Informe: aislamientos ecológicos. Comparativa global

Por supuesto hay que elegir aislantes ecológicos y aunque todos tengan sus puntos débiles, destacan sobre todo sus grandes cualidades.

En primer lugar su buen balance medioambiental: los aislantes ecológicos tienen la ventaja, en la mayoría de los casos, de consumir poca energía en su fabricación, lo cual no es el caso de sus primos «convencionales» tales como el poliestireno y el poliuretano derivados de la industria petroquímica. También son más fáciles de reciclar y proceden de materias primas de origen vegetal o animal, que son renovables por naturaleza.

En segundo lugar, su durabilidad, que precisamente no es la característica principal de la lana de vidrio, la cual ofrece un bienestar mediocre en verano y, además no soporta la humedad.

Una vez elegida la versión ecológica del aislamiento, todavía tienes la posibilidad elegir entre dos tipos: el distribuido y revocado.

El aislamiento distribuido permite obtener una pared directamente aislante: en paredes de ladrillos (que, desgraciadamente, tienen una huella de carbono elevada), en balas de paja y fibras aglutinadas (tierra y paja, cáñamo y cal).

Del aislamiento revocado no se hablará en este artículo por cuestiones de espacio.

Las páginas siguientes están dedicadas al aislamiento distribuido, que permite fortalecer térmicamente las paredes poco o insuficientemente aisladas. Este aislamiento incluye apenas una decena de familias de materiales presentados en la tabla de resumen que está a continuación. Para un bajo consumo energético y un bienestar interior tanto en verano como en invierno, hay que prever un espesor consecuente. Un aislamiento de alto rendimiento, del tipo propuesto por el sello BBC Effinergie1, requiere de 26 a 40 cm de aislamiento en techo (R entre 6.5 y 10) y 13 a 22 cm en la pared (R 3,2 a 5,5), para los aislantes que tienen un lambda cerca de 0.040.

En España, la información sobre los efectos en la salud de los productos de construcción se ofrece a cuentagotas. Sabemos que el poliestireno emite humos tóxicos en caso de incendio y pentano durante la instalación; que las lanas minerales pueden causar afecciones dermatológicas importantes, por no mencionar el riesgo de asma, debido a los aglutinantes y además persisten las dudas sobre el potencial cancerígeno de sus fibras2. Sin embargo todavía no hay datos fiables o son insuficientes tanto para los aislamientos de origen mineral y sintético como para los ecológicos y su instalación, ya que también requieren tomar algunas precauciones.

En cuanto a los aislantes convencionales, su corte, manipulación e instalación generan polvo, que puede causar enfermedades respiratorias.

Se recomienda el uso de una máscara (clase de eficiencia P1, P2 o P3, CE, EN 149). Sobre todo porque las sales de boro, insecticidas ignífugos y fungicidas naturales, que se utiliza en algunas guatas de celulosa o lana de oveja, consideradas por mucho tiempo inofensivas, fueron clasificadas en noviembre de 2008 como neurotóxica, cuando se inhala.

Todavía no disponemos de datos de los valores de umbral, pero el principio de precaución invita a protegerse.

La barrera de vapor y el revestimiento exterior, debidamente instalado, evitará el contacto de estos  tóxicos, con los ocupantes de la casa.

Nuestros criterios para la comparación

Entre los criterios técnicos presentados en este primer cuadro, figura la lambda,(λ) que es un coeficiente de conductividad térmica (en W/mK), que proporciona información sobre la capacidad aislante de un material.

Cuanto menor es el lambda, mayor es su capacidad de aislamiento.

La mayoría de los aislantes tienen un lambda situado a unos 0.040.

Hay que tener cuidado con los documentos comerciales, que sólo indican «0.04» ya que el tercer dígito después del punto decimal es importante. Hemos decidido deliberadamente no tomar este criterio comparativo en las tablas de comparación de las páginas siguientes ya que los fabricantes, rara vez calculan el lambda de la misma manera.

Sin un método común, la comparación sería necesariamente parcial. Para comparar los espesores de las familias de aislamiento con un mismo rendimiento térmico, se optó por tomar una resistencia térmica, R (m 2 K/W) de 5, que corresponde a un buen aislamiento de las paredes. R se obtiene dividiendo el espesor de un material (en metros) por su lambda.

La capacidad higroscópica es la capacidad de un material para absorber el exceso de vapor de agua cuando el aire está demasiado húmedo y devolverlo cuando se seca.

El coeficiente de resistencia a la difusión del vapor de agua (µ), por su parte, indica la capacidad de un material para permitir la difusión de vapor de agua. Más µ, mayor será la resistencia y menor es el vapor de agua que puede pasar a través de la pared. Este valor (sin unidades) es interesante para componer la máxima  capacidad transpirable de la pared.

La resistencia al fuego se rige por Euroclases. La clase A se refiere a productos que contribuyen poco o nada al desarrollo del fuego. En cambio, en la clase F se encuentran los materiales sin ninguna característica contra la propagación del fuego.

El desfase de un material juega un papel importante en la confortabilidad de la vivienda en verano.

Representa el tiempo entre el momento en que la temperatura es más alta en el exterior y el momento en que es más alta en el interior. Se dará preferencia en las zonas de sobrecalentamiento estival a un aislamiento de la azotea con un desfase de al menos 10 horas, para que la ola de calor exterior del mediodía llegue al interior de la casa durante la noche.

Guía de implementación

Para llevar a cabo un buen aislamiento, se necesita un experto en la materia. Un buen aislante colocado descuidadamente no será más eficaz que un aislante malo. Y ahí es donde radica el problema en España, ya que los profesionales capacitados en la colocación de aislamiento térmico son escasos. Según un informe que el OPEN (Observatorio Permanente de la reconversión de vivienda) publicó en julio 2008, sólo el 8% de los hogares renovados en el 2006 consiguen «un nivel de rendimiento térmico ejemplar» .

Podemos concluir que el 92% restante son viviendas repletas de puentes térmicos o de defectos de estanqueidad al aire, los errores más comunes, o que el espesor del aislamiento es insuficiente.

Para evitar contratiempos lo mejor es contactar con el área de ahorro energético de su comunidad, o con distribuidores de materiales aislantes ecológicos; estas empresas están relacionadas con profesionales capacitados para hacer un buen aislamiento. También hay técnicas para comprobar en qué estado está su aislamiento, la termografía infrarroja es una de ellas, esta técnica permite fotografiar los puentes térmicos. Y para verificar la estanqueidad al aire, existe la prueba de soplador de puerta. Pero cuidado ¡ecológico o no, el aislamiento no lo es todo! Una pared es un conjunto: estructura, albañilería, revestimiento y sellado, todo ello juega un papel significativo en la calidad final del aislamiento.

Hacer clic para ampliar. © EcoHabitar y autores

 


1.- Sistema de certificación de aislamiento en Francia.

2.- 1987: OMS clasifica la lana de vidrio y la lana de roca como posibles cancerígenos en el grupo 2B.

1997: La Directiva de la UE del 05/12 clasifica a las fibras de aislamiento de lana de vidrio como posible carcinógeno pero insuficientemente evaluadas con la posibilidad de riesgos irreversibles.

2001: OMS reclasifica las lanas minerales en la categoría 3 o sea que no son clasificables en cuanto a su potencial cancerígeno en el hombre. Aparentemente los fabricantes han trabajado para  reducir la biopersistencia de las fibras.


Este articulo apareció en el número 30 de Ecohabitar.


 

Análisis del ciclo de vida: instrumentos para cuantificar los impactos medioambiemtales

Video: Gotas de Sol

Realizado por:
Asociación Ecolution-a y Grupo de Cooperación Sistemas de Agua y Saneamiento para el Desarrollo de la Universidad Politécnica de Madrid
Dirección:
Alba del Campo

Sinopsis:

Con el problema de la falta del acceso al agua potable como telón de fondo, ‘Gotas de sol’ es un corto-documental didáctico que habla de una solución de bajo coste para la mejora de la calidad del agua a nivel doméstico, la desinfección solar, también conocida como método SODIS. Un método que elimina la contaminación bacteriológica y no requiere más consumo energético que la luz solar.

Según la OMS, en el planeta viven alrededor de 880 millones de personas sin agua potable. Esta cifra, ya de por sí alarmante, no tiene en consideración la calidad del agua, sino solamente la accesibilidad a una fuente mejorada. Ese agua puede ser fuente de vida o de enfermedad. Al mismo tiempo, la OMS estima que 1 de cada 3 niños que mueren, lo hace, bien por enfermedades diarreicas, bien por enfermedades respiratorias.

A pesar de ser recomendado por la OMS y UNICEF desde hace más de una década, el método SODIS sigue siendo un gran desconocido. En el documental ‘Gotas de sol’ se trata de explicar sus fundamentos científicos, varios expertos hablan de sus pros y sus contras y se recoge la experiencia de un grupo de personas que lleva desde 2004 trabajando en su divulgación en comunidades rurales del corazón de Tanzania.

‘Gotas de sol’ ha sido realizado por miembros de la Asociación Ecolution-a, el GCSASpD y numerosos colaboradores voluntarios (entre ellos gente de ONGAWA y de ACH), con financiación de la XI Convocatoria de Ayudas a la Cooperación de la Universidad Politécnica de Madrid.

Más videos de tecnologías apropiadas, cambio social ecológico y gestión participativa:
ecolutiona.blogspot.com.es

Amenaza a la salud de los trabajadores químicos

Las diminutas partículas utilizadas en una gama de productos de uso diario, desde los ordenadores al champú, pueden afectar negativamente a los pulmones, de manera muy diferente, según un ha demostrado un estudio.
La investigación realizada por la Universidad de Edimburgo sugiere que los fabricantes industriales que utilizan nanopartículas deberían ser conscientes de los riesgos que los diferentes tipos de nanopartículas representan a los trabajadores que las manipulan.
Las nanopartículas – que pueden ser 10.000 veces más pequeñas que el grosor de un cabello humano – son potencialmente peligrosas para los trabajadores que manipulan los químicos utilizados para fabricar los productos, ya que pueden estar en riesgo de inhalación de ellos.
Sin embargo, no se cree que las partículas supongan un riesgo sustancial una vez que se han incorporado en los bienes de consumo utilizados por el público.
El estudio, publicado en Environmental Health Perspectives, mostró que cuatro diferentes tipos de nanopartículas producían distintos patrones de lesión pulmonar en ratas, algunos afectando el sistema inmunológico.
Los investigadores encontraron que algunas nanopartículas eran más propensas a desencadenar una reacción de tipo asmática, mientras que otros llevaron a un empeoramiento de lesión pulmonar severa.
El estudio pone de relieve la necesidad de modelos animales hasta que se mejoren las pruebas basadas en células para predecir los efectos de las nanopartículas, ya que el uso de cultivos celulares por sí sola no sería capaz de recoger toda la gama de diferentes enfermedades que las nanopartículas pueden causar.
Ken Donaldson, profesor de Toxicología Respiratoria de la Universidad de Edimburgo, dijo: «Las nanopartículas son cada vez más importantes en la industria y se están utilizando en cantidades cada vez mayores. Este estudio muestra que diferentes tipos de nanopartículas pueden producir diferentes enfermedades en las personas expuestas a ellas en la industria.»
Por tanto, es necesario evaluar cada tipo de nanopartícula y preveer el cuidado apropiado de manera que se minimice la exposición en consonancia con el riesgo que suponen. Esto garantizará una mejor salud y seguridad para los que trabajan con estos nuevos materiales.

Fuente: ScienceDaily

10 consejos para una edificación más sostenible

Si los fondos son limitados, construye o reforma de acuerdo con la reglamentación actual sobre edificación y piensa detenidamente sobre lo siguiente:

Alimentos

  • Crea un espacio para cultivar alimentos
  • Contacta con proveedores de alimentos locales

Transporte

  • Piensa seriamente sobre tu sistema de transporte personal
  • Si el transporte público no es bueno, compartir vehículo o utilizar coches solares puede ser una manera más efectiva de reducir tu contribución personal de CO2 que mejorar el rendimiento del edificio

Agua

  • Utiliza aparatos que consuman poca agua
  • Coloca una cisterna que utilice menos de 6 litros de agua cada vez
  • Una ducha que utilice menos de 9 litros de agua por minuto, mejor si son 6 litros
  • Una lavadora que consuma menos de 50 litros por lavado
  • Un lavavajillas que consuma menos de 16 litros por ciclo
  • Restringe los «puntos muertos» en la conducción del agua caliente a menos de 5 metros

Si quieres ir más lejos, piensa entonces sobre los siguientes 10 puntos para edificios más sostenibles

  1. Aislamientos. Este es el punto de partida. Considera unos 300 mm de aislamiento, en el tejado, paredes y suelos. Asegúrate de que el material aislante tiene un potencial cero de reducción del ozono (ZODP).
  2. Aislamientos. Asegúrate de que las ventanas no son la parte débil del sistema de aislamiento. Utiliza ventanas con doble y triple acristalamiento, con baños de baja emisión y rellenos con gas. Evita los marcos de PVC.
  3. Aislamientos. Ten cuidado de eliminar los puentes térmicos. Esto es especialmente importante en las juntas entre muros, tejado y suelos y en torno a puertas y ventanas. También es necesario prestar atención a los puentes térmicos que se crean en la estructura: los entramados de madera, todo ello puede reducir la efectividad del aislamiento.
  4. Cierres herméticos. No tiene ningún sentido contar con un gran aislamiento si el aire se filtra a través de la estructura. Adopta una visión estratégica de cómo evitar las filtraciones de aire. Dedica tiempo a cerrar herméticamente. Utiliza un test de presión para asegurarte de que la estrategia funciona en todo el sitio
  5. Ventilación. En una construcción herméticamente cerrada es importante poder insuflar aire cuando se necesita y donde se necesita. Utiliza un sistema para insuflar y extraer aire, como la ventilación por chimenea pasiva , PSV, PSV asistida (ambas utilizan una entrada de humedad controlada y rejillas para gases de combustión) por la ventilación por recuperación de calor, HRV. HRV es el sistema más eficiente pero para tener un beneficio neto, el intercambiador de calor tiene que tener más de un 70% de eficiencia y la potencia del ventilador ha de ser menor de 2W por litro/segundo para la extracción de aire (tú puedes hacerlo mejor). Además el equipo y la conducción deberían mantenerse dentro del espacio aislado y herméticamente cerrado.
  6. Iluminación. Preocúpate de que todas las habitaciones habitables reúnan las mejores condiciones de luz natural. Utiliza una iluminación que haga un uso eficiente de la energía. Utiliza lámparas compactas fluorescentes que no se puedan reemplazar por ineficientes bombillas de tungsteno.
  7. Aparatos eléctricos. Piensa en cómo eliminar la necesidad de aparatos eléctricos. Cuenta con un espacio para secar la ropa, una habitación fría para almacenar comida. Utiliza únicamente aparatos catalogados con una A (o A++ para frigoríficos y congeladores). Ten cuidado de todas las pérdidas que se producen por tener los aparatos enchufados y en standby, especialmente televisores, vídeos, ordenadores y hornos.
  8. Vida sana. Elige pinturas y acabados apropiados (considera pinturas naturales o minerales, y si no, sintéticas con bajo VOC), junto con un buen sistema de ventilación para asegurar un ambiente fresco. Utiliza suelos de madera antes que alfombras o moquetas.
  9. Energía incorporada. No te cuelgues mucho con la energía utilizada para producir los materiales de construcción. Normalmente no es significativa en comparación con la energía utilizada para el funcionamiento normal del edificio. Pero mantén un ojo en la energía utilizada para el transporte, especialmente cuando se trata de materiales pesados como los de albañilería.
  10. Renovables. Si se han considerado medidas para la reducción de carga, se puede considerar también el uso de sistemas de energía renovables. La biomasa (troncos, astillas y pellets) se puede utilizar para calefacción y agua caliente. Una pequeña turbina de viento será seguramente más efectiva para proporcionar electricidad que los paneles fotovoltaicos. Los paneles solares pueden proporcionar casi la mitad de las necesidades de agua caliente. Todos los sistemas necesitan contar con buenos controles.

Permacultura en las escuelas bolivarianas

El rescate de los usos ancestrales de la tierra, la permacultura y el arte del consenso son las herramientas empleadas en un cambio de paradigma dentro de las escuelas piloto del estado Mérida-Venezuela, orientado hacia la sustentabilidad y la soberanía alimentaria.

La agricultura sostenible y la conservación de los hábitats

Los bosques producen oxígeno, conservan el suelo, regulan el clima y acogen un sin fin de especies. Cada año se pierden 130000 km2 de bosque debido a la deforestación, equivalen al 20% de las emisiones totales mundiales.
es de gases de efecto invernadero.
Es urgente gestionar recursos naturales de forma sostenible a nivel mundial y motivar la restauración de áreas degradadas. La Forestería Análoga es la solución para esta restauración dentro del marco de las Naciones Unidas.