabitar

Puedes comprarla aquí: http://www.ecohabitar.org/producto/no-50/

SOStierra2017, Congreso Internacional sobre Arquitectura Vernácula de Tierra

SOStierra2017, Congreso Internacional sobre Arquitectura Vernácula de Tierra, su Conservación y Sostenibilidad, se desarrollará en el marco del proyecto SOStierra: “La restauración y rehabilitación de arquitectura tradicional de tierra en la Península Ibérica. Líneas guía y herramientas para una intervención sostenible” (Ref.: BIA2014-55924-R) financiado por el Ministerio español de Economía y Competitividad.

El congreso tendrá lugar los días 14, 15 y 16 de septiembre de 2017, en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universitat Politècnica de València. Dentro del Congreso SOStierra2017 se incluyen ResTAPIA 2017, III Congreso de Restauración de Arquitectura de Tapia, y VerSus 2017, III Congreso sobre las Lecciones de la Arquitectura Vernácula para la sostenibilidad.

El programa de SOStierra2017, además de la presentación de las comunicaciones y posters seleccionados, incluye conferencias destacadas impartidas por conferenciantes invitados expertos a nivel internacional sobre los tema del congreso.

Más información en http://sostierra.blogs.upv.es/

La movilidad eléctrica es ecológica?

He de decir que me llevaron a ver desde la valla la carrera de Formula Eléctrica, que se celebró alrededor de Los Inválidos en París. Una nueva generación de pilotos, algunos con apellidos famosos en este deporte, conducen una nueva generación de coches. El tiempo se mantiene seco y la temperatura fresca conviene, según me explican, para que las baterías no se calienten demasiado. Durante la carrera deben cambiar de coche, ya que la carga no da para recorrer las 45 vueltas del circuito de 1,97 kilómetros, alcanzando los 200 km/h. Según los organizadores, al no emitir gases ni ruidos, los bebés siguen dormidos, este tipo de carreras se puede realizar en el centro de las ciudades. Parece que sirven de laboratorio para experimentar avances técnicos para los coches del futuro. Así, los bólidos que ganan hoy Las 24 horas de Le Mans aprovechan la técnica híbrida ultra-sofisticada que les permite recuperar energía en el frenado que potencia la aceleración a la salida de cada curva.

Un tren híbrido en China, patinetes, monopatines, motos, el tráfico se diversifica. La bicicleta „e“ se presenta como un modo de locomoción accesible a todas las edades y terrenos, además algunas ciudades incentivan su compra. En París, la flota de coches „ Autolib“ asciende a unos tres mil y se pueden alquilar tras abonarse al sistema. Al poder coger el vehículo en una de sus estaciones y aparcarlo en otra, se evita la polución provocada por la búsqueda de aparcamiento. Volvemos de pasar unos días en Turín, donde hay numerosos ejemplos de vehículos eléctricos e híbridos como autobuses urbanos, un mini-bus por la ruta turística, los coches de Correos pequeños y fáciles de aparcar. Además, como en numerosas ciudades, empresas de reparto de paquetes y de catering han optado por bicis de transporte y los agentes municipales pedalean por el casco antiguo.coche_electrico2

Pero, de dónde sale la electricidad y cómo llega a los usuarios? Cierto es que donde circulan no contaminan pero la producción de la electricidad puede ser más o menos contaminante en función de la energía primaria utilizada. En Francia un 80% es de origen nuclear. Lo ideal sería recargar las baterías con energías renovables de proximidad o de propia cosecha, por ejemplo de excedente de los edificios autosuficientes, en cuyos proyectos se puede incluir el consumo de vehículos. Un amigo me cuenta que en sus estudios de ingeniería en los años 80, ya trataban estos temas y que por aquel entonces parecía que todo iba a avanzar más deprisa.

La fabricación de baterías a escala industrial, la extracción de sus componentes y su reciclaje tienen un considerable impacto en la naturaleza. Quedan interrogantes como el mejorar la red de recarga o de intercambio. Una opción es el leasing de las baterías lo que permite al usuario disponer de la última tecnología y que el fabricante sea el que asume el riesgo técnico. Recuperar y producir electricidad al frenar, dotarles de placas solares, y de neumáticos más eficaces, circular por carreteras solares son avances que quizás llegarán.

La elección del coche menos contaminante no es fácil. Las listas que comparan datos de emisiones y de consumo según tipos de motores eléctricos, híbridos, híbridos enchufables, etc. son cada vez más complicadas y menos adaptadas a la realidad de un uso cotidiano. Esto puede provocar la perdida de confianza de los automovilistas en soluciones alternativas. Además, la media de polución de las gamas de coches mejoran con los modelos eléctricos. Según expertos hay una buena dosis de greenwashing en esta movilidad eléctrica porque el consumo de estos coches sigue siendo relativamente alto, sobre todo los de gran cilindrada y que nos pueden parecer ecológicos sin serlo del todo. Los Estados incentivan la compra de estos coches para proteger el medio ambiente, aunque los más críticos se plantean si no será una maniobra para aumentar la producción de automóviles en esta Europa en crisis, no dejarse escapar el mercado asiático y competir con el americano. A todo esto se añade el contexto geopolítico complicado de los países productores de petróleo y gas.

Aquí por el barrio estamos de obras para remodelar las aceras y prolongar el carril de bicicletas. Para hacer sitio acaban de talar unas 40 plataneras enormes a ambos lados de la carretera nacional que es a su vez, la calle principal con negocios y viviendas. Dicen que están en mal estado, causan alergias, son asimétricas, molestan. A cambio se plantarán unos 75 tilos y fresnos. La vida de estos vecinos verdes se acabó por ser incompatibles con la movilidad moderna. O con las normativas, o con el hecho de que no sabemos solucionar problemas de circulación y de urbanismo. Aunque ese es otro tema…

La Empresa Municipal de Transportes de Madrid introduce en su flota 200 nuevos autobuses eléctricos

El pasado jueves 26 de mayo, Inés Sabanés, delegada de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, anunció coincidiendo con la clausura de la jornada “Ciudades Sostenibles, Ciudades con futuro” que acogió el Centro Cultural Galileo, que la Empresa Municipal de Transportes (EMT) añadirá a su flota, una nueva línea de autobuses completamente eléctrica.

Un total de 200 autobuses al servicio del ciudadano se introducirán a lo largo de lo que queda de año a la flota de la EMT. La intención del equipo de gobierno es llevar a cabo un proyecto a largo plazo para renovar toda la flota.

De los 200 nuevos autobuses eléctricos, 170 están impulsados por Gas Natural Comprimido o GNC, un combustible que ayuda a reducir las emisiones contaminantes en relación al diesel en un 77%. De tracción híbrida son los 30 autobuses restantes de esta nueva incorporación a la flota, que reducirán el consumo en un 30% con respecto a los vehículos de transporte público actuales.

El Ayuntamiento de Madrid pretende impulsar las energías renovables en tal de reducir las emisiones; un acuerdo al que llegaron en la cumbre de París y en el Pacto de Alcaldes de diferentes localidades y municipios, en el que se encuentra la capital, según recordó la responsable del área de Medio Ambiente y Movilidad.

 

Sabanés, señaló que desde el consistorio se está elaborando un Plan de Eficiencia energética y Cambio Climático y otro de rehabilitación de viviendas con principios energéticos, y aseguró que seguirán trabajando en el fomento de las energías renovables y no contaminantes.

 

En otros países, como en República Dominicana, también se están llevando a cabo labores para impulsar el empleo de las energías renovables y reducir las emisiones tóxicas al máximo. De hecho, en su capital, una empresa de mensajería utiliza coches híbridos y eléctricos para contaminar menos. Una iniciativa que forma parte de un plan que pretende promover soluciones sostenibles a necesidades del servicio de mensajería, empleando materiales y recursos ecológicos.

 

Además la capital dominicana ha albergado alguna vez que otra congresos y ferias dirigidas a personas interesadas en las energías renovables, que ha conseguido atraer a un gran número de personas de diferentes partes del mundo que, por ejemplo, han llegado a la ciudad gracias a los vuelos baratos de Expedia a Santo Domingo, entre otras alternativas de webs de búsqueda y planificadores de viaje. República Dominicana es otro de los países concienciados con el medio ambiente y la contaminación.

Alrededor de 11.500 visitantes han disfrutado este fin de semana en Ficoba de la edición más grande de Bioterra

Todos los parámetros de valoración cuantitativos de Bioterra, la Feria de Productos Ecológicos, Bioconstrucción, Energías Renovables y Consumo Responsable, han sido positivos. La decimotercera edición ha sido la más grande desde el punto de vista de los expositores (190) y la tercera en cuanto al número de visitantes (11.500). Un importante respaldo de visitantes, que solo se ha superado en aquellas ediciones en las que la entrada ha sido gratuita, y que pone de manifiesto un crecimiento sostenible de la feria también en este ámbito.

Una mención especial merece la presencia de visitantes profesionales para los que en esta edición Bioterra se ha acondicionado un espacio específico, Bio Pro, donde desarrollar encuentros comerciales. A lo largo del fin de semana se han acreditado alrededor de 300 visitantes profesionales que han mantenido más de 100 reuniones.

“Estamos muy satisfechos de cómo se ha desarrollado esta nueva edición de Bioterra, comenta su directora Mónica Alday. Hemos cumplido los objetivos que nos habíamos marcado tanto de expositores como de visitantes. Y estamos muy contentos por la buena acogida que han tenido las nuevas propuestas con las que este año hemos enriquecido la propuesta de Bioterra”.

El reto para la próxima edición es consolidar el número de expositores y potenciar las innovaciones que se han puesto en marcha este año como la Bioterraza y BioBeauty Gunea para que se conviertan en parte de la marca de Bioterra y de su oferta.

http://bioterra.ficoba.org