10as jornadas de Arquitectura tradicional y Bioconstrucción en Graus (Huesca)

 

Los pasados 16, 17 y 18 tuvieron lugar las 10as jornadas de Arquitectura tradicional y Bioconstrucción en Graus (Huesca), con un asistencia de unas 95 personas el día fuerte de las jornadas, y en torno a 120 personas, durante las jornadas abiertas, de introducción (viernes 16 de noviembre) y el taller de revocos de tierra (domingo 18 de noviembre). Año tras año, se nota que el interés en este campo sigue creciendo.

El evento puede ser clasificado como unas de las mejores jornadas hasta la fecha – debido en parte a la gran calidad y diversidad de las intervenciones, así como al cambio de procedimiento por la tarde. En lugar de una mesa redonda con los «expertos» por un lado y los asistentes en el otro, este año se ha optado por el sistema de «world cafe» para el foro de debate común: hablar, intercambiar y crear pautas de cambio en pequeños grupos, con  conferenciantes y asistentes participando al mismo nivel, de manera que todos pudieron compartir sus experiencias y poner en común las posibles soluciones de algunos de los problemas actuales. Se partía de la base de que cada uno tiene responsabilidades y puede cambiar sus hábitos para lograr un mundo mejor. Adicionalmente este debate cooperativo y participativo creó un ambiente sensible y atrayente, que culminó, como homenaje a este décimo aniversario, en un extraordinario concierto de una mezzosoprano y su pianista acompañante.

Durante la tarde del viernes nos hablaron los tres «Juanes»: Juan Del Río, quien además dirigió junto con Marcia Klingelfus el foro abierto del sábado por la tarde, conversó sobre el movimiento de la transición sostenible con un diseño de comunidades resilientes como catalizador de cambio para dar el salto de la IDEA a la ACCIÓN.

Juan Bello, arquitecto técnico de La Coruña conferenció del éxito de introducir la Bioconstrucción en la Formación profesional con una experiencia de diez años y colaboraciones en proyectos europeos.

Juan Camón, economista alternativo, habló sobre formas alternativas a la banca tradicional para financiar proyectos, explicando sistemas en marcha a día de hoy de préstamos de dinero entre cooperativistas, círculos de confianza (entre 10 hasta máximo 40 personas), trueques, crowfunding e intercambiando servicios no renumerados – siempre con un grado de confianza alto en los demás

Durante la intervención del invitado de honor de este año Pieter Van der Ree, arquitecto de los Países Bajos, quedó patente que la crisis económica está fuertemente ligada con la arquitectura y es un importante aviso de que la sociedad requiere de cambios importantes. La causa profunda es una crisis ecológica mucho más larga; es además una crisis de valores. Parte de la base de estos problemas fundamentales radica en que nos hemos alejado de la naturaleza y se destruyen los ciclos naturales. Y la arquitectura es un reflejo de nuestro pensamiento, nuestra cultura y nuestra conexión (o no) a la naturaleza.

Pieter presentó ejemplos de arquitectura orgánica en el marco de tres ámbitos diferentes, como elementos de relación directa con el entorno y siempre conectados con el medio natural: angloamericano, con edificios delicadamente integrados y siempre en estrecha relación en la naturaleza; hispano, con Antonio Gaudi concibiendo la naturaleza como fuente de inspiración; y el enfoque centroeuropeo, donde el edificio se entiende como un organismo.

La revolución digital nos ha llevado aún más lejos de la realidad física y se desea que la ecología y las nuevas tecnologías se acerquen, para no olvidar nunca nuestros cimientos y raíces. Se presentaron proyectos de comunidades que reflejan este espíritu, y es que como bien mencionó Pieter, “no votamos cada cuatro año, sino cada día con nuestras compras, y nuestro modelo de vida».

Asimismo, el arquitecto Iñaki Alonso presentó la herramienta del Ecometro para valorar el grado de compromiso ecológico en edificios y nos invitó para colaborar y mejorar este sistema de certificación – abiertos a todas y todos.

Por su parte, Alfred Zirkel comparó dos edificios de Bioconstrucción: una vivienda ejecutada hace 22 años y un estudio de arquitectura de hace 13 años con un consumo energético y un bienestar claramente diferenciado entre ellas.

María Figols, ingeniera de edificación, vicepresidenta del IEB y tutora del máster de Bioconstrucción, presentó tecnologías apropiadas de su experiencia de un año de viaje en bicicleta por siete países de sur y centro América (ver reportaje en ecohabitar nº 31 y 32), La idea es combinar las estrategias de los proyectos de cooperación con los principios de la Bioconstrucción para garantizar accesos a los servicios básicos y una calidad de vida digna, utilizando tecnologías con rostro humano.

Albert y Ametz de Lakabe nos enseñaron su vida rural en la ecoaldea que existe ya hace más que 30 años y sorprendió al público con su vista colectiva muy enraizada, viviendo y trabajando juntos, compartiendo mucho, incluso el dinero.

A lo largo de estas jornadas hemos visto que tanto en el movimiento de transición, como introduciendo la Bioconstrucción en el ámbito profesional y personal, una única persona puede cambiar el mundo. Se dialogaron posibles salidas a esta crisis – con mucha creatividad y múltiples iniciativas, con soluciones cuanto más sencillas mejor.  Y gracias a ello se ha podido dar el salto de la indignación a la esperanza y a la acción.

Por los numerosos comentarios, y viendo los ojos de la gente, se palpó la felicidad de poder compartir profundas inquietudes y esperanzas para seguir adelante en un camino ya elegido hacia una sociedad más equilibrado y justa, creando ambientes saludables y bellos.

Esperamos que esta bonita experiencia sigua adelante entre cada uno de los asistentes, sembrando y recogiendo, conectados en red, para un futuro mejor.

bool(true)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *