Aguas del Sol, tierra sustentable…

El proceso del proyecto de construcción de la vivienda en “Aguas del Sol” (Intiyaco, en Quechua), fue una constante interacción con el espíritu colectivo del lugar, a quien se le solicitó asistencia y permiso para conducir la intervención. Trascendiendo lo vitalmente místico, esto dio como resultado la certeza de plasmar un entorno, y en su interior, espacios curvos que inducen a la quietud, a la observación, al sosiego…

Todo se origina a partir de 2 situaciones claves: El requerimiento específico por parte de Ana y el Tano respecto a la funcionalidad del espacio por un lado y el contexto topogeográfico por otro.

Aquí queremos hacer mención a la libertad, a la apertura y al compromiso con que Ana y el Tano han abordado el proceso y nos han permitido trabajar, la total confianza y, a la vez, la cuota de paciencia que es necesario tener en todas las situaciones donde se desarrollan técnicas o soluciones no del todo comprobadas y cuyos parámetros o resoluciones son necesarias adaptar a cada situación específica, al apoyo que nos han transmitido para con todo el trabajo en sí.

El pedido, un único ambiente multiespacio con núcleo de servicios, con el objetivo de congregar y asistir a unidades dormis aisladas, sueltas en el bosque, más un área privada anexa, su dormitorio suite.

La obra nace en un bosque de coníferas, sobre una ladera NO que mira hacia un brazo del río Los Reartes, en IntiYaco, que en quechua quiere decir: “Aguas del Sol”, en el valle de Calamuchita, provincia de Córdoba, Argentina.

bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *