La arquitectura antroposófica, la agricultura ecológica biodinámica, la bioconstrucción y la arquitectura bioclimática: legado de Rudolf Steiner. La arquitectura antroposófica contempla varios aspectos para su desarrollo: la arquitectura orgánica, en […]

Arquitectura orgánica

La arquitectura antroposófica, la agricultura ecológica biodinámica, la bioconstrucción y la arquitectura bioclimática: legado de Rudolf Steiner.

La arquitectura antroposófica contempla varios aspectos para su desarrollo: la arquitectura orgánica, en la que se consideran los procesos de la naturaleza, en el sentido de los desarrollos de las metamorfosis y los cambios continuos a los que está sujeta; la agricultura ecológica, llamada en Alemania biodinámica, de carácter antroposófico y que debería, a mi modo de ver, formar parte de cualquier tipo de arquitectura orgánica, aplicada en los exteriores, jardines y huertos; la bioconstrucción, tomando como materiales de construcción aquéllos que derivan directamente de la naturaleza y/o que calificamos como sanos para la salud del ser humano; arquitectura bioclimática, en el sentido de ahorrar energía y de usar energías alternativas a base de soluciones arquitectónicas; y, por último, los aspectos relativos al reciclaje.

El origen de la arquitectura antroposófica

Uno de los edifícios más representativos es el primer Goetheanum de Dornach (Suiza) que estuvo ubicado donde ahora existe el 2° Goetheanum. Se empezó a construir en 1913 y fue quemado en su totalidad, recién acabado (hay que resaltar que era todo de madera). Las 2 cúpulas principales, en su relación, son proporciones áureas.

El presente

Es decir el 2° Goetheanum de Dornach; como ejemplo a seguir, nos enseña lo que serían, en el sentido estricto de la palabra, metamorfosis arquitectónicas: es decir metamorfosis de ornamentos, de capiteles, de arcos de bóvedas y por tanto, sobre todo de aberturas, siempre en relación estrecha con sus espacios arquitectónicos correspondientes.

A pesar de ser muy difícil, a mi modo de ver, seguir las pautas o ideas de un maestro, los dos Goetheanum han servido y siguen siendo ejemplos para todas las arquitecturas antroposóficas que se realizan, una guía para todos los creadores.

El carácter calcáreo del hormigón armado recuerda a una roca que a pesar de no ser un material llamado de bioconstrucción, sí se trata en este caso de una forma totalmente orgánica, pero que distorsiona muchos tipos de energías.

Medio en broma medio en serio, a las formas en donde las fachadas se abren arriba hacia fuera para formar luego la cubierta, se les llama hongo o seta antroposófica. En las metamorfosis de las aberturas en las fachadas: en las ventanas, las fuerzas parecen reflejarse en la arquitectura. Las escaleras o accesos se ciñen a los edificios y viceversa. Las formas orgánicas nos dirijen. Al final, las formas orgánicas siempre del conjunto, nos frenan suavemente.

Otro espacio muy representativo en las construcciones orgánicas es, por ejemplo, el escenario o sala de actos del Goetheanum, tan importante en las instituciones antroposóficas. En el escenario hay un dominio de las tonalidades rojas.

Obras antroposóficas

Existen también, obras de reformas y viviendas unifamiliares con carácter antroposófico, así como edificios de viviendas, oficinas e, incluso, bancos. Los conceptos con los que se trabaja son los procesos de aspirar y espirar, los estudios sobre la formación de burbujas de aire, los estudios del crecimiento de las cosas (incluso la formación de una ciudad), los estudios del movimiento, la gama de colores del arco iris (empezando con el naranja). Todos estos conceptos filosóficos están basados en los estudios realizados por Göethe y en cuyos resultados se basa hoy en día casi toda la arquitectura antroposófica. En las cristaleras, por ejemplo, de San Miguel, la más importante del 2° Goetheanum, encontramos además motivos religiosos y cósmicos.

Pequeñas agrupaciones: casas adosadas y/o casas pareadas

Como una metamorfosis de un sistema cristalino, como representación de intervalos musicales con sus vibraciones propias y/o las de su entorno. Los conceptos de aspirar y espirar: los movimientos de gases que conllevan a corrientes y éstas a remolinos y otros movimientos, con sus vibraciones propias y por tanto, tonos musicales, tanto de los sólidos (arquitectura) como de los líquidos o gases (para cuyo estudio hemos tomado como base la monocuerda de Pitágoras). La formación de burbujas de aire es una manera de limitar el espacio, en este caso podríamos hablar de metamorfosis de cúpulas. Los estudios del crecimiento serían la relación existente entre plantas y cristales con la arquitectura.

Espacios para la salud

Es decir, edificios de carácter terapéutico y/o médico. Un claro ejemplo es la escuela de enfermería de la clínica Filderklinik, además de las clases típicas de enfermería, se imparten clases para dar terapias de arte como pintura o escultura antroposófica, tanto para médicos como para enfermeras y/o enfermeros. El centro cuenta con un huerto biodinámico, algo usual en el entorno de cualquier tipo de arquitectura antroposófica.

 

Arquitectura religiosa

Podemos hablar, por ejemplo, de la capilla de la comunidad cristiana de Malsch (cerca de Karlsruhe). Parece ser que fue una prueba y/o maqueta para hacer luego el Goetheanum (por parte de Rudolf Steiner). Tanto la capilla, como la vivienda contigua del párroco, ubicadas junto al lago Constanza, tienen un parecido arquitectónico exterior asombroso. En estas dos obras se refleja la importancia de la reencarnación, por encima de la crucifixión.

Urbanismo, espacios exteriores, agricultura biodinámica y el aprovechamiento de energías en relación con la arquitectura
Podemos plantear, desde la perspetiva de la antroposófia, una ciudad hipotética, junto a un río, por ejemplo, en el que el centro adquiere (desde el punto de vista sobre todo administrativo y económico) la mayor importancia. Se forman grandes espacios, tanto interiores como exteriores. Las escaleras de acceso a los edificios son como una lengua y tienen un carácter casi líquido. Aplicaremos cubiertas ajardinadas bioclimáticas, para aislar éstas térmicamente y disponer de una buena inercia térmica. En el caso de la inclusión de chimeneas, las formas arquitectónicas utilizadas hacen alusión al paso del humo de la verticalidad a la horizontalidad, en la atmósfera… Los recipientes que se utilizan para cargar o dinamizar el agua con energías y oxígeno, son las llamadas Fuentes Virbela. Estos recipientes o fuentes son muy apropiados para cualquier jardín, ya que el agua que ha fluido por ellos, puede acelerar los procesos, sobre todo el crecimiento de las plantas que llega a incrementarse hasta en un 40%.

Incluiremos, también, depuradoras controladas de forma natural, a base de gravas y plantas que facilitan el aprovechamiento de las aguas fecales para el riego.

Las escuelas libres Waldorf

Existen ya prácticamente en cada población alemana. Son el lugar en el que se imparte la educación para nuestros hijos que son nuestro futuro, bajo criterios de la pedagogía Waldorf.

En Madrid existe ya desde hace años una escuela libre Waldorf, en Alicante quieren crear una y escuelas infantiles hay ya varias en España. La escuela libre Waldorf de Engelberg fue de las primeras que se hicieron en Alemania, precisamente por un arquitecto inglés que mucho ha influido además, en el 2° Goetheanum y su entorno. Es importante la luz natural en el interior de las escuelas Waldorf del centro y/o norte de Europa y debería serlo en todas. También en un espacio interior, las formas arquitectónicas determinan el paso de la verticalidad de la pared a la horizontalidad del techo. Se han hecho estudios sobre estos temas, en los cuales se ha llegado a la conclusión de que hay que dar formas diferentes a las clases o aulas según la edad que tengan los niños o niñas, para potenciar sus facultades sobre todo psíquicas. Lo mismo ocurre también con los colores, entre otras cosas o factores. Podría empezar a nombrar, por ejemplo, las épocas por las que pasa cada ser humano cada 7 años, desde su nacimiento.

La escuela libre Waldorf, junto al lago Bodensee, es un ejemplo de bioconstrucción que llevó al promotor o promotora casi a la ruina económica. La forma exterior de ésta recuerda a una ola encrespada que nos da a entender la importancia que tiene la cubierta. Es un caso con clara alusión al tradicional Fachwerk alemán (estructura de madera con relleno de huecos). En una de las salas de actos de la escuela, la más pequeña, encontramos un espacio con carácter marcadamente circular. En general, en las zonas de circulación interiores de cada escuela libre Waldorf, podemos observar la creación o existencia de espacios especiales para el posible cúmulo de personas delante de una clase. En las escaleras de acceso principales de las escuelas libres Waldorf se buscan soluciones arquitectónicas para el flujo creado por los alumnos y profesores al entrar o al salir, creando un orden. Nos encontramos, a veces, alusiones a elementos clásicos (capiteles,…). Hay quien busca la ligereza de la cubierta adoptando soluciones arquitectónicas específicas. Abundan arquitecturas orgánicas que no son de bioconstrucción, debido sobre todo al presupuesto del que se dispone. La técnica, los ascensores, por ejemplo, están situados siempre en un 2° plano, pasando así desapercibidos.

Conversación con el autor

Ricardo Folch ha estudiado durante 6 años arquitectura antroposófica y es uno de los pocos profesionales que conocen este tipo de arquitectura y está dispuesto a introducir esta forma de trabajar en España.

¿Qué es un espacio arquitectónico orgánico de carácter antroposófico?
Es importante conocer, para entender esta arquitectura, el concepto de aspirar y el espirar, los procesos de la metamorfosis de un elemento, un motivo, un material, un color, una forma; la materia y la búsqueda de la transparencia tomando como base los elementos cristalinos y sus vibraciones propias con/y su entorno; el microcosmos y el macrocosmos; la luz y la oscuridad; el movimiento continuo del agua (los líquidos); los procesos del crecimiento y el marchitamiento, tal como podemos observarlos en la Naturaleza en muchos casos…

¿Cuáles han sido tus comienzos en este tipo de arquitectura?
Estuve trabajando durante mis estudios 1/2 año para un arquitecto antroposófico belga que pertenece a la 1ª generación que estudió arquitectura en la escuela superior de arquitectura antroposófica, cerca de Bonn (Alemania), tal como yo también lo hice 6 años más tarde. Hicimos proyectos de tiendas para una empresa de electrónica belga, que incluso nos encargó un aeropuerto, que según tengo entendido, no llegó a realizarse.
También trabajé medio año para el proyecto de construcción de la escuela libre Waldorf en Erlangen, en el despacho de arquitectura de un profesor nuestro, con el que también participé en varios concursos durante mis estudios. En Benicassim hemos construido una vivienda unifamiliar aislada, que desarrollé con el arquitecto Javier Segarra de la Vall d´Uixó, realizada bajo puntos de vista muy parecidos a los de dos casas que hicimos 2 compañeros de mi promoción y yo para 2 hermanos en Alemania, cerca de Aquisgrán (Aachen), situadas una en frente de la otra formando un patio común y con calefacción central también común.
Actualmente estoy proyectando una casa piloto o prototipo de CASA ORGÁNICA (totalmente bajo criterios antroposóficos) para uso propio que quedará ubicada en la provincia de Valencia.
Como casi siempre, el presupuesto acaba determinando p. ej. también la cubierta, la cuál acaba siendo a dos aguas, es decir con una cumbrera (ya que se acostumbra a dar mas importancia a los espacios interiores). En el caso de nuestra futura casa, esto será diferente, espero.
El interés por la antroposofía en España, no sólo se nota por la asistencia de centros educacionales Waldorf, sino también las fundaciones, sociedades, asociaciones, círculos y centros antropósoficos que hay repartidos por todo el país, incluyendo la editorial en Madrid.