AGUA… Movimiento, ritmo, forma… VIDA!

O400T in Wasser copyPor lo general se percibe el agua como un simple recurso para satisfacer nuestras necesidades; transportar residuos, generar energía o limpiar nuestras calles son procesos que deterioran su capacidad para ser el soporte de la vida.

Magnetismo, microondas, calor, presión o toxicidad, son influencias menos visibles que también dejan su rastro en el agua. Es igualmente obvio que hay energías activas alrededor de todo lo vivo, algunas relacionadas con las descritas más arriba otras mucho más sutiles que causarán desequilibrios en los procesos vitales que, por su naturaleza, son muy vulnerables. Términos como vitalización, activación, memoria del agua nos resultan cada vez más comunes cuando nos referimos a cualidades del agua que afectan a su entorno o propiedades o influencias que ésta toma del contacto con distintos elementos o energías.

Theodor Schwenk (1910/1986) con su libro “El Caos Sensible” (1962) nos deja una de las obras que más han influenciado esta conciencia del agua como mediador entre estas energías y la vida. Seguidor de las ideas de Rudolf Steiner y su ciencia espiritual antroposófica, hacen de su búsqueda algo profundo, verdaderamente trascendente.

Comienza su obra describiendo los movimientos esenciales del agua: “Meandros modeladores de la geografía, movimientos y corrientes dentro de corrientes mayores, estratos de agua que se deslizan y serpentean unos sobre otros mostrando principios que se repiten a cualquier escala desde el pequeño arroyo hasta las grandes masas y corrientes oceánicas”. Schwenk analiza cada uno de los patrones de movimiento y ritmo del agua y los compara con la génesis de las formas en los seres vivos o en la naturaleza. Todo ser vivo cuando genera su forma visible específica pasa obligatoriamente por una fase líquida. El movimiento de las corrientes determina la forma del corazón, el desplazamiento del pez raya está basado en el patrón de las olas. El remolino en la formación de embriones o modelando los cuernos del antílope. Cada uno de los movimientos esenciales del agua es descrito con pasión y asombro en textos de gran belleza.  _” el remolino es movimiento y ritmo puro y representa el arquetipo primordial de los organismos u órganos, todas las posibilidades de diferenciación están todavía latentes en el……. En el caracol es como si las espirales de agua se hubieran coagulado en una estructura extremadamente especializada.”_  Su lectura logra abrir nuestra conciencia sobre el agua y su participación en todo lo viviente. Elemento esencial de cada ser vivo, de la forma de la tierra y del aspecto del cielo, elemento que sostiene la vida. “El agua renuncia a toda forma propia, llena con gusto todas las formas huecas y baña por todas partes los cuerpos que en ella se sumergen”.

Schwenk ve el agua en movimiento como un verdadero órgano sensorial de la tierra, pues responde a las más ligeras modificaciones del medio ambiente mediante contracciones, formaciones de sinuosidades u oscilaciones según ritmos precisos que retiene y transmite a gran distancia y volumen de agua. Las superficies de demarcación en el agua fluyente son superficies sensibles dispuestas a percibir e impregnarse con todas aquellas influencias que lleguen de su entorno. Como en una coreografía toda el agua de la biosfera, esté en estado liquido o gaseoso o formando parte de plantas o animales, danza en sintonía con el movimiento de la luna, de la presión atmosférica o el calor del Sol.

 

bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *