Esta escuela unió el diseño arquitectónico y las tecnologías integradas de energía para crear arquitectura sostenible, donde el edificio produce la energía y el agua que consume. Un proyecto muy […]

Arquitectura sostenible: escuela primaria

Esta escuela unió el diseño arquitectónico y las tecnologías integradas de energía para crear arquitectura sostenible, donde el edificio produce la energía y el agua que consume.

Un proyecto muy original de escuela en Horsholm, Dinamarca.

Debido a la geometría, la posición de las ventanas y una amplia gama de tecnologías de punta verde utilizadas, esta será la primera guardería en el mundo que realmente produce la energía que consume.

El edificio es muy compacto y está diseñado como un triángulo, con las dos fachadas más importantes orientadas al sur este y oeste del sur para captar la energía del sol a través de paneles y transformarla en energía eléctrica. Los paneles poseen en el techo recolectores de agua de lluvia.

Las ventanas a lo largo de estas fachadas, se combinan con otras ubicadas en el techo que permiten captar tres veces más luz que en un edificio estándar, lo que garantiza un clima saludable en el interior en todo momento, verano e invierno.

En la imágen exterior se plantan además el diseño de cubiertas imitando una gran casa, en las áreas al aire libre se representaron los distintos paisajes de Dinamarca, que incluye una zona de bosques y una zona de arena como símbolo de la costa.

También se ha diseñado para educar a sus jóvenes usuarios sobre la protección del medio ambiente, posee invernaderos donde el personal y los niños puedan hacer crecer diversas plantas.